Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 232 | 233 | (Page 234) | 235 | 236 | .... | 281 | newer

    0 0


    Miguel Escalona. Huyó con 10 años.

    El recorrido: Miguel hace el camino con otros 10 niños de un internado hasta Almería. Posteriormente terminará en Barcelona y finalmente en el exilio. Regresa a Málaga en el 39, terminada la guerra.

    Su historia: El comienzo de la guerra sorprende a Miguel en un internado en Torremolinos. La muerte de su padre en un accidente en 1931 deja en una situación muy precaria a su madre, que debe sacar adelante a siete hijos.

    Dos semanas antes de la ocupación de la capital por los nacionales, los responsables del internado deciden evacuar a los niños hasta una casa en Nerja. Sin embargo, la caída de los frentes republicanos convence a los superiores del centro de que ha llegado la hora de marchar.

    “Eran las 10 o las 11 de la mañana y cada uno con su bultito con su ropa hecho un paquetito. Estábamos todos allí esperando a los autobuses para llevarnos, cuando se presentaron los aviones. Todo el mundo salió corriendo. Cuando se volvió al sitio, estaban incendiados los paquetes porque habían tirado bombas incendiarias”. Del grupo de 80 niños, Miguel sólo consigue reencontrarse con otros nueve. Juntos deciden seguir a la multitud que avanza hasta Almería. “¿Los nombres de los niños? Pues, sí, algunos recuerdo. Uno era Antonio Rodríguez Cantarero, su hermano Manolo Rodríguez Cantarero, Antonio Barbas Campos, Antonio Solamo García. El que más tenía 12 o 13 años, yo era el más pequeño que tenía 10”.

    Los niños avanzan asustados, pegados unos a otro. La caravana prosigue su huida y nadie repara en ellos. “Andábamos sobre todo de día. De noche nos tumbábamos en las cunetas y cuando venían los aviones nos tirábamos al suelo. Íbamos descalzos, sin alpargatas y nos atábamos trapos en los pies”. Para subsistir, los pequeños se adentran en los cultivos o no dudan en comer los restos que dejan los demás. “Íbamos andando y comiendo caña de azúcar y lo que cogíamos por el camino. Inclusive yo recuerdo haber comido cáscara de haba pisoteada”.

    Miguel tiene grabada una imagen que refieren otros supervivientes de la huida. “Yo vi, yo vi a una mujer al lado de la carretera, en un terraplencito, una mujer muerta y un niño de pecho mamándole, eso lo vi yo”.

    Los niños no se atreven a cruzar el río Guadalfeo, que va muy crecido y en el que pierden la vida centenares de personas. “El río llevaba mucha agua. Habían hundido el puente o algo así y tuvimos que ir unos pocos kilómetros hacia arriba para ir a parar el mismo sitio al otro lado porque no había forma de cruzar. Tuvimos que andar el camino dos veces”.

    Ya en Adra, aparecen las primeras camionetas recogiendo a gente. Miguel recuerda una ambulancia que subía a los refugiados que se encontraban en peores condiciones, pero no puede precisar si es la del médico canadiense Norman Bethune.

    El Socorro Rojo Internacional les acoge cuando llegan a Almería. “Allí nos dieron de comer, nunca se me ha olvidado que nos dieron patatas con carne y nos prepararon y nos montaron en trenes al día siguiente para ir a parar a Barcelona”. En la Ciudad Condal, aún bajo poder republicano, permanece Miguel hasta febrero de 1939, cuando se produce la caída de Cataluña. Es entonces cuando, de nuevo, debe emprender otro éxodo, pero esta vez se trata de cruzar la frontera francesa. “También salimos andando, íbamos seis niños, entre ellos, dos hermanos de Madrid, Pablo y Benito Gómez Zorrilla. Pasamos mucha fatiga y mucha hambre. Fue parecido a lo de la carretera de Almería”.

    Con apenas 12 años, Miguel Escalona termina en un campo de concentración en Angulème. Pero un día recibe una noticia. Una familia francesa quiere acoger a un niño español. “Francisco, que era el intérprete que había en la oficina, dijo mi nombre y salió corriendo. Había un coche en la puerta y me dijo: ‘Chico, ¿te quieres marchar con esta familia? Y yo dije: ‘Ahora mismo’. Miguel sólo tiene palabras de agradecimiento para sus padres de acogida, que lo trataron “como un hijo más”. Sin embargo, terminada la guerra decide volver a Málaga. “Me acordaba mucho de mi familia y mi madre me decía en las cartas que no me fuera, yo no me figuraba lo que era esto”. En su regreso a Torremolinos, descubre que su familia ha sufrido represalias y que a su madre y a sus hermanas les habían obligado a beber aceite de ricino y las habían rapado. “En Torremolinos habían matado a muchísima gente”, concluye.

    http://www.diariosur.es/malaga/desbanda-testimonios-huida-20180206145526-nt.html

    0 0


    José Quesada. Huyó con 17 años “A Motril llegamos que no podíamos más. Íbamos muy despacito porque no podíamos ni andar”

    El recorrido: José consigue llegar a Almería con su hermano Víctor (21 años), a quien encuentra por el camino huido del frente de Alfarnate.También le acompañan todas sus hermanas: Angelita (25), Concha (23), Mari Pepa (19) y Consuelo (13), el bebé de 10 meses de Concha, el marido de ésta y el novio de Mari Pepa. El grupo se separa a medio camino y José y Víctor se quedan con Angelita y el bebé, pero ella no puede seguir y regresa con el niño a Málaga. Angelita será fusilada en marzo en el cementerio de San Rafael. José y Víctor lucharán hasta el final de la guerra en el frente republicano de Sierra Nevada.

    José Quesada Chendre es de los últimos en abandonar Málaga. A las 4.20 de la madrugada del 8 de febrero decide salir de un refugio en el paseo de los Tilos y empezar a caminar hacia Almería. “El día 7 pusieron un cañón en la zona de Teatinos. Entonces nos metimos en el refugio. Estuvimos todo el día allí y no sabíamos qué ocurría fuera. Llegaba gente a la entrada y llamaba a su familia para irse, pero no contaban nada. Ya de madrugada, llegó otra persona buscando a su familia y uno de los que estaba dentro le dijo: ‘De aquí no sale nadie hasta que no cuentes qué pasa fuera’. Entonces lo dijo: ‘Que están aquí; que los fascistas están ya aquí”.

    La familia de José Chendre (su hermana Angelita -25 años-, su hermana Concha –23- con su marido Juan y su hijo de 10 meses; su hermana Mari Pepa –19- y su novio Antonio, y su hermana Consuelo –13-) gana terreno a marchas forzadas, con las tropas nacionales pisándole los talones. “Llegando a Nerja, miraba la gente para atrás y veían muchas luces. Decían: ‘Uy, qué luces vienen por ahí; ¿qué será? ¡¡Es un pueblo!!’. Pero era que venían los fachas”. Por el camino, se reencuentran con otro hermano, Víctor (21 años), miliciano en el frente republicano de Alfarnate, que huye también para no caer prisionero.

    El camino se hace cada vez más tortuoso. Entre la marea de gente, se pierden sus hermanas Concha y Consuelo y sus respectivas parejas. Angelita lleva en brazos al bebé de Concha y es incapaz de proseguir. “Nos dijo que nos salváramos mi hermano Víctor y yo, y ella se quedó en una casa en Nerja. Seguí andando, cambié de idea y quise volver a recoger a mi hermana, pero ya estaban allí los italianos. En ese momento, me extravié de mi hermano. Pero al rato escucho: ‘¡¡Pepito!!! Y era mi hermano; me cogió de la mano y tiramos. Recuerdo que pasaban los camiones de italianos y que nos tirábamos en la cuneta para que no nos vieran. No sé cómo no perdí la cabeza... Yo le dije a mi hermano que se fuera, pero él no me dejó”. Angelita conseguirá regresar a Málaga, pero nada más llegar será delatada por haber sido delegada de su empresa por la CNT. El 4 de marzo de 1937 es fusilada en el cementerio de San Rafael.

    Por el camino, José pierde los zapatos y apenas puede ya andar. Al llegar a Motril, su hermano le compra unas alpargatas, pero se le pegan a las heridas y cada paso se vuelve aún más insufrible. Cuando alcanzan el río Guadalfeo, ya ha pasado lo peor. “El agua iba ya baja, nosotros fuimos de los últimos en cruzar. Luego me contaron la de gente que se había ahogado allí”.

    La recta de Adra se hace eterna. Ya no tienen que temerle a los barcos, pero de vez en cuando los Junkers alemanes siguen sobrevolando la caravana. “Había un autobús de línea lleno de mujeres y críos y lo bombardearon. Cuando yo pasé por allí estaba hecho polvo. Otra familia que se había metido en una vaguada, también estaba muerta”.

    El sábado 13 de febrero, llegan a Almería en un camión que les recoge al ver el mal estado en el que se encuentra José. “Tenía los pies reventados. Mi hermano se fue al cuartel y a mí me dejaron en un edificio donde había una sola cama, que me dieron a mí. Me hice con una pastilla de jabón y un cubo. Calentaba el agua y metía los pies, así me los curé”. Su hermano Víctor está decidido a enviarlo a Valencia, pero José se niega. “Me dijo: ‘En un barco de estos o en un tren de esos te vas. Te vas para Valencia o donde te lleven’. Yo no, yo no, yo me voy al frente contigo y me fui voluntario con él porque yo no iba tranquilo de lo que había visto”.

    Durante toda la guerra, José no llega a coger un fusil. Como jefe de transmisiones en la 54 Brigada Mixta, 213 batallón en Sierra Nevada sólo tiene un teléfono. “El 28 de marzo de 1939, a las 7.40 de la tarde, el comandante dijo que había que entregarse. Por la carretera que iba hacia la costa de Granada, por Órgiva, iba primero el comandante, dos enlaces con bandera blanca y todos los demás, detrás. Teníamos esperanza, creíamos que habían hecho un armisticio”. Un campo de concentración en Padul (Granada) es su próximo destino. Con el paso de los meses, su hermana Conchita consigue unos documentos que les da la libertad y que les permite regresar a Málaga, donde pueden rehacer su vida.

    http://www.diariosur.es/malaga/desbanda-testimonios-huida-20180206145526-nt.html

    0 0


    Dolores Jiménez. Huyó con 11 años.

