Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 197 | 198 | (Page 199) | 200 | 201 | .... | 281 | newer

    0 0

    Yolanda Quintana
    La secretaria general y portavoz de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI), Yolanda Quintana, ha advertido de que el “tan peligroso” marco legal español y “la forma en que se está aplicando permite afirmar sin ninguna duda que la libertad de expresión e información está seriamente amenazada en España”.

    En una entrevista, Quintana ha insistido en avisar de que la libertad de prensa en España está en “claro retroceso” como consecuencia de “un recorte en libertades individuales sin precedentes con las reformas de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, el Código Penal y la Ley de Enjuiciamiento Criminal”.

    La secretaria general de la PDLI considera que “se puede decir, sin exagerar”, que los primeros meses de este 2017 “han sido malos” para los periodistas españoles en cuanto a la libertad de prensa y a la posibilidad de desarrollar con normalidad su función.

    Quintana ha denunciado actuaciones policiales contra periodistas, teniendo que dirigirse al ministro del Interior, José Ignacio Zoido, para exigir el cese de las mismas. “Sólo este hecho, más propio de países autoritarios que de democracias, resume por sí solo la situación”, ha argumentado, para agregar que ha habido también periodistas sancionados e identificados “de forma arbitraria en actos informativos”.

    “Imputados por publicar investigaciones periodísticas, como el exdirector de El Mundo, o amenazados por ahondar en las llamadas ‘cloacas del Estado’ como los de Público. Mientras un solo periodista o informador pueda ser multado, encarcelado o presionado gravemente por el simple hecho de hacer su trabajo, la situación no podrá valorarse positivamente”, ha insistido.

    La libertad de información y de expresión también está amenazada por los “intentos” de recortarla en las redes sociales a través de una posible reforma de la Ley de Protección del Derecho al Honor. Se trata de un “globo sonda” que incluso se ha concretado en alguna proposición no de ley y nos parece peligrosísimo además de innecesario.

    “La ley actual es perfectamente válida tanto para el mundo analógico como para el digital, y los jueces así la están aplicando”, ha añadido.

    Otros riesgos serían las normas administrativas, impulsadas por comunidades autónomas o ayuntamientos, “para recortar la libertad de expresión sin valoración judicial previa, con el argumento de combatir discursos de odio, cuando es algo que el Código Penal ya tiene resuelto, y los problemas son más de medios para su aplicación”.

    La secretaria general de la PDLI considera “urgente” que las reformas de la Ley de RTVE y la de Seguridad Ciudadana “se traduzcan en un cambio profundo de la situación actual, y no sean un mero maquillaje para cubrir el trámite y neutralizar el clamor social que han generado”.

    Además, demanda que se proteja a los alertadores o “whistleblowers”, y que se garantice el anonimato del informante.“Esto supone, entre otras reformas, que se modifique la ley para que la fiscalía pueda dejar de acusar por el delito de revelación de secretos cuando la información obtenida pueda fundamentar la persecución de graves delitos de corrupción y sea de prevalente interés público para la ciudadanía, o la modificación del Código Penal en lo relativo a delitos informáticos”, ha detallado.

    Quintana solicita al ejecutivo de Rajoy, “lo que a cualquier gobierno en un país democrático”. “Un marco jurídico que garantice, y no amenace, la libertad de información; una actuación transparente y de continua rendición de cuentas (es decir, las ruedas de prensa o comparecencias sin preguntas, las dobles agendas o el acceso condicionado a la información estarían fuera de todo lo que es exigible) y ninguna presión directa o indirecta (incluyendo el reparto interesado de la publicidad institucional) a los medios o sus periodistas”, ha concretado.

    Quintana también cree necesario que el Gobierno regule la profesión periodística por ley, “para dar cobertura jurídica a las obligaciones y los derechos de los profesionales de la información en una ley que también regule y garantice el derecho a la información de la ciudadanía”.

    https://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/08/31/el_pdli_denuncia_que_libertad_expresion_informacion_esta_seriamente_amenazada_espana_69061_1012.html

    0 0

    El 12 de agosto falleció Fatima Ahmed Ibrahim, dirigente comunista sudanesa, una de las más importantes luchadoras feministas del mundo musulmán, la primera mujer que fue elegida diputada para un parlamento africano... revolucionaria de vanguardia hasta el último aliento.

    En Gran Bretaña incluso la prensa reaccionaria (The Guardian, Times) tuvo que publicar elogiosas necrológicas de una figura que está en la historia por derecho propio.

    Es posible que Fátima naciera en 1934, pero lo más seguro es fue algo antes, en 1929, y que desde que empezó en la escuela, empezó luchando, protestando y organizando, primero con pintadas murales en las paredes, luego con huelgas, después con una publicación cuyo título an árabe lo decía todo: “La Pionera”. No trataba sobre la mujer sino sobre la lucha de la mujer en el mundo musulmán y africano, cuando en Europa aún (casi) nadie hablaba de ese tipo de asuntos.

    A causa de la pobreza de su familia, no pudo acudir a la universidad, por lo que se dedicó a la enseñanza, mientras escribía incendiarios artículos en la prensa sudanesa con seudónimo.

    En 1952 funda la primera organización de mujeres sudanesas y dos años después se incorpora al Partido Comunista, la única organización política en la que tenían cabida las mujeres, donde funda el periódico“La Voz de la Mujer” con el fin de incorporarlas a la lucha revolucionaria.

    Tras la revolución de 1964 es elegida diputada al parlamento sudanés y al año siguiente se incorpora al Comité Central del Partido Comunista, lo que le pone en primera línea de la represión política. A su marido lo asesinan en 1969 y ella ingresa en la cárcel. A partir de ese momento, la vigilancia y la persecusión política son una constante.

    En 1985 comienza su lucha contra el Frente Islámico de Omar El-Bechir, por lo que vuelve a la cárcel, de la que se libra gracias a una fuerte movilización internacional. En 1990 tiene que marchar exiliada a Gran Bretaña.

    Lo mismo que la Unión de Mujeres Sudanesas, a Fátima le conceden el Premio de los Derechos Humanos de la ONU en 1993 y en 2005 puede regresar a Sudán, donde vuelve a ser elegida como diputada.

    Sus escritos ponen de manifiesto una concepción de la mujer muy alejada de los tópicos que imperan en los países occidentales, propios de una pequeña burguesía radicalizada, unos tópicos que, además de la mujer (por encima de las clases sociales), comprenden al islam, a la noción de “identidad” e incluso de “tradición”, tan repudiados por las ideologías “de género” al uso.

    El feminismo de Fátima es militante, clasista: está con la mujer del Tercer Mundo oprimida en muchos aspectos pero, sobre todo, por el imperialismo. En esa lucha por la liberación, las ideologías“de género” -que no han dedicado ni una línea a glosar la importancia histórica de Fátima- quedarían muy sorprendidas -posiblemente de manera desagradable- por el papel que la sudanesa reserva al islam.

    El feminismo de Fátima es tan revolucionario que -a diferencia del occidental- no se opone a las tradiciones populares sino empieza con ellas, las recupera para no hacer de la mujer africana, negra y musulmana una mala copia de la europea, blanca (colonial y colonialista a la vez). Cuando Fátima habla de “la mujer” no se refiere a un cliché abstracto, a eso que las universidades estadounidenses han calificado como “género” para articular toda una ideología disolvente.

    Para Fátima, como para el movimiento obrero, la emancipación de la mujer es la emancipación de la mujer trabajadora, oprimida por el imperialismo y por el colonialismo. Por lo tanto, es indisociable de la lucha por la revolución socialista.

    Comunismo, feminismo, islamismo... un menú sin duda indigesto, impropio de esos paladares que campan por aquí a sus anchas y que creen haber descubierto algo de lo que una revolucionaria como Fátima ya hablaba cuando ni siquiera habíamos nacido.

    0 0

    La portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova, confirmó el viernes que un grupo armado en Siria tiene acceso a armas químicas.

    Zajárova señaló que hay varios misiles equipados con sustancias tóxicas en uno de los almacenes pertenecientes a este grupo en el poblado de Bosra al-Sham, en la provincia de Deraa al sur de Siria.

    Los terroristas pertenecen al grupo Shabab al-Sunnah y, de acuerdo con fuentes oficiales, planean llevar a cabo un ataque químico para culpar a las fuerzas gubernamentales.

    El grupo comentó que en un depósito de municiones en la provincia de Deraa guarda varios cohetes cargados de sustancias tóxicas y se propone utilizarlos en un poblado situado en Deraa.

    El 4 de abril la oposición siria denunció un supuesto ataque químico en la ciudad de Jan Sheijun, que dejó 80 más de 80 muertos, según la Organización Mundial de la Salud que culpó al gobierno sirio de la tragedia.

    Sin embargo, el gobierno aseguró que nunca empeló sustancias tóxicas ni contra la población, ni contra los terroristas.

    El 7 de abril Estados Unidos atacó con misiles de crucero la base aérea siria de Shairat en la provincia de Homs, desde donde supuestamente se llevó  a cabo el ataque químico, sin esperar al resultado de la investigación.

    https://www.telesurtv.net/news/Rusia-Grupo-armado-en-Siria-posee-armas-quimicas--20170901-0062.html

    0 0

    Corinne Autey-Roussel


    “Existe, por lo que conozco, una única regla en las relaciones internacionales. La injerencia de un país en los asuntos de otros causa resentimientos. Produce un efecto de resultados exactamente opuestos a sus intenciones” (Allen Dulles, director de la CIA, en una conferencia de la National Association of Manufacturers en el hotel Waldorf-Astoria el 3 de diciembre de 1947)

    Crecida por el éxito en la implantación del Sah al frente de Irán, la CIA, un organismo reciente que, aunque construido sobre la base de la Agencia de Investigaciones Militares (OSS), que la precedió, aún tiene falta de experiencia y tiene a sustituirla por un entusiasmo bullicioso y desordenado, se lanza con el celo infatigable del misionero a una operación con el objetivo de derribar al nuevo presidente electo de Guatemala, supuestamente culpable del pecado mortal de comunismo, bajo el código de PBSuccess. La operación resultará un monumental fiasco, no porque falle en su objetivo, sino porque el gobierno guatemalteco que derriba no es de ninguna manera amenazante para Estados Unidos. En contrapartida, la ingerencia de Estados Unidos radicalizará a la izquierda guatemalteca hasta llevar a una guerra civil que durará décadas. “¡Qué no daríamos hoy por tener un Arbenz! Debiéramos inventar uno pero todos los candidatos está muertos” (Un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos en 1981).

    La dictadura fantoche y los grandes beneficios

    El presidente es un demócrata progresista claro, sin ninguna relación con la URSS, pero la CIA que hizo caso omiso de la historia de Guatemala y del nacimiento del movimiento reformista de Arbenz, lo ignora con soberbia. Protege los intereses de la United Fruit Company, (UFCO, alias “la frutera” y “el pulpo”), una empresa bananera norteamericana introducida en Guatemala en 1904 que, gracias a privilegios otorgados en los tiempos de las dictaduras militares de Manuel Estrada Cabrera (1898-1920) y de Jorge Ubico (1931-1944), se apoderó de carreteras, puentes, comunicaciones, bancos, de la única compañía ferroviaria y del único gran puerto al Atlántico, de los transportes marítimos y de los servicios públicos, constituyendo el centro neurálgico del país. La United Fruit interviene en todo aquello que toca de cerca o de lejos a las políticas del país, impone sus políticos fantoches y se arroga ventajas fastuosas. Por ejemplo, se exime virtualmente de todo tipo de impuestos “durante 99 años”, y posee más del 40 por ciento de las tierras cultivables, de las que no emplea más que el 5 por ciento. La exención de impuestos de la United Fruit Company y otros favores ilícitos son ganados en 1935 por un abogado miembro del consejo de administración de la firma Sullivan and Cromwell, John Foster Dulles, futuro secretario de Estado y hermano de Allen Dulles, futuro director de la CIA y también abogado de la misma empresa. Durante años, Allen Dulles viajará a Guatemala a expensas de la compañía frutícola.

