Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 195 | 196 | (Page 197) | 198 | 199 | .... | 281 | newer

    0 0

    Rodrigue Tremblay

    En la década de los años veinte del pasado siglo, el Presidente Calvin Coolidge dijo: “El negocio de Estados Unidos consiste en hacer negocios”. En la actualidad, puede decirse que la industria de armas y la guerra permanente se han convertido en una gran parte del negocio estadounidense, conformándose como una especie de filial de un complejo industrial militar bien arraigado. Anteriores hombres estadounidenses con visión de alcance hicieron advertencias contra esta deriva, hombres como el Presidente George Washington y el Presidente Dwight Eisenhower, al ser intrínsicamente contrapuesta a la democracia y la libertad. Sin embargo, en la actual administración Bush-Cheney sus principales miembros fueron parte de ellas y, precisamente, estuvieron muy ocupados promocionándolas.

    Las guerras, especialmente las guerras electrónicas modernas, provocan unas masacres terribles, pero son también sinónimo de grandes contratos que suponen costes altísimos, grandes beneficios y grandes posibilidades de empleo para todos aquellos que conforman el necesario engranaje militar. Las guerras son el paraíso de los carroñeros.

    Las guerras son también una vía para que políticos mediocres monopolicen las noticias y los medios de comunicación en su favor de forma partisana avivando el fervor patriótico y presionando por un nacionalismo de vía estrecha. Efectivamente, inflamar el patriotismo y el nacionalismo es un viejo truco demagógico que se utilizó siempre para dominar las naciones. Cuando eso sucede, hay un claro riesgo de que la democracia y la libertad se lleguen a erosionar, e incluso que desaparezcan si esos desarrollos conducen a una concentración exacerbada de poder y de corrupción política.

    Los ataques terroristas del 11-S de 2001 supusieron una bonanza para el complejo industrial militar estadounidense. Fue un acontecimiento, un “Nuevo Pearl Harbor”, por el que algunos habían estado abiertamente esperando. ¿La razón? Esos ataques dieron el pretexto perfecto para desarrollar gastos militares, que se habían estado en gran medida anhelando tras la desaparición del antiguo Imperio Soviético. Y, además, proporcionaron el fundamento para aumentarlos de modo espectacular, sustituyendo la “guerra contra el comunismo” y la “Guerra Fría contra la URSS” por una “guerra antiterrorista” y una “guerra contra los islamistas”. En esta nueva perspectiva, las puertas del gasto militar podían abrirse y éste fluir de nuevo. El desarrollo del cada vez más sofisticado armamento podría continuar y miles de monopolios y cientos de distritos políticos podrían seguir llevándose los beneficios. Los costes serían asumidos por los contribuyentes, por los hombres y mujeres jóvenes que morirían en combate y por las remotas poblaciones que yacerían bajo la lluvia de bombas que caerían sobre ellos y sus hogares.

    Efectivamente, en septiembre de 2000, cuando el Pentágono emitió su famoso documento estratégico titulado “Reconstruir la Defensa de Estados Unidos”, se expresaba la creencia en que el tipo de transformación militar que los planificadores estaban considerando requeriría de algún “suceso catastrófico y catalizador”, como un Nuevo Pearl Harbor, para que fuera posible venderle el plan al pueblo estadounidense. Fueron o intuitivos o afortunados porque, un año más tarde, ya tenían el “Nuevo Pearl Harbor” que estaban esperando.

    El complejo industrial militar necesita guerras, muchas y sucesivas guerras, para prosperar. El equipamiento militar viejo tiene que ser reparado y reemplazado cada determinado tiempo si hay una guerra en marcha. Pero para justificar el enorme coste que supone tener que desarrollar armas cada vez más mortíferas, se necesita que haya un clima constante de temor y vulnerabilidad. Por ejemplo, durante el verano de 2006 los ataques israelíes contra el Líbano y Gaza facilitaron el uso de  nuevas armas fabricadas en Estados Unidos. Esas armas incluían bombas de uranio empobrecido, armas de “energía directa” y armas nuevas químicas y biológicas. Estas armas no sólo logran que el acto de matar sea más fácil sino que también dejarán contaminado el medio ambiente con partículas de uranio empobrecido radioactivo durante las próximas décadas.

    Pero, para construir un pacto suficientemente fuerte como para llevar a un país democrático por la senda de una permanente economía de guerra, se necesita una alianza de intereses entre militaristas, industriales, políticos, aduladores y propagandistas. Estos son los cinco pilares del complejo industrial militar que pueden encontrarse en los Estados Unidos.

    El sistema militar estadounidense

    En 1991, al final de la Guerra Fría, el presupuesto de defensa de Estados Unidos era de 298.900 millones de dólares. En 2006, ese presupuesto había aumentado hasta alcanzar la cifra de 447.400 millones de dólares, y esa cifra no incluía los 100.000 millones de más gastados en las guerras de Irak y Afganistán. Se ha estimado que los gastos militares estadounidenses, sin necesidad de exagerar, se aproximan a la mitad de los desembolsos militares mundiales (48 por ciento del total mundial en 2005, según cifras oficiales), a pesar de que la población estadounidense representa menos del 5 por ciento de la población mundial y alrededor del 25 por ciento de la producción mundial total. Como porcentaje, los gastos militares estadounidenses se engullen un mínimo de un 21 por ciento del presupuesto federal total estadounidense (2006 = 2.500 billones de dólares). Un presupuesto militar tal es mayor que el productor interior bruto (PIB) de algunos países, como Bélgica o Suecia. Es una especie de gobierno dentro de otro gobierno.

    En 2006 el Departamento de Defensa de Estados Unidos empleó a 2.143.000 personas, mientras que los contratistas de defensa privada emplean a 3.600.000 trabajadores, lo que supone un total de 5.743.000 puestos de trabajo en Estados Unidos relacionados con el sector de la defensa, o el 3,8 por ciento del total de la fuerza laboral. Además, hay casi 25 millones de veteranos en Estados Unidos. Por tanto, se puede decir que más de 30 millones de estadounidenses reciben cheques que tienen su origen directa o indirectamente en el presupuesto militar de Estados Unidos. Suponiendo con cautela que sólo dos personas mayores de edad votan por hogar, esto se traduce en un bloque de unos 60 millones de votantes estadounidenses que tienen intereses financieros en el sistema militar estadounidense. Así pues, nos encontramos con el peligro de una sociedad militarizada que se perpetua a sí misma políticamente.

    Los contratistas de la defensa privada


    Los cinco contratistas más importnates de la Defensa estadounidense son Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon y General Dynamics. Van seguidos de Honeywell, Halliburton, BAE System y miles de compañías y subcontratas de defensa más pequeñas. Algunas, como Lockeheed Martin en Bethesda (Maryland) y Raytheon en Waltham (Massachussets) obtienen cerca del 100 por ciento de sus negocios de los contratos de defensa. Otras, como Honeywell en Morristown (Nueva Jersey), tienen importantes divisiones de productos de consumo.

    Sin embargo, todas están preparadas para sacar provecho en cuanto los gastos de suministros de armas aumentan. De hecho, los contratistas de defensa estadounidenses han estado disfrutando de los grandes presupuestos del Pentágono desde marzo de 2003, i.e., desde el comienzo de la guerra de Irak. Como consecuencia, han contabilizado aumentos considerables en los rendimientos totales de sus acciones, yendo desde el 68 por ciento (Northrop Grumman) hasta el 164 por ciento (General Dynamics) desde marzo de 2006 a septiembre de 2006.

    También se ha señalado que los contratistas de la defensa privada juegan otro papel social: son grandes empleadores de antiguos generales y antiguos almirantes del sistema militar de Estados Unidos.

    El sistema político

    En Estados Unidos, el Presidente George W. Bush, un antiguo petrolero, y el Vicepresidente Dick Cheney, como antiguo presidente y director ejecutivo de la gran compañía de servicios petrolíferos Halliburton en Houston (Texas), personifican la imagen de políticos consagrados al crecimiento y desarrollo del complejo industrial militar. Su administración ha extendido el sistema militar y ha adoptado una política exterior militarista a una escala nunca vista desde el final de la Guerra Fría e incluso desde el final de la II Guerra Mundial. Efectivamente, bajo la administración Bush-Cheney, la industria armamentística se ha vuelto extremadamente rentable. Contratos por miles de millones de dólares van a toda marcha vendiendo aviones y tanques a diversos países en un mundo que evoluciona cada vez más de espaldas al derecho. Casi las dos terceras partes de todas las armas exportadas en el mundo salen de Norteamérica.

    El Congreso, por su parte, está en deuda con las monopolios de defensa que operan en las plantas militares existentes es cada uno de los distritos de los congresistas o en los estados de los senadores, además de ciertas gratitudes a los lobbys que les proporcionan fondos y apoyos en los medios en épocas electorales.

    Los ‘think tanks’ del sistema


    Los asesores y los aduladores que se hallan detrás de la economía orientada hacia la guerra forman un red entrelazada de los denominados “think tanks” con sede en Washington, financiados por ricas fundaciones que están exentas de impuestos y que tienen miles de millones de dólares de activos, como, por ejemplo, la Fundación John M. Olin, la Fundación Scaife o la Fundación Coors, etc.

    Entre los “think tanks” más influyentes y representativos, cuya misión es orientar la política exterior estadounidense, se encuentra el American Enterprise Institute (AEI), la Heritage Fundation, el Middle East Media Research Institute, el neoconservador Washington Institute for Near Eastern Policy, el Center for Security Policy, el Jewish Institute for National Security Affaire, el Project for the New American Century (PNAC) y el Hudson Institute.

    Todos esos “think tanks” sirven para un doble objetivo: proporcionan funcionarios gubernamentales para realizar informes políticos sobre diversos temas, normalmente con una visión muy conservadora; y sirven como incubadoras de los departamentos gubernamentales, suministrándoles personal que ya ha sido formado y proporcionando puestos de trabajo para funcionarios que están fuera del poder.

    Se observa que la misma puerta giratoria que existe entre el sistema militar y los contratistas de defensa, también se mueve entre los  “think tank” con sede en Washington y los departamentos del gobierno de Estados Unidos.

    El aparato de  propaganda

    Los propagandistas de la economía a favor de la guerra se pueden fundamentalmente encontrar en la derechista industria de los medios de comunicación estadounidenses. Esto se debe a que la venta de políticas orientadas hacia la guerra requiere la pericia que sólo una bien engrasada máquina de propaganda puede proporcionar.

    La herramienta propagandística más potente es la televisión. Y ahí, la Red Fox de Noticias de Rupert Murdoch es invencible. No hay un medio de comunicación estadounidense más abiertamente devoto de la ideología neocon y más comprometido en el apoyo de las nuevas guerras estadounidenses que la Fox News. La CNN o la MSNBC pueden intentar algunas veces emularla, pero su profesionalismo les impide acercarse demasiado a Fox News, que está demasiado predispuesta a favor de la guerra y promueve sin pudor alguno la dominación global de Estados Unidos.

    Los esfuerzos de propaganda de Fox están estrechamente coordinados con otro medio escrito propiedad de Murdoch, como es el Weekly Standard y el New York Post. El Washington Times, que está controlado por el Reverendo de la Iglesia de la Unificación Sun Myung Moon, el neoconservador New York Sun y otras publicaciones neocon, como el National Review, The New Republic, The American Spectator, the Wall Street Journal, completan la infraestructura más importante de propagandistas a favor de la guerra.

    En conclusión, esa conjunción de cinco maquinarias para la guerra, i.e., el inflado aparato militar, la gran industria armamentística estadounidense, la administración neocon favorable a las guerras, con el Congreso de rodillas ante los lobbys militaristas, la red de “think tanks” favorables a la guerra y los belicosos propagandistas de los medios constituyen el marco del complejo industrial militar, del cual el Presidente Dwight Eisenhower, en 1961, hace ya 45 años, ya temía sabiamente que pudiera ejercer una influencia corrosiva sobre la sociedad estadounidense.

    0 0

    Si el “ladrillo” (especulación inmobiliaria) arrastró al capital financiero por los suelos, hay otro “ladrillo” mucho peor a la vuelta de la esquina y a punto de reventar: el de las acciones de los grandes monopolios internacionales.

    La cotización en bolsa de las acciones de las grandes multinacionales no tiene nada que ver con sus beneficios reales; son precios absolutamente inflados por la especulación. Marx diría que su valor no tiene nada que ver con su precio (valor de mercado) y, coo siempre, se acabará imponiendo el primero sobre el segundo.