    El recorrido: Huye con su padre José, su madre Dolores y su hermano José, de dos años. En el trayecto, en un momento de confusión, el grupo se divide en dos. Su padre y su hermano consiguen llegar a Valencia. Ella y su madre son interceptadas por las tropas nacionales en Almuñécar y deben regresar a Málaga antes de tiempo.

    Su historia: Un colchón le sirve a la familia Jiménez como improvisada maleta para ocultar todo lo que tienen de valor. El rumor en la calle es insistente. “Vinieron diciendo a mi madre y a mi padre que venían los fascistas matando a los hijos delante de los padres”. No esperan para comprobar si es verdad. Deciden llenar el colchón de alhajas y empezar a andar. Ella tiene 11 años, su hermano José, tan sólo dos. Los cuatro comienzan el recorrido, pero pronto sus destinos se separan. Su padre, José Jiménez, vendedor de pescado, es un hombre recio, acostumbrado a andar, y lleva al pequeño a hombros. “Empezó a andar y andar con el niño a cuestas y al final se perdieron”.

    La pequeña Dolores se queda sola con su madre. “Por la carretera iba la gente chillando, la gente llorando, buscando a la familia. Nosotros íbamos buscando a mi padre y a mi hermano. Le preguntábamos a mucha gente que le conocían de Málaga si los habían visto..., pero nada”.

    Ante los insistentes bombardeos, madre e hija deciden adentrarse campo a través. El hambre les pasa factura y provoca desvanecimientos a la joven. El cansancio también hace mella. “Mi madre iba con los pies hechos polvo, los pies iban echándole sangre”. Es entonces cuando se cobijan en una casa, atestada de refugiados. Uno de los hombres, al parecer un miliciano, decide salir del cortijo y empieza a disparar al cielo, contra los aviones que sobrevuelan la zona. “Todo el mundo empezó a gritar: ‘¿Pero qué ha hecho usted? Tuvimos que salirnos deprisa y corriendo de allí porque entonces los aviones y los barcos se dieron cuenta de que aquello estaba lleno de gente. Y fue salir, no llevábamos ni unos metros andando, cuando la casa entera cayó. Habían tirado una bomba encima”.

    Sin embargo, no es el episodio que más impacta a Dolores. “Una de las veces me voy a orinar a un lado y entonces siento llorar a un niño. Miro y es una criaturita, con la madre muerta al lado, que no se me olvida que llevaba una chaqueta azulina. Me impactó mucho. Mi madre me dijo que me tranquilizara porque de esas cosas íbamos a ver uchas por el camino”.

    Pasado el pueblo de Salobreña, aparecen camiones llevándose a algunos refugiados. Algunas personas le aconsejan a su madre que suba a la pequeña a uno de los vehículos, pero se niega. “Ella se opuso. Les dijo: ‘Si yo voy andando, va mi hija andando. Mi madre no se quería separar de mí”.

    El recorrido de Dolores acaba antes de tiempo, en Almuñécar. Allí las tropas italianas les cortan el paso y las obligan a dar media vuelta. Su padre y su hermano sí llegan hasta Valencia, pero no volverán hasta acabada la guerra. “Mi padre no sabía ni leer ni escribir, pero nos escribió otra persona y nos dijo que estaba vivo y que el niño estaba bien”. Ella y su madre, mientras tanto, deben hacer frente a la miseria que les espera en Málaga. Su casa ha sido desvalijada y todo lo que tienen de valor quedó en aquel colchón, que dejaron tirado en el camino.

    http://www.diariosur.es/malaga/desbanda-testimonios-huida-20180206145526-nt.html

    0 0


    Emilio Chamizo. Huyó con 5 años.

    El recorrido: Los padres de Emilio y sus cuatro hijos salen de Ardales cuando ven que está a punto de caer el frente republicano que hayallí. Al poco tiempo de llegar a Málaga, cuando es inminente su ocupación por los nacionales, han de salir para Almería. El padre se pierde en el trayecto y la madre no consigue pasar de Motril. La familia se reencuentra, de vuelta, a la altura de Rincón de la Victoria.

    Su historia: El frente republicano retiene a los nacionales en Ardales, donde residen José Chamizo, panadero de profesión, su mujer Rafaela, y sus cuatro hijos, Pepa (10 años), Aurora (8), Emilio (5) y Rafael (2). Preocupados por el cariz que van tomando los acontecimientos, deciden marchar para Málaga. Pronto caerá también este frente y el resto. El día 7 de febrero, las tropas nacionales e italianas están ya a las afueras de Málaga. La única salida posible es Almería.

    Desde su corta edad, a Emilio le sorprende, sobre todo, la cantidad de gente que avanza por la carretera. “Iba igual que cuando va una romería. Es que no se cabía de tantísimas criaturas como íbamos andando, porque no era Málaga sola, era Málaga y la provincia la que venía”. También recuerda los bombardeos y la angustia por buscar un refugio. “Mi padre nos metía en un agujero hasta que ya terminaba aquello, que solía ser por la noche. Caminábamos más de noche que de día”.

    La sed del pequeño Emilio le lleva a separarse de sus padres cuando contempla que un grupo de personas está sacando agua de un pozo. “Mi padre vio que me despistaba y fue en mi busca. Pero yo me fui a buscar a mi madre y, entonces, ya no volvimos a ver a mi padre”. Rafaela se hace cargo, sola, de sus cuatro hijos y sigue adelante, pero no puede evitar que le embargue el temor de que su marido pueda ser alguno de los muertos que encuentra por la carretera. “Mi misma madre me decía: ‘Ay, ¿será tu padre?’ y yo levantaba la cabeza a los cadáveres para mirarles la cara”.

    En Motril, les resulta ya imposible continuar. Allí han llegado las tropas italianas, que les cortan el paso. La vuelta será a pie porque no hay camiones para todos. En el camino de regreso se reencuentran con el padre, que marcha a lomos de un burro. “Nos subió a mi hermano de dos años y a mí y ya nos volvimos para Málaga”.

    http://www.diariosur.es/malaga/desbanda-testimonios-huida-20180206145526-nt.html

    0 0

    Norman Bethune, a la derecha
    “España es una cicatriz en mi corazón”
    (Norman Bethune)

    “Imaginaos ciento cincuenta mil hombres,mujeres y niños que huyen en busca de refugio hacia una ciudad situada a cerca de doscientos kilómetros de distancia. No hay más que un camino. No hay más vía de escape. Y este camino, encajonado entre los altos picos de la Sierra Nevada y el mar, cortado en sus mismos tajos, sube y baja, desde el nivel del mar a las montañas, en declives de más de 30 metros”. Quien escribe este párrafo no se lo imaginó. Lo vivió. Lo fotografió. Lo contó. Y ayudó a muchos de esos hombres, mujeres y niños a salvar sus vidas. Es Norman Bethune, un médico canadiense que llegó desde Barcelona a Almería, con un camión con sangre para practicar transfusiones, el 10 de febrero de 1937, en plena desbandá del pueblo malagueño.

    “En Almería supimos la noticia de la caída de Málaga y nos aconsejaron que no siguiésemos nuestro camino”, cuenta Bethune en su relato “El crimen del camino Málaga-Almería”, que fue reeditado en 2014 por la Consejería de Aministración Local y Relaciones Institucionales. Él y su ayudante, Hasen Sise, continuaron a bordo de la UVI móvil de aquel momento. Un cambión ambulancia pintada de gris, conducida por otro canadiense, con el siguiente letrero: “Servicio permanente de transfusión de sangre”. “Llévate a este, mira este niño. Este va herido. Niños con los bracitos y las piernas enredados en trapos ensangrentados; niños sin zapatos, con los pies hinchados; niños que lloraban desesperados de dolor, de hambre, de cansancio. Doscientos kilómetros de miseria. Imaginaos lo que serían cuatro días de andar escondiéndose en el puerto”. ¿A quién elegir? ¿A quién ayudar ante la multitud de padres clamando ayuda? El doctor y sus ayudantes terminaron desmontando el interior de la ambulancia y la usaron para trasladar a los más necesitados, sobre todo a los niños.

    En 2014 el Centro Andaluz de Fotografía publicó las únicas fotos que dan testimonio de aquel horror, acompañada por una publicación trilingüe (español, inglés y francés) que contiene, junto a las imágenes, las narraciones del propio Bethune y de cómo vivió la tragedia que sufrieron los civiles malagueños, e incluso, testimonios de quienes entonces eran unos niños recopilados por Jesús Majada. “Yo me encontré con ese horror de casualidad. Me dedicaba a estudiar cómo los extranjeros veían a los andaluces y tuve noticias sobre un médico que había escrito un libro sobre el crimen del camino Málaga-Almería. Lo encontré en una biblioteca de Cataluña”.

    El profesor Majada no tenía ni idea en ese momento de lo que habían vivido estas personas a pesar de que llevaba treinta y tantos años viviendo en Málaga. Hasta que un día, delante del televisor, horrorizado por las imágenes de la guerra de Yugoslavia, se dijo: “Esto es lo mismo que lo que vi en aquellas fotografías”. Nada decían los libros de esa historia tan cercana que, sin embargo, sí estaba presente en muchas familias malagueñas. “Era una historia muy viva que estaba silenciada”, añade Majadas. Entonces tampoco se hablaba de memoria histórica. Ni cuando se expuso por primera vez esta muestra, hace diez años, que ha recorrido ya una docena de ciudades españolas y ha pasado por Montreal y México.

    Durante cinco días, sin apenas descansar ni dormir, este médico canadiense salvó vidas y ayudó a muchas familias desfallecidas y hambrientas, “a costa de poner él mismo en riesgo su propia existencia y la de sus heróicos ayudantes”, escribe el director general de Memoria Democrática de Andalucía, Luis Naranjo, en el prólogo del libro reeditado. Héroes, sin embargo, ignorados en España. “Hasta hace muy poco el hospital principal de Málaga se llamaba Carlos Haya, el aviador que bombardeó la ciudad”, recuerda Majada. “Bethune debe ser recuperado como parte importante de la memoria democrática de este país, ya que representó como pocos los valores de solidaridad, resistencia y lucha por la libertad y la justicia que constituyen el mayor patrimonio histórico de las clases trabajadoras”, añade Naranjo.