    El yugo monopolista de la United Fruit Co. (que también está implantada en Honduras, Costa Rica, Colombia, Nicaragua, Panamá y República de Ecuador) impuesto gracias a la corrupción de dictadores militares locales, dará al mundo la expresión “república bananera”.

    La situación se mantiene hasta 1944, cuando la revolución guatemalteca de octubre, dirigida por un grupo de militares disidentes, estudiantes y trabajadores progresistas derriba la dictadura de Federico Ponce Valdés (julio-octubre de 1944) y la reemplaza por una junta de tres hombres (Jacobo Arbenz, Jorge Toriello y Francisco Aran), que convoca inmediatamente elecciones libres y democráticas. En diciembre de 1944, el escritor Juan José Arévalo se convierte en el primer presidente elegido democráticamente de Guatemala, e inicia inmediatamente una serie de reformas agrarias destinadas a terminar con el trabajo forzado de los jornaleros, implantado desde 1877, y favorecer la creación de una clase media de pequeños agricultores. Arévalo sufrirá un mínimo de 28 intentos de golpe de Estado, pero tiene el apoyo firme de su ministro de Defensa, el coronel Jacobo Arbenz y de la guardia presidencial.

    La llegada al poder de Arbenz en 1951 empeora una situación ya tensa. Dos años después de su toma de funciones, de acuerdo con las conclusiones de informe de 300 páginas del BIRD, hoy Banco Mundial, sobre las condiciones económicas de Guatemala y las modificaciones urgentes a emprender para hacer de Guatemala un país capitalista moderno, el presidente Arbenz demanda la expropiación de todas las tierras en barbecho, que desea repartir entre los campesinos sin tierra, entre ellos 225.000 acres de tierras arables y no cultivadas de la UFCo. Arbenz propone compensar a la compañía frutera norteamericana pagando la tierra al precio que la propia compañía especifica en sus declaraciones fiscales, pero están enormemente reducidos para pegar menos impuestos y en lugar de los 3 dólares por acre que han declarado hasta entonces la compañía exige, y con ella el Departamento de Estado, 75 dólares por acre, y ni un céntimo menos.

    Los grandes propietarios agrarios amenazados por las expropiaciones y la UFCo fomentando rebeliones estudiantiles, asesinando a líderes campesinos, y acusando a Arbenz de comunismo, exigían a Estados Unidos intervenir. En noviembre de 1953, el embajador estadounidense John E. Peurifoy, un anticomunista obtuso que cuenta en su haber con la manipulación de elecciones en Grecia, es nombrado en Guatemala para poner en marcha la mecánica del golpe de Estado tramado algunas semanas antes en los cuarteles de la CIA.

    “El presidente [Arbenz] ha declarado que el problema en su país es el de la relación entre la Compañía Frutera y el Gobierno. Se ha metido en una larga disertación sobre la historia de la Compañía desde 1904; y se lamenta después de que no ha pagado impuestos al gobierno. Ha dicho que hoy, cuando el gobierno debe cumplir un presupuesto de cerca de 70 millones de dólares, la Compañía no contribuye a ello más que con aproximadamente 150.000 dólares. Esta suma se deriva exclusivamente de la tasa de un centavo por racimo de bananas exportado de Guatemala.

    He interrumpido al presidente en ese momento para indicar que debía comenzar por el principio y que me parecía que, mientras los comunistas ejercieran su influencia sobre el gobierno, no tenía esperanzas de mejores relaciones. El presidente ha dicho entonces que había algunos comunistas en su gobierno, y que tenían influencia. A continuación ha lanzado su versión oficial, según la que estos comunistas son ‘locales’ (sin lazos con la Unión Soviética). Ha expuesto su antigua amistad con Gutiérrez y Fortuny (dos destacados comunistas), de los que ha declarado que son dos personas íntegras. Le he dicho que muchos países habían pensado tener a hombres íntegros en el pasado, pero que se habían dado cuenta demasiado tarde de que los comunistas habían tomado el poder.

    Respondió que esto no podía producirse en Guatemala. Los comunistas no representan una amenaza para el país” (John Peurifoy en un telegrama al Departamento de Estado, 18 de noviembre de 1953). Peurifoy concluye su informe diciendo que Arbenz “piensa como un comunista, habla como un comunista, e incluso, si no es uno de ellos, servirá hasta que llegue otro”.

    Dos meses más tarde, en enero de 1954, Peurifoy declaró a Time Magazine que “la opinión pública, en Estados Unidos, podría obligarnos a tomar algunas medidas para impedir que Guatemala caiga en manos del comunismo internacional”.

    El molino de la propaganda de la CIA

    “La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y las opiniones de masas es un elemento importante de la sociedad democrática. Los que manipulan este mecanismo oculto en la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder de nuestro país” (Edward L. Bernays, Propaganda, 1928)

    El control de la propaganda anti Arbenz está mantenido por tres entidades: la United Fruit Company, la administración Eisenhower y la CIA. La United Fruit Co. (que concentrará sus esfuerzos en Estados Unidos, mientras que la CIA se encargará de la propaganda en Guatemala) disponía desde hacia años ya de un arma formidable: Edward Bernays, sobrino estadounidense de Sigmund Freud, considerado “padre” de las relaciones públicas, experto en la manipulación de masas. La campaña de desinformación anticomunista que Bernays lanzará será de tal eficacia que servirá luego a la CIA de modelo contra Cuba y Vietnam.

    Desde su llegada a las oficinas de la United Fruit en 1939, Bernays creía que para vender más bananas era preciso mitificar la región. Para ello, abrió la Middle America Information Bureau, oficina especializada en la “educación e información” sobre América Central para periodistas y, en último término, los consumidores estadounidenses.

    “Yo escribía los artículos, uno tras otro, los repartía y eran enviados a publicaciones a través de todo el país. Yo no sabía gran cosa sobre América Central. Hice algunas búsquedas aquí y allá, pero la mayoría de las informaciones provenían de la United Fruit Company” (Samuel Rovner, periodista del equipo de Bernays).

    El cuartel general del ataque anticomunista de Bernays, así como su red de publicaciones ya estaban operativos muchos años antes de la elección de Arbenz. En las notas que envía a Sam Zemurray, presidente de la UFCO, Bernays explica como quiere amplificar al máximo el rumor de una posible instalación del comunismo de forma insidiosa en el “patio trasero” de Estados Unidos, para presionar al gobierno norteamericano hacia una intervención militar. Diez medios escogidos, entre ellos el Reader’s Digest y el Saturday Evening Post, se encargaron de dar la señal de alarma de los “hechos” al mundo, cada uno desde un ángulo ligeramente diferente por necesidades de la “pluralidad de opiniones”. “En algunos casos, los artículos estaban redactados por miembros de sus redacciones. En otros, la publicación nos pedía proporcionarle un artículo, y por nuestra parte, encontrábamos el mejor redactor posible para encargarse de hacerlo”, escribiría más tarde Bernays.

    Otros artículos aparecieron en el New York Times, el New York Herald Tribune y publicaciones liberales como The Nation, procurando de paso una gran satisfacción a Bernays, quien consideraba que el control de la opinión pública norteamericana pasaba esencialmente por la seducción del público de izquierda liberal. Todas estas publicaciones discuten doctoralmente, sin la menor precaución o la menor prueba, la “creciente influencia del comunismo en Guatemala”.

    Mientras los periodistas sudan sobre sus máquinas de escribir en las redacciones de Nueva York o de Cincinatti, las eminencias editoriales tienen derecho al “tour” del amo. En junio de 1952 Bernays lleva a los editores de Newsweek, Cincinatti Enquirer, Nashville Banner, New Orleans Item y a un coeditor de Time, al editor para extranjero de Scripps-Howard, y representantes de United Press, San Francisco Chronicle, Miami Herald y del Christian Science Monitor a un periplo de dos semanas roborativo en el exotismo del paraíso capitalista y bananero de la UFCO. La aventura viril, “los gin-tonics y el White Label Scotch de Dewar a la sombra de terrazas tropicales, kilómetros interminables por los feudos privados cubiertos de jungla, los indios feroces, a veces amenazantes a veces sumisos, las botas los uniformes caquis, los caballos y las pistolas” (McCann). En su autobiografía, Bernays exhibe su buena fe: estos señores eran muy libres de ir, de venir, de ver todo y de hablar a quien quisieran, pero Thomas McCann, agregado de prensa de la UFCO, escribirá más tarde que la prensa “no veía más que una puesta en escena cuidadosamente preparada por el organizador de la expedición. El plan no tenia nada de objetividad. Y además, la propia invitación demandaba implícitamente concesiones, que eran subrayadas por la insistencia de Bernays y de la compañía en decir lo contrario”.

    Por su parte, la CIA no descansa. Desde septiembre de 1952 está preparando una operación, la “PBFortune”, que prevé el asesinato de funcionarios del gobierno de Arbenz, de líderes sindicales y de otros personajes molestos (58 personas deben ser asesinadas, y otras 74 hechas prisioneras o exiliadas), una guerra psicológica a base de amenazas de muerte y actos de violencia gratuita contra el gobierno, la ayuda aérea del dictador nicaragüense Somoza y finalmente la toma del poder por un militar del ejército guatemalteco destituido de sus funciones por Arbenz, el coronel Carlos Castillo Armas. Como resultado de filtraciones que comprometían la seguridad de la operación, la “PBFortune” acabará en la papelera.

    Una propaganda tentacular

    Con el asunto marchando demasiado lentamente para su gusto, Bernays cambia de marcha: moverá a fondo el motor del anticomunismo maccartista. Llegará a establecer una red de espías sudamericanos que serán la fuente de una “lista secreta de 100 autores/periodistas especialmente interesados en América central”, engendrando una auténtica paranoia anticomunista mediante falsas “filtraciones” y supuestas “exclusivas” como por ejemplo en 1954, una imaginaria transferencia de armas de la Unión Soviética a los comunistas de Guatemala a través de México DF. La United Fruit Co. no solo tiene a Bernays a su servicio, tiene en nómina a un lobbysta a quien los escrúpulos no molestan, Thomas G. Corcoran, consejero de Roosvelt, de quien su hijo Eliott dirá que “aparte de mi padre, Tom [Corcoran] es el individuo más influyente del país”. Para más seguridad, la United Fruit Co. Contrata también los servicios de otros dos expertos en relaciones públicas, el conservador John Clements y el ex asistente Secretario de Estado para Latinoamérica de Truman, Spruille Braden. La relación entre empresarios privados y líderes políticos es total. Las pasarelas entre unos y otros son tan numerosas que la United Fruit, una compañía privada agroalimentaria especializada en plátanos, y el gobierno USA son indisociables.

