Quantcast
Channel: La lucha es el único camino
Mark channel Not-Safe-For-Work? cancel confirm NSFW Votes: (0 votes)
Are you the publisher? Claim or contact us about this channel.
0

43.000 hambrientos han muerto en México en cinco años

0
0
Durante el periodo comprendido entre 2013 y 2018, coincidente con el mandato del Presidente Enrique Peña Nieto, 43.766 mexicanos murieron de hambre, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La cifra anterior sin embargo, fue inferior a la cifra de muertos de hambre que se dieron durante el mandato de Felipe Calderón (49.722) así como de Vicente Fox (51.278).

El año pasado en México la subalimentación alcanzó a 4,8 millones de personas, según el informe de la Unicef (ONU) titulado “Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2018”.

Solamente Brasil y Haití en América Latina y El Caribe, respectivamente, presentan un mayor número de muertes por desnutrición que México en el continente.

La Cruzada Nacional contra el Hambre instaurada por Enrique Peña Nieto en 2013 fue un fiasco. Teniendo en cuenta las proyecciones de disminución de fallecimientos, la tendencia mostró 44.225 defunciones por desnutrición.

Pero 6 años -incluido 2013- y más de 500 millones de pesos invertidos después, la tendencia muertal a causa de desnutrición bajó solamente un 1 por cien adicional, es decir en 459 muertos de hambre.

Cada muerte por hambre que se redujo durante el mandato de Enrique Peña Nieto costó más un millón de pesos, es decir, que con 500 millones se pudieron adquirir despensas alimenticias para casi 40.000 personas en 6 años.

La Secretaria encargada entonces de implementar la Cruzada contra el Hambre fue Rosario Robles, funcionaria que hoy se encuentra presa por “ejercicio indebido de la función pública”, una acusación a la que se podría sumar asociación ilícita y malversación de fondos publicos, entre otros.

https://todotexcoco.com/la-otra-desgracia-dejo-pena-nieto-438-mil-muertos-de-hambre-en-mexico-e3TQ4NTk2Ng.html

Se disparan un 40 por ciento los trabajadores sometidos a los ERE en los siete primeros meses de este año

0
0
La ralentización de la economía tiene ya consecuencias directas sobre el empleo, ya no solo porque la creación se ha desacelerado en los últimos meses, sino también porque las empresas, ante el temor de una nueva crisis, han comenzado a hacer ajustes en sus plantillas.

Así, sonados son los ERE en el sector bancario, como los que Banco Santander y Caixabank han iniciado, pero también en la industria de la automoción, que es una de las mayores damnificadas. Grandes empresas de este sector han tenido, tienen o tendrán algún ERE, como la planta de Ford en Valencia, la de Nissan en Barcelona o Iveco en Madrid y Valladolid. Esto ha disparado un 40 por ciento el número de trabajadores afectados por un ERE en los siete primeros meses del año y son ya cerca de 45.000, el mayor alza desde 2012.

El método elegido por la mayor parte de empresas fue el de las suspensiones temporales en los contratos, que se incrementaron un 74 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado y afectaron a tres terceras partes de los trabajadores, un procedimiento habitual en las empresas de la automoción cuando desciende la producción. Pero prácticamente uno de cada tres trabajadores afectados por un ERE (un total de 14.500) fue víctima de un despido colectivo, un 12,8 por ciento más. El 3 por ciento restante vio reducida su jornada laboral, lo que supone una caída del 46,7 por ciento.

La industria se sitúa a la cabeza de las regulaciones de empleo puestas en marcha en lo que va de año, hasta el punto de que concentró el 63 por ciento de los procesos, la mayor parte con suspensiones de jornada (el doble que un año atrás) en empresas dedicadas a la fabricación de vehículos. Le sigue el sector servicios, con 14.699 personas afectadas, la construcción, con 1.350, y el sector agrario, con 467. Por comunidades autónomas, Valencia está la primera en el ránking, consecuencia de los más de 6.000 trabajadores de Ford afectados por un ERE.

https://www.hoy.es/economia/trabajo/disparan-trabajadores-afectados-20191010162140-ntrc.html

Imperialismo y terrorismo: en todo el mundo la misma moneda siempre tiene dos caras

0
0
Mamadu Dabo

Para precipitar la caída de Gadafi, la OTAN distribuyó 20.000 toneladas de armas y municiones a grupos "revolucionarios" a través del Ministro de Defensa de Qatar, como pagador de la factura. En septiembre de 2011 la OTAN también le encomendó la tarea de recuperar las armas en cuestión, pero dejó arsenales enteros a disposición del Grupo de Combate Islámico en Libia (ICGL), una filial de Al Qaeda. El 10 de noviembre de 2012 Mahmud Jibril, dirigente del CNT [Consejo Nacional de Transición] y del partido Alianza de Fuerzas Nacionales Libias, ganador de las elecciones del 7 de julio de 2012, dijo en el canal iraquí Al Hurra que Qatar todavía se negaba a recuperar las armas que había distribuido a los grupos rebeldes que habían "liberado" su país, lo que implica que Doha también tenía control sobre estos grupos. En realidad, son los Estados Unidos y Francia los principales responsables de esta situación, porque Qatar no puede dejar armas en la calle sin un cheque en blanco.

El efecto dominó de la "revolución" libia no se limita a África porque afecta directamente a Siria y Yemen. Obama reconoció (24 de enero de 2013) que los arsenales de Gadafi se utilizan en Mali. No dice cómo llegaron hasta aquí y quién los trajo, para que no se le haga responsable si se comete una locura contra un avión civil en algún lugar del mundo. Obama no puede ignorar el caso del Lutfallah II, el barco de Libia, que pasó por Egipto y Turquía y fue detenido por la marina libanesa con toneladas de armas a bordo: el presidente del Parlamento libanés, Nabih Berri, alertó a la opinión internacional diciendo que el barco "no llevaba armas para los ángeles".

Todos los escenarios en los que opera el terrorismo están interconectados porque el terrorismo es un sistema transnacional con los mismos operadores y agentes a diferentes niveles hasta los jefes de Estado, los diputados, los ministros, los jefes de los servicios de inteligencia y los traficantes de armas, como en la primera guerra de Afganistán, cuando los ministros saudíes y del Golfo, así como los directores de los mayores bancos y empresas, se enorgullecían de financiar a Bin Laden, el predilecto de los estadounidenses a los que ayudó a deshacerse del malvado comunista ruso.

Hoy en día el patrocinador del terrorismo internacional sigue siendo el mismo, aunque da la impresión de ser polimorfo. El objetivo también es mostrar la cara de este Darth Vader con una máscara de metal. Además, la transferencia de armas de un país cuyo gobierno se originó en las "primaveras árabes" al eje que quiere imponer nuevas "primaveras árabes" indica que esas "revoluciones" se fabricaron en las oficinas y que el plan sigue en marcha. No sólo se ha creado una multitud de regímenes, sino que se ha introducido un número infinito de traidores y agentes de Occidente en el funcionamiento de todos esos Estados a todos los niveles. Están trabajando, a diferentes niveles jerárquicos, para hacer posible el tráfico de armas para los terroristas que llevó al viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Gennady Gatilov, a decir que "las amenazas de la oposición siria de derribar aviones civiles son el resultado de entregas irresponsables de Manpad", los sistemas móviles de defensa antiaérea.

A principios de agosto de 2012 algunos reportajes de los medios de comunicación revelaron que el Ejército Sirio Libre había obtenido unos 20 de estos Manpads (Man Portable Air Defence, cuyo modelo más famoso es el Stinger) de Turquía. Según los expertos rusos, Arabia saudí y Qatar están detrás de esas entregas. Fue el propio Obama quien autorizó (a finales de agosto de 2012) la entrega de armas pesadas a los rebeldes anti-Bashar, y Hillary Clinton hizo una declaración en la que pedía a los mercenarios sirios que no depusieran las armas el mismo día en que el "muftí" de Al Jazeera, Al-Qardaui, emitió una fatwa a este respecto.

Las miles de armas incautadas por el ejército sirio a los terroristas no tienen nada que ver con el arsenal ruso de Gadafi, y una decena de Stinger han sido incautados recientemente en ese país. Turquía no sólo alberga terroristas, los entrena y los envía con armas a los países vecinos, donde es responsable de enviar al 90 por ciento de los 100.000 terroristas que saquearon y masacraron ese país: envió dos barcos cargados de armas a los yihadistas de Yemen, la última incautación de armas por parte de las autoridades yemeníes tuvo lugar el 25 de enero de 2013. ¿Puede un país miembro de la OTAN, vasallo de Estados Unidos, permitirse enviar armas a Al Qaeda en Yemen sin un cheque en blanco?

En 2011 la División de Inteligencia de la OTAN (que no tiene nada que ver con la CIA) estimó que había entre 200 y 300 elementos de Al Qaeda entre los combatientes libios antiGadafi, los cuales, hay que decirlo, estaban apoyados por oficiales estadounidenses, entre ellos dirigentes del Grupo Islámico Libio de Combatientes (LIG), como Abdelkrim Belhadj, Ismael As-Salabi y Abdelhakim Al-Assadi...