    “Deliberadamente arrojaron diez bombas en el centro mismo de la ciudad, en la calle principal, donde, amontonados en el pavimento, dormían exhaustos los refugiados. Cuando se habían alejado los aviones levanté del suelo los cadáveres de tres niños que habían estado tres horas de pie en una cola frente al Comité Provincial de Evacuación, esperando su ración de una taza de leche condensada y un pedazo de pan, único alimento disponible. La calle parecía un degolladero, con los muertos y los agonizantes, alumbrado por las llamas de los edificios que ardían”, escribió Bethune.“¿Qué crimen habían cometido estos hombres de la ciudad para ser asesinados de modo tan sangriento?”, se preguntaba el médico. “Su único crimen había sido el de votar por un Gobierno del pueblo”.

    En 1938, Bethune viajó a China para unirse al Ejército Popular, donde ejerció como cirujano de campaña. Las condiciones insalubres en las que operaba le provocaron una septicemia que le causó la muerte el 12 de noviembre de 1939. En China es una figura legendaria. En Canadá, un genio. En España, de momento, un desconocido.

    http://www.asturbulla.org/index.php/politica/republica-e-historia/24485-norman-bethune-el-medico-que-ayudo-a-las-victimas-de-la-desbanda

    Más información:

    - La fascinante historia del doctor Bethune, el pionero de la donación de sangre en la Guerra Civil española que es venerado en China
    - Mao Zedong: En memoria de Norman Bethune

    - Exposición de posters chinos de Norman Bethune
    - La desbandá: el ametrallamiento indiscriminado de los malagueños que huían de la Guerra Civil 


    Bethune en Almería con la primera ambulancia para la realización de transfusiones de sangre que él diseñó


    Mao Zedong con Norman Bethune, conocido por ‘Baiqiuen’ en China

    0 0

    Entre otras muchas cosas, la Guerra en Libia fue una auténtica guerra colonial que, además de condenar a toda la región del Sahel a una matanza sin final, también fue una “guerra contra Italia”. Según Berlusconi, perjudicó los intereses económicos italianos y las sólidas relaciones entre ambos países.

    Berlusconi, que se encuentra en plena campaña electoral, realizó sus comentarios en la cadena de televisión SkyNews.

    Entre Libia e Italia había una alianza militar y estratégica. En 2009, dos años antes de la agresión, Italia había firmado el Tratado de Amistad, Asociación y Cooperación con Libia. Berlusconi pidió perdón a Gadafi por la ocupación colonial italiana entre 1911 y 1943 y prometió indemnizar a Libia con 5.000 millones de dólares en 20 años, abriendo así una intensa fase de entendimiento económico y político.

     “Yo luché para que Gadafi no fuese derrocado de esa manera”, ha manifestado. ¿De qué manera hay que derrocar al Jefe de un Estado extranjero? Berlusconi no lo dice, pero traslada la responsabilidad del “desastre” a Cameron y Sarkozy, o sea, a Inglaterra y Francia. Ellos efectuaron los primeros bombardeos en Sirte, Bengasi y Trípoli, siguiendo sus propios objetivos imperialistas.

    Uniéndose a Macron, el antiguo Primer Ministro italiano también define aquella guerra como un “desastre”, pero él no fue el culpable.“Fue el Presidente de la República Giorgio Napolitano en 2011 el que pidió la intervención militar en Libia”, asegura.

    La injerencia de la OTAN ha causado un caos humanitario sin precedentes. Gracias a Gadafi los flujos migratorios procedentes de África estaban controlados. En 2010 las patrullas de ambos países en aguas libias frenaron en un 90 por ciento la llegada de refugiados a Sicilia. Tras 7 años de guerra, hoy ha vuelto la emigración incontrolada de miles de africanos que intentan llegar a Europa.

    0 0

    En el diario “El País” de Costa Rica, Alfonso J. Palacios Echeverría publica un interesante artículo (*) sobre el triunfo de un partido evangelista en las últimas elecciones, que es una oportunidad para volver a analizar las relaciones entre el fascismo (al que califica como “ultraderecha”) y la religión, en este caso, la evangélica en cualquier contexto internacional y, en particular, en Latinoamérica.

    En Brasil, los diputados del Frente Parlamentario Evangélico propusieron una ley para otorgar a las iglesias la autoridad de cuestionar las decisiones del Tribunal Supremo, hasta poder declararlas “inconstitucionales”.

    En Colombia, los evangelistas son una fuente de poder político para el fascismo. Los dirigentes evangélicos coinciden con los fascistas en campañas contra ciertos grupos sociales creando conflictos artificiales con los valores patriarcales, familiares, machistas y los del colectivo LGTBI.

    No obstante, lo mismo que en España, este tipo de ofensivas -católicas o evangelistas- son una mera coartada ideológica para imponer otro tipo de políticas reaccionarias, alineadas con el imperialismo estadounidense en todos los terrenos.

    En Costa Rica los votantes evangélicos suponen un 15 por ciento aproximadamente del censo electoral, aunque obtuvieron un 25 por ciento de los votos en las pasadas elecciones. Aunque no representan una mayoría significativa de la totalidad, si se mantiene el nivel de abstención en la segunda vuelta, o aumenta, el riesgo de que una minoría religiosa se haga con el gobierno, traería consecuencias desastrosas para Costa Rica, escribe Palacios Echevarría.

    La penetración del evangelismo en América Latina estuvo fuertemente apoyada por el imperialismo estadounidense para que Latinoamérica pasara de la teología de la liberación (católica) a la teología de la prosperidad (evangélica). Las iglesias evangelistas no suponen, pues, nada diferente de Estados Unidos y están tan financiadas por la Usaid como los yihadistas.

    La financiación les ha permitido crear un gran emporio mediático que alcanza a toda Latinoamérica. Según el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, los predicadores evangelistas explotan políticamente su fuerza mediática gracias a sus propias emisoras, canales de televisión y redes sociales, operando con ventaja respecto a los demás candidatos políticos.

    El dominio mediático dota a los evangelistas del marca sesgo demagógico y populachero de su programa y sus discursos, que son un canto al neoliberalismo, a la sociedad de consumo “made in USA”.

    Los evangelistas están cada vez más presentes en la vida política de América Latina. En países como Costa Rica, República Dominicana, Perú y México han organizado marchas en contra del movimiento LGBT.

    En Colombia, donde representa el 20 por ciento de la población, los evangelistas, asociados con el ex presidente Álvaro Uribe, tuvieron un rol fundamental en la derrota del plebiscito de 2016 para ratificar el Acuerdo de Paz, debido a que implementaba los derechos de la mujer y del colectivo LGBT.

    En Brasil, con unos 22 millones de pentecostales, Eduardo Cunha, antes de ser condenado a 15 años de prisión por corrupción, dirigió la bancada evangelista en contra de las reformas a favor de los derechos reproductivos de la mujer y la dudosa destitución juicial de Dilma Rousseff.

    En Guatemala, donde el evangelismo prácticamente ha alcanzado al catolicismo, el gobierno está encabezado por Jimmy Morales, un humorista y teólogo evangelista, que en sus discursos exhibe aires de predicador.

    La asociación entre religión y política no es cosa nueva, y menos en América Latina. La religión católica siempre ha estado presente a través de la democracia cristiana y de los partidos conservadores más reaccionarios, que en algunos países llegó a la presidencia.

    A partir del Concilio Vaticano II, el movimiento de la Teología de la Liberación tuvo una gran influencia entre los grupos reformistas latinoamericanos. En la actualidad, el catolicismo sigue presente pero ya no es monopólico. Ha ido cediendo terreno durante las últimas décadas frente al evangelismo, que es practicado por casi el 20 por ciento de la población de América Latina y en algunos países centroamericanos está cerca de alcanzar a la mitad de la población.

    Además, los evangelistas han penetrado en el lumpen y los sectores más empobrecidos y marginados de la sociedad para ponerlos al servicio de una reacción de la peor especie. No es de extrañar que en Costa Rica relacionan al evangelismo con el fascismo y la reacción, dice Palacios Echeverría.

    (*) https://www.elpais.cr/2018/02/11/ultraderecha-y-evangelismo-como-peligro-inminente/


    Más información:

    - El evangelismo mediático gana las elecciones en Costa Rica
    - El fascismo católico en Latinoamérica
    - Católicos y fascistas
     

    0 0
  • 02/12/18--10:11: Israel, agente provocador
  • Darío Herchhoren

    La conocida "guerra de los seis días", donde el general israelí Moshe Dayan derrotó al ejército egipcio, significó no solo esa derrota, sino que galvanizó a Israel como "potencia militar regional" al servicio de los USA, y significó un retroceso mayor en las luchas de los pueblos árabes de la zona por su soberanía.

    Luego de la sospechosa muerte de Gamal Abd El Nasser, asumió el mando de Egipto Anwar Sadat, que era el candidato a la presidencia del imperio USA, con lo cual los imperialistas americanos se aseguraban el dominio de todo el Medio Oriente.

    Sin embargo la resistencia del pueblo egipcio obligó a Sadat, que era un peón de los USA, a hacer una extraña pirueta política, y viajó a Israel a entrevistarse con Menahem Begin, primer ministro israelí y antiguo terrorista protegido por el imperio inglés, para firmar un acuerdo por el cual Israel "devolvía" la península de Sinaí a Egipto (devolución puramente formal), pero Israel se quedaba con los pozos de petróleo de esa península, y Egipto reabría el Canal de Suez, lo cual permitía el paso de buques de bandera israelí desde el Mediterráneo al Mar Rojo.

    Todo este movimiento cambiaba la geopolítica de la zona a favor del estado sionista, que de esa manera podía ejercer una mayor presión sobre el Líbano, sobre Siria y sobre Jordania.