    La United Fruit tenía envidiables conexiones con la administración Eisenhower. El Secretario de Estado John Foster Dulles y la empresa en la que había trabajado, Sullivan and Cromwell, habían representado durante mucho tiempo a la UFCO. Allen Dulles, patrón de la CIA, tenía su plaza en el consejo de administración. Ed Withman, director de relaciones públicas, era el esposo de Ann Withman, secretaria personal de Eisenhower. Withman había producido una película “Por qué el Kremlin odia las bananas”, que presentaba a la UFCO. En la primera línea de las trincheras de la Guerra Fría. El éxito de la empresa en evitar la toma de sus tierras por el comunismo internacional fue más tarde descrito como “la versión Disney del tema” por un representante de la UFCO. Pero los esfuerzos de la empresa merecieron la pena. Cubría los gastos de los periodistas que viajaban a Guatemala para aprender allí la opinión de la UFCO. “Sobre la crisis algunas de las publicaciones más respetadas de América del norte, incluyendo New York Times, New York Herald Tribune y New Leader, publicaron artículos a gusto de la compañía” (Walter LaFeber, The United States in Central America, 1993).

    De esta forma, la opinión mundial se encontró bajo el fuego cerrado de artículos, panfletos, fotos, películas y dibujos animados, todos ellos emitidos por la United Fruit, el Departamento de Estado y la CIA, que narraban al unísono “el imparable ascenso de los soviéticos” en Guatemala.

    John Moors Cabot, Secretario de Estado para Asuntos Inter Americanos y hermano de Thomas Cabot, ex presidente la United Fruit, declaró que “los tentáculos del Kremlin están ahora a la vista de todos”, en la Casa Blanca. Peurifoy lo superó: “No podemos permitir el establecimiento de una República soviética entre Texas y el Canal de Panamá”. La CIA no se queda atrás. En mayo de 1953, informa oficialmente de que la situación en Guatemala es hostil a Estados Unidos, que los comunistas ejercen una influencia desproporcionada con la debilidad de su número y en fin, que su influencia está destinada a crecer mientras el presidente Arbenz continúe en el poder. En 1954, John Foster Dulles da un puñetazo sobre la mesa en la conferencia de la Organización de Estados Americanos y exige una acción vigorosa.

    En Naciones Unidas, Henry Cabot Lodge, senador representante de Estados Unidos, accionista de United Fruit y pariente cercano de Thomas y John Moors Cabot, bloquea una petición de ayuda de Jacobo Arbenz. La complicidad de Francia y de Gran Bretaña se intercambia con el silencio norteamericano sobre su presencia en el Canal de Suez, en Chipre y en Indochina. Los dictadores de Nicaragua, Honduras, Venezuela y de República Dominicana, todos aliados de Estados Unidos, lanzan sus propias campañas de desinformación y ofrecen campos de entrenamiento, estaciones de radio y aeródromos a los norteamericanos. Somoza, el dictador de Nicaragua, llegará a exhibir pistolas grabados con la hoz y el martillo supuestamente interceptados en un submarino que se dirigía hacia Guatemala. La operación, con el nombre en clave de Washtub, preveía el descubrimiento por unos pescadores (en realidad, hombres de Somoza) de reservas de armas supuestamente escondidas por Arbenz en Nicaragua.

    Somoza hablará de un submarino fotografiado, pero se negará a mostrar los clichés. La historia se trata en los medios guatemaltecos, incluso con la mejor voluntad del mundo, nadie lo cree.

    La propaganda en Guatemala

    En Guatemala, la UFCo. recluta a un arzobispo, Mariano Rosell Arellano, quien denuncia los “manejos comunistas” en una carta pastoral; treinta aviones de la CIA repartirán ejemplares fotocopiados a lo largo del país. Los medios guatemaltecos están igualmente de su parte, y, en aquella época, se reducen a dos áreas: prensa y radio. Los dos medios, por la fuerza de las circunstancia se dirigen solamente a la mitad de la población, estando la otra mitad formada por indios mayas que no hablan español ni ingles. Por suerte para la CIA, es la parte“culta” la que tiene las riendas del país, y de ella proceden las dos capas sociales fundamentales en las políticas de América latina: los estudiantes y el ejército.

    La CIA planifica una operación de propaganda de seis componentes: un semanario anticomunista para estudiantes, “El Rebelde”, bajo control total de la CIA proporciona el apoyo del primer componente. Sus temas serán reproducidos por el segundo componente, una radio clandestina emitiendo desde una granja lechera (Operación Sherwood), la “Voz de la Liberación”; el tercero consistirá en una cabecera de prensa general en donde la CIA pueda meter artículos que discutirán los temas de la publicación y de la radio, siempre bajo una perspectiva anticomunista. El cuarto reúne a los jefes anticomunistas de asociaciones de trabajadores, el quinto distribuye pequeños objetos religiosos entre los indios y el sexto agrupa a las asociaciones de propietarios agrícolas. Al igual que los líderes de las asociaciones de trabajadores, estos últimos serán encargados de convencer a los dudosos y desmoralizar a la oposición.

    Tal vez sea la radio el único logro obtenido por la Operación PBSuccess. Los estadounidenses dominan el campo de los medios y en esta atmósfera de redacción febril, de palabras pomposas empleadas por su impacto emocional y música escogidas para exaltar, subir la moral y seducir a su auditorio, están en su elemento. Tres animadores guatemaltecos (dos hombres y una mujer), bajo la dirección de un editor de prensa estadounidense, David Atlee Philips, se turnan al micrófono para encadenar odas a la bravura de los soldados “que combaten contra la hidra comunista”, llamadas al patriotismo, la voz calurosa de su animadora que convoca a “las mujeres católicas, esposas y madres, a mantener a sus maridos alejados de los sindicatos, auténticos nidos de víboras” y otras pamplinas. La empresa marcha muy bien en ese país aislado del mundo, tanto más en cuanto los productores saben alternar las exhortaciones y los reproches con música popular guatemalteca, éxitos americanos de moda y chistes sobre los comunistas y el equipo gubernamental de Arbenz. La radio comienza su emisión el 1 de mayo de 1954. Cerrará el 2 de julio de 1954, tras dos meses de emisiones.

    La arlesiana soviética: Operación PB History

    Desde mayo de 1953, el presidente Eisenhower dió su conformidad para la preparación de un golpe de Estado en Guatemala; Carlos Castillo Armas, con 150 o 200 hombres entrenados por la CIA, se mantenía en Honduras a la espera de la luz verde de Washington, cuando la noticia de la llegada de un carguero con armas checas a Puerto Barrios en mayo de 1954 encendió la mecha. La prensa bascula en la histeria, y Eisenhower da la orden de pasar a la acción. El 18 de junio de 1954, Castillo Armas y su tropa entran en Guatemala. Las relaciones públicas nunca se quedaron dormidas. Desde el arranque del golpe de Estado, la oficina de prensa de la United Fruit ofrece actualizaciones regulares sobre los combates. En su cuartel general de Boston, los periodistas siguen las hostilidades puntualmente.

    Al cabo de nueve días de ataques embarullados de Castillo Armas, de sucesivos  fracasos y acciones caóticas de la CIA, y por razones que quedan oscuras, Arbenz, que sin embargo mantenía una posición ventajosa, se hunde y capitula. Contra toda suposición, el golpe de Estado llegaba a su fin.

    Desde el éxito de la Operación, Frank Wisner, director de la Office de Policy Coordination (OPC, una rama de la CIA especializada en acciones psicológicas y paramilitares) desea reforzar la imagen triunfal de la CIA en el Congreso y envía agentes a Guatemala para desenterrar las pruebas de una relación entre el antiguo gobierno Arbenz y los soviéticos, así como algún “comunista” al que corromper. En la mente de Wisner se trata por una parte de demostrar de la manera más evidente las “maquinaciones soviéticas” en el patio trasero de Estados Unidos, América central, y por otra parte encontrar comunistas “a quien controlar y utilizar a favor de Estados Unidos y de sus intereses”.

    Entre los más de 150.000 documentos encontrados en las dependencias del gobierno Arbenz tras su saqueo por la Junta de Castillo Armas, los agentes de Wisner no encontraron más que algunos libros marxistas, documentos chinos sobre las reformas agrarias, páginas de una biografía de Stalin, pruebas de intentos de comprar armas a Italia por parte de Arbenz y algunas cartas demostrando“una fuerte tendencia pro-comunista”. Ningún lazo con el Kremlin y ningún comunista que “corromper”.

    Aunque haya sido tergiversada por la propaganda, por una prensa servil y una cohorte de dictadores aliados, la Operación PBSuccess estará a punto de fracasar debido a una fuerza de intervención ridículamente pequeña y una inverosímil sucesión de acciones precipitadas, improvisaciones sobre la marcha y líos debido al amateurismo de la CIA y sus marionetas locales. Castillo Armas, uno de los más incompetentes jefes militares, estuvo a un dedo de la derrota.

    La operación triunfará solamente a causa del extraño hundimiento psicológico de Arbenz. Según algunos observadores, la situación matrimonial de Arbenz, que acababa de descubrir el adulterio de su mujer, hubiera sido el catalizador. Para otros, Arbenz, asustado por un rumor de la CIA, según el que los norteamericanos preparaban una ofensiva de gran amplitud, dimitiría para evitar un baño de sangre en su país; según otros, Arbenz temería que los problemas dieran alas a oficiales de su entorno ambiciosos, y hubiera preferido rendirse que morir asesinado. Es incomprensible que un coronel de un ejército de América central, acostumbrado a estos complots e intentos de golpes de Estado que marcaban la vida cotidiana de las repúblicas bananeras de los años 50, haya podido hundirse ante un ataque tan anárquico y torpe.

    Allen Dulles no dudará en considerar a PBSuccess como un logro y hacer de ello el modelo de las siguientes intervenciones“secretas” de Estados Unidos Algunos años más tarde, ello llevaría a la CIA a la operación más catastrófica de su historia, la debacle de Bahía Cochinos.

    En 1955, Castillo Armas se reúne con el vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon, que le pide lo que estos quieren que haga, y lo hará. Lo que quieren Estados Unidos es el fin del “comunismo” en Guatemala. Castillo Armas se sumerge en una represión absurda desde todos los puntos de vista: el derecho de voto de los analfabetos queda anulado, la ley agraria de Arbenz también, las tierras entregadas recientemente a los campesinos vueltas a recuperar por la fuerza, el comunismo se hace causa de muerte, centenares de personas “desaparecen”, arbitrariamente presas sin posibilidad de apelación o comunicación con el exterior.

    El resentimiento crece rápidamente y en 1960 estalla una guerra civil. Durará treinta cinco años, décadas durante las que los norteamericanos apoyarán a los dictadores a sus milicias gubernamentales contra los rebeldes, en su mayoría indios mayas. A día de hoy, los escuadrones de la muerte guatemaltecos apoyados por Estados Unidos, son responsables de la muerte de 200.000 personas.

    Pero uno de los rebeldes, un joven argentino presente en Guatemala en el momento del golpe, escapa a las persecuciones. La ingerencia de la que ha sido testigo le radicalizara hasta llegar a ser uno de los más grandes iconos de la izquierda revolucionaria sudamericana y una de las peores pesadillas de Estados Unidos: Ernesto“Che” Guevara.