    Desde que hay índices bursátiles se sabe que cada vez que la cotización se dispara, el desplome llega inmediatamente después. En Wall Street el índice S&P500 se ha multiplicado por 3,7 desde 2009, favorecido por una política monetaria de la Reserva Federal de bajos tipos de interés a largo plazo.

    Las multinacionales incluídas en dicho índice cotizan a unos valores que multiplican por 15 los beneficios aproximadamente, lo que no parece excesivo a primera vista si no se tiene en cuenta que estamos hablando de un plazo de tiempo de 8 años.

    La relación entre la cotización y los beneficios se mide por el índice PER, que es bastante engañoso. Para corregirlo, el Premio Nóbel de Economía Robert Shiller elaboró otro diferente que depende del ciclo económico, es decir, no tiene en cuenta tanto los beneficios anuales como la inflación y, sobre todo, el promedio de beneficio en los últimos diez años.

    Pues bien, teniendo en cuenta la corrección de dicho índice, el desfase entre la cotización en bolsa de los grandes monopolios y sus beneficios se duplica, alcanzado un 30, lo que en el siglo pasado en Wall Street sólo se logró en dos ocasiones.

    La primera fue en el famoso hundimiento de 1929 que marcó el inicio de la Gran Depresión y la segunda a finales de los noventa, cuando el PER corregido llegó hasta 44, su máximo registro histórico.

    En el máximo de 1987 que precedió al“lunes negro” del mes de octubre, con una caída del 23 por ciento del Dow Jones, el PER corregido fue de sólo un 18, muy parecido al actual. La serie histórica se puede ver en el siguiente gráfico:



    0 0

    El fallecido Abbouyaaqoub con signos de lesiones
    La “Operación Caronte”, iniciada por los Mossos d’Esquadra en 2014 contra una célula terrorista yihadista en Catalunya, preparada para matar y que con no pocas trabas pudo ser desarticulada en 2015 por la policía catalana, evidenció la hostilidad del Gobierno de Rajoy y del Ministerio del Interior, dirigido en aquel entonces por Jorge Fernández Díaz, contra el Govern de la Generalitat y sus servicios policiales autonómicos.

    Esa organización criminal acabó desarticulada y se practicó la detención de los 10 integrantes de su célula terrorista, además de un cómplice muy especial: un militante neonazi, amigo del líder yihadista, que le había pedido colaboración para acceder a armas y explosivos con la finalidad de atentar contra intereses judíos en Barcelona.

    Finalmente, a pesar de los informes policiales la Audiencia Nacional acordó no imputar en la causa a ese excandidato ultraderechista del MSR y miembro de SOM. La razón de su exoneración se debió a que, según el auto del instructor, el neonazi finalmente “no colaboró con los terroristas”. No obstante, no le será devuelto el arsenal y munición de guerra ocupado en su vivienda. El resto de la banda aguarda en prisión la celebración del juicio.

    Al bloqueo desde el Ministerio del Interior español impidiendo que los Mossos tengan acceso a las redes convencionales de información policial antiterrorista internacional, hubo que añadirle “la intromisión de agentes de la Policía Nacional en un caso abierto, con la única misión de boicotear la investigación antiterrorista que estaban llevando a cabo unidades de información de los Mossos d’Esquadra, que contaban con agente e informadores infiltrados”, según la denuncia de la policía autonómica catalana.

    Los agentes de la Policía Nacional “alertaron a los presuntos terroristas yihadistas de que estaban siendo investigados por la policía catalana”. Pocos días después los Mossos denunciaron los hechos ante la Audiencia Nacional y la Fiscalía.

    Los Mossos d'Esquadra, marginados por Rajoy

    El Ministerio del Interior se ha negado reiteradamente a atender las solicitudes del Govern de la Generalitat para incluir a los Mossos d’Esquadra en las principales redes de información policial internacional de lucha antiterrorista, tanto Interpol, como Europol, SIENA o SIRENE, así como el español CITCO, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado.

    Distintas fuentes sitúan el conflicto surgido durante la investigación de la “Operación Caronte” como un punto crítico en las hostilidades entre el Gobierno del PP y el Govern de Catalunya en materia policial. “Si el Partido Popular tuviera en sus manos la posibilidad de revertir la hegemonía de los Mossos d’Esquadra en el territorio de Catalunya ya lo habría hecho, dejando a la policía autonómica como un ente folclórico para ser lucido en fiestas de guardar”, señalan a coro sindicalistas de la policía autonómica.

    En este sentido, los agentes recuerdan la hostilidad hacia el Govern de Catalunya manifestada reiteradamente por el exministro del Interior Fernández Diaz, quien a mediados del 2015 salía al paso para negar los chivatazos de policías nacionales a presuntos terroristas. Su respuesta oficial transmitía implícitamente su clara desconfianza hacia a la policía de la Generalitat, a pesar de ser un cuerpo policial del Estado español: "La lucha y la política antiterrorista debe ser de Estado, y no se puede dejar en manos de los que no tiene el más mínimo sentido de Estado", dijo el ministro el 14 de mayo de 2015, tras una reunión con sus homólogos de los países del Sahel.

    Pronto llegó la oportuna respuesta del entonces conseller de Interior, Ramón Espadaler: “Al ministro [Jorge Fernández Díaz] le sienta fatal que los Mossos sean eficientes en la lucha antiterrorista. Yo, en cambio, me alegro de que los cuerpos de seguridad del Estado sean eficientes en la misma lucha”. Pero añadió que el caso del chivatazo “no es una lucha entre la Policía Nacional y los Mossos, no es una pelea, sino una actuación presuntamente delictiva de miembros de la Policía Nacional.

    El chivatazo policial a los yihadistas

    Los hechos denunciados por los Mossos al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional, junto a un informe de fecha 24 de noviembre de 2014, donde se considera la actuación de los policías nacionales compatible con un presunto delito de “revelación de secretos” cometidos por funcionarios públicos.

    Según la denuncia, cuatro agentes de la Policía Nacional, entre ellos un inspector y un inspector jefe, alertaron en noviembre de 2014 a los miembros de la célula yihadista “Fraternidad Islámica-Grupo para la predicación del Yihad”, integrado en el movimiento Yihadista Global y afín ideológicamente al Estado Islámico (Daesh), que estaban siendo investigados por los Mossos d’Esquadra.

    El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Policía –entonces bajo el control de Ignacio Cosidó– tenía información de que los Mossos investigaban a un grupo emergente yihadista, que se estaba radicalizando y que operaba en el entorno de Terrassa.

    Todo apunta a que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía decidieron por razones desconocidas intervenir por su cuenta en la investigación, sin informar a la policía catalana habilitada en este caso por la Audiencia Nacional, y contactar directamente con los integrantes de esta célula terrorista en construcción.

    Para ello los agentes de la Policía Nacional se pusieron en contacto con un informador habitual de Mataró, “al que facilitaron tres fotografías de los individuos que eran de su interés, con la finalidad de que el confidente alertara a los yihadistas que estaban siendo vigilados por la policía autonómica”.

    El confidente habitual de la Policía Nacional no conocía a los reseñados de Terrasa y cómo localizarlos, pero sí sabía de alguien que le podría ayudar en el encargo. Se trataba de otro español, hijo y nieto de policías, también cristiano converso al islam como el confidente, que sí los conocía.

    Así, el día 7 de noviembre de 2014 ambos se presentaron en una tienda situada en el número 196 de la calle Sant Damià, de Terrassa, donde trabaja en aquellas fechas uno de los yihadistas integrantes de la célula terrorista.

    En ese momento había varios miembros más del grupo reunidos en el local, y entre ellos el agente de los Mossos infiltrado en el grupo, cuyo papel como agente encubierto fue autorizado por la Fiscalía y la Audiencia Nacional el 20 de octubre de 2014.

    Ambos informadores de la policía nacional, siguiendo instrucciones de éstos, entraron y se dirigiéndose al grupo, se presentaron y comenzaron advirtiéndoles que sabían lo que estaban haciendo y “que no siguieran por el camino del Yihad, que no era el camino correcto”. Además, informaron a los miembros de la célula yihadista “que un jefe de policía [nacional] les había dicho que los Mossos estaban investigando a todos los presentes, y que en unas tres semanas los iban a detener a todos. También les explicó que este policía les enseñó diversas fotografías de los investigados, hechas supuestamente en el curso de vigilancias policiales, para corroborar esta información”, según señala el informe de los Mossos.

    Tras aquella reunión de “revelación de secretos a investigados por terrorismo”ambos colaboradores de la Policía Nacional pasaron a convertirse también en objetivo de los Mossos d’Esquadra.

    Los servicios secretos españoles acabaron trabajando con los Mossos investigando a inspectores de la Policía Nacional

    Así el 17 de noviembre de 2014, diez días después, los Mossos detectaron a uno de ellos reunido en un bar con otras dos personas desconocidas, que serían identificadas más tarde como un inspector y un inspector jefe de la Brigada Provincial de Información de Barcelona del Cuerpo Nacional de Policía, según recoge el informe de investigación. Este encuentro fue grabado en vídeo por la policía catalana en colaboración con agentes del Centro Nacional de Inteligencia, el CNI. Esto es, agentes de la policía catalana, trabajando junto a los servicios secretos españoles investigando a inspectores de la Policía Nacional.

    Tras la denuncia y la citación de los inspectores ante el juez Santiago Pedraz de la Audiencia Nacional, este finalmente acordó el archivo de la causa al considerar que no había delito.

    No obstante, la Generalitat denunció los hechos ante la Fiscalía, aportando los testimonios de los mismos informadores de la Policía Nacional, quienes denunciaron ante la Audiencia haber recibido presiones de estos mismos policías. Uno de ellos dejó grabado en vídeo su testimonio a una periodista, entonces redactora de El Periódico de Catalunya.

    Crisis en la lucha antiterrorista

    Sin duda, más allá del alcance de las consecuencias y actuaciones legales al respecto, este hecho pone de manifiesto un claro conflicto en el seno del Gobierno español a la hora de gestionar la lucha antiterrorista, la relación del Estado con los cuerpos de seguridad autonómicos y los accesos a la información sensible.

    Mientras, el exministro Fernández Díaz impedía a los Mossos acceder a los servicios internacionales de inteligencia y de lucha antiterrorista e información policial, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, de quien directamente dependía el CNI, no se opuso a la colaboración de los servicios de inteligencia con los Mossos d’Esquadra, incluso para investigar a la Policía Nacional.

    Ahora, el CNI vuelve a estar bajo el control del Ministerio de Defensa, con la ministra Cospedal, y el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha mantenido el veto a que los Mossos d’Esquadra se integrasen en los servicios de información policial internacional hasta que, a raíz del atentado de Barcelona, prometió que les abriría el acceso a Europol a partir de septiembre.

    http://www.publico.es/politica/terrorismo-catalunya-policias-nacionales-alertaron-yihadistas-2015-mossos-investigaban.html

    0 0

    Los ataques en Barcelona y otras ciudades europeas aparecen luego de consumada la derrota en la faceta territorial de la guerra del Estado Islámico en Siria e Irak, y cambios en el apoyo de la coalición de países occidentales hacia la oposición armada siria.

    Analistas afirman que detrás de grupos irregulares como las Maras en Centroamérica, narcoparamilitares en México y Colombia o yihadistas en el Oriente Medio, está el pretendido estado de excepción global dirigido por la corporaciones estadounidenses. Se trata de desmontar los Estados-nación y establecer los criterios de reconfiguración del llamado “orden internacional” que sirvan a su proyecto hegemónico.

    El Estado Islámico (EI), Daesh o ISIS, según ha afirmado Thierry Meyssan, presidente y fundador de la Red Voltaire, es un movimiento esencialmente político que utiliza la religión como referencia para provocar el caos y desunir al mundo árabe. El extraordinario despliegue sobre una superficie de entre 40 y 90 mil kilómetros cuadrados, junto al equipamiento militar y el acceso ilimitado a las grandes redes mediáticas mundiales, no han sido impulsados solo por fondos provenientes del Oriente Medio. Una fuente diplomática anónima afirmó al diario estadounidense The World Tribune que el EI pidió “misiles antitanques, RPG, equipos de telecomunicaciones y chalecos antibalas a países europeos como Bulgaria, Croacia, Rumania y Ucrania [...] Los servicios de inteligencia de la OTAN facilitaron la entrega de ese armamento afirmando que era una ayuda humanitaria a Siria”.