    Es necesario destacar que Israel buscaba desesperadamente un mayor "espacio vital", una doctrina acuñada por el nazismo alemán que llevaba a apoderarse de territorios a costa de sus vecinos, con el argumento de que necesitaba esos territorios por el crecimiento de su población, que no cabía dentro de sus fronteras.

    Dicha doctrina está plenamente vigente para Israel, que no cesa de ampliar su tierra a expensas de comerle terreno a los palestinos con sus "asentamientos", donde ya viven y laboran seiscientos mil israelíes, al igual que lo hace en los Altos del Golán (territorio sirio), y en las "granjas de Sheba" (territorio libanés).

    Otro de los intentos de los diversos gobiernos israelíes, es su política de convertir a Israel en un estado judío; es decir que se trataría de unificar el concepto de"israelí" con el de"judío".

    Esta incentivada confusión lleva a hacer una reflexión: Israelí es una nacionalidad, mientras que judío es el que ejerce y practica la religión judía. Por lo tanto se trata de asimilar por la fuerza a todos los israelíes a la condición de judíos, con lo cual Israel, o sea la entidad sionista, se arroga la representación de todos los judíos del mundo de la diáspora. Se trata de un modo sutil de imperialismo que encaja perfectamente con la doctrina nazi del espacio vital.

    Pero es que entretanto la guerra de Siria ha dejado dos derrotados de enorme importancia; y ellos son los USA y el estado de Israel o entidad sionista.

    Aprovechando la guerra en Siria; Israel viene efectuando acciones de guerra y sabotaje contra el país árabe en forma sistemática, prestando ayuda logística a los grupos takfiríes en colaboración con el otro gran valedor del terrorismo como es Arabia Saudí.

    La guerra de Siria ha hecho emerger a Rusia como el gran árbitro de la paz en lo que se llama ya el Medio Oriente ampliado que engloba también a Irán y a Turquía aunque como socios minoritarios, y ello ha llevado a que Israel, su ejército y su gobierno que son profundamente fascistas, aunque no tontos se han dado por enterados que de que no podrían soportar una guerra contra Hezbollah y contra Siria e Irán, y que tampoco pueden esperar gran cosa de los USA, que solo se limitan a acciones de provocación, y que saben que han perdido la guerra, a buscar el apoyo y la ayuda de Rusia para salir del avispero donde ellos mismos se han metido al atacar a Siria.

    Las defensas antiaéreas sirias, han logrado detener a los misiles que la entidad sionista lanza contra su territorio y además les han derribado un cazabombardero y matado a su piloto. Sabe la entidad sionista que su supremacía militar se ha acabado y corren prestos a pedir la intervención rusa y a cantar la palinodia diciendo que no quieren una escalada de la guerra. Les han visto la orejas al lobo. Israel ya no le sirve a los USA como agente provocador, y veremos a medio plazo cómo la entidad sionista desaparece para bien de los pueblos del Cercano Oriente ampliado y de la paz.

    0 0
  • 02/12/18--10:43: Pablo Hasel y la censura
  • Antonio Gómez Movellán

    Pablo Hasel es un cantautor rap y un poeta. En mi opinión, un gran poeta. Muchos dicen de Pablo Hasel que es un estalinista, un prosoviético y un largo etcétera y que parece salido de otro tiempo; se equivocan: son de este tiempo sus canciones y, si las escuchan, verán que son muy contemporáneas. Los fiscales ahora le vuelven acusar, por unas canciones y unos tweets, de diversos delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

    El problema de fondo es un cantautor y se expresa como un poeta. Todo es una expresión, una opinión, sea esta cual sea. Para la opinión y la expresión no debería haber ningún límite. Particularmente estoy en contra también de que el enaltecimiento de cualquier ismo sea un delito.

    En este país, además, esto es para partirse de risa: ¡pero que más enaltecimiento al nazismo puede haber que el Valle de los Caídos! Las tipificaciones de odio, enaltecimiento y opiniones deberían salir del código penal deprisa y corriendo. También debería salir del código penal el humillante y bochornoso delito de blasfemia maquillado como delito de ofensa a los sentimientos religiosos. Por cuestiones de libreexpresión cualquiera, en este país, te puede acusar de cualquier cosa y según el juez te toque ser condenado o no. Esa percepción está muy extendida y es una percepción que, por desgracia, se corresponde a la realidad.

    La censura es la historia del poder y se ha ejercido de mil maneras a lo largo de la historia. Hoy la censura burda, decimonónica, la del funcionario en manguitos censurando una galerada todavía pervive en muchos países del mundo y tiene que ser condenada con todas las fuerzas se justifique ésta en tal o cual ideología; pero la censura que hoy se ha impuesto es la censura de los oligopolios informativos, la de la manipulación informativa y la de la televisión basura.

    Y es paradójico que en este país se quiera seguir, en la era digital, censurando a palos la libertad de expresión. Puesto que es imposible controlar lo que se dice en las redes sociales, lo que se hace es castigar para ejemplarizar. Los procesamientos y condenas últimas de Strawberry, Valtonic, Casandra o la joven Rosamaría de “Femen” son algunos ejemplos. En realidad estas acusaciones y condenas no son más que avisos para navegantes.

    La detención y encarcelamiento de sindicalistas y activistas por realizar protestas sociales son casos muy peligrosos ya que lo que se pretende es criminalizar la protesta social sin más y por tanto limitar la libertad de manifestación. La ley mordaza es la culminación de la criminalización de la libertad de expresión.

    Las limitaciones a la libertad de expresión o manifestación es posible porque todavía persisten en las leyes y en el código penal unas tipificaciones que permiten una censura burda y decimonónica de palo y tentetieso y que se justifican de mil maneras (orden público, honor de las instituciones, defensa de las religiones, lucha contra el terrorismo etc., etc.). En realidad son justificaciones para imponer legislaciones de excepción, que trasgreden las libertades y derechos fundamentales de las personas, legislaciones típicas de estados autoritarios que pisotean las libertades individuales y la libertad de conciencia en favor de un supuesto interés general.

    Mientras halla condenas como la de la joven Casandra o la joven Rosa Maria de Femen tiene razón Pablo Hasel: en España no hay una plena libertad de expresión. Si Quevedo estuviera vivo ya tendría varias acusaciones como las de Pablo Hasel tiene ahora.

    La libertad de conciencia de las personas es un elemento imprescindible para la democracia y quiere decir que nadie puede ser molestado por sus opiniones y/o creencias. La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano lo expresó precisamente y también de forma rotunda lo expresó la primera enmienda de los EEUU de América: “El Congreso no podrá hacer ninguna ley (...) limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas” [otra cosa es que se respete]. Todo lo contrario al Código Penal español que amenaza en decenas de tipificaciones a la libertad de expresión y a la libertad de conciencia.

    El efecto de la censura es el que Pablo Hasel refleja en uno de sus más hermosos versos:

    “Sopla el viento fuerte
    y me devuelve todas las palabras que nunca dije
    y debí gritar”


    Calpu


    https://www.lahaine.org/aD7T

    0 0


    La semana pasada el Reino Unido recordó a las sufragistas, cuya lucha, muy polémica en la época, permitió que las mujeres consiguieran elderecho a voto hace exactamente 100 años.

    La primera ministra británica, Theresa May -la segunda en la historia del país, tras Margaret Thatcher- pronunció un discurso en Manchester en homenaje a esas militantes “heroicas”, como su dirigente Emmeline Pankhurst, como Emily Davison, que murió en una acción de protesta al lanzarse a los pies de un caballo en el Derby de Epsom de 1913, o quienes realizaron huelgas de hambre.

    Las militantes se encadenaban a las vías del tren, rompían ventanas y saboteaban líneas eléctricas. Llegaron incluso a lanzar una bomba contra la casa del entonces ministro de Finanzas, Lloyd George.

    Muchas fueron juzgadas y condenadas. Aprovechando el centenario, se abre paso una petición para que la ministra de Interior, Amber Rudd, perdone a las más de mil que fueron a la cárcel.

    “La campaña de las militantes fue absolutamente esencial para hacer avanzar la causa del voto”, explicó Krista Cowman, profesora de historia en la Universidad Lincoln en Reino Unido.“Antes, hubo cincuenta años de campaña pacifista que, en realidad, no sirvió para nada”.

    Finalmente, el 6 de febrero de 1918 el parlamento británico adoptó la ley sobre la representación popular que permitió que ocho millones de mujeres, de más 30 años, fueran sumadas al censo electoral.

    Hubo que esperar todavía diez años para que las mujeres pudieran votar a los 21, como los hombres.

    “Aquellas que lucharon para instituir su derecho -mi derecho, el derecho de todas las mujeres- a votar en las elecciones, a ser candidatas y a ocupar plenamente su lugar en la vida pública, lo lograron afrontando una feroz oposición”, dijo May en su discurso en Manchester, cuna de Pankhurst.

    “Perseveraron pese a todo el peligro y el desaliento porque sabían que su causa era justa”, añadió May, apelando a la tolerancia con la discrepancia y la lucha de las minorías.

    “Aunque hay mucho que celebrar, me preocupa que nuestro debate público se está volviendo agresivo. Que para muchos, discrepar es cada vez es más difícil”.

    “Persisten las injusticias para las mujeres, para el colectivo LGBT, los negros y los británicos de minorías étnicas, para quienes vienen de familias más pobres y para los discapacitados”, enumeró la primera ministra.

    El centenario llega con otros frentes abiertos, como el de la brecha salarial entre hombres y mujeres, que ha provocado un escándalo en la BBC británica, o el de los abusos sexuales, tras las revelaciones sobre el poderoso productor cinematográfico estadounidense Harvey Weinstein o la cena benéfica para empresarios de Londres en la que hubo manoseos a las azafatas, tal y como reveló una periodista encubierta.

    La lucha de las sufragistas británicas es quizás la más notoria de su clase, pero hubo otras heroínas como la uruguaya Paulina Luisi, la brasileña Bertha Lutz o la mexicana Elvia Carrillo.

    De hecho fue Nueva Zelanda el primer país del mundo en aprobar el voto femenino, en 1893, seguida por Australia, en 1902, Finlandia en 1906 y Noruega en 1913.