    0 0

    Taro Kono, ministro japonés de Asuntos Exteriores
    Hombre de personalidad compleja, Taro Kono fue formado por el Partido Liberal Democrático japonés –en el que su padre fue presidente– y en Estados Unidos, por el Partido Demócrata. Hizo campaña a favor de la intervención del ejército japonés en el exterior, pero se opuso a la guerra contra Irak y se pronunció por la prohibición de la proliferación de las armas nucleares. Estima que Washington ha exagerado, en interés de Estados Unidos, la envergadura del conflicto entre China y Japón y desea un acercamiento entre Tokio y Pekín. Sin embargo, para evitar que su posición se interprete como anti-coreana, se comprometió a no visitar nunca el santuario de Yasakuni y logró convencer al primer ministro Shinzo Abe para que siguiera su ejemplo. Desde el 3 de agosto es el nuevo ministro de Exteriores de Japón.

    El primer ministro japonés Shinzo Abe tiene programada para septiembre una visita a la India para abordar con su homólogo indio, Narendra Modi, el fortalecimiento de la cooperación bilateral sobre la seguridad de la región Asia-Pacífico así como en materia de energía nuclear y de tecnología ferroviaria de alta velocidad. Pero esa visita, anunciada en el contexto de la confrontación entre la India y China en la región de Doklam, ha suscitado numerosas especulaciones en cuanto a los temas de discusión.

    Desde el mes de junio, tropas chinas e indias se enzarzaron en un conflicto militar en la región de Doklam, que limita con el reino de Bután. La India se ha mostrado extremadamente descortés y poco razonable en cuanto a este tema. Es un hecho indiscutible que Doklam es parte del territorio chino. Aunque la India considere las construcciones chinas en la zona como una amenaza, no puede utilizar esa excusa para enviar sus tropas a penetrar en territorio chino.

    La decisión de Nueva Delhi de cruzar la frontera es una violación brutal de la soberanía china y un acto tan agresivo obtendrá sin dudas muy poco apoyo en la comunidad internacional. Algunos países ya han declarado que se mantendrán neutrales sobre la cuestión y hasta el propio Bután, país que según la India está bajo su protección, se ha mantenido en silencio con respecto a este tema. Eso pone a la India en una incómoda situación en la que se ve urgentemente necesitada de respaldo.

    El Times of India había resaltado antes que el embajador de Japón en ese país, Kenji Hiramatsu, había declarado que no debería intentarse modificar por la fuerza el statu quo sobre la región de Doklam. Esas declaraciones fueron interpretadas por la India, necesitada de respaldo internacional, como una expresión de apoyo por parte de Japón. Pero no es así. Estados Unidos ha expresado varias veces su esperanza de que se solucione el conflicto, y eso es lo que quiere Japón. Washington y Tokio, en principio siempre favorables a Nueva Delhi, han hecho presión al no mostrar ningún verdadero respaldo a la India sobre la cuestión de Doklam.

    Estados Unidos y Japón enfrentan en este momento serias crisis internas y externas [...] La crisis sobre el desarrollo nuclear y misilístico de Corea del Norte es otra de las preocupaciones que enfrentan Estados Unidos y Japón. En el pasado, Washington y Tokio utilizaron las pruebas nucleares de Pyongyang como pretexto para reforzar su propia presencia militar en el Extremo Oriente. Pero parece que estamos ante una verdadera crisis nuclear. Corea del Norte ha amenazado con lanzar misiles hacia la isla estadounidense de Guam, lo cual significa que sus misiles atravesarían el territorio de Japón –algo que ya ha sucedido. Los progresos de Pyongyang en el plano militar se han convertido en una preocupación para Washington y Tokio. Parece que Corea del Norte, con el fortalecimiento de sus capacidades militares, se convierte para ellos en la principal “amenaza”.

    Como vemos, Estados Unidos y Japón ya enfrentan difíciles problemas tanto internos como externos, así que no tienen actualmente ninguna intención de implicarse en los diferendos entre otros países. Al mismo tiempo, están necesitados del apoyo y la cooperación de China ante Corea del Norte. La India provocó a China deliberadamente y es por eso que Estados Unidos y Japón no se pondrán de parte de Nueva Delhi.

    Para Japón, el fortalecimiento de la cooperación con China constituye una tendencia irreversible. Taro Kono, cuyas opiniones pro-chinas son de público conocimiento, acaba de ser nombrado ministro de Exteriores. Además, ningún miembro del gabinete japonés visitó este año el santuario de Yasukuni el pasado 15 de agosto, lo cual constituye un hecho sin precedentes para el partido que hoy ostenta el poder en Japón. Es evidente que Abe está dando a Pekín muestras de buena voluntad. Es por tanto poco probable que muestre un apoyo diplomático acentuado a Nueva Delhi durante su próxima visita a la India.

    Para Abe, Japón mantiene con la India una relación amistosa, y tendrá por tanto que mostrarse amable con Modi. Pero Japón no desea una escalada en el conflicto entre la India y China. Si China sigue dedicando tiempo y energías al problema de Doklam, eso no favorecerá las posibilidades de hallar una solución al problema con Corea del Norte. Es importante observar que los medios japoneses han sido muy prudentes en su tratamiento de la cuestión de Doklam, lo cual es, en cierta medida, un reflejo de las intenciones del gobierno japonés.

    Por consiguiente, la India sólo puede esperar un apoyo limitado de Japón. Nueva Delhi puede haber creído que sacaría algún provecho de sus provocaciones contra China, pero se ha metido por voluntad propia en un atolladero diplomático.

    http://www.voltairenet.org/article197705.html


    0 0

    El actor de cine Robert Downey ha levantado la tapa de algo ya conocido y denunciados: las redes de pederastia, prostitución y tráfico de seres humanos que involucra a poderosas elites “de todo el mundo”, no sólo del mundo del espectáculo sino de la finanzas y la política.

    Ha puesto en el centro de la red a una antigua amiga, Diana Jenkins, a la que acusa de manejando un círculo de lujo de prostitución de chicas para Wall Street, los sátrapas árabes del Golgo Pérsico y la élite de Hollywood.

    Es una de las personas más poderosas de Estados Unidos, a donde llegó como refugiada procedente de Bosnia, casándose con el banquero Roger Allan Jenkins, antiguo dirigente del Barclays en el Reino Unido.

    A través de su marido, la antigua refugiada trabó un contacto muy estrecho con los petroleros árabes de Abu Dhabi y Qatar. Luego se divorció, trasladándose a vivir a Hollywood con su enorme fortuna personal.

    En la costa oeste comenzó a colaborar con la Fundación Clinton. Con espectáculos“benéficos” entre famosos recaudó más de un millón de dólares para la Fundación de los Clinton en marzo de 2010.

    Es una proxoneta de lujo para toda clase de pervertidos, participando en las redes mundiales de pedofilia y tráfico de seres humanos.

    Además de Downey, en los últimos tiempos otros famosos de Hollywod, como Brad Pitt, y Elija Wood, han denunciado esa basura que las grandes cadenas de intoxicaciòn presentan como grandes “estrellas” del cine y la televisión. No obstante, muy pocas veces ponen nombres y apellidos a la podredumbre.

    Tras la industria de los sueños se esconde la de las pesadillas.

    http://www.neonnettle.com/news/2565-robert-downey-jr-blows-the-whistle-on-elite-hollywood-pedophile-ring


    Clinton con Diana Jenkis en un acto benéfico de la Fundación del antiguo Presidente de Estados Unidos

    0 0

    La Guardia Civil descartó que el imán de Ripoll Abdelbaki es Satty fuera yihadista, pese a que varios detenidos en operaciones contra terrorismo yihadista desarrolladas en España en 2005 admitieron conocerlo e, incluso, lo situaron en alguna reunión de una célula.

    La Guardia Civil cerró en pocas líneas su investigación sobre la vinculación del imán con los yihadistas de la Operación Chacal, condenados por la Audiencia Nacional y luego absueltos por el Tribunal Supremo por unas escuchas realizadas sin autorización judicial.

    El informe de la Guardia Civil decía que en el domicilio de Mohamed Mrabet Fahsi, uno del los acusados por enviar terroristas a Irak, se encontró la declaración de siniestro de un vehículo y una carta de la compañía aseguradora a nombre de Es Satty.

    Tenía antecedentes por detención en Ceuta por un presunto delito fiscal, posiblemente por tráfico de drogas, y Mrabet le dio dinero para pagar una furgoneta para “pasar compatriotas de forma ilegal a España”.

    La Guardia Civil intervino su teléfono durante un mes entre octubre y noviembre de 2005 y detectó llamadas de otros imputados, pero concluyó que aunque “existe relación directa con algunos de los integrantes de la célula desarticulada, no se ha observado que existiera vinculación con la red de reclutamiento”.

    La Audiencia Nacional pidió un informe sobre Es Satty, pero, finalmente, le excluyeron del procesamiento que dictaron contra 22 presuntos yihadistas por captar terroristas para ir a Siria o Irak o ayudar a huir a algunos autores del atentado del 11-M.

    http://www.elperiodico.com/es/politica/20170902/guardia-civil-despacho-parrafos-vinculacion-iman-ripoll-celula-6259506

    0 0

    Lo había advertido hace unos días Maria Zajarova, portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores: la policía de Estados Unidos se disponía a registrar los edificios consulares rusos, un hecho sin precedentes sin previa declaración de guerra.

    El asalto se ha producido en San Francisco, Washington y Nueva York, donde el FBI ha tomado posesión de otros tantos edificios que, con excepción del de Nueva York, que es alquilado, son propiedad de Rusia, desde los viejos tiempos de la URSS.

    En Estados Unidos prosigue, pues, la histeria antirusa y Trump demuestra que no se detiene ante nada. Antes del asalto la Casa Blanca dio un plazo de tres días para que Rusia procediera al cierre a los tres consulados y los funcionarios apenas tuvieron tiempo de hacer la mudanza.

    La orden de cierre significaba que los edificios perdían su inviolabilidad diplomática y, además, que Rusia no podría hacer uso de ellos en lo sucesivo para otros fines, al margen de los consulares.

    A Estados Unidos la legislación internacional le importa un bledo y la interna también, porque el FBI tampoco tenía una orden judicial de entrada y registro, es decir, que se trata de un acto de pillaje“por la cara” en el que incluso han sido las viviendas privadas de los funcionarios diplomáticos y consulares, los conductos de ventilación, los tejados, los desagües...

    Oficialmente el FBI buscaba explosivos. Es como decir que los diplomáticos rusos acreditados en Estados Unidos son unos terroristas. La falta de noticias sobre el allanamiento pone de manifesto que el registro fue negativo: no había ni explosivos ni nada. Pero los del FBI siguen ocupando los edificios y en la Secretaría de Estado en Washington dicen que quieren recomprar los edificios. Lo que no se sabe es si los rusos quieren venderlos...

    Tan llamativa como la falta de noticias es la ausencia de reacciones internacionales. Alguien pretende que la diplomacia se degrade, posiblemente porque ya no es necesaria. ¿Quieren poner las armas en el primer plano?


    0 0

    Lo había anticipado el diario argelino L’Expression en 2014: el Pentágono tiene una base militar secreta en Túnez. Sin embargo, la información fue desmentida oficialmente tanto por Túnez como por Estado Unidos. Era mentira; no existe tal base militar.