    En 2015 el presidente ruso Vladimir Putin aseguró que entre los 40 países que financian al EI se encuentran varios miembros del G-20, dijo en rueda de prensa al término de la cumbre del grupo celebrada en la ciudad turca de Antalya.

    Meyssan también informó que el proyecto de presupuesto de Obama para las operaciones diplomáticas y militares en el exterior (Overseas Contingency Operations, OCO) para el año 2015 destinaría 500 millones de dólares para “formar y equipar elementos controlados de la oposición armada siria para ayudar a defender al pueblo sirio, a estabilizar las zonas bajo control de la oposición, facilitar la prestación de servicios esenciales, contrarrestar las amenazas terroristas y favorecer las condiciones de un arreglo negociado”. Sin embargo el “gobierno provisional” sirio destituyó al general Abdel Ilah al-Bashir y a su estado mayor por presiones de Estados Unidos. Sin tropas ni oficiales, la coalición nacional de la oposición exterior siria “puede tener la certeza de que los 500 millones de dólares prometidos acabarán casi directamente en manos del EIIL [siglas del EI en ese momento], afirmó.

    En mayo de 2013, un mes después de haber fundado el EI, Ibrahim al-Badri -el “califa” conocido bajo el nombre de guerra de Abu Bakr al Baghdadi- se reunió en Siria con el senador estadounidense John McCain, líder republicano a quien Obama puso a cargo de la realización de las operaciones secretas por cuenta del gobierno.

    Una guerra transnacionalizada

    Según el Grupo Soufan, al conflicto armado de Siria, que inició en 2011, habían asistido 12.000 combatientes extranjeros de al menos 81 nacionalidades, sobre todo de Europa, Estados Unidos, países árabes, el sudeste asiático y el Cáucaso. Estiman que a comienzos de 2014, Rusia era el país del que procedía la mayoría de los 2.500 combatientes occidentales detectados para ese entonces (más de 800). Le seguían Francia (más de 700), Alemania (270), Reino Unido (más de 400), Bélgica (250), Australia (250), Países Bajos (120), Kosovo (120), Dinamarca (100), Suecia (90), Estados Unidos (70), Italia (53), España (51), Noruega (50), Finlandia (30), Suiza (10) y Portugal (6). El  diario El País de España informa que operativos de inteligencia en España descubrieron que varios militares y policías desertores detenidos tenían contactos en Marruecos, Luxemburgo, Bélgica, Reino Unido, Holanda, Estados Unidos, Francia, Bélgica, Túnez, Turquía, Egipto e, incluso, algunos países suramericanos.

    Las estimaciones de la CIA se triplicaron a mitad de ese año: entre 20.000 y 31.500 militantes tenían posesión de amplias zonas de Siria e Irak debido a “los éxitos en el campo de batalla, la declaración del califato, una mayor actividad bélica y las nuevas vías de comunicación”, declaró el portavoz Ryan Trapani.

    Karin von Hippel, quien sirvió como enviado especial para contrarrestar al EI bajo las órdenes del general estadounidense John Allen,  advirtió que Europa debía prepararse para más ataques terroristas una vez que fue aplastado en Mosul. “Creo que una vez que pierdan territorio en Irak y Siria y probablemente en Libia... volverán a una operación de estilo más insurgente que de un grupo terrorista que quiere intentar mantener el territorio”.

    En 2016 el Departamento de Estado de EEUU estimó que “más de 40.000 combatientes extranjeros totales han ido al conflicto [en Siria] y de más de 100 países”. Muchos combatientes extranjeros pudieron viajar a través de Turquía al territorio dominado por el EI, la frontera turca había sido descrita como “porosa” y el gobierno de Erdogan como el “mayor patrocinador estatal” del grupo terrorista. También la ONU afirmó que al menos 30.000 combatientes habían viajado a Siria, aunque “algunos combatientes extranjeros ya han regresado a sus países de origen, extendiendo la violencia en sus propias comunidades”.

    La guerra misma, la misma guerra

    Este ejército yihadista ha sido desplazado en encarnizadas batallas de ciudades en las que dominaba ampliamente como las sirias Aleppo y Al Raqqa y las iraquíes Mosul y Tikrit, disminuye su expansión en el terreno como estrategia de guerra y es inminente el retorno al terror focalizado y viral. Tanto lo ocurrido en Barcelona como en otras ciudades europeas son un intento de mantener y elevar los niveles de miedo que terminan justificando el incremento del gasto militar y políticas de vigilancia y control social.

    No es nuevo el hecho de que el fundamentalismo islámico se mueva según intereses geoestratégicos de Washington. En un análisis para Global Research, Patrick Martin describió cómo “las administraciones norteamericanas han tratado de formar las fuerzas fundamentalistas islámicas más reaccionarias y atrasadas en el Medio Oriente durante muchas décadas”, agregando que desde los años 50 del siglo XX la CIA financió y apoyó a grupos extremistas en contra de regímenes laicos como el de Mossadegh en Irán o el de Nasser en Egipto, considerados como amenazas para sus intereses económicos, o como posibles aliados de la URSS.

    Es conocido cómo entrenaron a los muyahidines (germen de Al-Qaeda), organizaron golpes de Estado y, junto con Israel, apoyaron a los Hermanos Musulmanes, origen de Hamás y Yihad Islámica.

    La guerra líquida


    Ante el colapso de la capacidad del EI de mantener territorio en Siria e Irak, muchos combatientes y simpatizantes extranjeros están abandonando sus filas y tratando de entrar a Turquía. Fuentes de The Guardian han confirmado que las filas del grupo en su último reducto en Siria se han reducido rápidamente debido al avance de una ofensiva terrestre hacia Al-Raqqa y Tabqa en el noreste del país. allí los combatientes extranjeros habían sido desplegados en los últimos cuatro años.

    Autoridades turcas y europeas dicen por su parte que cada vez más miembros del EI, que se unieron al grupo desde 2013, contactan a sus embajadas para regresar. Hablan de por lo menos 250 extranjeros “ideológicamente dirigidos” que pudieron haber sido introducidos de contrabando a Europa a partir de finales de 2014 hasta mediados de 2016 para buscar venganza por el califato que se desmorona, casi todos viajan a través de Turquía después de cruzar una frontera ahora no tan “porosa” en la que el EI se disuelve pero no desaparece.

    El Centro Internacional para el Contraterrorismo (ICCT) de La Haya estimó a mediados del año pasado que en Europa había ya alrededor de 30 por ciento de los cerca de 4.000 europeos que calcula que en los últimos años habían salido desde sus países hacia Siria e Irak, los mismos han recibido instrucción militar con el EI y combatido con los yihadistas.

    Ahora dicen haber constatado que la estrategia de captación ha cambiado debido a que estas organizaciones no se interesan por reclutar combatientes sino en convencer adeptos para que cometan atentados en sus propios países de residencia. “Esto conlleva un serio problema por las dificultades que hay para detectar y neutralizar a estos terroristas”, según afirmó un veterano experto del español Cuerpo Nacional de Policía.

    Newsweek ha afirmado que “los combatientes que regresan son un problema para los servicios de seguridad de Europa Occidental y Estados Unidos que están preocupados de que sus nacionales regresen a sus hogares para llevar a cabo ataques mientras el califato de ISIS sigue desmoronándose en Irak y Siria”, mientras describe las distintas realidades de los ex combatientes explica cómo la propaganda mediática los incitó a participar en el conflicto y la zozobra que viven sus sociedades al tratar de reintroducirlos, aun cuando el impacto de sus acciones es bajo con respecto a otras zonas.

    El fundamentalismo islámico, visto como principal enemigo de la libertad cristiana representada por Estados Unidos, también es su socio. Mientras el discurso hegemónico de la mediática global mantiene en ascuas a la sociedad occidentalizada, no logra ocultar vínculos como los de la monarquía española con el salafismo y el wahabbismo saudí financista del EI, lo que demuestra intereses más allá de lo religioso o cultural.

    En 2011 un informe del CNI español advertía sobre el dinero que Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes, Libia y Marruecos enviaban a comunidades musulmanas y cómo acababan financiando organizaciones radicales y células islamistas sin que haya habido cambios de postura por parte de la diplomacia española frente a las dinastías wahabitas.

    La tensión que viene

    Se trata de un complejo entramado de relaciones que se benefician del miedo y la guerra como un circuito en el que el tráfico y venta de armas juega un papel preponderante, asimismo la tensión global en la que se disputan espacios y mercados con Rusia, China e Irán.

    Turquía y Francia han retirado su apoyo a la Coalición Nacional de las Fuerzas Opositoras y Revolucionarias de Siria mientras Qatar ha reducido sus asignaciones. Este domingo la agencia rusa de noticias Sputnik News ha informado que el líder opositor Mohamad Bassam al-Malik ha abandonado la coalición opositora y ha regresado al país árabe. “Después de siete años, me di cuenta de que EEUU, los países occidentales y los países del Golfo Pérsico están en una conspiración contra Siria, que tiene como objetivo desmembrar el territorio sirio”, declaró. Otros actores de la oposición siria han comunicado su intención de regresar, Egipto y Rusia han estado trabajando para convencerlos luego de fuertes fracasos en el campo de batalla ante las fuerzas sirias y sus aliados y sufrir profundas divergencias internas.

    “El imperialismo contemporáneo ya no tiene como prioridad apoderarse de los recursos naturales. Hoy domina el mundo y lo saquea sin escrúpulos. Ahora apunta a aplastar a los pueblos y destruir las sociedades de las regiones cuyos recursos ya explota hoy en día”, ha escrito Meyssan recientemente. Se trata de un diseño global en el que “estar dentro” será cada vez una condición menos segura.

    La guerra en Siria e Irak no se ha mudado pero tampoco tendrá la expresión territorial hasta ahora vista, lo que se expande hacia Europa es el virus del miedo e incertidumbre, caldo de cultivo de más guerra y estado de excepción en la que el Imperio estadounidense juega la mejor sus fichas.

    http://misionverdad.com/trama-global/el-estado-islamico-como-bandera-de-una-guerra-global-caso-barcelona

    0 0

    Kirill Serebrenikov
    El mundillo de la farándula está muy revuelto en Rusia. Vive sus horas más bajas porque son las más falsas de su historia. Se ha llenado de una “culturilla” de medio pelo, ese tipo de mercancía que es el equivalente en la cultura del serrín en la carpintería. La causa es el capitalismo, esto es, una imposibilidad absoluta: el intento de convertir el arte en una industria.

    Si siguen las noticias de Rusia les habrá llegado el eco lejano de que el director de cine y de teatro Kirill Serebrenikov ha sido detenido y luego sometido a arresto domiciliario, lo que a algún medio cultureta ha aprovechado para lo de siempre, al más viejo estilo URSS: Putin es un dictador, en Rusia se persigue a los intelectuales díscolos, críticos, etc.

    El caso es que Serebrinkov ha sido detenido por el delito de malversación de fondos públicos, es decir, por meter en un bolsillo indebido unos dineros que el Estado le dio para que desempeñara su función seudocultural; en otras palabras: Serebrenikov no era alguien ajeno al gobierno de Medvedev sino todo lo contrario (vivía del presupuesto público).

    Si damos otra vuelta a la rosca habría que añadir que Serebrenikov se disponía a rodar una película sobre Viktor Tsoi, el icono del rock ruso por antonomasia que empieza con una falsificación de la realidad que, vista desde occidente, no puede ser más oportunista: Serebrenikov hace pasar al ídolo como un homosexual, lo cual es falso.

    Podríamos sospechar, entonces, que se trata de otra campaña homófoba auspiciada por el Kremlin. Pero a la revista Shanghai y demás gacetilleros occidentales nadie les ha avisado de que aquí tienen carnaza para otra campaña como la de Chechenia. Ellos se lo pierden y nosotros nos quedamos frustrados con una mentira menos.

    Para hacernos una idea: recientemente otro de los “escándalos” del cine ruso es la película (una superproducción financiada por el Ministerio de Cultura) del realizador A. Uchitel sobre las aventuras íntimas del último zar, Nicolás II, en la que quien encarna el papel imperial es un actor porno alemán. Ya saben cómo funcionan estos falsos “escándalos”, que no son otra cosa que publicidad gratuita y encubierta para ayudar a pagar el derroche de gastos que genera la basura seudocultural. A falta de estímulos de otro tipo, el morbo siempre vende.

    Nikita Mijalkov
    Cambiemos de tercio; pasemos a hablar de alguien mejor y más conocido en los medios cinematográficos occidentales, el gran Nikita Mijalkov, que ha abandonado -dando un portazo- otro nido de dinero: el Fondo con el que el gobierno ruso subvenciona determinadas películas (y no otras), administrado por un consejo de 16 personas al que acaba de llegar uno de esos personajes de la farándula moscovita, Natalia Timakova, que auna en su persona dos cargos simultáneos: ejerce portavoz del gobierno y es Directora General de Cine.