    La Unión Soviética lo aprobó en 1917, Alemania en 1918, Estados Unidos en 1920, Uruguay en 1927, España en 1931 y Brasil en 1932, mientras que en Francia hubo que esperar a 1944 y en Suiza mucho más, hasta 1971.

    Hoy en día siguen existiendo restricciones en algunos países, como en los del Golfo.




    Sufragistas españolas posan en Madrid, en la calle de Alcalá, hace 100 años.
    En España el voto de la mujer tuvo que esperar a la Segunda República.

    0 0

    Fuerzas kurdas Assayech
    El viernes la ONG Human Rights Watch acusó a las milicias peshmergas del Gobierno Regional del Kurdistán irakí de perpetrar crímenes de guerra contra los yihadistas del Califato Islámico que tenía encarcelados en Al-Maliha, a 70 kilómetros al noroeste de Mosul.

    Lama Fakih, directora adjunta de la ONG para Oriente Medio, leyó un comunicado de denuncia que se apoya en los relatos de un antiguo miembro de los peshmergas y seis civiles (1). Según estas fuentes, los milicianos kurdos encarcelaron a un número indeterminado de irakíes y extranjeros en el centro escolar de Al-Maliha.

    Luego los servicios de seguridad kurdos Assayech los trasladaron a la cárcel de Shiglia, a unos 45 kilómetros de distancia, y posteriormente a dos lugares cercanos a la localidad de Zumar, donde los ejecutaron y entrerraron en fosas comunes.

    Las pruebas que presenta Human Rights Watch dan la impresión de que durante una semana los kurdos han llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales masivas por la noche, estimando que centenares de yihadistas han sido ejecutados por ese procedimiento.

    En 2015 Amnistía Internacional lanzó una acusación similar contra las milicias kurdas YPG, que habrían cometido crímenes de guerra al provocar el “desplazamiento deliberado de miles de civiles”árabes y turcomanos y la destrucción de pueblos enteros habitados por estas etnias en el territorio bajo su control (2).

    En una guerra nadie se libra de cometer crímenes de guerra o, por lo menos, de ser acusado de cometerlos. En 2013 la ONU aseguró que tanto el ejército regular como “los rebeldes” los estaban cometiendo porque atacaban“a la población civil”(3). Pero si la Guerra de Siria es una “guerra civil” o un levantamiento de “la población civil”, ¿a quién hay que atacar?, ¿dónde está la línea de separación entre civiles y combatientes?

    No existen guerras humanitarias, ni ejércitos humanitarios. Los Convenios de Ginebra no forman parte de los manuales de instrucción de los reclutas en los cuarteles militares.

    (1) https://www.hrw.org/news/2018/02/08/kurdistan-regional-government-allegations-mass-executions
    (2) https://elpais.com/internacional/2015/10/12/actualidad/1444686889_203833.html
    (3) https://es.wikinews.org/wiki/ONU_denuncia_cr%C3%ADmenes_de_guerra_y_lesa_humanidad_en_Siria

    0 0

    Con apenas 14 años, la menor Maravillas Lamberto fue secuestrada junto a su padre y fusilada. Antes de morir fue violada delante de su progenitor. Los verdugos fascistas, conocidos e identificados por los lugareños, nunca pagaron por sus crímenes. No tenían alma ni corazón. Mucho menos piedad. Sólo les movía el placer de humillar y matar, independientemente de la edad o situación de la víctima. Nada, absolutamente nada, parecía detenerles.

    Maravillas lo experimentó en carne propia. Nunca mejor dicho. Nunca tan terriblemente dicho. Tenía 14 años. Y ellos, los verdugos que enarbolaban la bandera franquista, la violaron repetidamente delante de su padre. Cuando se cansaron, o parecían cansarse, la sometieron por última vez. Y entonces sí, también con su progenitor de testigo, la fusilaron. Para ella ni siquiera hubo una cuneta: según distintos relatos, sus restos fueron arrojados a los perros.

    “La noche los vio entrar
    eran hombres sin luz
    venían a todo gritar
    eran la muerte azul”


    Así dicen las primeras estrofas de “Maravillas”, escrita y cantada por el músico navarro Fermín Valencia. Este frío sábado de febrero, la canción-himno recorrió el aire gélido de Lezkairu, uno de los barrios más nuevos de Pamplona. La emoción también estaba en el aire, donde se mezclaba con la rabia y el dolor: desde esta mañana, la plaza de esta zona de la capital navarra lleva el nombre de Maravillas Lamberto. El acto, tan emotivo como simbólico, fue impulsado por el ayuntamiento.

    En una Navarra que suma 3.500 víctimas del franquismo, el nombre de esta niña resume los sufrimientos de cada una de ellas. “Es un símbolo de la fuerte represión que hubo en este territorio”, comenta el presidente de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra (AFFNA-36), Jokin de Carlos Mina, también presente en el acto. Junto a él estaba Josefina Lamberto, la única hermana de Maravillas que aún vive y que entonces, cuando la muerte llegó a su casa, tenía siete años. Es, por tanto, el último relato viviente del horror vivido aquel 15 de agosto de 1936 en Larraga, el municipio situado a unos 40 kilómetros de Pamplona donde vivía junto a su familia.

    Era de noche. De repente, sonó la puerta. El mensaje era claro: o la abrían, o la tiraban. Así lo advirtieron los dos guardias civiles del puesto de Artajona que se presentaron en el hogar de la familia Lamberto. “Hicieron levantar a mi padre, que estaba en la cama. Mi hermana Maravillas, que sabía lo que estaba pasando esos días en el pueblo, les preguntó qué le iban a hacer”, recuerda Josefina.

    Los temores ya rondaban desde hacía varios días. Vicente Lamberto, marido de Paulina Yoldi y padre de Maravillas, Josefina y Pilar (ya fallecida), era un humilde campesino afiliado a UGT. Con eso era suficiente para que los falangistas del pueblo lo pusieran en la diana. Primero amenazaron con expulsarle de Larraga. Luego optaron por ir a buscarle a casa, despertarle a punta de metralleta y llevárselo para siempre. Maravillas pidió ir con él. Los captores, que sabían cómo transcurrirían las horas posteriores, cogieron a la niña y la subieron al camión. En este secuestro participaron, además de los dos agentes de la Benemérita, el falangista Julio Redín Sanz y otro hombre que fue identificado como “el hijo del churrero de Larraga”.

    El relato más terrible de la represión franquista en Navarra se completa con una serie de hechos difíciles de describir con palabras. Vicente fue encerrado en el calabozo del ayuntamiento, y Maravillas fue subida a la Secretaría. Allí comenzaron las violaciones. “En el pueblo cuentan que se oían sus gritos”, dice el presidente de AFFNA-36. El calvario duró, como mínimo, lo que dura una noche de verano. “A la mañana siguiente–apunta Josefina-, los vecinos vieron salir a mi hermana con la ropa destrozada”.

    Maravillas y su padre fueron llevados hasta el término municipal de Ibiricu, situado a unos 40 kilómetros de Larraga. Según reconstruye el historiador Iñaki Egaña en el libro “Los crímenes de Franco en Euskal Herria. 1936-1940” (Editorial Txalaparta), el vehículo se detuvo a la altura del kilómetro 12 de la carretera de Estella a Etxarri Aranaz. “La volvieron a violar delante de su padre y luego los mataron a ambos”, añadió De Carlos Mina.

    En ese contexto, Egaña incluye en su obra el testimonio de un vecino de la zona que fue recogido en su momento por el historiador navarro José María Jimeno Jurío. “Tardaron en descubrir el cadáver de Maravillas una semana. Lo descubrieron por el olor. Era verano, tiempo de mucho calor, y se descompuso. Además, los perros le habían comido los gordos de las piernas. Porque estaba desnuda del todo. Desnuda del todo. Eso ya nos acordamos bien. Hubo que matar a los perros por eso. Tratamos de cogerla para llevarla a enterrar a esa huerta nuestra, pero no se podía. Estaba destrozada por los perros y los gusanos. Así que bajaron al pueblo, trajeron de la trilladora de Ibiricu gasolina y la quemaron. No quedó nada de ella. Hasta el pueblo bajó el olor de carne quemada”, describió el lugareño.

    Siguiendo la tónica habitual, los autores de este crimen disfrutaron la absoluta impunidad. De nada sirvió que en Larraga todos conocieran sus nombres. En cualquier caso, Josefina se niega a bajar los brazos. No lo hizo cuando era una niña y vio cómo se llevaban a su hermana y a su padre. Tampoco cuando los franquistas, para aumentar el dolor y el daño, les robaron la tierra que trabajaban. Su madre incluso acabó en la cárcel. Tras ser puesta en libertad, se marchó a vivir con sus dos hijas a Pamplona, la ciudad que hoy, por fin, dedica una plaza a Maravillas.

    “La muerte no fue capaz
    de sepultar tu mañana
    ni podrá pintar de olvido
    la acuarela de tu alma”

    Así continúa la canción de Fermín Valencia que este sábado volvió a conmover a los presentes en la plaza de Lezkairu. “Desde el ayuntamiento hemos hecho distintas cosas en torno a la memoria, pero posiblemente este acto sea, a nivel emocional, el más sentido”, confesaba a este periódico el concejal de EH Bildu y tercer teniente de alcalde Joxe Abaurrea, una de las personas que se involucró para conseguir que la plaza de este barrio lleve el nombre de Maravillas. “Su historia es un ejemplo de hasta dónde puede llegar el nivel de brutalidad de un ser humano –subrayó el responsable municipal-. Del mismo modo, también nos muestra hasta dónde fue capaz de llegar el régimen fascista”.