Al igual que en Afganistán, Bosnia, Chechenia, los mercenarios de Al-Qaeda y los soldados estadounidenses lucharon en el mismo frente en Libia. El terrorismo se ha vuelto transnacional y sus armas se trasladan a domicilio en barcos y cargueros de los países de la OTAN. Muchos autores, funcionarios, ex funcionarios de inteligencia, incluidos los estadounidenses, muchos escritores -entre ellos Peter Dale Scott, David Ray Griffin, Thierry Meyssan, Michel Bounan, Nafeez Mosaddeq Ahmed, Gerhard Wisnewski, Mathieu Kassovitz- aportan pruebas de la instrumentalización del terrorismo por parte de los Estados, que en la actualidad son cada vez más numerosos para utilizarlo como medio de presión y/o destrucción de otros Estados.

El presidente nigeriano ha hablado de terrorismo transnacional. El investigador Ghaleb Kandil también escribe: "Fue Estados Unidos quien dirigió la guerra en Siria, creó centros de operaciones en Turquía, que incluyen agentes de la CIA para coordinar los esfuerzos internacionales y regionales para movilizar a terroristas de todo el mundo y enviarlos a Siria. Los funcionarios estadounidenses se jactan públicamente de haber proporcionado materiales de comunicación modernos a las bandas armadas, y no se han lamentado, incluso después de reconocer que gran parte de este equipo ha caído en manos de combatientes de Al-Qaeda y el Frente Al-Nosra, una organización que incluyeron tardíamente en su lista de terroristas, en la que podrían incluir a otros grupos en un futuro próximo, sin cambiar su posición sobre los compromisos para detener la violencia".

Por lo anterior, es innegable que no hay más ladrones que los que gritan ¡al ladrón! en esta supuesta lucha contra el terrorismo. Son ellos, las potencias militares y los arsenales de armas pesadas, quienes los entrenan, les suministran armas de destrucción masiva y los organizan para el combate. Ellos son los que los financian y les proporcionan drogas para convertirlos en verdaderos criminales de guerra. Una vez cumplida la misión de poner de rodillas a un determinado régimen, estos mercenarios se quedan atrás, incapaces de vivir sin las drogas que les cuestan fortunas, sin una función o título que les permita llenar sus bolsillos. Estos nuevos desempleados, armados hasta los dientes y con experiencia en la profesión de las armas, se vuelven en contra de su patrono (caso de Bin Laden) o crean situaciones de conflicto (crisis maliense) que les permiten vivir a base de armas con el apoyo de los productores y traficantes de armas.

No cabe duda de que la invasión de Afganistán (noviembre de 2001) e Irak (20 de marzo de 2003) fue planeada con falsos pretextos: una para la "eliminación" o "arresto" de Bin Laden, y otra para destruir las "armas de destrucción masiva" de Saddam Hussein. Todos estos años después de la invasión de Irak y Afganistán, en lugar de eliminar a Al-Qaeda, la intervención norteamericana la convirtió en una plaga internacional y puso a estos países de rodillas.

Además, Obama dijo en junio de 2010, pocos meses antes de la "Primavera Árabe": "En este mundo incierto, ha llegado el momento de un nuevo comienzo, un nuevo amanecer de la hegemonía estadounidense. Nuestro poder económico debe apoyar nuestra fuerza militar, nuestra influencia diplomática y nuestro hegemonía mundial", añadió. "Por eso construiremos un ejército del siglo XXI y una asociación tan poderosa como la alianza anticomunista que ganó la Guerra Fría, para seguir a la ofensiva en todas partes, desde Djibouti hasta Kandahar". Ese "ejército del siglo XXI" se dirige claramente al mundo musulmán, porque cita dos ciudades musulmanas. Por "asociación tan poderosa como la alianza anticomunista", se refiere a una alianza estratégica y fundamental con Estados locales como Qatar, Arabia saudí y los nuevos gobiernos de la "Primavera Árabe" que ya están trabajando arduamente para destruir a otros pueblos árabes y aplastar al último de los "rais" dignos de ese nombre (*). Esta asociación se ha puesto en movimiento de forma devastadora: varios presidentes fracasados en el espacio de un año, varias nuevas crisis en el mundo árabe y, finalmente, un Sahelistán que está tomando forma en varias regiones. Nunca antes el mundo musulmán había experimentado crisis tan graves y destructivas, tantas divisiones y particiones.

La invasión del norte de Malí forma parte de esa lógica, pensada hasta el último detalle. En Malí no se trata de terrorismo sino de terrorismo de Estado; los mercenarios utilizados con ese fin son sólo tentáculos de un mismo pulpo, tanto si pretenden actuar en nombre del Islam como en nombre de Azawad. La crisis maliense forma parte de una visión geoestratégica imperialista con un área geográfica precisa cuyo propósito es controlar los recursos, la extensión y la dominación, pero también conceder presupuestos astronómicos a las empresas del complejo militar-industrial, entre otros.

Digámoslo alto y claro: el llamado terrorismo "islamista" es una fabricación americana que sólo sirve a los intereses occidentales, con el apoyo y la bendición de sus auxiliares. Este terrorismo y el islamismo que subyace en él no son una ideología, sino grupos mercenarios que trabajan para fuerzas extranjeras. Dado que mata, aterroriza y pretende establecer una dictadura fascista, el "islamismo" no es, por lo tanto, una ideología, sino un crimen. Hoy en día, esa estrategia ya no se dirige a un solo país, sino a varios a la vez, ya que la "Primavera Árabe" inició la transición del plan imperialista a una escala superior.

Por ello, Rusia es bienvenida, junto con China, a traer a estos sepultureros que encienden el fuego para seguir sus intereses en lugar de apagarlo. Así pues, el objetivo de la Operación Serval (2) es redirigir un terrorismo que escapó a sus promotores. El terrorismo había destruido el MNLA (3) y planeaba controlar todo Malí. Malí es propiedad de Francia y el norte de Malí es compartido entre Francia por razones económicas (el subsuelo) y Estados Unidos por razones tecnológicas (el espacio aéreo utilizado para datos satelitales o investigación espacial).

Por lo tanto, la Minusma (4) permanecerá en Malí al menos hasta 2023, si IBK (5) no refuerza la ofensiva hacia Rusia. Y tendrá la oportunidad de permanecer más tiempo, si los amos del mundo logran instrumentalizar a un candidato presidencial e imponerlo por los medios que les son familiares en la conquista del poder en nuestros países durante siglos. ¡Que Dios no lo permita!

https://www.maliweb.net/insecurite/en-toute-verite-lotan-est-a-lorigine-de-la-crise-au-mali-la-russie-en-est-lunique-porte-de-sortie-2846449.html

(1) “Rais” es una palabra árabe que significa “dirigente”. Durante el Imperio Otomano el “rais” era un cargo político y hoy se llaman así a los Presidentes de las Repúblicas árabes.
(2) Plan del imperialismo francés para mantener su presencia militar en el Sahel
(3) Azawad es el norte de Mali, la parte desértica del Sahel poblada por tuaregs, que han organizado el MNLA (Movimiento Nacional de Libreración de Azawad)) para exigir la independencia. La expresión, que significa “zona de pastos”, está prohibida en Mali.
(4) Plan de la ONU para la pacificación de Mali.
(5) Iniciales de Ibrahim Bubacar Keita, el Presidente de Mali.

Los bombardeos nucleares de la OTAN contra Serbia empiezan a causar víctimas también en sus propias filas

0
0
La semana pasada un tribunal francés condenó al Estado a indemnizar a un gendarme, Henri Friconneau, que contrajo cáncer cuando en 1999 le enviaron a Kosovo con el pretexto de investigar los crímenes que estaban cometiendo los serbios.

Como consecuencia de los bombardeos de la OTAN con munición de uranio, el gendarme contrajo cáncer, lo que le llevó a la tumba. Le enviaron a investigar unos crímenes pero se encontró con otros: los que estaban cometiendo los imperialistas contra los serbios.

La historia convierte a los victimarios en su contrario, por más que el mundo se empeñe en mirar hacia otro lado. El propio gendarme, que formaba parte de la expedición de castigo imperialista contra Serbia, pasó a victimario a víctima.

Lo mató la OTAN y su viuda será indemnizada, pero ¿quién indemnizará a los serbios? Incluso, ¿quién indemnizará a los kosovares que fueron a salvar y también son víctimas de su propio rescate?

Dentro de poco, los medios callarán este mismo tipo de noticias referidas a Siria y nadie se acordará entonces, como tampoco nadie se acurda ahora de Kosovo, de los farsantes y los tramposos que calificaron a Bashar Al-Assad y su gobierno de “carniceros” y aplaudieron y justificaron los crímenes imperialistas en Oriente Medio.

Durante los 78 días que duró la Operación Ángel de la Caridad, la OTAN lanzó 15 toneladas de uranio empobrecido en siete lugares del sur de Serbia, principalmente en los alrededores de Vranje y Bujanovac, y casi 20 toneladas en 105 lugares de Kosovo, en particular en los alrededores de Prizren y Pec.

Recientemente los expertos han anunciado que para el año que viene hay que esperar una explosión de enfermedades malignas entre los ciudadanos de Serbia y Kosovo Metohija, como resultado del uso de municiones con uranio en 1999.