    La explicación que Mijalkov expone en su despedida nada entre dos aguas, pero es muy interesante por lo sorprendente, ya que tiene poco que ver con la imagen que se expone en occidente del tipo de colaboradores, como Timakova, que rodean a Medvedev y, en última instancia, también a Putin.

    Empecemos por explicar que el consejo que gestiona los fondos del cine ruso lo componen tanto tanto políticos -la mayoría- como integrantes del llamado “séptimo arte”. Mijalkov reconoce que Timakova es una persona cualificada, es decir, que si bien aterriza en el consejo por su condición de persona de confianza del Primer Ministro, Dimitri Medvedev, conoce de cerca el mundo del cine.

    Sin embargo, el punto de vista “ideológico” de ambos es opuesto, añade Mijalkov, y Timakova va a imponerlos en el consejo porque tiene poder y competencias para ello. Lo que el cineasta quiere decir es algo así como que en Rusia la política se va a imponer al arte, una tesis muy repetida en todas las partes del mundo, mucho más que la otra tesis, la de que el dinero se va a imponer al arte, que se acepta resignadamente como si fuera una maldición que hay que aguantar, es decir, el arte está obligado a soportar la presencia del dinero pero no la de la política (ni siquiera cuando uno, el dinero, llega a través de la otra, la política).

    Pero todo esto es un aburrido seudodebate. Lo mejor llega cuando Mijalkov sale de la rueda de prensa y a preguntas de un periodista afirma que “Timakova afronta numerosas cuestiones corrientes con una rusofobia latente”. ¿Es rusófoba la portavoz del gobierno ruso?, ¿de un gobierno calificado de nacionalista?, ¿de qué está hablando Mijalkov?, ¿quién es Timakova?

    El choque entre ambos, Mijalkov y Timakova, refleja el dilema en el que se mueven los círculos ideológicos dominantes en Moscú. El cineasta expresa la aversión (por no decir repugnancia) de grandes masas de la sociedad rusa actual contra políticos del estilo Timakova que hace 25 años en Madrid hubieran calificado de “beautiful people”.

    Para entendernos, Timakova es como Carmen Alborch cuando era ministra de Cultura del PSOE; gente exquisita que se viste de gala para la ópera o la galería de arte, con la diferencia de que la rusa (y su marido Alexander Budberg) forman parte de los círculos “liberales”, o “neoliberales”, o “ultraliberales” que en Rusia son aún más indeseables que aquí.

    En Rusia a estos círculos se los asocia con los tiempos duros de Yeltsin y Gaidar, cuando la liquidación del socialismo cayó como un fardo sobre las costillas de los trabajadores, los cooperativistas, los pensionistas, los funcionarios... En las altas esferas, a los críticos de aquella etapa, como al mismo Putin, se los considera nacionalistas, partidarios de la autarquía, las empresas públicas, etc.

    En lo sustancial, desde 1999 Putin depuró implacablemente a aquella costra de vividores, pero en absoluto se desprendió totalmente de ella que está muy presente en altos cargos del gobierno y la administración, ciertos medios de comunicación opositores, empresas, universidad...

    En el terreno cultural (por llamarlo de alguna manera), si el cine se convierte en una industria (como cualquier otra), se somete a las leyes del mercado, que son las del más fuerte, es decir, las de Hollywood, por lo que ocurrirá como en todo el mundo: las salas se llenan de ese tipo de cine insufrible, taquillazos que lo mismo se exponen en Moscú, que en Madrid o en Tegucigalpa.

    La cultura es nacional; la industria es internacional (“global”). Ahora bien, no se confundan: una industria internacional es como la socorrida “comunidad internacional” o la “coalición internacional” que masacra Siria, o sea, Estados Unidos.

    Mijalkov quiere otra cosa; quiere financiar cine ruso.


    La portavoz del gobierno ruso, Natalia Timakova, con su marido Alexander Budberg

    0 0

    La descoordinación entre los cuerpos policiales que ha salido a la luz tras los atentados yihadistas en Catalunya tiene su origen en el bloqueo informativo al que el Ministerio de Interior sometió a las fuerzas de seguridad durante el mandato de Fernández Díaz. De esa época de “brigada política” y Operación Cataluña queda un protagonista: José Luis Olivera, actual director del CITCO y antes jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista que bloqueó el acceso de los Mossos a las bases de datos

    Eran los tiempos del ministro Jorge Fernández Díaz y de sus conversaciones grabadas en su despacho oficial de Interior, de la conspiración contra políticos y partidos independentistas catalanes –que confirmó hace poco la comisión de investigación del Congreso de los Diputados–, de la consulta popular del 9-N contra la que la brigada política organizó la denominada Operación Cataluña...

    Mientras todo eso ocurría, un hombre de la máxima confianza del ministro dirigía el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), y bloqueaba el acceso de los Mossos d’Esquadra a los bancos de datos policiales sobre las tramas yihadistas internacionales de Europol (SIENA o SIRENE) y de la Interpol. Incluso, les negaba la integración en el propio CNCA y hasta boicoteaba las investigaciones de la policía autonómica catalana contra el yihadismo, como las de la Operación Caronte.

    “Es un despropósito que se aislase así a una de las fuerzas de seguridad”, subraya a Público un comisario con larga experiencia en la lucha contra el terrorismo islamista. “El responsable del CNCA tenía que haberle dicho al ministro que esa estrategia era enormemente contraproducente, porque si un cuerpo policial no puede consultar una base de datos, tampoco va a introducir sus averiguaciones en ella, como respuesta muy humana de rechazo, y se crean compartimentos estancos que sólo conducen a la duplicidad de esfuerzos y a la descoordinación”.

    Pero el entonces responsable de la coordinación antiterrorista, José Luis Olivera Serrano, “siempre decía 'sí, ministro' porque sabía que así se abría el camino hacia otro ascenso”, afirma un alto funcionario del Ministerio del Interior que conoció desde dentro esa etapa y es muy crítico con la estrategia de hacerle el vacío a los Mossos en un campo tan sensible. Fue en aquella etapa cuando Fernández Díaz proclamó, en referencia a la policía autonómica catalana: “La lucha y la política antiterrorista deben ser de Estado, y no se puede dejar en manos de los que no tienen el más mínimo sentido de Estado” (14 de mayo de 2015).

    Para esa última fecha, Olivera ya había sido ascendido a la dirección del recién creado CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado), producto de la fusión entre el CNCA y el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), convirtiéndose así en el auténtico Zar de la lucha contra el yihadismo. Un puesto que ostenta en estos momentos y desde el que hace poco más de dos meses aseveró, en una entrevista: El Daesh [el autodenominado Estado Islámico que se ha atribuido la matanza de las Ramblas de Barcelona] puede tener, si no los días, a lo mejor los meses contados”.

    Olivera –quien también afirmó que este verano “se puede estar muy tranquilo [sobre la amenaza terrorista global] dentro de España”– empleaba en esa desafortunada profecía el acrónimo árabe (Daesh) del más conocido como ISIS (siglas en inglés de “Estado Islámico de Irak y Siria”), correspondiente a “Al-dawla al-islâmiyya fi l-'Irâq wa l-shâm”. Pero la realidad es que no es en absoluto un especialista en terrorismo islamista, como subraya el comisario antes citado, quien domina el árabe clásico y el árabe dialectal de la región de Siria y Jordania al haberse formado durante meses en la zona con los servicios de inteligencia israelíes.

    De hecho, el único título con que cuenta Olivera para dirigir el más alto cargo de lucha contra el terrorismo es el de “graduado en Criminología” que concedía la Universidad Rey Juan Carlos, tras un seminario a distancia on-line de un año de duración y sólo 60 créditos. Un grado que ya no se imparte porque la Secretaría General de Universidades calificó el contenido del mismo de “insuficiente a todas luces” siquiera para obtener un título de diplomado.

    Por ello, el inspector de la Policía Nacional Jesús Andrés de Dios presentó un recurso contra su nombramiento como director del CITCO, que finalmente fue desestimado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de la Audiencia Nacional, aduciendo que en las bases de la convocatoria para opositar a ese nuevo cargo de Zar del Antiterrorismo “no se exigía efectivamente ningún título específico o cualidad de doctor, licenciado, ingeniero, arquitecto o equivalente para su provisión”.

    Un altísimo cargo que se inventó el ministro Fernández Díaz hacia el final de su mandato y con el que recompensó a Olivera por su lealtad y su participación –como anterior director de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF)– en la brigada política de Interior. Ya antes de la llegada de Rajoy al poder, Olivera había ayudado desde la UDEF a altos dirigentes del PP a zafarse de escándalos como el del espionaje entre sus líderes políticos en la Comunidad de Madrid.

    Diversas fuentes policiales y de inteligencia coincidentes aseguran que Olivera fue el ejecutor, tanto desde el CNCA como después al frente del CITCO, de la política de aislamiento de los Mossos de las redes policiales internacionales sobre terrorismo islamista. Estrategia que envenenó las relaciones entre la Generalitat y el Ejecutivo de Rajoy y que fue airadamente protestada desde el Parlament de Catalunya y en el Congreso por el portavoz de Esquerra Republicana Gabriel Rufián.

    Tras los atentados de Catalunya ha estallado de nuevo la polémica en torno a ese boicot nacional e internacional a los Mossos –que por fin el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha prometido levantar– a causa del clamoroso fallo de inteligencia que supuso no tener vigilado al imán de Ripoll que era el cabecilla del comando. Un imán extremista que estuvo preso en Castellón y años antes había sido vinculado con el jefe de otra célula islamista... hechos de los que no tenían información los Mossos.

    Interior incluso ha contraatacado acusando a los Mossos de haber desestimado una advertencia de las autoridades belgas sobre ese imán. Pero la comunicación de un policía belga con los Mossos era en realidad una petición de información –de la que los agentes catalanes no disponían porque tampoco tenían acceso a la base de datos del CITCO– y tuvo que ser necesariamente a extraoficial y a título personal porque la policía autonómica no está integrada en la Europol.

    Otra polémica sobre la falta de acceso de los Mossos a información internacional sensible sobre grupos terroristas se desencadenó tras publicarse que la mismísima Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU les había informado directamente de que habían detectado una amenaza yihadista concreta contra las Ramblas de Barcelona. El propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lo desmintió en el programa El Objetivo de Ana Pastor: “Las policías tienen relaciones con otras policías y las agencias de inteligencia tienen relación con otras agencias de inteligencia”, explicó a la periodista. “A una policía como los Mossos d’Esquadra ya nos gustaría tener relación directa con la CIA, pero evidentemente eso no ha ocurrido”.

    Pocos minutos después, Ana Pastor le preguntaba directamente a Olivera si se había transmitido a los Mossos alguna alerta de atentado, procedente de servicios secretos extranjeros, sobre una amenaza yihadista contra Barcelona, y su respuesta resultó evasiva e inconsistente.

    Fuentes cercanas a los servicios secretos españoles han confirmado que tanto la CIA como otras agencias de inteligencia de países aliados habían advertido desde hace meses de que Barcelona era un objetivo prioritario de los grupos yihadistas. Incluso se produjeron amenazas directas en páginas web islamistas, con ilustraciones alegóricas en la que aparece la Sagrada Familia, que se acaba de identificar como el blanco contra el que inicialmente pretendía atacar el comando, un plan frustrado por la explosión accidental de su arsenal en Alcanar (Tarragona, a 200 kilómetros de las Ramblas), que causó la muerte del imán.

    Esas alertas de la inteligencia internacional sobre la amenaza yihadista contra Barcelona sí acabaron llegando a conocimiento de los Mossos, pero siempre por vías extraoficiales e informales, ya que el CITCO no les proporcionaba información.

    http://www.publico.es/politica/atentados-yihadistas-director-inteligencia-antiterrorista-dirigio-boicot-informativo-mossos.html

    El policía Olivera, el perrito faldero de los chanchullos del PP

    0 0
  • 08/25/17--03:56: La contradicción principal
  • Juan Manuel Olarieta

    En cualquier análisis científico, uno de los problemás más importantes es dar con la contradicción principal, es decir, el motor que está influyendo de una manera más decisiva en una determinada situación. La contradicción principal expresa la esencia de dicha situación, por oposición a la apariencia de la misma, a sus elementos más superficiales.