    Ahora el diario Air Force Times alude a una investigación interna de la fuerza aérea como consecuencia de una violación cometida el año pasado en esa base que no existe.

    Dentro de unos pocos días el teniente coronel de aviación Denis Paquette va a ser juzgado por violación en consejo de guerra. Dicho oficial pertenece al 722 Escuadrón Aéreo Expedicionario de la inexistente base de Sidi Ahmed, en Túnez, aunque el juicio se celebrará en la base de Ramstein, Alemania.

    El año pasado el Washington Post informó de que, a partir de junio de 2016, el Pentágono ayudaría a las fuerzas gubernamentales libias con drones, que sólo podrían operar desde las cercanías de la frontera. La información también fue desmentida; era mentira.

    Pero el diario francés Le Figaro también empezó a hablar el año pasado de una base militar secreta en Túnez cerca de la frontera con Libia desde la que preparaban un invasión.

    El periódico francés añadía, de fuentes diplomáticas, que la base estaba situada en Tataouine, muy cerca de la frontera, siendo objeto del enésimo desmentido, tanto por parte de Estados Unidos como de Túnez.

    La revista Jeune Afrique informó de que la creación de la base militar se discutió el 20 de noviembre de 2013 entre Ali Larayedh, antiguo presidente del gobierno tunecino, y el general David Rodríguez, capataz del Africom, el mando del Pentágono para el Continente Negro.

    La base estaría localizada en Remada, al sur de Túnez, donde el gobierno local tiene un área militar de acceso restringido, lo que desató el correspondiente comunicado oficial desmintiendo la información.

    No obstante, hay dos datos importante a retener. El primero es que la revista africana afirmaba que los trabajos de infraestructura habían comenzado dos años antes, en diciembre de 2011, lo que confirma las informaciones que publicamos aquí en febrero en el sentido de que Estados Unidos desencadenó la Primavera Árabe en 2011 en Túnez para instalar una base militar.

    La segunda es la reacción que cabe esperar de Argelia, cuyo gobierno ha repetido hasta la saciedad que no admite bajo ningún concepto la presencia de bases extranjeras cerca de sus fronteras, y menos para atacar a otro país árabe, como Libia.


    0 0

    La BKA, policía federal alemana, recopila masivamente datos de forma ilegal sobre más de 100.000 personas que considera que cometen “infracciones de tipo político”, según informa la radio ADR. Los datos se integran en una lista negra informatizada llamada “Seguridad Interna”, aunque no haya ninguna clase de investigación sobre dichas personas.

    La mayor parte de quienes forman parte de la lista negra son militantes antifascistas y periodistas. Las informaciones proceden tanto del servicio secreto como de los diferentes tipos de policías alemanas.

    La existencia de dicha lista se descubrió como consecuencia de la cumbre del G20 en Hamburgo, cuando 32 operiodistas perdieron una acreditación que se les había concedido. Algunos de ellos exigieron acceder judicialmente a los datos que la BKA acumula sobre ellos y, tras comprobarlos, concluyeron que eran infundados.

    Del fotoperiodista Frank Bründel aseguraba que sostenía o pertenecía a un movimiento violento. El origen de dicha información fue que el periodista acudió a una manifestación del Primero de Mayo en la que le pidieron la documentación, lo que quedó registrado informáticamente para siempre como persona de izquierda y violento.

    El registro del periodista Björn Kietzmann le imputa 18 acciones violentas de las que jamás fue acusado, entre ellas la de causar una explosión incluida dentro de la categoría “violencia de carácter político”.

    El motivo es que en una ocasión Kietzmann filmó una manifestación en la que un petardo explotó a su lado y le detuvieron, aunque fue inmediatamente puesto en libertad porque nada tenía que ver con lo sucedido.

    El primero de los registros contra Kietzmann lleva fecha de 2002 y ninguno de ellos se ha borrado nunca, a pesar del transcurso de los años. Es como una maldición, el pecado original que le acompañará toda su vida, personal y profesional, aunque jamás haya sido juzgado ni condenado.

    Como suele ocurrir, los periodistas son la parte visible del iceberg. Hay más de un millón de incidentes registrados en la base de datos, a pesar de que las estadísticas penales sólo registran 41.000 infracciones: 27 veces menos.

    La conclusión es obvia: la policía ha sustituido los antecedentes penales, deducidos de sentencias judiciales, por los suyos propios, que son los que realmente importan y duran toda la vida.

    Es tan inconstitucional como ilegal, pero ¿a quién le importan esas minucias?

    0 0

    Serguei Jruschov
    Como ya hemos explicado en otra entrada, en tiempos de la URSS la península de Crimea formó parte de la Federación rusa hasta el 19 de febrero de 1954, en tiempos de Jruschov, cuando fue transferida a Ucrania, como dijimos, de forma ilegal.

    Hay que recordar también que Jruschov, secretario general del PCUS entre 1953 y 1964, era ucraniano y recientemente su hijo Serguei ha aparecido en la televisión ucraniana para explicar que en 1954 el cambio en la adscripción administrativa de Crimea se hizo por razones económicas: por la construccion del canal de Crimea del norte.

    “El Gosplan aseguró que era mejor construir [el canal] bajo la autoridad de una única persona jurídica”, dijo Jruschov en la televisión, destacando que en la decisión no intervinieron factores políticos.

    El hijo de Jruschov desmintió a los rusos que sostienen que fue un intento de engatusar a la burocracia ucraniana, ni tampoco un regalo a mi madre, nacida en Ucrania occidental. “Fue una decisión estructural y justa. Y Crimea conoció un renacimiento. Se plantaron muchos viñedos”, añadió ante las cámaras.

    Al hijo de Jruschov le ocurre como a su padre: no le funcionan las neuronas como a los demás humanos. La construcción del canal comenzó en 1961, es decir, siete años después de que la península formara parte de Ucrania.

    El canal fue cerrado definitivamente en 2014 y durante su funcionamiento llevaba el agua del río Dnieper a la península, que se utilizaba principalmente para la irrigación de los cultivos agrícolas.

    La anexión de Crimea a Rusia ha sido rechazada por la mayor parte de los países del mundo, a pesar de que fue ampliamente aprobada en las tres consultas que se han celebrado desde la caída de la URSS en 1990. Sólo Corea del norte, Afganistán, Cuba, Venezuela, Siria y Nicaragua votaron a favor.

    Más información:
    - El proceso de incorporación de Crimea a Rusia



    Nikita Jruschov con Stalin en 1936

    0 0

    Ayer el ejército regular sirio logró romper finalmente el cerco a las tropas que defendían la ciudad de Deir Ezzor desde hace tres años. Encontraron que los miembros del Califato Islámico que mantenían el asedio eran rusos y de otras poblaciones de la antigua URSS.

    Los terroristas intentaron detener la ofensiva de las tropas sirias con numerosos vehículos blindados conducidos por suicidas, hasta que finalmente cayó una importante posición fortificada.

    Un comunicado del Ministerio ruso de Defensa detalla que durante la operación fueron destruidos 12 vehículos blindados, incluyendo cuatro tanques, seis puestos de tiro de artillería y de morteros, un puesto de mando y un centro de comunicación, así como tres depósitos de munición. Han sido eliminados más de 200 terroristas.

    Ayer la fragata rusa Almirante Essen atacó con misiles de crucero Kalibr a objetivos del grupo terrorista en la zona de la ciudad y agregaron que los lanzamientos se realizaron contra objetivos del Califato Islámico establecidos a través de “varios canales”.

    El ataque fue dirigido contra un área fortificada en las cercanías de la ciudad de Shula bajo el control del grupo terrorista y las tropas sirias aprovecharon el impacto de este ataque y rompieron el asedio que los terroristas mantenían sobre la ciudad desde hace tres años.

    El territorio bajo control del Califato Islámico es ya residual. En 2015 controlaban un 70 por ciento de Siria y ahora han perdido sus posiciones más importantes.


    0 0

    Premian a Cano, la periodista mentirosa
    Un audio filtrado evidencia que la periodista Claudia Cano, del Canal Uno de la televisión colombiana, le indicó a un desertor del SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) lo que necesitaba que dijera para construir “su noticia”.

    El Canal Uno de Colombia emitió un reportaje sobre Edgar de Jesús Villanueva, un antiguo miembro del SEBIN que huyó a Estados Unidos y acusa al director del organismo y a otros funcionarios del gobierno venezolano de pertenecer a una inexistente banda de traficantes de drogas: el Cártel de los Soles (el Sol es la marca que distingue los uniformes de los militares venezolanos).

    Las acusaciones de Villanueva se hicieron a petición de Cano, la presentadora, pero un archivo de audio muestra a la periodista indicando al antiguo agente del SEBIN lo que debe decir a cambio de dinero y para "ponerle picante a la noticia".

    Cano no solo construyó la “noticia” con las declaraciones solicitadas a Villanueva, sino que omitió otras como la negación de torturas a ciudadanos detenidos por delitos en las protestas opositoras.

    En el audio, Villanueva dice que haría las declaraciones solicitadas "porque necesita el dinero, pero no le gusta mentir en cámara". Por su parte, Cano le pide que diga que el director del SEBIN y el Diosdado Cabello son parte del Cártel de los Soles "porque es un secreto a voces".

    El llamado Cártel de los Soles es una supuesta organización internacional de narcotráfico orquestada por militares venezolanos que hasta el momento solo ha existido en los medios de comunicación de la reacción y en la obsesiva retórica contra el gobierno de Venezuela.

    Nunca se ha sido decomisado ni un gramo de droga de ese cartel, el cual señalan como"el más poderoso" de la región; incluso más poderoso que los de México y Colombia, que controlan cerca de 70 por ciento de las entradas de contrabando a Estados Unidos.

    Naturalmente el Canal Uno cambia las cosas de sitio y niega las evidencias más evidentes: lo que es un montaje no son sus burdas informaciones contra Venezuela sino las que ponen de relieve su propia corrupción.

    0 0

    B.

    Y es que la fraseología que se emplea en los titulares de los "mass mierda" o de desinformación y propaganda, son de tenor, si no militar, casi. El referéndum, anunciado pero nonato todavía, sobre la libre determinación del pueblo catalán -el "derecho a decidir" le llaman ahora rebajando la carga política- es intitulado de "desafío", "reto", "órdago" y, los más descarados, de"golpe de Estado". Que sepamos en este país se dio un golpe de Estado el 18 de julio del 36 y un autogolpe de Estado el 23-F. Términos paramilitares que rehusa una fascista emboscada como Victoria Prego -la del "a por ellos"en referencia a los "terroristas"de ETA, como si fuera una batida de animales o una caza de conejos- que dice que "no puede haber empate entre Cataluña y España, sino victoria de esta última dado lo que se juega". No le falta perspectiva, pues, objetivamente, si Catalunya se va, el Reino de España se medio desmorona. Estos fachas saben lo que se dicen. Y por eso critican a Rajoy, porque les parece "blando" y un "tibio". O sea, por no sacar los tanques, o, cuando menos, suspender la autonomía aplicando el artículo 155 de la Constitución que viene a ser la declaración del estado de excepción camuflado (aunque la Carta Magna, que se dice, también contemplan los estados de sitio y alarma, no dieron puntada sin hilo los "padres de la patria"). Pero Mariano, el taimado Rajoy, no caerá en esa trampa saducea que le tienden los pérfidos catalanes que, masocas ellos, lo que quieren es ver a los tanques de la Brunete española por la Diagonal barcelonesa -como desfilaron las hordas fascistas en la guerra civil "liberando" la ciudad condal- para que la prensa internacional pueda ver cómo son "oprimidos" por los gobiernos españoles. Y es que lo suyo es "hacerse las víctimas". Les puteas y se quejan, ¡descarao! Como decía Gila, si no tienen sentido del humor, ¡que se vayan a otro pueblo!