    La historia no termina ahí. Josefina, que acabó haciéndose monja y fue una de las fundadoras de la asociación AFFNA-36, consiguió llevar los asesinatos de su hermana y su padre hasta un juzgado de Buenos Aires: desde hace cuatro años, el caso de la familia Lamberto forma parte de la querella contra los crímenes del franquismo presentada en Argentina. Las esperanzas, en cualquier caso, siguen siendo pocas. “Sabemos quiénes siguen mandando en este país, y también sabemos que nunca va a haber justicia para los nuestros”, afirma el presidente del colectivo memorialista. 82 años después, la sombra de la impunidad sigue cubriendo el cielo de Navarra.

    http://m.publico.es/politica/2031584/maravillas-lamberto-la-nina-violada-y-asesinada-por-falangistas-jamas-sera-olvidada-en-pamplona

     

    0 0

    En Siria la bandera de la URSS también desfila
    Darius Shahtahmasebi publica unas apasionantes reflexiones en Information Clearing House (*) sobre los motivos por los que Rusia no hace nada ante los bombardeos israelíes contra Siria. ¿Por qué Rusia los consiente?, ¿acaso es un apoyo discreto a Israel?, sugiere un lector.

    La pregunta se puede extender a otros aliados del gobierno de Damasco, como Irán o Hezbollah, o al propio gobierno. ¿Por qué nadie hace nada?, ¿se debe a que Israel amenaza con lanzar bombas nucleares contra cualquier objetivo?, ¿le tienen miedo a Israel?

    Shahtahmasebi comenta que en la pregunta hay varias hipótesis que se dan por supuestas: Rusia puede hacer algo para frenar las agresiones israelíes y, además, está obligada a hacerlo.

    Nosotros añadimos una tercera que también se podría poner encima de la mesa: lo que quiere Israel es precisamente provocar que alguien haga algo, que siempre ha sido muy típico de las tácticas sionistas.

    Por su parte, Shahtahmasebi comenta que no está de acuerdo con ninguna de las dos hipótesis que, a falta de argumentos, siempre conducen a una paradoja hipócrita:

    a) todo lo que hace Rusia está mal, es erróneo
    b) cuando no es así es porque debería hacer más de lo que hace

    Pero, ¿cómo podría Rusia frenar las agresiones isrelíes? Podría haber puesto en marcha su maquinaria diplomática, plantear una queja al Consejo de Seguridad de la ONU, expresar su protesta en público y en privado, o bien pasar a la acción y abatir alguno de los cazas israelíes.

    Medio siglo de experiencia demuestra que eso se hace sólo para quedar bien ante los espectadores del mundo. A Israel nunca le han frenado las resoluciones de la ONU, los comunicados y las lamentaciones. Ellos sólo entienden el lenguaje de fuerza.

    El sistema ruso de defensa antiaérea se localiza alrededor de las bases de Hmeimim y Tartus, escribe Shahtahmasebi, porque la aviación israelí, a diferencia del ejército de tierra, está muy bien preparada y guarda un distancia de seguridad con los misiles rusos.

    Pero supongamos que un misil ruso alcanza a un bombardero israelí, ¿qué pasaría? A la inversa, supongamos que es el bombardero israelí el que destruye un arsenal ruso. ¿Cómo debería reaccionar Rusia?, ¿debería declarar la guerra a Israel?, ¿debería atacar?

    La respuesta ya la sabemos: en noviembre de 2015 Turquía derribó un caza ruso en la frontera de Siria, mató al piloto Oleg Peshkov y no ocurrió nada de eso; ni siquiera tomaron represalias contra los turcos.

    El sistema antiaéreo ruso en Siria es -con gran diferencia- el más avanzado del mundo y podría acabar con una parte de la aviación israelí, pero son pocos y no bastarían para acabar con todos ellos. Por el contrario, un ataque sostenido de los cazas israelíes sí podría acabar con las defensas antiaéreas rusas en Siria.

    Por lo tanto, si Rusia no incrementa la escala de sus operación aéreas en Siria, está condenada a una derrota sin paliativos frente a Israel, por lo que se impone el principio número uno de cualquier estrategia militar: no te metas en ninguna guerra que no estés en condiciones de ganar.

    La segunda hipótesis es: ¿tiene Rusia alguna obligación de frenar los bombardeos israelíes contra Siria? Es una pregunta muy extendida desde que en 2014 se produjo el Golpe de Estado en Kiev. Algunos están convencidos de que los entuertos que el imperialismo causa a los países del mundo tienen que ser resueltos por Rusia.

    Pero formulen Ustedes la pregunta al revés: ¿qué países han corrido en auxilio de Rusia cuando lo ha necesitado?, ¿en la guerra de Chechenia?, ¿en la de Georgia?, ¿la de Osetia del sur?, ¿la de Abjasia?, ¿en la anexión de Crimea?

    No tienen más que acudir a las hemerotecas para recordar las declaraciones públicas de los mandatarios del mundo en esos conflictos. Repasen las votaciones en la ONU de los diferentes países. Recuerden lo que dijeron los países árabes “amigos” durante la Guerra de Kosovo...

    ¿Quién pagará los gigantescos gastos del despliegue del ejército ruso en Siria?, ¿quién consolará a los familiares de los soldados rusos que han muerto en el campo de batalla?, ¿el gobierno de Damasco?, ¿Irán?, ¿Hezbollah?, ¿la Liga Árabe? ¿la Organización de Cooperación Islámica?

    En este tipo de debates lo único que se olvida es justamente lo principal, que es lo que Putin no se ha cansado de repetir y nadie le ha hecho ni caso: el ejército ruso está en Siria defendiendo los intereses de Rusia y por eso su despliegue es limitado. A partir de ahí podemos empezar a entender los demás asuntos de Oriente Medio, que Rusia no puede resolver si los países implicados no los resuelven por sí mismos.

    Pero que no se confunda nadie; también aquí hay un punto de partida obvio: en Oriente Medio al imperialismo y sus acólitos no les interesa resolver ningún problema, sino más bien todo lo contrario.

    Si no confundimos las cosas, lo cual es bastante corriente, caeremos en la cuenta de que, en efecto, Rusia no sólo ha defendido a Siria en el terreno militar sino que ha apoyado siempre al gobierno de Bashar Al-Assad por un principio también muy simple y muy sencillo: el gobierno de Damasco es el único que tienen la legítimidad en Siria.

    A partir de ahí se puede avanzar cuanto se quiera: si dicho gobierno no sirve a los intereses de la población siria, o los contradice, es algo que sólo concierne decidirlo a ella.

    Aparte de Rusia, el país que más ha trabajado por Siria durante la guerra, ha sido Irán que, lo mismo que Rusia, tampoco es un país árabe, lo cual está teniendo efectos contraproducentes porque la reacción árabe se preocupa mucho en ponerlo de manifiesto a cada paso para alinearse en favor de Estados Unidos e Israel.

    Tiene absoluta razón el dirigente de Hezbollah, Hassan Nasrallah, cuando califica a los países árabes de traidores y cómplices del imperialismo y el sionismo.

    Si eso está claro podemos pasar al otro aspecto de la cuestión, que es la alianza entre Siria, Rusia, Irán y Hezbollah, un compromiso singular porque no aparece en ningún tratado mutuo de defensa, por lo que son independientes: ninguno tiene ninguna obligación hacia el otro.

    Eso también requiere una explicación. Todas esas partes tienen objetivos comunes y otros que no lo son. Ninguno de ellos puede ni debe verse involucrado en batallas que no le conciernen. En noviembre de 2015 Siria, Irán o Hezbollah no podían declarar la guerra a Turquía por haber derribado el caza ruso. El tiempo ha demostrado que eso hubiera sido un gravísimo error.

    En una guerra nadie se puede andar por las ramas: los bombardeos de Israel demuestran que el desenlace de la Guerra de Siria es uno de los mayores desasatres para sus planes. Israel ha sido uno de los grandes derrotados en los campos de batalla de Siria y Rusia ha contribuido a ello de una manera muy importante.

    Eso no quiere decir que Rusia deba ignorar la potencia militar de Israel en ninguna parte del mundo, y menos en Oriente Medio, no sólo por su armamento nuclear sino por sus estrechos vínculos con Estados Unidos.

    La relación de Rusia con Israel es compleja, viene de lejos y no va a cambiar -si es que tiene que hacerlo- de la noche a la mañana. Los hechos decisivos que marcarán el futuro de Siria y de Oriente Medio son los siguientes:

    a) hay una parte que demuestra interés por resolver los complejos problemas de la región y no por aumentarlos, ni por crear otros nuevos

    b) en la mesa de negociaciones donde esos problemas se discuten no están ni Estados Unidos, ni Israel, ni los países del Golfo

    c) Rusia no trata ni a Siria, ni Irán, ni a Hezbollah de la manera que el imperialismo pretende, como parias, sino todo lo contrario: como protagonistas en la lucha por la paz y en la resolución de los problemas de Siria y Oriente Medio

    Una causa justa, como la que persigue el Eje de la Resistencia en Oriente Medio, no busca enemigos; no lo necesita porque son los enemigos los que les buscarán a ellos para aplastarlos.

    (*) http://www.informationclearinghouse.info/48576.htm


    0 0

    La última película de Steven Spielberg sobre los Papeles del Pentágono (“The Post”) es una excusa para que los espectadores, sobre todo los más jóvenes, descubran un período de la historia del siglo XX, la Guerra de Vietnam, que influyó mucho en los más veteranos.

    El guión relata la filtración a la prensa (New York Times y Washington Post) en 1971 de una masa gigantesca de material documental sobre la Guerra de Vietnam. Es lo más viejo del mundo: la historia oficial, todo lo que sobre Vietnam habían contado en Estados Unidos desde los tiempos de Truman, era mentira, pero algunos tragan con carros y carretas, hasta que llega la maravillosa prensa “made in USA” y les saca de su estupor.

    ¿Qué había contado esa prensa antes de la filtración de 1971? Las mismas mentiras que los portavoces de la Casa Blanca, los políticos y los parlamentarios.

    Luego llega Hollywood para que saquemos la siguiente conclusión y nos la metamos en nuestra cabeza: una prensa libre como la que disfrutan en Estados Unidos (y no en otros países como la URSS) es imprescindible porque sirve de contrapeso al poder político y bla, bla, bla, bla, bla... Los verdaderos héroes de la democracia no son los políticos sino los periodistas y bla, bla, bla, bla....

    Vean una de las primeras mentiras: los Papeles del Pentágono son 4.000 volúmenes de documentos que ningún periódico ha publicado nunca, entre otras razones porque es materialmente imposible.