Las bombas de uranio también se han utilizado en Somalia y el Golfo Pérsico. Incluso en Bosnia-Herzegovina hay localidades, como Hadzic, que siete años después de los bombardeos de la OTAN ya habían perdido casi la totalidad de su población, a causa de la proliferación de enfermedades cancerosas.

En Serbia las estadísticas médicas van mostrando un aumento de la mortalidad por carcinomas y alteraciones congénitas, tanto en las personas como en los animales. En determinados países los crímenes de la OTAN no se han podido tapar porque “afortunadamente” la radiación también alcanzó a las tropas de países como Alemania o Italia.

Las bombas que llaman “de uranio empobrecido” proceden del reciclaje de los residuos radiactivos de las centrales nucleares, cuyo almacenamiento causa un problema de muy difícil resolución. Los países del mundo que acumulan mayor cantidad de residuos son los más nuclearizados, sobre todo Estados Unidos. Como el coste de mantenimiento de dichos residuos es gigantesco, lo que hace el Pentágono es deshacerse de una parte de ellos, lanzándolos a terceros países en forma de bombas.

(*) https://www.marianne.net/societe/exclu-l-armee-condamnee-pour-mise-en-danger-de-ses-soldats-par-l-usage-d-uranium-appauvri-au

Nuestra percepción de la realidad ni es nuestra ni es real

0
0
Hasta ahora Ustedes conocían las verdades, las mentiras, las medias verdades, la posverdad, las estadísticas, los telediarios, las tertulias, las cortinas de humo, el lavado de cerebro, las guerras sicológicas, la intoxicación informativa y la callada por respuesta.

Ahora les toca familiarizarse con la “gestión de la percepción” y enterarse de que la percepción de la que hablan es la suya, es decir, de hay alguien que se preocupa de gestionar la manera en que Usted percibe la realidad. En otras palabras: de manipularle.

Es una técnica inventada por el ejército estadounidense que imparten a los cadetes en las academias militares, pero también a aquellos que forman parte de la diplomacia, el espionaje extranjero (CIA) o interno (FBI). De ahí pasó a las escuelas de negocios, de sicología y de periodismo, de tal manera que la manipulación de los demás se ha convertido en una disciplina científica, aceptada y admitida como moneda corriente, o sea, en una profesión.

Según el Pentágono la gestión de la percepción es una técnica que proporciona u oculta información selecta a audiencias extranjeras con el fin de influir en sus emociones, motivaciones y razonamientos objetivos.

Los militares estadounidenses han enseñado a las cadenas de comunicación el arte del ilusionismo y la manipulación de las apariencias, de los aspectos externos y superficiales de las cosas, considerados de una manera separada de las cosas mismas.

Por ejemplo, lo que hoy se considera como “política” es, la mayor parte de las veces, de ese tipo, un discurso sobre otro, una opinión sobre otra, es decir, una tertulia o una jaula de grillos que discuten sobre los aspectos superficiales de la realidad. Cuanto más superficiales mejor. Lo mismo que la televisión ha acabado en tele-basura, la política ha acabado en politica-basura por una buena razón: es la mejor manera de que la mayoría se quede al margen, hastiada y asqueada de esa “política”.

En la mayor parte de las publicaciones académicas la realidad también está ausente. Los escritores se engendran unos a otros. Las obras de unos dan lugar a las réplicas de los otros. El mes pasado la Universidad Rey Juan Carlos organizó un Congreso Internacional sobre la pobreza y lo cambió de nombre por el de “exclusión social”. No era una reunión convocada “contra” la miseria sino para hablar “sobre” la miseria y, como es lógico, los miserables no estaban allá, ni siquiera como espectadores.

Hoy cualquier organismo que se precie se rodea de una oficina de prensa, publicistas, gabinetes de imagen y departamentos de comunicación (“community manager”) que nos imponen a los demás la manera en que los percibimos. Crean “marcas”, de manera que no los vemos como ellos son sino como quieren que los veamos.

Para aprobar una ley que elimine los derechos fundamentales o vender alarmas no hay nada mejor que iniciar una campaña sobre la inseguridad ciudadana, los robos y los crímenes. Por más que el número aparente de delitos se reduzca, la inseguridad no es más que un estado sujetivo muy fácil de alterar, y lo mismo ocurre si el número de delitos aumenta y quieres promocionar el turismo: es suficiente con iniciar una campaña diciendo que es un país muy tranquilo y apacible. La misma empresa que te diseña una campaña, te diseña la contraria; ni siquiera el precio en un caso es diferente del otro.

No sólo Benetton es una marca; el capitalismo convierte cualquier cosa en un producto comercial, como la monarquía fascista, por ejemplo, todo un ejemplo de la sofisticación que puede llegar a alcanzar la gestión de la percepción.

Para realzar lo bueno hay que fabricar lo malo, las “marcas negativas”. Las religiones tienen al demonio y las películas tienen sus “malvados” como contrapunto. Cuando una campaña fabrica un malo muy malo, como Corea del norte, por ejemplo, los buenos parecen más buenos, e incluso los regulares parecen mejores de lo que son.

En las elecciones es algo que no falla casi nunca: “todos son iguales”, según dicen, lo cual significa que “todos son iguales de malos”. Por lo tanto, para arrastrar a alguien hasta un colegio electoral hay que crear la marca del “menos malo” o el “mal menor” a la que se aferran casi todos los votantes para justificarse a sí mismos.

Al mismo tiempo que en un aula las universidades enseñan a manipular la percepción de la realidad, en la de al lado enseñan lo contrario: el “fact checking”, la corroboración de una determinada información con la realidad. Lo que ninguna universidad enseñará nunca es que la mayor parte de los lectores no pueden contrastar ninguna información y mucho menos hacer frente a toda una campaña de gestión de la percepción.

Los pueblos del Sahel se levantan contra la ocupación militar imperialista

0
0
Bajo los efectos de una guerra que empeora por momentos, las tropas imperialistas en el Sahel se enfrentan a un rechazo creciente entre los habitantes de Burkina Faso, Malí y Níger, como en los peores tiempos coloniales.

En Bamako, la capital de Mali, emite “Radio Patriota”, una cadena antimperialista instalada en una modesta vivienda particular donde todos los martes por la tarde, Ibrahima Kebé, de la asociación Faso Kanu, tiene su programa de debate. A mediados de octubre, trataron sobre la presencia de las tropas imperialistas en Mali.

“En nombre del pueblo francés, las multinacionales están saqueando nuestros recursos”, dijo Kébé al principio de la emisión. “El pueblo francés debe comprender que la política de los dirigentes franceses es sembrar la pobreza en nuestros países y empujar a nuestras poblaciones a emigrar hacia ustedes”.

Los dirigentes de la región son “lacayos locales a las órdenes de París”, añadió.

Cada vez son más los que piden la salida de los 4.500 soldados de la Operación Barjan desplegados en el Sahel, de los 13.000 efectivos de mantenimiento de la paz Minusma en Malí y de otros ejércitos imperialistas presentes en la región, desplegados en nombre de la lucha contra el terrorismo y la protección de los civiles.

El 12 de octubre unos 50 contenedores de Minusma fueron saqueados en el centro de Malí, mientras que 1.000 personas se concentraban en Uagadugu, la capital de la vecina Burkina Faso, contra las “fuerzas de ocupación”.

Desde principios de año en Níger se han convocado varias manifestaciones contra la presencia de tropas imperialistas, un movimiento que no parece estar coordinado pero que pone la manifiesto una resistencia incipiente.

“¿Cómo es posible que 20.000 soldados extranjeros no sean capaces de derrotar a 3.000 terroristas?”, pregunta Kebé por la radio. El despliegue de tropas imperialstas no para de crecer pero el terrorismo yihadista tampoco. ¿A qué han ido allá?, se preguntan los africanos.

“Su único objetivo es proteger sus intereses estratégicos y consolidar sus posiciones de dominio en la zona del Sahel”, asegura Gabin Korbeogo, de la Organización de la Juventud Democrática de Burkina Faso.

Los africanos vuelven sus ojos hacia la presidencia de Thomas Sankara (1983-1987), padre de la revolución burkinabé, anticolonialista y nacionalista, y cuya memoria sigue siendo venerada en Burkina Faso y en los países vecinos del Sahel.

Paletos, turistas y especies en vías de extinción (como la lechuza moteada, por ejemplo)

0
0
Lechuza moteada
En la costa oeste de Estados Unidos la distribución de la riqueza no es como en otros lugares: el sur (California) es rico y el norte (Oregón) es pobre. Sin embargo, muchos ricos se van a vivir al norte, huyendo de la gran ciudad en busca de la naturaleza “salvaje”.

Como todos los ricos, llevan consigo la mochila llena de sus tonterías de domingueros, que poco tienen que ver con quienes trabajan sobre el terreno: campesinos, ganaderos o madereros, cuya concepción de la naturaleza, de las montañas y de los bosques se contrapone a la de los recién llegados.

En Estados Unidos la materia prima de la construcción no es el ladrillo sino la madera. Uno de los negocios más corrientes es también la comercialización de la madera: la tala, los aserraderos, las carpinterías... No hace falta decir que las empresas madereras acaban con los árboles y con los bosques.

A su vez los bosques son el hábitat de la lechuza moteada, una especie a la que Estados Unidos declaró en vías de extinción en 1990.