    Para demostrar que no se muerde este anzuelo envenenado, el Gobierno está dispuesto a permitir ese referéndum. Lo dejo aquí porque hasta mi propia ironía me harta.

    Bona tarda.

    0 0

    Vehículos militares británicos en Al-Tanf
    Reino Unido ha retirado a sus tropas de la base estadounidense de Al-Tanf, en el desierto del sur de Siria, acabando con la asistencia militar que venía prestando a los yihadistas del denominado“ejército libre de Siria” desde el inicio de la guerra en 2011.

    Junto con las fuerzas del Pentágono estacionadas en la misma base, los comandos de operaciones especiales del ejército británico armaban y adiestraban a los yihadistas junto a la frontera de Siria com Irak y Jordania.

    Los mercenarios que formaban parte del programa de adiestramiento militar aprobado por el Pentágono nunca llevaron a cabo ningún enfrentamiento con Al-Qaeda/Frente Al-Nosra o el Califato Islámico; los únicos choques que se conocen son el ejército regular, en los que combatían de manera coordinada con los anteriores.

    Según el diario británico Daily Telegraph, el apoyo británico a los yihadistas acabó en junio de este año, al retirarse 20 soldados de las fuerzas especiales de la base de Al-Tanf.

    Con posterioridad el resto del continegente también abandonó la base, privado de cualquier respaldo al“ejército libre de Siria”, cuyas unidades corren el riesgo de ser aniquilados si no deponen las armas, algo que ya han comenzado a llevar a cabo.

    A lo largo de todo el desarrollo de la guerra de Siria, el gobierno británico siempre negó que sus tropas hubieran invadido el país, hasta que el año pasado la BBC publicó un reportaje fotográfico en el que aparecían vehículos militares británicos junto a la base de Al-Tanf.

    A partir de entonces las mentiras siguieron tratando de disimular la agresión, asegurando que las tropas no participaban en combates armados y que sólo cumplían un papel “defensivo”.

    El fraude volvió a ponerse de manifiesto cuando aparecieron fotos de misiles anticarro y fusiles de francotirador. La llamada“coalición internacional” no era otra cosa que una agresión y una violación internacional de la soberanía de Siria.

    También quedó al descubierto las estrechas relaciones de las grandes potencias con la constelación de distintos grupos yihadistas, que se ponen y cambian los nombres según lo requiera la ocasión.

    El 23 de noviembre de 2015 el entonces Primer Ministro, David Cameron, presentó el informe estratégico de la defensa, que supone un incremento del 15 por ciento en el presupuesto militar hasta 2020, cuando alcanzará los 56.000 millones de euros.

    0 0

    El Congreso de Estados Unidos quiere retirarse del Tratado de Washington o FNI (Fuerzas Nucleares de Alcance Medio), un acuerdo firmado en 1987 con la URSS que afecta los misiles estacionados en Europa con un radio comprendido entre los 800 y los 8.000 kilómetros.

    En Europa las grandes movilizaciones de los ochenta contra la escala armamentista y las bases de la OTAN alcanzaron entonces un máximo, logrando la retirada de los misiles Pershing II.

    Pero ya no existe la URSS y las luchas contra el imperialismo están en sus horas más bajas, lo que suelta las manos del Pentágono y la industria de guerra, que son hermanos siameses.

    Estados Unidos quiere volver a traer los misiles a Europa y habrá que esperar las reacciones que provoca en unos y otros, sobre todo en Alemania, donde la prensa ya asegura que, treinta años después, vuelve el horror de la Guerra Fría y se abre una nueva era nuclear.

    En medio de la crisis económica, las grandes potencias están embarcados en ambiciosos proyectos de rearme, incluida la modernización del arsenal nuclear, mientras critican por ello a Corea del norte.

    En Washington las cadenas de televisión se escandalizan por la maniobras militares de Rusia, que afectan al enclave de Kaliningrado. La intoxicación mediática asegura que se trata de una cortina de humo para almacenar armas e invadir los países Bálticos.

    De esa manera justifican que el Pentágono haya desplegado siete cazas F-15C en Lituania y 600 soldados de una unidad aerotransportada, al tiempo que asaltan varias delegaciones consulares de Rusia en Estados Unidos en busca de unos explosivos que no aparecen, lo mismo que las armas de destrucción masiva.

    Las promesas de Trump de mejorar las relaciones con Rusia se han acabado tras seis meses de golpe de Estado, en medio de una de las mayores olas de histeria vividas desde los años cincuenta, cuando la caza de brujas buscaba comunistas debajo del felpudo.

    A Estados Unidos no le basta con haber tensado la cuerda en el Extremo Oriente y ahora encamina sus torpes pasos hacia Europa, donde no va a ser bien recibido, especialmente en Alemania, sobre todo si aterriza con pretensiones de instalar más misiles, aparte de los que ya tiene en las mismas narices de la frontera rusa.

    Alemania no es un país sicario, como Estonia. Buena prueba de ello es que, para preparar la ofensiva, ha puesto en circulación documentos secretos con los planes de la OTAN contra Rusia, que comprenden 39 opciones militares diferentes. De ellas más de una docena son compatibles con el FNI, aunque exacerbarían aún más las relaciones con Rusia.

    Entre las alternativas que baraja la OTAN están la “señalización nuclear” y la preparación de un golpe de represalia también de tipo nuclear. Se trata de identificar los objetivos de un ataque nuclear dirigido contra Rusia y preparar a las bases aéreas en Europa para lanzar un ataque de ese tipo, así como a los bombarderos B-2 y B-52.

    Los planes de la OTAN van en sintonía con la anulación del Tratado de Washington, ya que muchas de las opciones que hoy son imposibles a causa del mismo, pasarían a ser posibles.



    0 0

    En la Guerra de Siria se ha cumplido una ley a rajatabla: cada vez que el gobierno de Damasco ganaba una batalla, es decir, cada vez que la paz estaba un poco más cerca, aparecen los rumores sobre el empleo de armas químicas.

    De esa manera, aunque el ejército gane una batalla, el gobierno perdía de cualquier manera porque los medios que empleaba (armas tóxicas) empañaban sus éxitos militares.

    Así ha vuelto a ocurrir tras la ruptura del cerco del cerco en Deir Ezzor: se ha filtrado a los medios el informe de la ONU sobre el ataque químico ocurrido el 4 de abril en Jan Cheijun.

    A pesar de su triunfo militar, el gobierno de Damasco está condenado al aislamiento político y diplomático. Quedará apestado para siempre, como el de Corea del norte. A veces el imperialismo no necesita misiles; le basta con el control de los medios comunicación internacionales (que desempeñan el mismo papel).

    Tras el ataque químico de Jan Sheijun, el gobierno de Bashar Al-Assad fue el primero que exigió una investigación internacional, pero imparcial, lo cual supone dos cosas como mínimo: que se tengan en cuenta todas las pruebas, no sólo las de los yihadistas, y que los investigadores acudan al lugar en el que ocurrieron los hechos.

    El informe de la ONU, elaborado por expertos de la OIAC, el organismo encargado de supervisar la prohibición de las armas químicas, no cumple ninguno de esos dos requisitos. Han justificado que los investigadores no se desplacen al lugar para velar por su su seguridad. Pero si lo que quieren seguridad lo tienen muy fácil: que renuncien a investigar nada.

    Queda el segundo aspecto: el informe lo han elaborado teniendo en cuenta única y exclusivamente testimonios indirectos de los yihadistas. En pocas palabras: una vergüenza, otra más, de la ONU y la OIAC.

    La galaxia informativa que tanto alardea de “luchar” contra las falsedades y las mentiras, tiene aquí un buen material de trabajo. Pueden empezar por la fuente de la “noticia” que dentro de poco veremos como primicia en todos los canales de televisión para tratar de impedir lo que es ya inevitable: el gobierno de Damasco ha ganado la guerra y las “noticias” falsas no van a resucitar a los yihadistas para llevarlos otra vez al campo de batalla.

    El resto es la misma música celestial que llevamos escuchando desde 2011 (por lo menos).


    0 0

    Greg Grandin

    El mundo se divide, como lo describe el capitán Segura en la novela de Graham Greene de 1958 “Nuestro hombre en La Habana”, en dos clases: los torturables y los no torturables. Hay gente, explicó Segura, que espera ser torturada y otros que se indignarían ante la idea. Y claro pensaba Greene, los católicos, en particular los católicos latinoamericanos, eran más torturables que los protestantes. Ahora, por cierto, los musulmanes gozan de esa distinción, víctimas de una red mundial, de encarcelamiento extraterritorial y subcontratado, coordinado por Washington y entrelazado por vuelos secretos, campos de concentración, y centros ilegales de detención. El despliegue por la CIA de Unidades Especiales de Remoción orwellianas para secuestrar a presuntos terroristas en Europa, Canadá, Oriente Próximo, y otros sitios y el envío rápido de esos prisioneros fantasma a países del Tercero Mundo para ser torturados, son descritos hoy en día con el término “entrega extraordinaria”, una frase inquietantemente certera.

    Entregar [render] significa en inglés no sólo transferir, sino extraer la esencia de algo, así como pasar un veredicto y devolver o retribuir buenas descripciones de lo que ocurre durante sesiones de tortura.

    En los decenios después que Greene escribiera “Nuestro hombre en La Habana”, los latinoamericanos acuñaron una palabra igualmente resonante para describir el terror que había llegado a reinar sobre gran parte del continente. Durante toda la segunda mitad de la Guerra Fría, los aliados anticomunistas de Washington asesinaron a más de 300.000 civiles, muchos de ellos simplemente desaparecidos. La expresión ya era bien conocida en Latinoamérica cuando, al aceptar en 1982 su Premio Nobel de Literatura en Suecia, el novelista colombiano Gabriel García Márquez informó que en la región los desaparecidos a causa de la represión eran casi 120.000, que es como si hoy no se supiera donde están los habitantes de una ciudad como Uppsala.

    Cuando los latinoamericanos usaban la palabra como verbo, usualmente lo hacían de un modo considerado gramaticalmente incorrecto en la forma transitiva y a menudo en la voz pasiva, como en ella fue desaparecida. El implicado (pero ausente) actor/sujeto indicaba que todos sabían que el responsable era el gobierno, incluso si se confería al gobierno un poder inconfesable, omnipotente. Los desaparecidos dejaban atrás familias y amigos que gastaban sus energías tratando con burocracias laberínticas, sólo ser enfrentados por el silencio o para que se les dijera que su pariente desaparecido probablemente se había ido a Cuba, sumado a las guerrillas, o escapado con un(a) amante. Las víctimas a menudo no eran las más políticamente activas, sino las más populares, y generalmente eran escogidas para asegurar que su repentina ausencia generara un escalofriante efecto dominó.