    La segunda mentira: el filtrador, un espía con mala conciencia llamado Daniel Ellsberg, tampoco filtró todos los papeles sino sólo algunos. Por ejemplo, no informó de que el presidente Johnson estaba negociando la retirada con los malvados (el Vietcong).

    La tercera: la publicación de los Papeles no supuso ningún riesgo para la prensa porque lo autorizó expresamente el Tribunal Supremo. El levantamiento del secreto para que se pudieran difundir íntegramente no se levantó hasta... 2011. Sólo pasaron 40 años más.

    La cuarta es muy importante: el Tribunal Supremo autorizó la publicación parcial de algunos de los documentos porque en Estados Unidos las movilizaciones contra la guerra eran un clamor popular, una insurrección cotidiana. De lo contrario hubieran dado el acostumbrado carpetazo.

    Moraleja: sin una lucha tenaz en la calle, no hay leyes, ni derechos, ni tribunales, ni libertades, ni democracia, ni nada de nada.

    Robert MacNamara
    Aquí ya hemos desnudado en más de una ocasión al Washington Post, entre otros estafadores, sobre los que podemos seguir contando batallitas sin parar, como su silencio en el caso Irán-Contra: el presidente Reagan vendiendo armas clandestinamente al eterno enemigo iraní en 1981 para financiar así a los terroristas que luchaban contra el gobierno sandinista en Nicaragua (también clandestinamente).

    El Washington Post conoció desde el primer momento que su país estaba financiando a los teroristas nicaragüenses (¿les suena esto?) y no lo publicó. ¿Dónde quedó su heroísmo?, ¿dónde estaba la prensa independiente?, ¿dónde los contrapesos del poder político?

    Pero la cosa es aún más fuerte: la afamada editora del periódico, Katherine Graham (Meryl Streep en la pantalla), había pasado un fin de semana en compañía del no menos famoso Henri Kissinger hablando de los papeles antes de su publicación. Nadie se los filtró; ya los conocía.

    En la película la larga velada se resuelve con un cara a cara entre Graham y Robert MacNamara, secretario de Defensa de 1961 a 1968 bajo las presidencias de Kennedy y Johnson. La editora demuestra mucha familiaridad con el jefe del Pentágono y le reprocha haber ordenado la compilación de toda la gran masa documental y, a pesar de ello, continuar con la guerra de agresión que los imperialistas no podían ganar.

    Al aspecto fundamental de todos los Pepeles del Pentágono, las movilizaciones populares, hay que sumarle, pues, el otro punto capital: que en las altas esferas todos sabían, al menos desde 1971, incluida la prensa, incluido MacNamara, que habían perdido la guerra. Pero, ¿qué hubiera ocurrido si creyeran que la podían ganar?

    La deducción es: la publicación de los Papeles del Pentágono no se hizo con propósitos pacifistas, sino para presionar a la Casa Blanca a fin de que buscara una salida honrosa, negociada, que disimulara una derrota en toda regla. No se trataba de la paz sino de guardar las apariencias.

    No podemos dejar de mencionar al presidente Nixon, porque la publicación de los papeles se produce dos años antes del Golpe de Estado periodístico de Watergate. Nixon es el presidente más amortizado del siglo XX y en Washigton sus alias circulaban de boca en boca: “Dick” el mentiroso, el tramposo, el estafador...

    Nixon abandonó la paridad del dólar con el oro, bombardeó Camboya salvajemente (más de medio millón de toneladas) sin autorización del Congreso, negociaba con la URSS y con China, orquestó el Golpe de Estado contra Allende en Chile en 1973... La película deja claro que en 1971 los demócratas ya preparaban la caída de su presidente, como ahora preparan la de Trump.

    ¿Qué deben esperar de la película? Una extraordinaria puesta en escena, como todas las de Steven Spielberg, un sionista de primera línea, que en 2006 financió al criminal Estado de Israel con un millón de dólares por la criminal agresión contra Gaza. Spielberg está en la línea de todos los demócratas “made in USA”. Forma parte de eso mismo que denuncia.

    0 0

    Vania Alleva, presidenta del sindicato UNIA
    Suiza conmemora este año el centenario de la huelga general. Durante mucho tiempo olvidado, este instrumento de lucha de clases recupera su popularidad en el país de la paz laboral, afirma Vania Alleva, presidenta de UNIA, el sindicato más importante de Suiza.

    En Suiza, la huelga no solo forma parte de los libros de historia. Desde comienzos de la década de 2000, los conflictos colectivos de trabajo han aumentado, afectando a sectores que hasta entonces nunca habían conocido paros laborales.

    En noviembre de 1918, Suiza se vio afectada por una huelga general, punto culminante de los violentos conflictos sociales que se habían gestado hacia el final de la Primera Guerra Mundial en varios países europeos. El 12 de noviembre, cerca de 250.000 obreros, entre ellos muchos ferroviarios, respondieron a la llamada del Comité de Olten, compuesto por miembros del Partido Socialista y por sindicalistas.

    Todo el país estuvo paralizado por la huelga. Los disturbios más graves tuvieron lugar en Granges, en el cantón de Solothurn, donde el ejército dio muerte a tres huelguistas el 14 de noviembre. Frente a la intransigencia del Consejo Federal, que amenazaba con dar la orden al ejército de disparar a los huelguistas, el Comité de Olten cedió y la gente volvió a sus lugares de trabajo el 15 de noviembre. A pesar de haber durado solamente tres jornadas, la huelga general es considerada hoy como el conflicto social más importante en la historia de Suiza.

    La obra “Huelgas en el siglo XXI” está coescrita por la presidenta de UNIA, Vania Alleva, de 49 años de edad, la primera mujer que preside el sindicato, la organización de defensa de los derechos de los trabajadores más importante del país, con 200.000 afiliados. El libro se publica con ocasión del primer centenario de la huelga general, que el sindicato UNIA rememora y preserva con sus emblemáticas huelgas de los últimos años en Suiza.

    Con la capitulación de la izquierda se consideró durante mucho tiempo como un fracaso la huelga general de 1918. ¿También ha dejado una herencia positiva?

    Vania Alleva: A pesar de haber sido brutalmente reprimido por el ejército, ese movimiento sindical, el más importante en la historia de Suiza, ha fructificado. En los años sucesivos fueron reconocidas numerosas reivindicaciones expresadas en la época: el Seguro de Vejez y Viudedad (AVS), los convenios colectivos de trabajo (CCT), la semana laboral de 48 horas, y también el voto de las mujeres. Se trata de avances importantes de los que, cien años más tarde, todavía se benefician las trabajadoras y los trabajadores en este país.

    ¿Serían los suizos aún capaces de hacer valer sus intereses en una acción colectiva de esta envergadura?


    V.A.: Las condiciones para una movilización de estas características no se dan en la actualidad. No obstante, asistimos desde hace una veintena de años a un resurgimiento de los conflictos sociales en Suiza. Mientras la huelga había prácticamente desaparecido después de la Segunda Guerra Mundial, ha vuelto a encontrar su razón de ser como instrumento de lucha legítima en manos de los asalariados. Y no solamente entre los obreros del sector de la construcción o de la industria, que conocen una vigorosa tradición de movilización: cada vez más alcanza también a los trabajadores de cuello blanco, poco acostumbrados a luchar colectivamente por sus derechos.

    ¿Por qué?

    V.A.: Durante las décadas de la posguerra, con una buena coyuntura, fue posible lograr avances en la mesa de negociación. Pero desde la crisis económica y el giro neoliberal de los años 1990, la colaboración social se ha visto muy lastrada. La patronal se ha debilitado, se mantiene firme en posiciones más ideológicas y muchas veces ya no está arraigada en la cultura de la cooperación social suiza.

    Por eso, muchos empresarios ya no reconocen a las trabajadoras y a los trabajadores como socios con quienes negociar en condiciones de igualdad. Esta situación aumenta las tensiones y a veces es necesario recurrir a la huelga para obligar a los patronos a sentarse a dialogar.

    https://www.swissinfo.ch/spa/100-a%C3%B1os-desde-la-huelga-general-suiza/43871816

    0 0

    El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España por el “trato inhumano y degradante” de la Guardia Civil a los detenidos Igor Portu Juanenea y Martín Sarasola Yarzabal. Tres de los siete magistrados calificaron los hechos como"torturas". También condena a España por no investigar las denuncias de los detenidos.

    Los dos detenidos, que cumplen condena en las prisiones de Córdoba y Jaén, fueron detenidos en Euskadi el 30 de diciembre de 2006 y sometidos a incomunicación. Varios informes médicos constataron diversas lesiones. Portu necesitó atención médica durante 27 días y Sarasola, 14

    El fallo concluye que España vulneró la prohibición de tratos inhumanos o degradantes en su aspecto material (el maltrato en sí) y procesal (no investigarlo), que recoge el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

    Es la novena vez que este Tribunal condena a España por no investigar de manera diligente denuncias de torturas por parte de los detenidos.

    Tres de los siete miembros de la Sala, no obstante, emitieron un voto particular en el que calificaron los hechos como torturas. Según el fallo del Tribunal de Estrasburgo, las lesiones "están suficientemente demostradas", se produjeron cuando "estaban en manos de la Guardia Civil" y su existencia "no ha sido negada ni por el Tribunal Supremo ni por el Gobierno (español)".

    El Tribunal señala que "la responsabilidad debe ser imputada al Estado" y cuatro de los siete jueces de la Sala Tercera votaron a favor de que el Estado indemnice a los dos torturados, Igor Portu Juanenea y Martín Sarasola Yarzabal, con 30.000 y 20.000 euros, respectivamente, por daños morales.

    Los dos detenidos denunciaron que en el traslado hasta el cuartel de Intxaurrondo recibieron "patadas y golpes" y posteriormente "fueron golpeados por agentes de inteligencia". Tras ser examinados al día siguiente por dos médicos forenses, Portu fue hospitalizado y Sarasola conducido a Madrid y puesto en detención incomunicada.

    La Audiencia Provincial de Guipúzcoa condenó en 2010 a cuatro agentes de la Guardia Civil a diferentes penas "por delitos de torturas graves", que el Tribunal Supremo anuló un año después.