    El término “contradicción principal” no siempre aparece de la misma manera en todos los fenómenos. Así en las guerras, los estrategas militares definen a un “enemigo principal” o un frente principal de combate, cuando hay varios. La tarea de derrotar a dicho adversario es prioritaria respecto a todas las demás y a ella se subordinan las demás operaciones militares.

    El ejemplo de la guerra (y otros parecidos que se podrían invocar) ponen de manifiesto que el descubrimiento de la contradicción principal no es sólo una cuestión teórica, sino también práctica: los problemas no se resuelve hasta que se aborda dicha contradicción. Es lo que a veces se llama “ir a la raíz” de la cuestión, profundizar en ella.

    El reconocimiento de que en un determinado acontecimiento concure una contradicción principal pone de relieve que nunca hay una causa única, sino muchos factores concurrentes que actúan de manera simultánea o sucesiva y se influyen unos sobre otros. Es lo que la dialéctica califica como “acción recíproca”: los efectos se convierten en causas y al revés.

    Del mismo modo, aunque se suele mencionar en singular, la contradicción principal no tiene que ser única; pueden ser varias. Las demás no es que no influyan o no sean importantes, sino que su peso sobre el fenómeno estudiado es menor, del mismo modo que los edificios tampoco se suelen levantar sobre un único pilar sino que tienen varios tipos de soportes.

    En cualquier caso, los edificios se sostienen sobre sus pilares y vigas maestras. Su solidez depende de ellos. El resto de la construcción está bajo su influencia, de manera que para derribar un edificio basta con derribar sus pilares.

    La contradicción de principal da con “la clave” de una situación, a partir de la cual es posible entender el resto. Descubre la verdadera naturaleza de un problema, profundiza hasta el origen del mismo y, por lo tanto, aporta las soluciones que lo resuelve de manera definitiva o, al menos, a largo plazo, a diferencia de las medidas paliativas que actúan sobre las contradicciones secundarias: aminoran las consecuencias de un problema, pero no acaban con él.

    Por ejemplo, el desempleo es una consecuencia necesaria e ineludible del capitalismo. Los seguros ayudan a paliar las consecuencias más perniciosas para los trabajadores, pero no pueden acabar con el problema. Para ello hay que acabar con el capitalismo y construir una sociedad distinta, socialista.

    A veces se habla de la contradicción principal como“causa” y de la secundarias como“condiciones”, un factor que suele suponer fijo, una especie de escenario que suministra los decorados ambientales o contextuales a las verdaderas protagonistas: las causas.

    No siempre la contradicción principal es la misma a lo largo del tiempo y de la historia, sino que cambia. Una contradicción principal se puede transformar en secundaria y al revés.

    Dada la acción recíproca entre las causas y los efectos, descubrir la contradicción principal es muy importante porque es el factor capaz de influir sobre los acontecimientos, al tiempo que está está menos influenciado por ellos.

    Así, bajo el imperialismo se califican de “hegemónicas” a un puñado de grandes potencias que son capaces de imponer sus condiciones a las demás, mientras que, en sentido contrario, éstas no son capaces de presionar a aquellas. En sus grandes líneas la situación mundial es, pues, consecuencia de las políticas implementadas por los países más fuertes, que son quienes imponen las “reglas del juego”.

    Del mismo modo, no todas las corrientes de pensamiento están en un mismo plano sino que algunas de ellas son dominantes o preponderantes respecto de las demás en las distintas disciplinas: filosofía, sicología, economía, historia, etc. Mientras la ideología dominante se basta a sí misma, las corrientes minoritarias se abren camino criticándola, tomándola como referencia. La crítica es el rasgo característico de esas corrientes marginales. El blanco de dicha crítica es la ideología dominante, que es la que marca la pauta.

    La contradicción principal no siempre es evidente por sí misma. Descubrir los vectores fundamentales que influyen sobre un fenómeno es uno de los más grandes avances del conocimiento. Ayuda a ordenar el cúmulo de condicionantes que pesan sobre cada acontecimiento, por lo que es lo contrario a las enumeraciones anodinas e insustanciales que suelen aparecer en los tratados académicos.

    En los análisis superficiales y vulgares, todas las contradicciones se ponen en el mismo plano, o confunden a unas con otras, o se concentran en los aspectos secundarios, descuidando los más trascendentales. En el caso de la historia, la narración se llena de anécdotas, de un tipo de relatos banales, de tipo periodístico.

    Los aspectos subordinados de un determiado acontecimiento se desentrañan a partir de los principales. Por ejemplo, los relatos vulgares atribuyen al asesinato en Sarajevo del heredero del trono de Austria, el archiduque Francisco Fernando, la causa desencadenante de la Primera Guerra Mundial, lo cual es falso.

    La causa fueron las contradicciones entre las grandes potencias imperialistas, que exacerbaron la opresión nacional en los Balcanes, utililzando a los países de la región como mecanismo para un nuevo reparto del mundo. El asesinato de Sarajevo no fue la causa sino más bien la consecuencia de dicha rivalidad.

    Si el análisis de un acontecimiento como la Primera Guerra Mundial no se centra sobre la contradicción principal, se confunden los efectos con las causas, a los victimarios con las víctimas, o se buscan soluciones técnicas (económicas, judiciales) a problemas que son de otra índole (políticos, sociales).

    Las contradicciones no suelen operar, normalmente, de manera simultánea. Unas son remotas y anteceden inmediatamente en el tiempo a otras, que están más próximas al fenómeno. Incluso las contradicciones operan en cadena, unas detrás de otras o unas a través de otras. Pero la contradicción principal no se puede confundir con la más cercana en el tiempo.

    El punto de vista partidista consiste en tomar posición en la contradicción principal. A dicho punto de vista no se le califica de partidista sólo porque sea subjetivo sino, además, porque el punto de partida de cualquier explicación científica es siempre parcial. Por importante que sea el reconocimiento de una contradicción como principal, es una parte del asunto que no agota la descripción. Para ello es necesario identificar también las contradicciones secundarias. El desarrollo de cualquier ciencia evoluciona, pues, de la subjetividad (de la parte) a la objetividad (al todo).

    Sin embargo, en ocasiones las ciencias atraviesan etapas de tipo empírico, dominadas por descripciones exhaustivas del “cómo” (de las contradicciones secundarias), pero aún no alcanzan a responder al “por qué”, esa fase del conocimiento que Engels calificaba como “ciencia teórica” (1) en la que la investigación se concentra en averiguar la contradicción principal.

    En ocasiones, cuando se trata de fenómenos sociales o de acciones humanas, la contradicción principal se expresa como “responsabilidad”, e incluso como “culpa” de una persona, de una clase social, de un gobierno o de un país. Del otro lado, identifica a las víctimas o sujetos pasivos de los anteriores.

    El responsable es quien controla (o debe controlar) la situación, quien la domina (o debe dominarla). De aquí deriva la noción de “hegemonía”, que la burguesía denomina con el neologismo de “liderazgo”. Tiene varios aspectos destacables:

    a) lleva la iniciativa; su comportamiento no es reactivo, es decir, no responde a una acción previa sino que la crea
    b) su acción tiene un peso decisivo sobre la situación, es capaz de modelarla a su favor
    c) a la inversa, está menos influido por la situación, como ya he expuesto antes
    d) puede elegir, tiene opciones, mientras los demás países tienen muy pocas, una o ninguna alternativa y, si las que tienen, no les permiten optar a ellas

    Aunque el predominio de fuerzas hegemónicas puede ser muy abrumador, nunca es absoluto, por lo que las explicaciones conspiracionistas son erróneas. El mundo no es una pirámide que gobierna una pequeña sinarquía de magnates, donde todos los demás son dóciles sujetos pasivos, engañados y manipulados.

    La responsabilidad de unos, por importante que sea, no exime la de otros. La historia muestra muchos ejemplos de que en una guerra desigual, un ejército inferior puede derrotar a uno muy superior en fuerza, si defiende una causa justa, su estrategia es correcta y compensa su debilidad militar con otro tipo de factores, como los políticos, o en palabras de Clausewitz, “el pueblo en armas” (2), por lo que deberá comprender la guerra no como un asunto técnico-militar sino político-militar.

    En la misma línea, a veces se atribuye el desmantelamiento de las organizaciones revolucionarias a la represión, es decir, a factores técnicos, (militares, policiales o judiciales), cuando lo cierto es que una organización revolucionaria, por su propia naturaleza, es indestructible. Por brutal que sea la represión, dichas organizaciones han desaparecido como consecuencia de sus propios errores y, finalmente, han acabado capitulando.

    Una organización revolucionaria es siempre inferior desde el punto de vista técnico, pero es muy superior siempre desde el punto de vista político. La burguesía comete el error de creer que es posible aplastar a una organización revolucionaria con el empleo de una fuerza técnicamente superior; el proletariado comete otro si no está preparado para hacer frente a ello.

    Como también ha quedado expuesto, la detección de la contradicción principal tiene un aspecto práctico y partidista para una organización revolucionaria. Aún siguiendo una línea política correcta, es imposible que una organización revolucionaria avance si no tiene en cuenta las fuerzas más importantes que condicionan la situación en su país, que son tanto internas como internacionales, y son cambiantes además.

    Notas:

    (1) Engels, Dialéctica de la naturaleza, Madrid, 1978, pg.158.
    (2) Clausewitz, De la guerra. Táctica y estrategia, Barcelona, 2006, pgs.265 y stes.

    0 0

    Como un ciempiés, Turquía no puede estar a la vez en un único sitio, lo cual es desconcertante porque estamos tratando de sacar una foto a un personaje que no deja de moverse. Estamos exigiendo a la realidad que se quede quieta un momento para que nosotros podamos pulsar el botón, y no hay manera. El mundo no nos hace caso.

    Siempre ha sido un Estado paradógico, con muchas caras distintas, de modo que si enfocamos hacia un lado vemos algo distinto que del otro, y todas esas caras son igualmente reales.

    En 1920, al mismo tiempo que el sultán de Constantinopla (Estambul) firmaba la capitulación (Tratado de Sevres) ante las potencias vencedoras (Francia, Gran Bretaña, Italia), Mustafá Kemal se alzaba en armas contra contra unos (imperialistas) y otros (sultán).

    Un país moría (un imperio) y nacía otro (una república). Pocas veces en la historia se ha visto algo parecido en tan poco espacio de tiempo: la capitulación de Sevres suponía que Turquía dejaba de ser una potencia imperialista y se convertía en una colonia.

    Se pueden encontrar tantos contrastes como se quieran, pero lo más destacado es que la nueva Turquía siguió siendo un Estado sorprendentemente contradictorio. Así, al mismo tiempo que el gobierno de “Ataturk” exterminaba en el Mar Negro a la dirección del recién fundado Partido Comunista, colaboraba con la también naciente URSS en la guerra civil contra los imperialistas en el Cáucaso.

    Desde entonces hasta ahora, es difícil encajar a Turquía en ningún esquema preconcebido y los intentos que se hacen acaban en chapuzas lamentables. Entonces, en lugar de tirar el esquema a la basura, lo más sencillo es responsabilizar a Turquía, que se nos va de las manos como si tratáramos de vaciar el agua del mar con ellas.

    Pero es un error suponer que nuestras dificultades proceden de que Turquía es un caso especial, una excepción en el mundo. En absoluto. Lo que no acabamos de entender es el imperialismo, que tratamos como la “cosa en sí” kantiana, en la que a un lado están las grandes potencias y al otro los países dependientes.

    También suponemos que los primeros se reparten a los segundos del mismo modo que los comensales se reparten la comida. Pues no. El caso de Turquía en 1920 lo que demuestra es que el gran manjar del imperialismo son las propias grandes potencias.

    Tras la Primera Guerra Mundial, que fue una guerra imperialista, la URSS (que aún no llevaba este nombre) favoreció que Turquía sobreviviera como Estado independiente, gracias a una serie de tratados firmados entre ambos países en los que por primera vez aparecía en la historia un principio fundamental: la autodeterminación, que es tanto la independencia como la igualdad entre todos los países del mundo, algo opuesto a la propia esencia del imperialismo.

    Lo mismo podemos decir de Alemania en 1945, tras el final de otra guerra mundial, cuando los imperialistas trataron de imponer el Plan Morgenthau para repartirse el país, convertirlo en un protectorado e imponer una ocupación militar permanente.