    Una vilísima trinidad

    Como las entregas, las desapariciones no pueden ser realizadas sin una infraestructura sincronizada, sofisticada, y cada vez más transnacional, en la que Estados Unidos jugó un papel decidido en los años sesenta y setenta. En los hechos, agentes de inteligencia militar de Estados Unidos y la CIA, trabajaron en Latinoamérica, trabajando en estrecha colaboración con aliados locales, ayudaron primero a establecer la vilísima trinidad del terrorismo patrocinado por el gobierno que ahora se ve en Iraq y otros sitios: escuadrones de la muerte, desapariciones y tortura.

    Escuadrones de la muerte

    Unidades paramilitares clandestinas, nominalmente independientes de las agencias de seguridad establecidas, pero en condiciones de utilizar las capacidades de los servicios de inteligencia y logísticas de esas agencias, son las piedras de base de todo sistema efectivo de terrorismo de Estado. En Latinoamérica, Washington apoyó el asesinato de presuntos izquierdistas por lo menos ya en 1954, cuando la CIA realizó con éxito un golpe en Guatemala, que derrocó a un presidente democráticamente elegido. Pero su primer patrocinio continuo de escuadrones de la muerte comenzó en 1962 en Colombia, un país que entonces competía con Vietnam por la atención de Washington.

    Después de haber terminado una brutal guerra civil de 10 años de duración, el recién consolidado liderazgo político de Colombia, enfrentado a un campesinado todavía intranquilo, se volvió a Estados Unidos para pedir ayuda. En 1962, la Casa Blanca de Kennedy envió al general William Yarborough, mejor conocido más tarde por ser el padre de los boinas verdes (así como por dirigir la vigilancia militar interior de destacados activistas por los derechos cívicos, incluyendo a Martin Luther King Jr.). Yarborough asesoró al gobierno colombiano en el establecimiento de una unidad irregular para ejecutar actividades paramilitares, sabotaje y/o actividades terroristas contra conocidos defensores comunistas, una de las mejores descripciones de un escuadrón de la muerte.

    Como lo indica el historiador Michael McClintock en su indispensable libro Instruments of Statecraft, Yarborough dejó un programa virtual para crear escuadrones de la muerte dirigidos por militares. Fue implementado de inmediato, gracias a la ayuda y al entrenamiento de Estados Unidos El uso de semejantes escuadrones de la muerte se convirtió en parte de lo que los teóricos de la contrainsurgencia de la era gustaban de llamar contraterror un concepto difícil de definir ya que reflejaba tan de cerca las prácticas que trataba de refutar.

    Durante todos los años sesenta, Latinoamérica y el Sudeste Asiático funcionaron como los dos laboratorios primordiales para los contrainsurgentes de Estados Unidos que iba y venían entre las regiones aplicando perspectivas y afinando las tácticas. A comienzos de los años sesenta, las ejecuciones por los escuadrones de la muerte eran una característica normal de la estrategia de contrainsurgencia de Estados Unidos en Vietnam, que pronto se consolidaría en el infame Programa Phoenix, que neutralizó entre 1968 y 1972 a más de 80.000 vietnamitas 26.369 de los cuales fueron permanentemente eliminados.

    Como en Latinoamérica, así también en Vietnam, el propósito de los escuadrones de la muerte no fue sólo eliminar a aquellos de los que se pensaba que trabajaban con el enemigo, sino mantener a los simpatizantes potenciales de los rebeldes en un estado de miedo y ansiedad. Para lograrlo, el Servicio de Información de Estados Unidos en Saigón suministró miles de copias de un panfleto impreso con un ojo de aspecto fantasmagórico. Los escuadrones del terror depositaban ese ojo sobre los cadáveres de los que habían asesinado o lo colocaban en las puertas de casas sospechosas de albergar ocasionalmente a agentes del Vietcong. La técnica era llamada articular la amenaza una manera de generar un rumor aterrador de boca en boca.

    En Guatemala, una táctica semejante comenzó aproximadamente al mismo tiempo. Allí, dejaban una mano blanca sobre el cuerpo de una víctima o la puerta de una víctima potencial.

    Desapariciones

    El paso siguiente en el currículo de la contrainsurgencia fue Centroamérica, donde, en los años sesenta, consejeros de Estados Unidos ayudaron a establecer la infraestructura requerida no sólo para asesinar sino para desaparecer a grandes cantidades de civiles.

    Después de la Revolución Cubana, Washington se había lanzado a profesionalizar las agencias de seguridad de Latinoamérica de un modo muy similar a como trabaja ahora el gobierno de [Washington]para modernizar los sistemas de inteligencia de sus aliados en la guerra mundial contra el terror del presidente.

    Entonces, como ahora, el objetivo era convertir a unidades letárgicas, mal entrenadas, de inteligencia de un alcance limitado, en una red internacional capaz de reunir, analizar, compartir, y actuar utilizando, información de un modo rápido y eficaz. Consejeros estadounidenses ayudaron a coordinar el trabajo de unidades en competencia de las fuerzas de seguridad de un país, instando a los militares y a los agentes policiales a superar sus diferencias y a cooperar. Washington suministró teléfonos, teletipos, radios, coches, fusiles, munición, equipamiento de vigilancia, explosivos, picanas eléctricas, cámaras, máquinas de escribir, papel carbón, y archivos, mientras instruía a sus aprendices en lo último en técnicas de control de disturbios, mantenimiento de antecedentes, vigilancia, y arrestos masivos.

    Ni en El Salvador, ni en Guatemala existía ni siquiera un indicio de una seria insurrección rural cuando los Boinas Verdes, la CIA, y la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos comenzaron a organizar las primeras unidades de seguridad que después crecerían a una densa red de paramilitares de escuadrones de la muerte en toda Centroamérica.

    Una vez creados, los escuadrones de la muerte operaron bajo sus propios nombres pintorescos: Ojo por ojo, Ejército secreto anticomunista, Mano Blanca pero eran esencialmente apéndices de los mismísimos sistemas de inteligencia que Washington había ayudado a crear o a fortalecer. Como en Vietnam, se puso cuidado en asegurar que los paramilitares parecieran no estar afiliados a las fuerzas regulares. Para permitir una posibilidad plausible de negación, la eliminación de los agentes [enemigos] debe ser lograda rápida y definitivamente instruye guerra de contrainsurgencia, un texto clásico de 1964, por una organización que de ninguna manera debe ser confundida con el personal contrainsurgente que trabaja por lograr el apoyo de la población. Pero en Centroamérica, a fines de los años sesenta, los cadáveres se apilaban tan alto que hasta responsables de las embajadas del Departamento de Estado, a menudo mantenidos fuera de la onda sobre lo que hacían sus homólogos en la CIA y el Pentágono, se veían obligados a admitir los vínculos obvios entre los servicios de inteligencia respaldados por Estados Unidos y los escuadrones de la muerte.

    Washington, desde luego, desmentía en público su apoyo del paramilitarismo, pero la práctica de las desapariciones políticas tuvo un gran salto adelante en Guatemala en 1966 con el nacimiento de un escuadrón de la muerte creado, y supervisado directamente, por consejeros de seguridad de Estados Unidos Durante los primeros dos meses de 1966, una unidad combinada de operaciones clandestinas de oficiales policiales y militares trabajando bajo el nombre de Operación Limpieza, un término que los contrainsurgentes de Estados Unidos luego reciclaron en otros sitios en Latinoamérica realizó una serie de ejecuciones extrajudiciales.

    Entre el 3 y el 5 de marzo de ese año, la unidad cometió su máximo crimen. Capturó, interrogó, torturó y ejecutó a más de 30 izquierdistas. Sus cuerpos fueron colocados en sacos y lanzados al Océano Pacífico desde helicópteros suministrados por Estados Unidos. A pesar de ruegos del arzobispo de Guatemala y de más de 500 peticiones de habeas corpus presentadas por parientes, el gobierno guatemalteco y la embajada de Estados Unidos mantuvieron silencio sobre la suerte de los ejecutados.

    Durante las siguientes dos décadas y media, fuerzas centroamericanas de seguridad financiadas y entrenadas por Estados Unidos hicieron desaparecer a decenas de miles de ciudadanos y ejecutaron a cientos de miles más. Cuando partidarios de la guerra contra el terror propugnaron el ejercicio de la Opción Salvador, se referían a esta matanza.

    Después de los golpes respaldados por Estados Unidos en Brasil, Uruguay, Chile, y Argentina, los escuadrones de la muerte no sólo fueron institucionalizados en Sudamérica, se hicieron transnacionales. Durante el fin de los años setenta y en los ochenta, la CIA apoyó la Operación Cóndor un consorcio de agencias de inteligencia establecido por el dictador chileno Augusto Pinochet que sincronizó las actividades de muchas de las agencias de seguridad del continente y orquestó una campaña internacional de terror y asesinato.

    Según el embajador de Washington en Paraguay, los jefes de esas agencias se mantenían en contacto los unos con los otros a través de una instalación de comunicaciones de Estados Unidos en la Zona del Canal de Panamá que cubre toda Latinoamérica. Esto les permitió coordinar información de inteligencia entre los países del cono sur. Justo este mes, el jefe de seguridad de Pinochet, el general Manuel Contreras, que sirve una condena a prisión de 240 años en Chile por una amplia variedad de violaciones de derechos humanos, dio una entrevista a la televisión en la que confirmó que el director adjunto de la CIA en aquel entonces, general Vernon Walters (que sirvió bajo el director George H.W. Bush), estaba plenamente informado sobre las actividades internacionales de la Operación Cóndor.

    Tortura

    La tortura es el espíritu animador de esta triada, el más vil de esta vilísima trinidad. En Chile, los esbirros de Pinochet mataron o desaparecieron a miles pero torturaron a decenas de miles. En Uruguay y Brasil, el Estado no sólo hizo desaparecer a cientos, pero el temor a la tortura y la violación se convirtió en un modo de vida, particularmente para los políticamente involucrados. La tortura, aún más que las desapariciones, tenía más que el propósito de hacer hablar a una persona, sino de hacer que todos los demás se callaran.

    Ahora, Washington ya no puede negar que sus agentes en Latinoamérica facilitaron, excusaron, y practicaron la tortura. Desertores de los escuadrones de la muerte han descrito la instrucción dada por sus tutores estadounidenses, y los supervivientes han testificado de la presencia de estadounidenses en sus sesiones de tortura. Un manual de tortura del Pentágono, distribuido en por lo menos cinco países latinoamericanos, describía extensivamente procedimientos coercitivos desarrollados para destruir la capacidad de resistir.

    Esos manuales para uso en el terreno fueron compilados utilizando información obtenida de experimentos de control de la mente y de choques eléctricos realizados en los años cincuenta por encargo de la CIA. Precisamente como los memorandos de la tortura de la actual guerra contra el terror teorizan sobre la diferencia entre dolor y dolor severo, daño psicológico y daño psicológico duradero, esos manuales se esforzaban por regular la aplicación del sufrimiento. La amenaza de infligir dolor puede provocar temores más dañinos que la sensación inmediata de dolor, decía un manual.

    Sobre todo hay que ser eficiente, dijo el consejero policial estadounidense Dan Mitrione, asesinado por los revolucionarios uruguayos Tupamaros en 1970 por entrenar a las fuerzas de seguridad en los aspectos más refinados de la tortura: Hay que causar sólo el daño estrictamente necesario, ni un poco más. Mitrione enseñaba por demostración, según se dice torturando hasta la muerte a gente sin vivienda fija secuestrada en las calles de Montevideo. En todo caso tenemos que controlar nuestros caracteres, decía. Hay que actuar con la eficiencia y la limpieza de un cirujano y con la perfección de un artista.