En 1973 en Estados Unidos se había aprobado una ley de protección de las especies amenazadas que, además de protegerlas, protege también sus ecosistemas y, en este caso, los bosques de la costa noroeste.

Los domingueros del sur chocaron pronto con la población autóctona del norte, lo cual resumía el choque de los dos puntos de vista más importantes que hay sobre la naturaleza. El primero es el de los amantes de los paisajes que quieren conservar la naturaleza tal y como está. El segundo es el de quienes trabajan en ella para poder sobrevivir.

Como cabía esperar, el choque acabó en pleitos que se decidieron en los tribunales con la participación de los correspondientes expertos ambientalistas, cada uno de los cuales le dijo al juez lo que le ordenaron que dijera quienes le pagaban.

Habiendo dinero de por medio no cabía esperar que apareciera el famoso “consenso científico”. Hay científicos para todos los gustos y todos los pleitos que uno pueda imaginar.

No obstante, los pleitos no los resuelven los expertos sino los jueces que, en este caso, fallaron a favor de los urbanitas y ordenaron suspender temporalmente la tala de árboles. El mundo urbano volvió a triunfar sobre el rural.

Las empresas forestales tuvieron que cerrar, los trabajadores se fueron al paro, las ciudades languidecieron y los vecinos emigraron a otro lugar para que las lechuzas moteadas tuvieran el suyo. La costa noroeste de Estados Unidos disfruta de unos bosques maravillosos junto a unas ciudades deprimidas y abandonadas.

Pero esas ciudades deprimidas y abandonadas son un lujo para esos excusionistas que llegan al monte huyendo del asfalto precisamente y tienen sus confortables chalets, con piscina, aire condicionado, vistas al lago y unas rutas perfectas para pasear entre los árboles un domingo por la mañana. Se ríen de los trabajadores locales y los consideran “paletos”.

A los domingueros les preocupaban las especies en vías de extinción, pero no la suerte de los trabajadores y habitantes que no pudieron vivir donde siempre habían vivido, con todas las secuelas que eso acarrea, como el alcoholismo, por poner un ejemplo.

La situación llegó a ser tan catastrófica que Bill Clinton tuvo que aprobar un nuevo plan forestal para paliar la situación de la zona, lo que no agradó ni a unos ni a otros.

Los “progres” no se deberían extrañar de la suerte de un mundo rural abandonado que acaba en las redes de la reacción más negra. En el noroeste proliferan hoy unas 1.500 organizaciones que expresan ese repudio profundo hacia los urbanitas recién llegados que les han dado la patada en el culo. Sólo la American Farm Bureau Federation agrupa a más de cuatro millones de agricultores. Estos “paletos” son los que se reconocen a sí mismos en esperpentos de la talla de Trump.

En Estados Unidos los “paletos”, los más pobres, son el caldo de cultivo de los racistas, los evangelistas, los supremacistas... Lo peor de lo peor.

[Post data: la lechuza moteada no se ha extinguido a pesar de que era una especie en vías de extinción. ¿Verdad que es un alivio?]

El cuento de los dos lobos del viejo indio cheroki

0
0
Indio lakota fotografiado por Curtis
Durante 30 años Edward S. Curtis recorrió 125 veces el norte de América visitando 80 tribus amerindias, tomando 40.000 fotografías, grabó sus conversaciones en 75 idiomas y dialectos nativos diferentes, así como 10.000 canciones.

Una parte de su investigación se publicó en 20 volúmenes. Muchas de sus páginas son cuentos que los viejos narran a los más pequeños con intenciones pedagógicas. Uno de ellos es el de los dos lobos:


Una noche un viejo cheroki hablaba con su nieto sobre la lucha que tiene lugar en el interior de cada cual:

“Hijo mío: dentro de cada uno de nosotros hay una lucha entre dos lobos.

“Uno es el malo, la ira, la envidia, los celos, la pena, el pesar, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, la culpa, la amargura, los sentimientos de inferioridad, la mentira, el orgullo, la superioridad y el ego.

“El otro es el bueno, la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, cordialidad, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión y la confianza”.

El nieto reflexionó durante un momento y luego le preguntó a su abuelo:

“¿Qué lobo vencerá?”

El viejo cheroki le respondió simplemente: “El que tú alimentes”.

Facebook se ha unido a la guerra virtual contra el pueblo palestino

0
0
El 9 de octubre Facebook eliminó la página del Centro Palestino de Información (PIC) sin contactar siquiera con sus administradores.

El PIC contaba con casi cinco millones de seguidores en Facebook. Para los provocadores al servicio de Israel en las redes sociales, el CFP era otro enemigo a liquidar y Facebook volvió a demostrar su servilismo hacia Tel Aviv y su apoyo al racismo y el apartheid.

Según un documento obtenido por The Electronic Intifada, el gobierno israelí ha financiado una campaña de influencia mundial para manipular a los lectores extranjeros y luchar contra el movimiento palestino BDS por el Boicot, la Desinversión y las Sanciones.

Israel ha formado un ejército de miles de trolls parcialmente financiados por el Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel. Para ocultar su participación, el Ministerio ha admitido que trabaja con grupos que sirven como pantallas y no quieren exponer sus vínculos con Tel Aviv.

Uno de los provocadores de este tipo es Act Il, que tiene 15.000 miembros activos. Es una aplicación móvil y plataforma en línea de Israel que pretende reclutar provocadores para una guerra virtual contra los mensajes propalestinos en Facebook (2).

Sin embargo, Israel nunca habría logrado sus objetivos si Facebook no se hubiera sumado oficialmente al gobierno israelí en su guerra virtual contra los palestinos.

En 2014 Sohaib Zahda fue el primer palestino detenido por el ejército israelí por insertar un mensaje en las redes sociales. Se inició así una nueva estrategia para reprimir lo que Israel considera una “incitación”. Desde entonces, la campaña de detenciones se ha extendido a cientos de palestinos, principalmente a jóvenes artistas, poetas y estudiantes.

A partir del año siguiente Israel comenzó a presionar seriamente a Facebook. Las detenciones de palestinos por mensajes en Facebook abrieron una nueva ventana a las prácticas de Israel, revelando el lado más oscuro de las redes sociales.

Israel construyó rápidamente una base legal para las detenciones. Sólo en 2015 se abrieron 155 sumarios, proporcionando una cobertura legal que fue explotada como parte de su posterior acuerdo con Facebook. Los jueces han recurrido al artículo 144 D.2 del Código Penal israelí de 1977 (“incitación a la violencia y al terror”) para la represión en las redes sociales.

Como es corriente, la estrategia israelí comenzó con una campaña masiva de propaganda para crear una presión pública y mediática en Facebook. El gobierno israelí activó el ejército de sicarios que acababa de crear en internet para decir que Facebook se había convertido en una plataforma de ideas violentas que los palestinos explotaban sobre el terreno.

Cuando en septiembre de 2016 el gobierno israelí anunció su voluntad de trabajar con Facebook para “luchar contra la incitación” a la violencia, la red de Zuckerberg estaba preparada para acabar con la libertad de expresión que siempre había prometido respetar.

Tras dos días de conversaciones en las que participaron, entre otros, el Ministro del Interior israelí Gilad Erdan y el Ministro de Justicia Ayelet Shaked, el gobierno israelí y Facebook acordaron “combatir la incitación a la violencia en las redes sociales” (3).

En una declaración posterior, el gabinete del ministro israelí de Interior reconoció que ambas partes habían acordado “crear equipos para determinar la mejor manera de supervisar y eliminar el contenido incendiario”. Eso significaba que los contenidos relacionado con Palestina e Israel serían filtrados, no sólo por Facebook, sino también por los policías israelíes.

El proceso de selección de objetivos sigue siempre el mismo recorrido:

- los provocadores israelíes aparecen y comentan las publicaciones palestinas
- denuncian a las personas y los contenidos supuestamente ofensivos al equipo conjunto de Facebook e Israel
- la plataforma digital envía recomendaciones sobre las cuentas marcadas para la censura
- las cuentas palestinas y solidarias se borran o se eliminan

La censura ha resultado devastadora para los palestinos, con muchas páginas eliminadas temporal o permanentemente.

(1) https://electronicintifada.net/content/inside-israels-million-dollar-troll-army/27566
(2) https://jacobinmag.com/2017/07/israel-social-media-app-idf-shin-bet-bds
(3) https://www.theguardian.com/technology/2016/sep/12/facebook-israel-monitor-posts-incite-violence-social-media

Holanda dispone de un sistema de vigilancia permanente sobre los pobres e inmigrantes

0
0
“Holanda edifica un estado de vigilancia permanente contra los pobres”, resumió recientemente el abogado Merel Hendrickx, un experto de la ONU. “Es un proyecto digital equivalente a la intervención de un escuadrón de fuerzas de seguridad que llegara a tu casa y comenzara a rebuscarlo todo”, añade Hendrickx, cuya organización The Public Interest Litigation Project (PILP) se opone en los tribunales al panóptico.

Lo llaman Syri (System Risk Indication o Sistema de Alarma por Riesgo) y comenzó hace cinco años, pero entonces casi todos miraron hacia otro lado. Fue aprobado por el parlamento sin ningún debate.