    0 0

    Policía ucraniana en la Plaza Maidan
    Podría ser el relato de cualquier Revolución de Colorines o de una de esas Primaveras Árabes que sacudieron al mundo con las montañas de mentiras que repiten -infatigables- los corresponsales de la CNN, la BBC, Telecirco y demás.

    Es como si ya lo hubiéramos leído antes: Alexander Revazishvili, un francotirador georgiano de élite que estuvo en febrero de 2014 en la Plaza Maidan, en Kiev, acribillando a la multitud que se manifestaba, confiesa su crimen y da el nombre de los que le acompañaron en la matanza.

    Fue un perfecto tiro al blanco, como en las antiguas ferias de los pueblos, pero contra personas reales. Los nombre de los pistoleros no nos dicen nada, pero hay que dejar constancia de sus nombres: el actual jefe del Comité de la Verjovna Rada de Seguridad Nacional y Defensa, Sergei Pachinsky, disparó ráfagas cortas con un fusil automático, el diputado de la Verkhovna Rada, Vladimir Parasyuk junior, disparó con una carabina Saiga y su padre con un rifle SCS.

    A través de su abogado, Revazishvili ha afirmado que está dispuesto a declarar ante los tribunales ucranianos.

    Según otro mercenario georgiano, Koba Nergadze, el asesor del antiguo presidente georgiano Mijail Saakashvili, Mamuk Mamulashvili, actual jefe de la Legión Georgiana que luchaba junto a las fuerzas de seguridad ucranianas, le invitó para ir a Ucrania con otros francotiradores. Nergadze dijo que su equipo cobró 10.000 dólares y les prometieron otros 50.000 al regresar de la matanza.

    A mediados de diciembre, los abogados del antiguo presidente ucraniano Viktor Yanukovych presentaron pruebas de la presencia de mercenarios georgianos en la sesión judicial de Kiev sobre la acusación de alta traición en la matanza de la Plaza Maidan de 2014.

    Alexander Goroshinsky, abogado de los antiguos miembros del Berkut, las fuerzas de élite de la policía ucraniana, relató los detalles del tiroteo de febrero de 2014. Según él, los mercenarios se dividieron en equipos de 10 francotiradores y dispararon indiscriminadamente contra manifestantes y policías. Añadió que para el cumplimiento de la misión, a los mercenarios se les prometió una recompensa de 5.000 dólares.

    https://vz.ru/news/2018/2/13/908013.html

    0 0

    Tanque estadounidense con pebellón kurdo
    El gobierno de Damasco apoya a las fuerzas kurdas en Afrin frente a los ataques del ejército de Turquía. Ambas partes han llegado a un acuerdo para permitir el envío de refuerzos a Afrin desde otras áreas dominadas por los kurdos, como Kobani y la región de Yazira.

    El portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Kino Gabriel, ha declarado que hay diferentes maneras de obtener refuerzos para Afrin, pero la ruta fundamental es a través del territorio controlado por el gobierno sirio.

    Gabriel aseguró que los kurdos han acordado con el gobierno sirio establecer la seguridad en Afrin y enviar equipamientos a esta región. El portavoz kurdo agregó que el gobierno sirio entrega tanto la ayuda humanitaria como logística a los kurdos en la capital.

    Según las fuentes locales, esta ayuda a los kurdos impide el avance de las tropas turcas, por lo cual los enfrentamientos durarán más tiempo.

    El pasado 20 de enero Turquía inició la operación terrestre “Rama de Olivo” contra YPG, la milicia kurda apoyada por Estados Unidos, en la ciudad de Afrin, en la cual han participado 6.400 militares turcos.

    El detonante de la invasión fue el plan anunciado por el imperialismo para crear una fuerza fronteriza en Rojava integrada por kurdos, lo que suponía un refuerzo del apoyo que Estados Unidos presta a YPG en el norte de Siria, una fuerza a la que Ankara considera como “terrorista”.

    Estados Unidos ha enviado armas en reiteradas ocasiones a los kurdos con el pretexto de combatir al Califato Islámico. Sus planes buscan frenar el avance del ejército regular hacia las posiciones yihadistas.

    http://alwaght.com/es/news/124037

    0 0

    Neonazis de la Druzhyna por las calles de Kiev

    Desde el Golpe de Estado de 2014 apenas hemos vuelto a saber sobre Ucrania. Prácticamente todo lo relacionado con la guerra civil que asola el este del país pasa desapercibida.

    El 4 de febrero grupos de ciudadanos salieron a las calles de Kiev. Estaban protestando, lo que no es nada nuevo, desde los estertores de Yanukovich, los ciudadanos insatisfechos con su Estado y el órgano dirigente han aumentado, hasta transformarse en una costumbre casi semanal.

    Los ciudadanos protestaban contra la llamada “Druzhyna”, una organización parapolicial que, en algunas ciudades, está asumiendo la labor de la policía.

    Estos voluntarios se acogen a la ley “Sobre la participación ciudadana en la protección del orden público y la frontera del Estado” que permite a organizaciones privadas patrullar las ciudades junto a la policía. Dicha ley les permite solicitar la documentación y permiso de conducción a los ciudadanos, escribir citaciones por delitos menores, detener y entregar personas a la policía, ingresar a estadios o cines para detener a individuos e incluso usar fuerza física, gas pimienta o armas traumáticas y otros instrumentos especiales para la defensa de los ciudadanos y los edificios administrativos contra los disturbios masivos.

    Sin embargo, ya han manifestado que harán esto aunque no haya presencia de la policía, ya que no la ven capacitada para asegurar la ley y el orden, por lo que ya están actuando contra grafiteros, camellos o salas de juegos ilegales.

    La Druzhyna es una milicia, formada generalmente por veteranos de la ATO (Anti Terrorist Operation), que ya sea por desmovilización, incapacidad u otros compromisos, ha dejado de servir en el frente, al este del país, y han retornado a sus hogares.

    Ha sido creada por Ihor Kashka, Artem Klimin y Maksym Klymka, los tres veteranos de la guerra. La organización está presente ya en 18 regiones del país y en varias ciudades como Cherkassy o Lustk, y es ya considerada una organización civica de protección del orden público. Cuenta con 600 militantes en Kiev donde están reconocidos como ONG, a la espera de legalizar sus papeles. Tienen más de 1.000 miembros en todo el país.

    Los jefes ocupan el cargo de directores de la milicia, la cual constituye el brazo armado del partido político Cuerpo Nacional fundado en 2016 por Andriy Biletsky, el hombre que de verdad dirige los hilos, actual parlamentario en la Verjovna Rada (Rada suprema) de Ucrania, cargo que obtuvo en 2014 gracias al presidente Poroshenko por su labor en la ATO.

    Desde 1991, cuando Ucrania se independizó, Biletsky ha saltado de un partido político a otro continuamente en busca de una oportunidad en donde arraigar sus ideas fascistas. Antes de fundar el Cuerpo Nacional en 2016, estuvo desde el inicio de operaciones en la zona ATO, en el Batallón Azov, la conocida organización neonazi.

    El monstruo que el imperialismo ha generado en Ucrania tras el derrocamiento de Yanukovich crece para ser utilizado como arma arrojadiza contra Rusia, objetivo último de la OTAN.

    http://www.descifrandolaguerra.es/el-nacional-socialismo-vuelve-a-patrullar-calles-en-europa/





    0 0

    Al menos 120 miembros de ONG británicas cometieron violaciones durante sus misiones internacionales el pasado año según el “Sunday Times”(*). La denuncia se suma a otra similar contra Oxfam, iniciada por el diario “The Times” cuyos miembros contrataron a prostitutas en Haití tras el terremoto de 2010.

    Un antiguo miembro de Cruz Roja y la ONU, Andrew Macleod, asegura que en las ONG existe una pedofilia institucionalizada contra la que no existen respuestas.

    Con una red de 23.000 miembros distribuidos por todo el planeta, el año pasado Oxfam acumuló 87 denuncias de violaciones, los de Save the Children son responsables de otros 31 casos y Christian Aid tuvo conocimiento de 2. La Cruz Roja de Reino Unido ha admitido una pequeña cantidad de casos, que el “Sunday Times” cifra en cinco.

    Otro periódico británico, “The Observer”, detalla también las acusaciones de un antiguo miembro de Oxfam que afirma que en 2006 sus colegas pagaron servicios de prostitución en Chad. El jefe de aquella misión, Roland Hauwermeiren, dimitió en 2011 tras reconocer la explotación sexual de mujeres dentro de su organización que siguió al terremoto de Haití.

    La ministra británica de Cooperación Internacional, Penny Mordaunt, ha exigido hoy a las organizaciones internacionales que reciben fondos públicos que detallen las medidas que adoptarán para evitar nuevos casos de violaciones. “Esperamos que cooperen por completo con las autoridades. Dejaremos de aportar fondos a cualquier organización que no lo haga”, ha declarado. El gobierno británico aportó en el último ejercicio más de 36 millones de euros a Oxfam.

    El escándalo de abusos sexuales estalló el sábado a raíz de un informe confidencial de Oxfam fruto de una investigación interna a la que tuvo acceso el “Sunday Times”. El documento revela que la ONG aceptó la dimisión de tres hombres y despidió a otros cuatro en el marco de una investigación sobre explotación sexual, descargas de pornografía, abusos de poder e intimidaciones.

    Ahora, las organizaciones afectadas afirman haber trasmitido a las autoridades 63 casos, 10 de Save the children y otros 53 de Oxfam, además del despido de al menos 16 miembros. Sin embargo, Hauwermeiren, jefe de Oxfam en Haití, abandonó la organización por voluntad propia sin tener que afrontar ninguna otra acción en su contra.

    Sin embargo, el lunes la subdirectora de Oxfam, Penny Lawrence, dimitió del cargo por los escándalos sexuales en los que se vieron envueltos miembros del personal de dicha ONG en Haití tras el terremoto.

    (*) https://www.thetimes.co.uk/edition/news/charities-reel-as-120-workers-accused-ofsexual-abuse-in-last-year-alone-tcqcm8zb2

older | 1 | .... | 232 | 233 | (Page 234) | 235 | 236 | .... | 281 | newer