    Todos los países tienen cien caras y Turquía tiene mil. En la misma medida que cualquier otro país capitalista desarrollado, marcha de forma acelerada, como había previsto Lenin, hacia el fascismo, la represión y la militarización del país. Ninguna organización revolucionaria puede esperar del gobierno de Ankara nada diferente. No hay nada que sorprenda, por lo que los revolucionarios deberían estar preparados para cualquier carnicería, tanto si Erdogan logra mantenerse, como si triunfa el golpe de Estado de la OTAN.

    ¿Qué es lo que está cambiando?, ¿hacia dónde van los acontecimientos? Hacia una clara basculación de la correlación de fuerzas en Siria, en Oriente Medio y en los Balcanes que, además de socavar los fundamentos de la OTAN, también está afectando a la Unión Europea.

    En la reciente visita a Ankara de Viktor Orban, presidente de Hungría, un personaje reaccionario muy parecido a Erdogan, ha dicho algo que tiene que sorprender necesariamente porque representa a un país que forma parte de la Unión Europea: ha dado la razón a Turquía públicamente en la pelea que mantiene con Alemania.

    Es una declaración de intenciones que puede llevar muy lejos: o bien a una fractura de la Unión, o bien a que Alemania haga concesiones (y no sólo a Turquía). Lo más probable es que se produzcan ambas cosas a la vez porque las concesiones no sólo procederán de Alemania sino de toda la Unión, lo cual no podrá evitar que se siga fraccionando.

    Los acontecimientos no sólo conciernen a Hungría sino a varios países de los Balcanes, incluidos aquellos, como Rumanía o Bulgaria, que han dado más muestras de servilismo hacia la OTAN, hasta el punto de admitir la instalación de tropas y bases de misiles dirigidos contra Rusia.

    Cuando un revolucionario se echa a la mar necesita saber tanto el lugar hacia el que se dirige, como la dirección que toma el viento. De lo contrario acabará donde menos se lo espera.

    0 0

    Ayer uno de los sitios de noticias de Indymedia en Alemania, Linksunten, fue censurado por el Ministerio del Interior. La web ha sido prohibida y su logo también. Aún no se ha producido ninguna detención, aunque el gobierno alemán habla de “la asociación que edita la web”, a pesar de que no existe tal cosa.

    En una conferencia de prensa el ministro del Interior, Thomas de Maizière, dijo que la web “actúa en contra de la legalidad” y del “orden constitucional” y que en varios registros efectuados en la ciudad de Friburgo la policía encontró tirachinas, palos y cuchillos.

    La web se creó en 2009 para el sur de Alemania. De ahí su nombre, Linksunten (linksunten.indymedia.org), que significa “abajo, a la izquierda”. Existe otro sitio diferente (de.indymedia.org) creado en 2000 siguiendo a las protestas del movimiento antiglobalización a finales de los noventa en Estados Unidos.

    La web prohibida tenía más visitas que la original, por eso había comenzado a publicar informaciones relativas a todo el territorio alemán, según publica la Indymedia que aún no ha sido víctima de la censura.

    Para el gobierno, el sitio era el mayor foro de los grupos progresistas alemanes. Una de las cuestiones que esgrimen como motivo para la prohibición es que en la web se publican comunicados en los que militantes se atribuyen la autoría de actos de sabotaje o de otro tipo, como incendios de coches. En la web había un apartado de libre publicación en el que se podía publicar de forma anónima.

    El senador de Interior de Berlín Andreas Geisel, del partido socialdemócrata SPD, reaccionó a la noticia satisfecho, al asegurar que “los extremistas de izquierda utilizaban la página para organizar ataques”.

    Mientras, los medios nazis siguen impunemente esparciendo su propaganda racista. En julio salió al mercado una revista a todo color muy singular. Su nombre, Schwerterträger, hace referencia directa a las Cruces de Caballero, una condecoración nazi que Hitler entregó a sus oficiales más leales durante la Segunda Guerra Mundial. En el editorial de la publicación se aseguraba que trataba de contrarrestar el ataque de la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, que tras un escándalo en el ejército alemán mandó realizar mayores controles entre los soldados alemanes que sospechosos de tener ideología neonazi.

    La publicación es una apología del nacionalsocialismo de principio a fin. Sin embargo, se vende en librerías entre revistas de cocina o semanarios de información. Es un buen ejemplo que ilustra la doble vara de medir del Ministerio del Interior a la hora de censurar o no publicaciones. En el primer número se dedica una biografía completa al general Erich Bärenfänger. En la portada, este militar nazi, que se suicidó el 2 de mayo de 1945 en los últimos momentos de la batalla de Berlín, aparece sonriente.

    Partidos como el neonazi Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD) o el islamófobo Alternativa por Alemania (AfD) tienen asimismo foros en internet en los que se publican comentarios, en ocasiones anónimos, en los que se fomenta la xenofobia y la islamofobia de forma abierta. Tampoco ha sido censurado.

    http://www.eldiario.es/internacional/Alemania-Indymedia-cierre_0_679632627.html

    0 0

    El cementerio del Carmen de Valladolid se confirma como uno de los lugares donde se encuentra una de las mayores fosas comunes del país. La  Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha descubierto una nueva fosa con los cuerpos de 42 personas represaliadas durante el verano del 36, justo después del levantamiento militar del general Franco, el 18 de julio.

    Los cadáveres de esas 42 personas han sido descubiertos en la cuarta fosa excavada por arqueólogos, biólogos y otros voluntarios de la ARMH. Considerando que en 2016 se hallaron los restos de 186 personas en tres sitios diferentes, la cifra de personas asesinadas y enterradas en el cementerio vallisoletano alcanza las 228 personas, cuyo “único delito fue su compromiso con la democracia”, subraya Julio del Olmo, presidente de la Asociación.

    La peculiaridad de la última fosa descubierta es que los cuerpos fueron enterrados en capas, separadas por 30 centímetros de tierra y cal, hasta colmatar el hueco, que tiene una profundidad de 2,15 metros, una superficie de 3 por 3,30 metros.

    Una de las sorpresas llegó ayer, cuando encontraron en el bolsillo de una chaqueta un papel doblado y recortado con la clasificación del Tour de Francia de 1936. Para Julio del Olmo este dato, aparentemente anecdótico, tiene trascendencia porque aquel acontecimiento deportivo concluyó el 2 de agosto del 36. “Es indicativo porque podemos deducir que la fosa data del mes de agosto”, describió.

    El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid reclamó el compromiso de las administraciones: “Estamos ante un proceso histórico de una gravedad enorme porque fueron personas asesinadas por estar comprometidas con la democracia; son crímenes de lesa humanidad”, apostilló Julio del Olmo.

    http://cadenaser.com/emisora/2017/08/24/radio_valladolid/1503573807_465898.html

    0 0

    El gobierno de Nigeria busca la cooperación de Rusia en la lucha contra el grupo yihadista Boko Haram a escala regional, ante los continuos atentados perpetrados en su país y en los territorios vecinos, aseguró el jueves el ministro de Defensa nigeriano.

    “Debatimos con el ministro ruso de Defensa, Serguei Shoigu, la cooperación antiterrorista y destaqué el papel que Rusia juega a nivel mundial, sabemos que las acciones rebeldes son un problema mundial y en ese sentido Rusia ayudó a Afganistán, Siria y Turquía”, afirmó el ministro de Defensa de Nigeria, Mansur Mohamad Dan-Ali.

    Además, aseguró que esperan “el apoyo de Rusia en nuestra región porque tenemos un problema parecido”, dijo durante su reunión con su homólogo ruso en el marco del Foro Internacional Military Army 2017.

    El ministro de Defensa de Nigeria subrayó el “importante papel” que juega Rusia en la lucha contra el terrorismo mundial y el autodenominado Califato Islámico en Oriente Medio.

    Rusia y Nigeria firmaron un acuerdo intergubernamental de cooperación militar y un contrato para el estudio de militares nigerianos en instituciones de preparación militar del ministerio de Defensa ruso.

    El ejército nigeriano logró recuperar buena parte de los territorios controlados por Boko Haram, que busca imponer un califato en el norte del país.

    Boko Haram es una organización afiliada al Califato Islámico desde 2015 que opera desde el inicio de su insurgencia en 2009, principalmente en las regiones nororientales de Nigeria, y se caracteriza por adoctrinar a los jóvenes para efectuar atentados suicidas en iglesias, mezquitas y mercados, entre otros lugares públicos.

    Resulta complicado establecer un balance de víctimas de los yihadistas nigerianos, a causa de la difícil comunicación con las regiones del noreste del país. En 2014 algunas fuentes evaluó en 6.644 el número de civiles muertos aquel año a causa de los ataques de Boko Haram (*).

    (*) http://economicsandpeace.org/wp-content/uploads/2015/11/Global-Terrorism-Index-2015.pdf

    0 0

    Según lo prometido por el presidente del Kurdistán irakí, un referéndum sobre la independencia de un Estado denominado “Kurdistán” tendrá lugar el lunes 25 de septiembre de 2017.

    Ese “Kurdistán” abarcaría la actual región del Kurdistán irakí así como los territorios que esa región anexó en 2014, en coordinación con el Emirato Islámico (Daesh), y de los cuales expulsó a los grupos étnicos no kurdos para garantizar que los pobladores kurdos fuesen mayoría, como actualmente ocurre.

    En el momento de la caída del Imperio Otomano, Estados Unidos consideraba que esas regiones podrían unirse al “Kurdistán” cuya creación habían proclamada mediante el Tratado de Sevres –en 1920. Pero este fue posteriormente disuelto –en 1923– durante la Conferencia de Lausana. La Comisión King-Craine determinó en aquel momento que los kurdos eran minoría en el actual Kurdistán autónomo irakí así como en los territorios anexados por esa entidad.

    En el referéndum, los electores irakíes tendrán que responder a la pregunta: “¿Quiere usted que la Región del Kurdistán y las zonas del Kurdistán fuera de la competencia de la Región se conviertan en un Estado independiente?”

    Para la realización de ese referéndum serán considerados como electores los pobladores actuales de la región del Kurdistán irakí y los de los territorios anexionados por esa región que cumplan las siguientes condiciones:

    - tener más de 18 años;
    - haberse registrado como elector antes del 7 de septiembre;
    - también podrán participar las personas originarias de las regiones incluidas en el referendo que se hayan inscrito previamente para votar electrónicamente.

    Los demás irakíes no podrán participar en el referéndum.

    El jefe del clan Barzani y presidente del actual Kurdistán irakí, Massud Barzani, se comprometió a que su prensa y su partido no acusen de “traición” a los electores que se pronuncien a favor de seguir siendo parte de Irak.

    Las elecciones realizadas anteriormente en el Kurdistán irakí y su actual presidencia no responden a los criterios democráticos reconocidos internacionalmente. Por ejemplo:

    - En 1992 esa región contaba 971.953 votantes, que en un solo decenio se convirtieron en 2.129.846.

    - En 1991, después de intervención militar internacional contra la invasión irakí en Kuwait, Estados Unidos y el Reino Unido ocuparon militarmente el Kurdistán irakí, donde se constituyó entonces un gobierno conformado simultáneamente por el pro-occidental Massud Barzani y el pro-iraní Jalal Talabani. Pero Barzani solicitó al entonces presidente de Irak, Saddam Hussein, que combatiera a los hombres de Talabani, lo cual hizo Saddam Hussein, bajo la atenta mirada de los anglosajones. Finalmente, en 1998, se firmó en Washington un acuerdo de paz que dividía la región en dos partes. En 2003, después de la invasión contra Irak y del derrocamiento de Saddam Hussein, los occidentales impusieron a Massud Barzani como presidente (otra vez sin elecciones) de toda la región, con la condición de que incorporara a Talabani en su gobierno. Barzani fue finalmente electo presidente de la región, en junio de 2005, y posteriormente reelecto, en junio de 2010. Aunque su mandato expiró en junio de 2015, Massud Barzani se mantiene aún en el poder, y ya cuenta 26 años seguidos como presidente del Kurdistán irakí.

    - El parlamento regional kurdo, contrario a la ausencia de elección presidencial, dejó de reunirse.

    La Comisión Electoral aplicará una regla muy particular al conteo de votos en las zonas anexionadas:

    - si los “electores” votan mayoritariamente “Sí”, serán integrados al nuevo Estado independiente;

    - si votan “No”, seguirán siendo parte de Irak, pero sus votos serán descontados del conjunto de votos para que los electores del actual Kurdistán irakí puedan obtener la independencia de todas maneras.