En este tipo de iniciativas siempre hay un pretexto, que en este caso consiste en perseguir más eficazmente el fraude contra el “estado del bienestar”. Se trata de combinar toda una serie de datos digitales que son fácilmente accesibles pero que, hasta ahora, estaban dispersos. Son innumerables y proceden de numerosas fuentes: de los ayuntamientos, hacienda, bancos, aseguradoras u oficinas del paro e inmigración. Un algoritmo se encarga de cruzarlos, haciendo que suene la alarma si aparecen anomalías, es decir, posibles contradicciones que pondrían sobre aviso a los vigilantes.

La semana pasada los jueces de un tribunal de La Haya se enfrentaron a una coalición de organizaciones sociales que llevaron a juicio al Estado holandés. Según los demandantes, el SyRI representa una grave violación de las libertades individuales.

El abogado del Estado no opinaba igual: imagínese a una persona que recibe subsidios porque vive en un cierto tipo de infravivienda, dijo. El SyRI alerta porque el consumo de agua en dicha vivienda es pequeño. Entonces los vigilantes tienen que llevar a cabo una investigación a fondo para verificar que, en efecto, esa persona que recibe ayudas vive realmente en dicha infravivienda.

Los contadores “inteligentes”, ya sean de agua o de electricidad, miden el consumo cada 15 minutos. En total, hacen 96 mediciones al día, suficiente para dar una visión muy detallada de la vida de una persona.

Pero el panóptico no se detiene ahí. Está muy lejos de buscar simples anomalías y abre la puerta a un estado de vigilancia generalizado. El SyRI puede acceder a una gama increíblemente amplia de datos.

Lo realmente inteligente no son los panópticos sino personas como Tijmen Wisman, que los ha investigado en la Universidad Libre de Amsterdam. Dedicó su doctorado al derecho europeo sobre los objetos relacionados entre sí, lo que le llevó a deshacerse de su “teléfono inteligente”. Es consciente del rastro digital que deja cada vez que introduce su abono (también “inteligente”) para entrar en el metro que le lleva a la universidad.

El colmo ha sido que el Estado holandés se niega a revelar los detalles de SyRI, alegando que permitiría a los defraudadores contrarrestar las alertas. “Dejarían el grifo abierto”, dijo el abogado del Estado en el juicio. Ante la falta de transparencia los cargos electos del Ayuntamieto de Rotterdam se enfadaron, lo que llevó a la suspensión del programa en varios barrios de la ciudad.

“Esta insistencia en el secreto por parte del Estado siempre ha sido prerrogativa de los servicios secretos o de la policía, o de la lucha contra los delincuentes. Sin embargo, en el caso del SyRI, nadie se sintió ofendido por esa misma opacidad”, dice Wisman.

Tuvieron que presionar mucho para obtener una lista con media docena de barrios en los que el proyecto estaba empezando a ser implementado. Todos ellos tienen una particularidad: están habitados por pobres e inmigrantes.

Si hay sospechas contra alguien un Estado moderno tiene medios suficientes para investigarle. Lo que Holanda ha hecho ahora es convertir a decenas de miles de personas en potenciales defraudadores, es decir, a todos los que viven en esos barrios convertidos en “conflictivos”. Es sobre esas personas, sobre los más pobres sobre las que se está llevando a cabo una política represiva que busca aumentar todos los mecanismos de control y vigilancia.

Hasta ahora en Europa las políticas sociales alardeaban ante el mundo de ayudar a la población necesitada de la mejor manera posible. Ahora se trata de reducir las ayudas con el pretexto de perseguir a los defraudadores.

Christiaan van Veen, asesor en materia de nuevas tecnologías del Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema, advierte contra los panópticos. “El principal peligro al que se enfrentan los estados de bienestar digitalizados es que sólo sirven a los intereses de una élite de funcionarios y empresas de tecnología. Al mismo tiempo, una desafortunada subclase, sometida a vigilancia constante, experimentará una distopía digital en la que la más mínima desviación será detectada y castigada”.

https://www.letemps.ch/monde/paysbas-batissent-un-surveillance-pauvres


Más información:

- Las ‘puertas traseras’ son las puertas abiertas a la represión fascista
- Google lo sabe todo de ti
- ‘Minority Report’: delincuentes en potencia y policías del futuro
- Algo más sobre ‘Minority Report’
- ‘Minority Report’(3): la policía predictiva de Los Ángeles ya está en marcha
- Minority Redport(4): La represion fascista con algoritmos matemáticos (PredPol)
- Minority Report(5): la policía predictiva se concentra en los ‘puntos calientes’ de la ciudad
- Minority Report(6): cómo detener a los futuros manifestantes antes de que cometan actos violentos
- Minority Report(7): el funcionamiento de la policía en una sociedad dividida en clases sociales
- Minority Report(8): el panóptico ya es una realidad, el ojo que todo lo ve
- Empresas informáticas creadas y subcontratadas por la CIA: el Caso Palantir
- La CIA quiere manipular las redes sociales 

Sánchez, el rey desnudo y la bellaquería

0
0
B.

Para una vez que el presidente Sánchez dice una verdad, esto es, que la Fiscalía General del Estado hace lo que le diga o dicte el Gobierno, el Ejecutivo, que para eso lo nombra, resulta que todo el gallinero parlamentario se pone de acuerdo en decir que ha "metido la pata". No se entra en el fondo de la frase y ver qué hay de cierto en ella, no, esto no: ha metido la gamba hasta el zancarrón. ¿Cómo se puede meter la pata diciendo una verdad? Ah. Y es que no puede ser que estemos todo el santo día, mass media, polítiquillos, tertulistos, tartufillos, etc., dando la brasa al personal con aquello de "vivimos en un Estado de Derecho", somos una "democracia avanzada" con que nos llenamos la boca para maquillar este engendro, para que venga este patán y en dos patadas se cargue el invento, la independencia judicial, la separación de poderes y la madre que nos parió.

Años, lustros, vistiendo el muñeco y va este rastacueros *parvenu* de Sánchez diciendo que el rey va desnudo. Le da la razón al independentismo catalán de los Puigdemont y cía y a los comunistas que lo vienen diciendo años ha y le llaman a esto fascismo. O neofascismo, para no parecer rijoso.

Moraleja: para mantener el andamiaje de esta democracia de cartón piedra lo que procede es mentir como bellacos una y mil veces hasta aturdir y lavar el cerebro a la plebe diciendo que disfrutamos de las bondades de un régimen democrático, constitucional, garantista, la Biblia en verso y el copón de la baraja. Hay que decir que el rey va vestido, y no desnudo como señaló el niño del cuento de Andersen. Hay que mentir compulsivamente, enfermizamente. El sistema se basa en una sarta de mentiras.

Buenos días

Las políticas ‘verdes’ estan en la raíz de las protestas populares en Chile y en otros países

0
0
Desde el inicio de las movilizaciones de los “chalecos amarillos” en Francia el año pasado, hasta la actual batalla campal en Chile, pasando por otras protestas parecidas, el hilo conductor es el mismo, el precio de los carburantes, la mayor parte del cual son impuestos y, por lo tanto, de eso que los economistas llaman “precios políticos”.

La situación actual del mercado mundial del petróleo se caracteriza por una bajada de los precios, mientras que el precio final de la gasolina sube en las estaciones de servicio porque los impuestos han aumentado para financiar las políticas verdes, ecologistas, de transición energética, de descarbonización, o como quiera que se llamen.

Los precios mundiales del petróleo son actualmente un 25 por ciento más bajos que hace un año y un 37 por ciento más bajos que hace cinco. Pero Chile quiere ser un país modélico en materia climática y ha sustituido el suministro de energía convencional del metro de la capital por fuentes de origen eólico y solar.

La bajada del precio del petróleo le podía haber permitido al gobierno bajar también el precio de los billetes del metro de Santiago, que están entre los más elevados del mundo, pero no ha sido posible a causa de los planes de transición energética.

Chile fue el primer país de América Latina en implementar impuestos verdes, uno de los cuales grava la compra de vehículos nuevos. “Como el precio de los coches eléctricos es muy elevado, elevamos también el de los convencionales para que no haya tanta diferencia y así se venderán más”, dicen los economistas.

Otros gravan a las calderas y turbinas para sustituir las viejas, aunque funcionen perfectamente, por otras que no sólo no pagan impuestos sino que tienen bonificaciones fiscales. No son otra cosa que ejemplos típicos de obsolescencia acelerada de los equipamientos industriales.

El gobierno de Piñera quería marcarse un punto porque Chile iba a ser el país anfitrión de la conferencia climática de la ONU prevista para diciembre, es decir, el gobierno no establece sus políticas en función de las necesidades de los habitantes de Santiago sino de las paranoias que orquesta la ONU en torno al clima.

Afortunadmente los levantamientos populares van a conseguir aclararnos mucho más que los debates científicos y seudocientíficos sobre los asuntos climáticos porque la población está tan esquilmada que no puede pagar ni un céntimo más de su bolsillo, por más que le guste reducir la concentración de CO2 en la atmósfera.