    Florencio Caballero, después de escapar del tristemente notorio Batallón 316 hondureño al exilio en Canadá en 1986, testificó que los instructores estadounidenses le instaron a infligir dolor psicológico, no físico, para estudiar los temores y debilidades de un prisionero. Obligue a la víctima a estar de pie, enseñaron los estadounidenses a Caballero, no la deje dormir, manténgala desnuda y aislada, ponga ratas y cucarachas en su celda, déle comida mala, sírvale animales muertos, tírele agua fría, cambie la temperatura. ¿Suena conocido?

    Sin embargo, como demostró de modo tan claro Abu Ghraib y como los vídeos destruidos de interrogatorios de la CIA habrían indudablemente dejado por lo menos igual de claro, no es siempre posible mantener una distinción entre la tortura psicológica y la tortura física. Como lo admitió un manual, si un sospechoso no reacciona, hay que realizar la amenaza del dolor directo. Una de las víctimas de Caballero, Inés Murillo, testificó que sus aprehensores, incluyendo a por lo menos un agente de la CIA su participación fue confirmada en un testimonio en el Senado del director adjunto de la CIA la colgaron desnuda del cielo raso, la obligaron a comer pájaros muertos y ratas crudas, la hicieron estar de pie durante horas sin dormir y sin permitirle que orinara, le lanzaron agua helada a intervalos regulares durante períodos prolongados, la golpearon hasta ensangrentarla, y le aplicaron choques eléctricos en su cuerpo, incluyendo sus genitales.

    Todo vale

    Inés Murillo pertenecía indudablemente a la clase torturable de Greene. Sin embargo, Greene escribió en tiempos más corteses. Actualmente, cuando se trata de tortura, todo vale.

    Los ideólogos de la guerra contra el terror, como el profesor de derecho en Berkeley, John Yoo, han trabajado duro para limitar la definición de lo que es tortura, expandiendo así las posibilidades para su aplicación. Han trabajado por lo menos igual de duro por aumentar la cantidad de personas en todo el mundo que puedan ser sometidas a la tortura definiendo a cualquiera que les de la gana como  combatiente enemigo apátrida, y por lo tanto desprotegido por las leyes nacionales e internacionales que prohíben el trato cruel e inhumano. Hasta el antiguo Fiscal General John Ashcroft se declaró potencialmente torturable, al decir recientemente a una audiencia en la Universidad de Colorado que estaría dispuesto a someterse al submarino si fuera necesario.

    Las cosas están tan descontroladas que el profesor de derecho de Harvard, Alan Dershowitz quien, en su posición privilegiada en Harvard seguramente se indignaría si lo fueran a torturar, piensa que hay que regular esa práctica, como si se tratara de un acto médico rutinario. Ha sugerido que se faculte a los jueces para que expidan mandatos que permitan a los interrogadores para que inserten agujas estériles bajo las uñas de los dedos para causar un dolor extremadamente agudo sin poner en peligro la vida.

    Pinochet, que no temía justificar sus acciones en nombre de la civilización occidental, nunca habría soñado de defender la tortura de un modo tan descarado como Dick Cheney, respaldado por teóricos legales como Yoo. Al mismo tiempo, historiadores revisionistas, como Max Boot, y eruditos como Robert Kaplan de Atlantic Monthly, reescriben la historia, pretendiendo que operaciones como el Programa Phoenix en Vietnam o los escuadrones de la muerte en El Salvador, fueron tácticas efectivas, moralmente aceptables y deberían ser emuladas en la actual Guerra contra el Terror.

    Pero este tipo de promiscuidad tiene sus riesgos. En Latinoamérica, la palabra desaparecido llegó a denotar no sólo la persecución sino el repudio moral, cuando madres e hijos de los desaparecidos condujeron un movimiento continental para restaurar el vigor de la ley. Llevan a tener la esperanza de que algún día la red mundial de represión armada por el gobierno de [Washington] sea tan desacreditada como lo es actualmente la Operación Cóndor en Latinoamérica. Como escribiera Greene hace medio siglo, en la víspera de la caída de otro famoso torturador, Fulgencio Batista de Cuba, es un verdadero peligro para todos cuando cambia lo que es aterrador.

    http://www.tomdispatch.com/post/174873/greg_grandin_on_the_torturable_and_the_untorturable


    0 0

    Asistimos al espectáculo más sorprendente en la historia de las democracias, una acontecimiento que pasará a los anales de patología electoral. España prohíbe unas votaciones y, por lo tanto, no habrá votaciones. Es imposible que las haya porque está prohibido, algo que no pasa ni con la marihuana. El referéndum catalán no sólo es un delito sino una paranoia.

    “Haremos todo lo que sea necesario y pertinente para impedir el referéndum”, ha dicho Rajoy al anunciar las medidas que ha tomado el gobierno para anular la consulta independentista. El ejecutivo trabaja en dos frentes complementarios: el judicial y el policial. En este segundo se incluye una operación para intentar conocer dónde se encuentran las urnas y las papeletas que se van a intentar utilizar para el 1 de octubre.

    Uno de los objetivos del gobierno central es tratar de localizar los instrumentos necesarios para poder celebrar el referéndum. El propio Carles Puigdemont reconoció hace unos días que tenían listas más de 6.000 urnas y se sospecha, además, que en algún lugar se tendrán que imprimir (si no se ha hecho ya) las papeletas necesarias para la jornada de votación. Moncloa sabe que si consiguen dar con su localización los independentistas tendrán un problema añadido para cumplir su amenaza de votar el día 1 de octubre.

    Los servicios de información están investigando dónde se encuentran esas urnas y esas papeletas, si es que ya se han impreso o se piensan imprimir en los próximos días. En la operación trabajan agentes de la Guardia Civil, del Cuerpo Nacional de Policía y del Centro Nacional de Inteligencia, que tienen orden de comunicar a sus superiores cualquier actividad relacionada con la organización del referéndum.

    El propio Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, anunció que ha impartido instrucciones para que las Fiscalías catalanas, con el auxilio de la Policía Judicial (Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos d'Esquadra) investiguen cualquier actuación relacionada con el referéndum “al ser indiciariamente constitutivas de los delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos al menos”.

    El Ministerio del Interior tiene diseñado un dispositivo en el que se contempla un despliegue especial con más de 2.000 agentes de la Policía y la Guardia Civil concretado en tres fases. La primera es incrementar la seguridad en aquellos edificios del Estado en Cataluña con la excusa de que pueden ser atacados u ocupados por radicales. La segunda supone la retirada de urnas y el cierre, llegado el caso, de centros públicos convertidos en colegios electorales. La tercera y última será la presencia en las calles de unidades antidisturbios para contener posibles manifestaciones públicas o acampadas en las calles.

    El gobierno pretende con esta investigación interceptar las urnas antes de que sean distribuidas por los diferentes lugares de votación, evitando así escenas de tensión el mismo 1 de octubre si tienen que retirarlas y confiscarlas.

    Una de las opciones que maneja el gobierno central es que Puigdemont pueda haber adquirido esas más de 6.000 urnas en China. Es desde el país asiático de donde Catalunya podría recibir miles de urnas electorales y hacerlo, además, aprovechándose de unos precios muy reducidos.

    Comprar urnas de votación en China es relativamente sencillo. Cualquiera lo podría hacer desde su casa. Basta con teclear la web Alibaba y buscar “diseño hábil de la urna de acrílico para la elección”. Precio por unidad: 8,58 euros. Multiplicado por 8.000 (la cantidad que licitó la Generalitat) resultaría 68.640 euros. Una cantidad, por tanto, que quedaría muy por debajo de los 184.000 euros que licitó en un principio el gobierno autonómico.

    Incluso, el citado portal chino ofrece cabinas de votación de cartón a un precio de 41,70 euros la unidad. No haría falta, en definitiva, recurrir a un concurso público ni que los poderes públicos autonómicos se comprometieran a desembolsar el dinero.

    http://www.lainformacion.com/politica/Guardia-Civil-Policia-CNI-referendum-papeletas-urnas_0_1060994992.html

    0 0

    Pavel Durov, creador de Telegram
    En una entrevista a la revista estadounidense The Baffler (*), en junio de 2017, Pavel Durov, el informático ruso que creó alternativas a las redes sociales como Facebook (Vkontakte) y WhatsApp (Telegram) denunciaba las presiones a las que estaba siendo sometido por el FBI desde que en 2014 se marchó de Rusia.

    Normalmente este tipo de relatos se cuentan y se conocen al revés: es Putin quien amenaza a unos y otros porque es un dictador. En 2011 a Durov le ocurrió lo mismo en Moscú: el servicio secreto pretendió que le entregara los listados de manifestantes inscritos en la red social Vkontakte.

    Hay que poner en marcha el ventilador: da lo mismo que se trate de Rusia o de Estados Unidos; ambos son iguales, el poder corrompe...

    La informática no es ese mecanismo inocente, esa herramienta neutral que nos venden los informáticos, que se puede utilizar para una cosa o para la otra. Desde su mismo surgimiento, la informática (las redes sociales, los móviles, los blogs) son armas de guerra como cualesquiera otras en las que el mundo ha quedado atrapado.

    Por eso este tipo de comentarios sobrarían si en lugar de programas informáticos habláramos de misiles y lanzagranadas. Por eso el FBI está muy interesado en una aplicación informática, como Telegram, que no tiene representación oficial en Estados Unidos y envía los mensajes de móvil cifrados. Quiere que su creador le facilite una vía de acceso para husmear y conservar las conversaciones de los usuarios.

    Al principio el FBI presionaba al informático con la red social Vkontakte, que sólo relató a la policía lo que ya era de conocimiento público. “No quería convertirme en un confidente”, relata en la entrevista.

    Después los policías pasaron a Telegram porque es mucho más potente que su competidora WhatsApp: además de ser un medio para enviar mensajes, permite crear cadenas de difusión de noticias.

    El año pasado Durov recibió en su casa la visita de los policías del FBI ya con una orden judicial. Aún no sabe cómo le habían localizado porque se encontraba en ella ocasionalmente, pero le explicaron claramente lo que querían: información sobre los usuarios de Telegram. “Nosotros respetamos la confidencialidad de su cifrado, pero el terrorismo es un serio problema y debemos proteger a la sociedad”, dijo uno de ellos.

    Querían que el informático les ayudara en el caso de una “amenaza terrorista” que, como es bien sabido, es la que excusa que luego se convierte en habitual al estilo Audiencia Nacional: cualquier cosa es una amenaza terrorista.

    El ruso les responde que tiene que consultar antes con sus abogados, mientras se entera de que, por otra vía, el FBI ha tratado de sobornar a uno de los informáticos que colabora con él ofreciéndole decenas de miles de dólares a cambio de información confidencial.

    Tanto el servicio secreto ruso como el FBi tienen sobrada capacidad técnica para acceder a los datos personales de los usuarios de cualquier red social, incluidas las rusas, y de hecho así lo hacen, creando extensos registros con ellas. Lo que quieren es que los demás les faciliten la tarea. Nada más.

    (*) https://thebaffler.com/salvos/the-crypto-keepers-levine

older | 1 | .... | 197 | 198 | (Page 199) | 200 | 201 | .... | 281 | newer