    El proyecto de creación de un Kurdistán independiente en Irak fue presentado, en 2004, por el entonces senador –y posteriormente vicepresidente de Estados Unidos– Joe Biden. En el plano internacional solo ha logrado respaldo oficial de Israel.

    http://www.voltairenet.org/article197595.html

    0 0

    Darío Herchhoren

    El jueves 17 de agosto de 2017 se produjo un acto de barbarie terrorista en Barcelona que se saldó provisionalmente con la siega de 15 vidas inocentes que paseaban tranquilamente en una noche de verano. Digo provisionalmente por el hecho de que hay algunos heridos que se encuentran en estado crítico y que podrían aumentar el número de muertes.

    Hay algunos hechos que se produjeron luego de ese ataque en días posteriores, que forman parte de  la liturgia habitual en estos casos, donde los medios de comunicación oral y escrita llenan sus espacios con las opiniones de algunos notables, que inciden en lugares comunes como las habituales condenas al terrorismo.

    El episodio de Barcelona es uno más de la ya larga lista de atentados que se vienen sucediendo en diversas ciudades europeas con resultados parecidos. En el caso de Barcelona, todos los comentaristas señalaron al terrorismo yihadista como el responsable último del mismo, y muy curioso que ninguno de los opinantes dijera una sola palabra sobre algo esencial como es el financiamiento del terrorismo. ¿Por qué será? ¿Será acaso por el hecho de que está probado que los USA y miembros de la OTAN y Arabia Saudí son los que arman el brazo criminal? Uno de los comentaristas citado para opinar en la cadena SER, fue Javier Solana Madariaga, un siniestro personaje, servidor de la CIA, protegido de la policía franquista, que tenía orden de no molestarlo por su actividad “opositora” al régimen y ex Secretario General de la OTAN, y por supuesto socialista del PSOE. Obviamente Solana Madariaga sabe mucho de terrorismo, ya que fue el Secretario General de la OTAN, que es como decir que fue el jefe de los criminales.

    Lo curioso de todo esto es que todos saben que el “estado islámico” está armado y financiado por Arabia Saudí y por los USA. Saben también que Turquía ayudó a los criminales y compraba el petróleo robado al estado sirio, utilizando unas flotas de camiones cisterna que eran propiedad de un hijo del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, pero nadie abre la boca. ¿Es posible que de la noche a la mañana aparezca en Siria y en Irak, un ejército de 50 mil hombres, perfectamente armados, calzados y vestidos?, ¿De dónde sacan todo eso?

    Lo de Barcelona es sin duda un hecho gravísimo, y vaya por delante mi solidaridad con las víctimas y sus familias.

    Me asaltan dudas y preguntas: parece que la CIA alertó al gobierno español sobre un posible atentado en España. La CIA sabe de posibles atentados, por el simple hecho de que es ella la que los patrocina. Todo el mundo sabe que Arabia Saudí es la teta que amamanta al wahabismo, una interpretación fundamentalista del islam, y que patrocina al estado islámico, y por ello, Trump en su última vista a Arabia Saudí ha vendido a ese reino de demócratas armas por 100 mil millones de dólares, que en realidad serán 100 mil millones de dolores. Un detalle del atentado de Barcelona ha sido la presencia del Rey Felipe VI. La monarquía española desde la coronación de Juan Carlos I, ha recibido favores de los saudíes. El primero de ellos fue el “regalo” de mil millones de pesetas que le hicieron a Juan Carlos al asumir su reinado. Actualmente la familia real española visita habitualmente Arabia, y hace grandes viajes en compañía de inversores españoles. Favor con favor se paga. Mientras tanto, el gobierno pepero de España está preocupado por los derechos humanos en Venezuela y en Cuba, mientras mira para otro lado con la barbarie desatada en Siria, y con las ejecuciones en Arabia.

    0 0

    Bianchi

    ... (los yihadistas) la "civilización judeocristiana" y sus "cruzadas" a la conquista de "tierra santa" donde se cometieron aberrantes escabechinas sin cuento.

    Tengo para mí que este "fanatismo" es envidiado secretamente -freudianamente o jungianamente- por la Santa Sede que ve cómo todavía hay quien se inmola por unos ideales religiosos que para sí quisieran en su grey y rebaño, pero lo que en el cristianismo era "evangelización", en el Islam es "yihadismo"(que ni saben lo que significa esta palabra), "terrorismo", "fundamentalismo", y no dicen "hooliganismo"porque esto pertenece al rubro del planeta fútbol, occidental, por supuesto. Se tiene que conformar el cristianismo con años santos compostelanos, peregrinaciones, jubileos, viajes a Lourdes, Fátima y alguna beatificación por ahí que esté a tiro y echarse a la boca.

    Ah, o tempo, o mores !

    Sin embargo, el Estado Vaticano, corroído de oscura envidia, tilda de"fanáticos" a aquellos creyentes, velis nolis, nolens volens, quieras que no, guste o no, en unos "valores" que ellos enarbolaron in illo tempore y hoy no comulga -dicho pintiparadamente- nadie salvo cuatro viejas y dos franquistas. Se trata de destrozar los "valores"que defiende el otro, el rival.

    Seré breve. De un tiempo acá, sobre todo en medios carpetovetónicos y ultramontanos pero que vienen bien sus monsergas a los medios "liberales" cuando conviene y procede, que aquí vale todo, se oye el mantra que dice que en España hay inflación de mezquitas, pero en los países árabes y/o musulmanes (Irán, por ejemplo, no es árabe, y no digamos Malasia o Pakistán, pero sí musulmanes) no se ve una Iglesia cristiana (salvo las coptas en Egipto) ni por el forro de los cojones, dicho en argenta, lo que dice mucho de nuestra tolerancia democrática con los moromierdas en suelo patrio y nada de la intolerancia fanática de esa religión equivocada como es la mahometana, incluida la Guardia Mora de Franco en tiempos.

    Queda muy lejano -para estos ignorantes con avaricia- aquel siglo XVIII en el que Voltaire denunciaba la intolerancia cristiana porque podían verse iglesias católicas y protestantes en tierras árabes mientras que resultaba imposible encontrar una mezquita en territorio cristiano.

    ¿De qué ostias hablan estos payasos, mecagoensudiós?

    Kyrie eleison.

    0 0

    Gasteizkoak

    Desde hace una semana no deja de asombrarnos cómo se está manejando el atentado de Barcelona en lo que respecta a la policía. Nos causa sorpresa no sólo la gente que se abraza a los antidisturbios (¿por qué, por no hacer su trabajo?), sino las declaraciones de numerosos cargos políticos, sobre todo de las llamadas “izquierdas” (Podemos, CUP, Barcelona en Comú...), que alaban a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y que se unen al ya coro único que demanda un aumento de dotaciones policiales, amén de las medidas de videovigilancia, restricción de movimientos, aumento de identificaciones arbitrarias por motivos de seguridad, etc.

    Hoy mismo hemos sabido que ayer (24/08/2017) Bildu se sumó a una declaración institucional de la Cámara de los diputados impulsada por Ciudadanos para reconocer y agradecer la labor de todas las fuerzas policiales y de seguridad por su labor tras los atentados de Barcelona. Atrás quedaron las denuncias de las asociaciones contra la tortura (Coordinadora contra la Tortura y Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa) contra uno de los cuerpos (Mossos d’Esquadra) que más denuncias ha recibido en los últimos diez años desde que Euskal Herria fuese “pacificada” (en este decenio Catalunya ha liderado los rankings en cuanto al número de denuncias presentadas en el Estado español por torturas, vejaciones, palizas, malos tratos, amenazas, encañonar a detenidos, etc., con multitud de policías acusados y condenados, superando, aunque cueste creerlo, a otros cuerpos avezados en lo que podríamos considerar prácticas policiales al uso —Guardia Civil, Ertzaintza, todas las policías locales y también funcionarios de prisiones).

    Olvidado ha quedado el discurso que señalaba a la policía por ser lo que es y lo que no puede sino ser: una organización militar y militarista que ejerce la violencia, la tortura, los abusos, la mentira, que se sirve del poder para cometer todo tipo de atropellos y tropelías, que sólo está cuando no se la necesita, para pegar, para detener, para acusar, para multar, para golpear, para fichar, para invadir nuestra privacidad... ¿Dónde estaban, por ejemplo, cuando debían defender a todas las mujeres asesinadas por maltratadores? ¿Dónde cuando se producen violaciones sexuales? ¿Dónde estaban el 11M de 2004 (y que conste que no defendemos su existencia ni siquiera en estos casos)? ¿Para qué sirven tantos dispendios policiales si son incapaces de detectar a un numeroso grupo de personas (al menos 12) que almacenaban un centenar de bombonas de butano, cientos de litros de productos químicos para fabricar explosivos, tornillos y otros metales para ser utilizados como metralla, dinero a espuertas, pasaportes falsos, que amenazaban a través de las redes sociales como si tal cosa, que tenían la intención de realizar un atentado bestial? Se dice ahora que es muy difícil anticiparse a este tipo de atentados, pero entonces, ¿para qué están? ¿A quién protegen? ¿A quién sirven? ¿Tenemos que pensar que el atentado bien pudiera ser otra vuelta de tuerca que encaja en ese proyecto de largo recorrido que busca ejercer un todopoderoso control social mediante el miedo generalizado?

    Recordemos, de pasada, un episodio no muy lejano... Según la (h)inteligencia policial, en 2013 dos anarquistas chilenos (en este caso sí eran una célula terrorista) viajaron desde Barcelona (mira tú qué coincidencia) hasta Zaragoza para colarse en la basílica del Pilar con una bombona de camping gas con la intención de cometer un terrible atentado contra una figura de yeso y unos bancos de madera (la propia Audiencia Nacional consideró acreditado que la acción afectó al patrimonio histórico y artístico de los bancos y la zona del coro y la sillería), causando lesiones leves en un oído y en la mandíbula a una persona. Desde el principio se afirmó que pertenecían a una enorme y peligrosa organización criminal de corte anarquista que pretendía tumbar el Sistema: el Comando Insurreccionalista Mateo Morral, integrado en los Grupos Anarquistas Coordinados (GAC), equivalentes a la Federación Anarquista Informal/Frente Revolucionario Internacional (FAI FRI)...

    El ridículo comando Mateo Morral apestaba desde el primer minuto a montaje policial; sólo hay que leer el comunicado para detectar algunos tics de la policía. Las consecuencias de dicho atentado implicaron detenciones e identificaciones, acusaciones injustificadas, amenazas a personas y grupos anarquistas acusados de terrorismo...  ¿Para qué tanto Centro Nacional de (H)Inteligencia, tanto Centro contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, tanta videocámara, tanta policía y tanto presupuesto militar/policial? Pues para eso, para defender un determinado orden, un orden en el que se defiende a los de siempre y donde mueren los de siempre, como en Siria, Iraq o Somalia, donde muere cualquiera menos quien debería. “Proteger y servir”: no nos cabe duda de que así es.

    En estos días se repite que no podemos flagelarnos con el discurso de la responsabilidad por lo que está ocurriendo allende nuestro primer mundo porque eso implica dar alas a quienes ya nos señalan y porque el discurso implica, de facto, una separación entre ellos y nosotros, cuando no debería darse tal separación. Pero lo que nadie explica es cómo resulta posible que los atentados no los cometa un iraquí que ha perdido a su madre y a sus hermanas cuando estaban comprando en un mercado y un dron que vuela a 10 km de altura, teledirigido, ha lanzado un pepino que no discrimina entre inocentes y culpables, como un atropello no lo hace entre musulmanes e infieles. No; el atentado lo comete un puñado de jóvenes en cierta medida integrados, que hablan catalán y castellano, que incluso trabajan, que habitan en viviendas no precisamente precarias, que tienen móviles de alta gama, con perfiles en las redes sociales, amantes del Barça, que conducen Audis, que acuden a la peluquería con regularidad para estar a la moda, que visten ropa de marca, que están encantados con Occidente y todo lo que él representa, que adoran al Dios dinero. Estos infelices, que han sido seducidos por una ideología mezclada con una interesada interpretación religiosa, que no han padecido los efectos más sangrantes de las condiciones de posibilidad de nuestro modo de vida (sí, también de la socialdemocracia), no son muy diferentes de cualquiera que se sienta vacío, ninguneado, engañado por pertenecer a una sociedad de mierda que sólo puede ofrecer frustración, soledad y miedo. Cualquiera, aunque nos duela, es un potencial terrorista en este mundo que estamos construyendo. Desde hace tiempo, y en adelante, ya no pod(r)emos vivir con tranquilidad en ningún sitio, y dad por seguro que ningún policía, ninguna videocámara ni ley que se precie podrá defendernos de tamaña irracionalidad.