En Chile no sólo han pretendido subir el precio del billete de metro sino que hay un impuesto sobre el CO2, el gas maldito. La gente empieza a estar harta del saqueo por motivos verdes (o marrones) y el hartazgo se extiende a quienes figuran como patrocinadores: la ONU, el FMI, la OCDE, el Banco Mundial...

[Post data: desde que en 2014 se implementó el impuesto sobre el CO2, en Chile no ha habido ninguna reducción de las emisiones pero el Estado recauda más dinero que antes. ¿Qué se creían?]

Un invierno muy crudo acecha a más de 60.000 mendigos que llenan los albergues de París

0
0
En París los alojamientos de emergencia están repletos. El 1 de noviembre comienza la campaña de invierno y la situación es insostenible para las personas que viven en la calle. Eric Pliez, Presidente de la red de albergues públicos, ha emitido una alerta sobre un sistema que califica “al borde de la implosión”.

“Más de 7.000 personas están en la calle, casi la misma cantidad duermen en centros de emergencia y 45.000 personas, con sus familias, viven en albergues”, dice Pliez. El sistema está sobrecargado; 115 albergues ya no pueden proporcionar asistencia adicional.

Eso explica que las familias tengan que dormir en la calle. “Cada noche el [teléfono] 115 de París recibe unas 20.000 llamadas, sólo 1.000 son atendidas. De este 5 por ciento de respuestas, estamos obligados a dar 1.500 negativas, que afectan a unas 1.000 familias, entre ellas 300 y 400 niños. Es inaceptable y la creación de plazas de invierno no cambiará nada”.

La situación que expone Pliez ni siquiera tiene en cuenta los campamentos de migrantes. Se estima que 3.500 personas viven en la pobreza total en París. Pliez da la voz de alarma ante una situación que se deteriora año tras año.

El problema radica en las dificultades de acceso a la vivienda. A los pobres se les niega la vivienda por razones inútiles o burocráticas. También hay trabajadores que no pueden encontrar vivienda; el 25 por ciento de las personas que viven en albergues son trabajadores.

Se necesitan 6.000 plazas más de alojamiento de emergencia en París. Hay razones para estar enfadados, confiesa Pliez, cuando sabemos que una gran parte del parque inmobiliario parisino está vacío. Los ricos prefieren ver a la gente morir en la calle que dejar el acceso a los edificios desocupados. El gobierno no hace valer la posibilidad de la requisar viviendas desocupadas.

Chile convoca a un organismo militar de la dictadura de Pinochet: el Consejo de Seguridad Nacional

0
0
Sebastián Piñera ha optado una vez más por la mano dura para sofocar las protestas sociales y restaurar el orden público. Entre otras medidas, el presidente chileno ha convocado al Consejo de Seguridad Nacional, un órgano que data de 1980, en plena dictadura militar.

Este consejo sienta en la misma mesa a los autoridades del Estado y a los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas. Convocarlo retrotrae al país a dolorosos tiempos pasados, como ocurrió en la primera semana de protestas cuando el Gobierno sacó al Ejército en las calles.

"En la Moneda he convocado a una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, donde están representados todos los poderes del Estado y donde también están representados otros poderes de las República, para poder recibir la colaboración y el compromiso de todos para que Chile pueda superar estas difíciles tres semanas", declaró Piñera.

Sebastián Piñera ha tomado además otras medidas de seguridad, como impulsar una "ley antiencapuchados", como ha sido bautizada, para castigar con más dureza a quienes cometan desórdenes cubriéndose el rostro.

Pero más allá de los disturbios y los violentos choques, que han dejado al menos 20 muertos, el enfado de los chilenos por las desigualdades sociales es más profundo y extendido, como demuestra lo que ocurrió con el ministro de Salud en un hospital al que acudió a visitar a una persona herida en las protestas.

Jaime Mañalich fue duramente increpado por médicos y personal sanitario, que le reprocharon la falta de medios y recursos en los centros médicos. "Asesino con delantal" se podía leer en un cartel.

Para este viernes ha sido convocada una nueva manifestación que aspira a ser tan masiva como la que congregó el 25 de octubre a más de un millón de personas en Santiago de Chile.

https://es.euronews.com/2019/11/08/pinera-impone-mas-mano-dura-y-convoca-al-consejo-de-seguridad-nacional

11.000 seudocientíficos proponen reducir el número de seres humanos para frenar el cambio climático

0
0
Detrás de un seudoecologista se esconde un malthusiano que en nombre de la “ciencia” propone el fascismo como remedio a los males del planeta o, en otras palabras, el exterminio de la población mundial. Si alguien creía que la eugenesia había quedado atrás se equivoca.

Hay que tener mucho cuidado con los que se ponen la etiqueta de “científicos” y escriben en revistas del gremio, como BioScience, por poner un ejemplo de las muchos que hay. Dicha revista ha publicado una carta firmada por 11.000 científicos (*) que defienden la siguiente tonteoría: para frenar el cambio climático hay que frenar el crecimiento demográfico, reducir la población mundial, exterminar a una parte de ella, al menos.

El fascismo y el racismo se unen así a la conmemoración de la primera Conferencia Mundial por el Clima, que se celebró en Ginebra hace cuarenta años.

Los 11.000 tarados que pretenden hablar en nombre de la ciencia se suman a la corriente posmoderna de la reducción del consumo que, en una época de crisis capitalista, como la que vivimos, hace de la necesidad virtud.

Hay que aprovechar mejor las sobras que dejan los demás encima de la mesa y buscar en los contenedores de basura.

¿Tiene Usted hambre? Pues aguántese porque incluso su nutrición insignificante es buena para reducir las emisiones de CO2.

¿Le han desahuciado a Usted de su vivienda? Mejor. No se pierde Usted nada. Viviendo en la calle se reduce el consumo de luz y agua.

¿Está Usted en el paro? Alégrese. Hay que cerrar las fábricas para reducir la huella ecológica.

¿En el hospital no le han atendido? Eso es magnífico porque así Usted se morirá pronto. Una boca menos que alimentar y una pensión menos para pagar.

¿La enseñanza es cada vez más costosa? Sí, porque la cultura está sobrevalorada. No es necesario consumir tantos libros que, al ser de papel, aumentan la tala de árboles...

Ya saben que aquí también somos tan idiotas como los malthusianos, pero a nuestra manera, y les proponemos a esos 11.000 “científicos” que prediquen con el ejemplo y se abran las venas para ayudar a reducir la población mundial, las emisiones de CO2 y la imbecilidad en el mundo.

Pero, como es natural, esos 11.000 fascistas no se refieren a ellos mismos, ni tampoco a las grandes potencias imperialistas, donde ya hay una reducción de la población, seguida del envejecimiento de la misma.

Con quien hay que acabar no es con ese tipo de población que ya está en vías de extinción, sino con la del Tercer Mundo, o dicho de otra manera: somos nosotros los que debemos acabar con ellos, matarlos o esterilizarlos.

Pero como a esos 11.000 tarados les gustan los eufemismos lo llaman de otra manera más dulce: “planificación familiar”, “política antinatalista”...

Las seudociencias se han llenado así de los tópicos de la posmodernidad, no por conocidos menos peligrosos.

(*) https://scientistswarning.forestry.oregonstate.edu/climate-signators


 Más información:

- La UNICEF y la OMS esterilizan masiva y encubiertamente a las mujeres africanas
- Los seudoecologistas proponen el exterminio de la población del Tercer Mundo
- Una declaración de guerra contra el proletariado

- 300.000 mujeres pobres esterilizadas en Perú 
- ‘Es bueno que la población del Tercer Mundo padezca hambre porque ayuda a combatir el calentamiento del planeta’

Bolivia y los minerales. Motivos para un golpe de estado

0
0
Darío Herchhoren

Lo que debería ser una bendición para cualquier país en Bolivia es una maldición. Así lo expresó el escritor boliviano Augusto Céspedes en un libro memorable que se llama Metal del Diablo, donde éste se refiere a las minas de estaño bolivianas que siempre han sido motivo de la codicia de los diversos imperios que asolaron a Latinoamérica. Primero fue el imperio inglés, y luego el norteamericano que lograron hacerse con ese metal diabólico que Céspedes llama así por las desgracias que ha traido su propiedad al pueblo boliviano, y que nunca fue un instrumento de liberación para ese pueblo.

La historia de Bolivia siempre giró en torno a la propiedad de las minas de estaño, que se convirtieron en manos del indio Antenor Patiño en el primer renglón de exportación de ese país, y causa de su permanente inestabilidad política.

Durante los siglos XIX y buena parte del XX (hasta 1952), el estaño estaba en manos de empresas mineras que se asociaron con Patiño para su explotación y exportación, y la importancia de ese metal se debe a que mezclado con el cobre da un metal duro como el bronce, que tiene un sinfin de aplicaciones en la industria moderna, pero la revolución popular de 1952 a manos del Movimiento Nacionalista Revolucionario a cuyo frente estaba Victor Paz Estenssoro, puso fin a esa situación nacionalizando el estaño que pasaría a manos del Estado creando para ello una empresa estatal que se encargaría de su explotación y comercialización. Vaya por delante, que la llegada de Paz Estenssoro al poder en Bolivia, fue en gran medida gracias a la ayuda del presidente argentino Juan Domingo Perón, que envió a través de la frontera argentina boliviana a la ciudad de Tarija mediante el ferrocarril gran cantidad de armas para apoyar a Paz Estenssoro.

El estaño boliviano mientras estuvo en manos privadas fue siempre manejado por lo que se llamó "la rosca del estaño", que era un conglomerado miserable formado por los exportadores del metal, y por la familia de Antenor Patiño y luego Simón Patiño, ambos indios coyas, que luego fundaron un banco en Suecia, y al día de hoy son de las mayores fortunas que existen en el mundo. Para mejor comprender la situación de Bolivia y de su estaño hay que saber que la exportación del estaño se hacía en bruto, es decir que  el mineral se vendía al exterior tal como salía de las minas, sin purificar, y por lo tanto sin valor agregado, y por lo tanto a bajo precio.

La llegada del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) al gobierno boliviano significó un cambio importante para el país, ya que por primera vez el estaño se vendía en barras o en planchas, es decir con valor agregado, que se lograba mediante un alto horno propiedad del Estado boliviano.

Durante los años siguientes Bolivia fue objeto de sucesivos golpes de estado del ejército aliado a la oligarquía, que comienzan a darse por el general Barrientos Ortuño, y que tienen su final con la llegada de Evo Morales al gobierno luego de la dictadura del general Banzer.

Bolivia tiene uno de los subsuelos más ricos del mundo donde hay petróleo, gas, oro, plata, y últimamente litio. El mayor yacimiento de litio del mundo está en Bolivia, en una enorme reserva que abarca a Bolivia, Chile, y Argentina. La mayor parte del litio de esa reserva está en territorio boliviano, que es el 70% del total del litio existente en el mundo, y que ahora está siendo explotado por una empresa germano boliviana que fabrica baterías para automóviles.

Todo ese tesoro que se ubica en territorio boliviano hace que el imperio yanqui haya puesto sus ojos y también sus manos en ese país, y que la política del presidente Morales no le guste, y que intente mediante todo tipo de agresiones acabar con su gobierno.

En estos momentos Bolivia está siendo agredida de una manera feroz por una oposición muy parecida a la que derrocó a Salvador Allende en Chile en el ya lejaño año 1973, y utilizando los mismos métodos de antaño. La "oposición" sale a las calles denunciando un presunto fraude en la reelección última de Evo Morales cometiendo todo tipo de desmanes violentos, y organizando disturbios en las calles, con agresiones a las mayorías de indios quechuas y aymaras que forman lo que en la nueva constitución boliviana se llama el estado plurinacional. El pueblo boliviano, y en especial la clase obrera, los mineros, los campesinos y los artesanos que conforman casi el 90% de la población jamás había gozado de un estado de bienestar como el que han logrado ahora, y eso es algo que la vieja oligarquía no quiere ni está dispuesta a aceptar. Si el gobierno democrático de Bolivia no aplica medidas para romperle el espinazo a la vieja oligarquía despojándole de sus bienes, deberá enfrentarse a situaciones como ésta muchas más veces. La experiencia chilena debe servir para no repetirla.

Sin sindicatos domesticados las huelgas de los trabajadores de las maquilas de México se extenderán a otros lugares

0
0
Las huelgas de los trabajadores de las maquilas de Matamoros a principios de este año podrían replicarse en otras partes del país, advirtió Ricardo Castro, de la empresa de picapleitos Baker McKenzie qe defiende a la patronal.

Según Castro, la inexistencia de sindicatos suficientemente domesticados abre las puertas a que organizaciones “hostiles” tengan la iniciativa de crear su propio sindicato.

“Hay algunos focos rojos donde la relación no es la mejor, por ejemplo en Sonora, Tamaulipas, en el sur del país, hay brotes sindicales donde es probable que haya una situación parecida”, alertó el picapleitos que defiende a varias de las empresas que sufrieron las huelgas de Matamoros.

“También podría afectar a aquellas empresas que ni siquiera tengan presencia sindical”, advirtió.

Castro estima que hay más de 550.000 convenios colectivos en todo México y que el 70 por ciento de ellos no está supervisado por un sindicato suficientemente corrupto.

El artículo 923 de la Ley Federal del Trabajo se modificó para que ahora la autoridad pueda impedir una huelga si existe un convenio registrado.

Además, también tiene que admitir la huelga cuando el convenio no se haya revisado por lo menos en los últimos cuatro años.

La reforma laboral aprobada este año también señala que la dirección de un sindicato puede estar conformado por trabajadores extranjeros, cuando anteriormente eso estaba prohibido.

“Ahora lo permite la reforma y permite que tengan personalidad jurídica. Antes operaban a través de sindicatos disidentes, pero ahora tienen la posibilidad de actuar”, advirtió.

A principios de este año Matamoros sufrió huelgas porque los trabajadores de 48 empresas afiliadas al Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora (SJOIIM) se pusieron en huelga para exigir un incremento salarial de 20 por ciento y un bono de 32.000 pesos, movimiento que fue llamado 20/32.

El movimiento 20/32 surgió cuando los trabajadores en Matamoros denunciaron que las empresas eliminaron prestaciones debido al aumento del salario mínimo en la frontera norte, que pasó de 88 a 176.72 pesos. El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ordenó el aumento a inicios de año.

Finalmente, el 10 de febrero de este año el SJOIIM informó que llegaron a un acuerdo con las 48 empresas en Matamoros, al conseguir un arreglo con cada una de ellas.

La industria automotriz fue una de las más afectadas por las huelgas de Matamoros. Automotive News México publicó el pasado 26 de febrero que las empresas de recambios afiliadas al SJOIIM perdieron 50 millones de dólares por las huelgas que sufrieron a causa del movimiento 20/32, de acuerdo con estimaciones de los picapleitos.

‘Chalecos amarillos’: un año de lucha y un año con cifras de represión nunca conocidas en Francia

0
0
Desde el inicio del movimiento de los “chalecos amarillos” hace un año, más de 3.100 personas han sido condenadas por los tribunales franceses por ejercer su derecho a manifestarse. Casi 400 de ellos han sido condenados a penas de prisión.

A medida que se acerca el primer aniversario del movimiento, el 17 de noviembre del año pasado, Le Monde muestra un rostro sombrío de lo que califica como “excesos” y “repetidos enfrentamientos” entre manifestantes y policías.

El diario revisa las cifras de la represión, subrayando que se trata sólo de una “evaluación provisional” para el período comprendido entre el 17 de noviembre de 2018 y el 31 de junio de este año.

El número de condenas supera las 3.100, lo que constituye “un récord para un movimiento social”, señala Le Monde. De estas 3.100 personas condenadas, unas 400 fueron condenadas a penas de prisión, y otras 600 a penas de prisión con condicional.

“Las penas impuestas oscilan, por término medio, entre unos meses y tres años de prisión, con o sin codicional”, escriben.

Más de 10.000 personas fueron “detenidas e interrogadas en toda Francia durante los más intensos siete meses de manifestaciones”, aseguran.

Hubo casi 2.200 casos de detención policial sin que se adoptaran nuevas medidas y 2.400 casos fueron objeto de medidas alternativas al enjuiciamiento.

Se iniciaron procedimientos judiciales contra 5.300 personas, de las cuales 2.100 fueron juzgadas en comparecencia inmediata y otras 2.000 recibieron una citación judicial para comparecer en el juicio en una fecha posterior. Los jueces de menores tuvieron que intervenir en 410 detenciones y 620 acusados prefirieron declararse culpables para reducir su condena.

Los jueces han trabajado “con relativa rapidez en los casos de manifestantes”, mientras que los casos de violencia en los que están implicados los policías son mucho más lentos.

La brecha alimenta parte del “resentimiento de algunos activistas”, dice Le Monde, que señala también que hasta ahora sólo dos policías han sido llevados ante un tribunal penal de París.

Desaparecido en combate: los soldados de Estados Unidos presos en Vietnam tras el final de la guerra

0
0
En los Acuerdos de Paz de París que pusieron fin a la Guerra de Vietnam, Estados Unidos se comprometió a pagar a Vietnam 3.250 millones de dólares en concepto de indemnizaciones, lo cual significa que los imperialistas reconocían dos cosas fundamentales: que eran los únicos responsables de ella y que habían sido derrotados. “El que pierde paga”.

Como los vietnamitas tenían un conocimiento muy preciso de lo que es el imperialismo, a diferencia de otros, se reservaron un as en la manga: no entregarían a todos los prisioneros de guerra estadounidenses hasta haber cobrado la indemnización.

El acuerdo se firmó y la guerra terminó oficialmente. Para camuflar la derrota, Nixon debía hacer dos cosas. La primera ocultar que hubiese ningún estadounidense encarcelado en Vietnam. La segunda ocultar la naturaleza de los pagos a realizar de manera tal que no parecieran una segunda derrota, aún más humillante que la anterior.

Trató de disimular los miles de millones de dólares como “ayuda humanitaria”, pero el Congreso ni quiso asignar una suma tan grande de dinero a un “régimen comunista” al que despreciaban.

Debilitado por el escándalo de Watergate, Nixon optó por esperar a que las aguas se calmaran para hacerlo todo a escondidas, una vez que el foco de atención se hubiera puesto en otro lugar.

El gobierno de Hanoi le siguió la corriente. Esperó a recibir el dinero pactado y, mientras tanto, declaró que todos los presos estadounidenses habían sido liberados.

Nixon cayó, llegaron otros presidentes a la Casa Blanca y la situación se enquistó, mientras seguía oculta. Durante dos décadas los vietnamitas mantuvieron encacelados a los prisioneros estadounidenses y siguieron negociando su liberación a cambio del dinero que se les debía. Pusieron en libertad a algunos que contrajeron enfermedades, pero otros murieron.

Por razones obvias, el gobierno vietnamita no entregó los cadáveres y cuando lo hizo, los presentaron como si hubieran sido consecuencia de la guerra, es decir, como si los hubieran descubierto con posterioridad. Incluso llegaron a liberar a algunos de ellos, pero siempre mantuvieron a un grupo para asegurarse el cobro del dinero.

En 2013 el diario canadiense “Toronto Star” relataba la aparición de un anciano de 76 años de edad en un pueblo de Vietnam que había sido llevado al país desde Estados Unidos para combatir en la guerra, desapareció en 1968 y padecía trastornos sicológicos. Con su biografía se elaboró el documental “Unreclaimed” (“Sin reclamar”), en el que se concluye que no permaneció en el país porque los vietnamitas no lo dejasen marchar sino porque Estados Unidos no quería aceptar su retorno (*).

En Estados Unidos, el asunto de los presos se reconvirtió en el de los “desaparecidos”. Ni vivos ni muertos. Fue el tema estrella de los sectores más reaccionarios y militaristas, a los que pronto se les fueron sumando los conspiranoicos siempre atentos a este tipo de asuntos cabalísticos.

Los rumores se convirtieron en guiones de Hollywood de ínfima calidad cinematográfica pero gran difusión comercial.

El Senado se vio obligado a crear una de esas “comisiones de investigación” que no investigan nada, sino al revés: intentan tapar el asunto. La operación de encubrimiento la dirigió un personaje que luego fue conocido en el mundo entero: John McCain, el personaje perfecto porque había sido prisionero de guerra en Vietnam.

Naturalmente, los medios de intoxicación participaron en la campaña de encubrimiento como cabía esperar: primero no informaron de nada y segundo desacreditaron a quien lo hizo calificándolo como conspiranoico.

Este tipo de situaciones crea una duplicidad. Todo el mundo lo sabe, todo el mundo lo comenta... siempre que los micrófonos y las cámaras estén apagados. Oficialmente, no hay nada de nada, una situación que no cambia de un presidente a otro ni de un partido a otro. Da igual.

Muy poco después de que el Senado emitiera su informe negacionista, apareció un documento gracias a la caída de la URSS, que puso los trapos al descubierto: las actas de una reunión de la dirección del Partido del Trabajo de Vietnam en la que discuten el número de presos estadounidenses que mantienen en las cárceles.

Los dos antiguos asesores de seguridad nacional, Henry Kissinger y Zbigniew Brzezinski, aparecieron en la televisión afirmando que el documento era fidedigno y que los prisioneros de guerra estadounidenses habían permanecido detenidos en Vietnam después de finalizar la guerra.

El ocultismo no cesó por ello. Tanto la Casa Blanca como la prensa se atuvieron a un guión del que no podían salir sin admitir su doble derrota en Vietnam, reabrir todas las heridas y reconocer un engaño que se había había prolongado durante muchos años. Es la política del avestruz: “No puede ser verdad”. En el mundo real hay algunos agujeros a los que nadie quiere mirar nunca.

(*) https://actualidad.rt.com/sociedad/view/93236-soldado-eeuu-olvidado-vietnam

Estados Unidos lanza una alternativa a la Nueva Ruta de la Seda en Asia

0
0
Pepe Escobar


La alternativa Estados Unidos-Australia-Japón a la Nueva Ruta de la Seda explica por qué Estados Unidos envió una delegación menor a Tailandia y por qué India se retiró de la Ruta.

Hace seis años el presidente chino Xi Jinping lanzó la Nueva Ruta de la Seda, el mayor y más ambicioso proyecto de infraestructuras paneuroasiático del siglo XXI.

Bajo el gobierno de Trump, la Nueva Ruta de la Seda fue demonizada las 24 horas del día, los 7 días de la semana: un cóctel tóxico de miedo y dudas que culpó a Pekín de todo, de tratar de hundir a las naciones pobres en una “trampa de deudas” con planes diabólicos de dominación mundial.

Por último, aquí está lo que podría describirse como la respuesta institucional de Estados Unidos a la Nueva Ruta de la Seda: la Red Punto Azul (Blue Dot Network).

Oficialmente la Red Punto Azul se describe como la promoción del desarrollo de infraestructuras sostenibles por parte de múltiples interesados en la región Indo-Pacífica y en todo el mundo.

Es un proyecto conjunto de la Empresa de Inversiones Privadas en el Extranjero de Estados Unidos, en asociación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia y el Banco de Cooperación Internacional de Japón.

Ahora, compárenlo con lo que sucedió esa misma semana en la inauguración de la Exposición Internacional de Importación de China en Shangai.

Como señaló Xi, “hasta la fecha, China ha firmado 197 documentos de cooperación de la Ruta con 137 países y 30 organizaciones internacionales”.

Eso es contra lo que la Red Punto Azul quiere luchar, especialmente en el sur mundial. Bueno, en realidad no. Contactados informalmente, los diplomáticos del sur mundial no están realmente impresionados. Podrían considerar a la Red Punto Azul como un competidor potencial de la Ruta de la Seda, pero como un competidor impulsado por la financiación privada, especialmente, en teoría, en Estados Unidos.

No les importa la perspectiva de que la Red Punto Azul incluya algún tipo de mecanismo de calificación que estará posicionado para evaluar y rebajar los proyectos de la Ruta de la Seda. Washington lo presentará como un proceso de “certificación” que establece “estándares internacionales”, lo que implica que la Ruta de la Seda no estará a la altura de dichos estándares. La cuestión de si los países del sur mundial prestarán atención a estas nuevas calificaciones sigue abierta.

La Red Punto Azul también debe entenderse en comparación directa con lo que acaba de ocurrir en la cumbre de celebración en Tailandia, que se centró en las reuniones en Asia oriental, la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental y la Asociación Económica Regional Mundial (GERP).

La llegada de Punto Azul explica por qué Estados Unidos envió sólo una delegación menor a Tailandia y también, en gran medida, por qué India perdió el tren de la Ruta de la Seda cuando abandonó de la estación panasiática.

El primer ministro indio Narendra Modi se encuentra entre la estrategia indopacífica de Washington y la integración euroasiática. Son incompatibles entre sí.

El Punto Azul es una extensión comercial de facto del Indo-Pacífico, que incluye a Estados Unidos, Japón, Australia e India: los miembros del Cuadrilátero. Es un reflejo de la Asociación Transpacífica del gobierno de Obama en relación con el -también fallecido- “pivot to Asia” [desplazamiento hacia Asia].

No sabemos si Nueva Delhi se unirá a Punto Azul. Rechazó la Ruta de la Seda pero no de manera irreversible. La ASEAN ha tratado de ser valiente e insistir en que se resuelvan las diferencias y que los 16 miembros de la Ruta de la Seda firmen un acuerdo en Vietnam en 2020.

Sin embargo, lo principal sigue siendo que Washington seguirá manipulando a India por todos los medios que considere necesarios para torpedear -al menos en el teatro del sur de Asia- el potencial de la Ruta de la Seda, así como la integración de Eurasia.

Y sin embargo, después de todos estos años de demonización incesante, lo mejor que Washington pudo encontrar fue robar la idea de la Ruta de la Seda y vestirlo con la financiación de bancos privados.

Comparémoslo ahora, por ejemplo, con la labor de la ASEAN y el Instituto de Investigación Económica de Asia Oriental. Favorecen las perspectivas de la ASEAN sobre el Indo-Pacífico, una idea indonesia al principio, en lugar de la versión estadounidense. El Presidente del Instituto, Hidetoshi Nishimura, lo describió como “una guía para los socios del diálogo” y subrayó que “la visión de Japón sobre el Indo-Pacífico está muy en línea con la de la ASEAN”.

Si bien Nishimura señala que “es bien sabido que Japón ha sido el principal donante y un verdadero socio en el desarrollo económico del sudeste asiático durante las últimas cinco décadas”, también elogia a la Ruta de la Seda como “el símbolo del libre comercio”. China y Japón apoyan firmemente la Ruta de la Seda. Y Pekín también hace hincapié en la relación directa entre los proyectos del Programa y de la Ruta.

En última instancia el Punto Azul puede ser sólo un ejercicio de relaciones públicas, demasiado poco y demasiado tarde. Eso no impedirá que la Ruta de la Seda se expanda. No impedirá las asociaciones de inversión entre China y Japón. No impedirá que el sur mundial tome conciencia de la militarización del dólar estadounidense con fines geopolíticos.

Y no enterrará el escepticismo prevaleciente acerca de las habilidades de desarrollo de un proyecto de una hiperpotencia comprometida en una misión para robar las reservas de petróleo de otra nación en el contexto de la ocupación ilegal de Siria.

https://www.asiatimes.com/2019/11/article/a-blue-dot-barely-visible-from-new-silk-roads/