    Y esto también viene a cuento de cómo la policía ha sido aclamada por restablecer la pena de muerte (ésa que teníamos con Franco y que aún está vigente en lo que pudieran disponer las leyes penales militares en tiempos de guerra, tiempos en los que podríamos hallarnos con una simple orden ministerial) cargándose a tiros, “dando caza”, “abatiendo” a unos cuantos terroristas... A partir de ahora que nadie se resista, porque puede ser asesinado con total impunidad y con méritos policiales. Son males menores, como diría algún que otro filósofo, como la tortura, que es bienvenida, dicen, si es para evitar males mayores. ¿Evitar? Ja. Son los fundamentos del Estado de Derecho, del estado de las cosas en que nos encontramos.

    ¡Vivan esos militares demócratas, esos guardias civiles, esos agentes de policía que quieren poner las esposas a los corruptos!, decía Pablo Iglesias en un mitin; la CUP amagó con no asistir a la manifestación de mañana si a la misma acudía el Rey, a quien considera “culpable del ataque” de los atentados por “los tratos económicos, armamentísticos y geopolíticos que propicia con países como Arabia Saudita y Catar, fuentes de financiación del Daesh”, pero al final va a ir y además aplaude a su policía, a los Mossos, por su actuación en los atentados; la Autoridad Portuaria de Bilbao, integrada por la Ertzaintza, la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía, Capitanía Marítima, Aduanas y la Subdelegación del Gobierno se coordina (lo que están pidiendo todos los partidos) para que desde allí, y rumbo a Arabia Saudí, hayan salido en diez meses un total de 312 contenedores marcados con el sello de “explosivos” (nada menos que un total de 8.656 toneladas de armas). Sigamos disociando lo que pasa y sigamos comportándonos como se espera que hagamos, seamos “gente de bien”, aunque un poquito contestona.

    Al final resulta que eso que llaman“gobernar” implica todas estas servidumbres, como pasar revista a las tropas, felicitar a todas las policías por su eficacia (¡?), saludar de buen grado el trabajo conjunto de todos los cuerpos... que tan bien hace la nueva casta anticapitalista, independentista o populista, qué más da.

    ¿Desde cuando la policía se ha convertido en el aliado de “los de abajo”? ¿Acaso es imposible tratar sucesos de esta magnitud sin aceptar todos los trágalas que impone el poder? Si en tan poco tiempo nos hemos olvidado de todas las ofensas, palizas, detenciones ilegales, torturas, amenazas, de todas las mentiras, montajes, detenciones arbitrarias y de todas las manipulaciones ¿qué nos cabe esperar? Dais mucha vergüenza.

    Si hacemos un esfuerzo por no olvidar y hablamos mal de la policía, ¿qué nos va a pasar?, ¿qué nos vais a hacer? ¿En serio os habéis creído que debemos luchar desde dentro para conseguir que esta policía fascista —el que ejecutó a 4 de un golpe viene de la Legión— se convierta en la policía del pueblo? ¿Debemos animarnos a ingresar en el cuerpo, como en tiempos decían algunos con la mili para aprender a disparar?

    Lo dicho: ¡dais una profunda vergüenza!

    https://lahaine.org/fI3s

    0 0

    Darío Herchhoren

    Desde hace ya muchos años, quizá mas de veinte, los gobiernos turcos de distinto signo, se han desvivido por ser socios del exclusivo club Unión Europea. Es necesario señalar, que el territorio turco, ocupa una pequeñísima parte del continente europeo, y que más del 99 por ciento de su superficie está en Asia. Además de todo esto, la UE, en todo momento no solo no atendió a los llamados a la puerta de Turquía, sino que siempre sostuvo que ese club era cristiano, con lo cual agregó un nuevo obstáculo a la incorporación turca a la UE.

    La llegada de Erdogan  al gobierno turco significó un punto de inflexión en la política turca, que siguió siendo tan errática como siempre, nadando siempre entre su pertenencia a uno u otro continente. En esto tiene mucho que ver la pertenencia de Turquía a la OTAN, de la cual hace rato que intenta alejarse, y acercarse más a Rusia y a Irán. Turquía a raíz de las ambiciones “otomanas” de Erdogan, ha intentado jugar un papel en el intento de despedazamiento de Siria, y ha apoyado a los grupos takfiris en forma activa. Primero permitió la concentración de armas, equipos y hombres en su territorio para atacar a Siria, luego compró el petróleo que el estado islámico robaba en Siria, y finalmente introdujo en territorio sirio a su ejército, con la excusa de combatir el terrorismo y de paso aniquilar a los kurdos que formaban parte de la resistencia al Estado Islámico.

    El derribo de un caza ruso por la aviación turca marcó un punto de no retorno en la política turca. El avión ruso volaba sobre territorio sirio y lo hacía en una misión de ataque al Estado Islámico. Ese derribo le costó muy caro a Turquía, ya que Rusia expulsó a empresas turcas de su territorio, y dejó de enviar turistas rusos a bañarse en el Bósforo, además de limitar el ingreso en Rusia de frutas y verduras turcas. El daño a la economía turca no se hizo esperar. Erdogan tuvo que pedir disculpas por el derribo, y viajó a Moscú en un intento de reconciliación con Rusia.

    A partir de ese momento, Turquía abandona, aunque no oficialmente, su tozudo interés por ingresar a la UE, obliga a los USA a abandonar la base militar de Incirlik que venía ocupando desde hacía años, y que era la más importante de la OTAN en Cercano Oriente, obliga a salir a los cazas alemanes estacionados allí, y forma parte del grupo de garantes de las negociaciones para devolver la paz en Siria.

    El gobierno turco espera como el maná del cielo la llegada de la “ruta de la seda” china que atravesará su territorio, y le permitirá acceder a enormes mercados tanto en oriente como en occidente; y lo último, y lo que da título a este artículo, es que el jefe del ejército iraní se reúne con su homólogo turco para diseñar una política defensiva común. Esto implica en forma tácita el abandono por Turquía de la OTAN, y la formación de una nueva alianza militar en Cercano Oriente, y además de todo ello, implica inclinar el fiel de la balanza a favor de Rusia, Siria, Líbano, Hezbolá e Irak. De esta manera, los USA, la Otan y Arabia Saudí pierden fuelle. Un detalle no menor, es que el jefe del ejército iraní luego de su entrevista con su homólogo turco, fue recibido por el propio Erdogan, y que ahora los productos iraníes podrán tener libre acceso al Mediterráneo por Siria, y también por puertos turcos.

    0 0

    Un proyecto de ley aprobado en julio por la Comisión Especial del Senado sobre Inteligencia podría asimilar a los periodistas con los espías, que es una de las maneras de acabar con la libertad de expresión. Los periodistas ya no serían los protagonistas de la investigación sino que estarían sometidos a ella.

    El proyecto tiene relación con el portal de filtraciones WikiLeaks. Se trata de declararlo de forma oficial a como “un servicio hostil no estatal de inteligencia” si sus diputados dan luz verde a un proyecto de ley aprobado el pasado mes de julio por la Comisión Especial del Senado sobre Inteligencia, informa el “Washington Times” (*).

    Durante aquella votación, 14 miembros del Senado se mostraron a favor de aprobar el proyecto de ley, mientras que Ron Wyden —senador demócrata de Oregon— se pronunció en contra del mismo.

    “WikiLeaks y los maximos dirigentes de WikiLeaks se parecen a un servicio hostil no estatal de inteligencia, inducido a menudo por actores estatales, y deben de ser tratados por Estados Unidos como tal servicio”, reza una cláusula del proyecto de ley.

    Argumentando su rechazo al documento, Wyden se ha referido en concreto a esta cláusula. Según el senador, esta descripción “innovadora” que se podría aplicar para WikiLeaks “podría tener implicaciones legales, constitucionales y políticas, en particular si se aplica a los periodistas que investigan secretos”.

    Asimismo, considera igualmente preocupante que el proyecto de ley sugiera que el gobierno de Estados Unidos cuenta con algún tipo de plan de acción tácito respecto a servicios hostiles no estatales de inteligencia. “Frente a cualquier desafío para nuestro país, el Congreso no debe de reaccionar de una manera que pueda implicar consecuencias negativas para nuestros principios constitucionales, sean imprevistas o no”, ha sentenciado el político, precisando que la introducción de categorías nuevas —vagas e inexplicadas— de enemigos es una de estas reacciones mal planteadas.

    http://www.washingtontimes.com/news/2017/aug/23/senate-bill-would-label-wikileaks-non-state-hostil

    0 0

    Las Fuerzas de Seguridad del Estado llevan meses tomando medidas extraordinarias para combatir la amenaza del terrorismo yihadista, que hace dos semanas logró atentar en suelo nacional después de 13 años sin conseguirlo. El Ministerio del Interior tiene en marcha un dispositivo para garantizar que los Grupos Especiales de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional pueda reaccionar ante un posible atentado en Madrid en cuestión de minutos. Efectivos de esa unidad de élite patrullan de forma constante por las calles del centro de la capital para rebajar al mínimo el tiempo de intervención ante un hipotético ataque.

    El dispositivo, que recibe el nombre de Operación Madrid, fue activado a comienzos de año y funciona ininterrumpidamente desde entonces, según han confirmado fuentes de la lucha antiterrorista. Los agentes se desplazan diariamente a la capital desde Guadalajara, donde el GEO tiene su cuartel general, y ya en Madrid utilizan las instalaciones de la Policía Nacional en el distrito de Moratalaz como base para labores logísticas y de avituallamiento.

    En su labor de vigilancia por Madrid, los GEO están utilizando coches camuflados sin ningún tipo de anagrama. Sin embargo, se desplazan dentro de los vehículos completamente uniformados y también con el armamento específico que compone su dotación. Circulan en comandos de cuatro o cinco efectivos y están en continuo movimiento por la ciudad, aunque la prioridad son los puntos de la capital más expuestos a la amenaza yihadista, identificados previamente por los servicios de inteligencia y de información del Estado.

    Ante un riesgo para la seguridad ciudadana, los efectivos de la operación Madrid tienen la orden de tirar a matar, tanto a viandantes como a conductores peligrosos. En episodios con rehenes, también se descarta la opción de negociar con los atacantes. La prioridad es neutralizar [sic] a los secuestradores cuanto antes, tras las experiencias que demuestran que el único objetivo del terrorismo yihadista es aprovechar cada minuto disponible para apuntarse el mayor número posible de víctimas. El precedente más claro es el ataque en la discoteca Bataclán de París, en noviembre de 2015, donde los yihadistas dispusieron de dos horas y 38 minutos para masacrar a 89 asistentes a un concierto con actos de violencia extrema que incluyeron mutilaciones sexuales y torturas.

    La creación de estas patrullas del GEO fue acordada por [el Ministerio de] Interior tras el atentado de Berlín del pasado 19 de diciembre, en el que un yihadista utilizó un camión de gran tonelaje para embestir un mercado navideño. Fallecieron 12 personas y otras 56 resultaron heridas. El terrorista logró huir y no fue localizado hasta el 23 de diciembre a las afueras de Milán. Solo un día después de ese atentado, la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional emitió una circular para pedir a los ayuntamientos de toda España que colocaran “medidas de protección física en espacios públicos” como “maceteros o bolardos” para tratar de reducir el riesgo de atropello masivo en fechas navideñas.

    Fuentes de la lucha antiterrorista han confirmado ahora que, en paralelo a esa medida, también se adoptó la decisión de que comandos de los GEO recorrieran de forma permanente las áreas más amenazadas de Madrid. Hasta que entró en vigor este plan, en los casos en los que era necesaria su participación había que esperar a que se desplazaran desde su base en Guadalajara, situada a 60 kilómetros de la Puerta del Sol. Su intervención ahora sólo requeriría unos minutos.

    El GEO fue creado en 1977 como el cuerpo de élite de la Policía Nacional para hacer frente a situaciones especialmente críticas y desde entonces ha intervenido en la desarticulación de más de 40 comandos terroristas. En los últimos años, su entrenamiento se ha modificado para hacer frente a las nuevas tipologías del terrorismo yihadista. Disponen de armas largas capaces de repeler a los temidos kalashnikovs, los fusiles de asalto más utilizados por el Estado Islámico en sus ataques en Europa, y cuentan con expertos francotiradores, contrafrancotiradores y submarinistas, entre otros especialistas.

    Tras los atentados de Barcelona y Cambrils, [el Ministerio de] Interior ha acordado mantener el nivel 4 de alerta antiterrorista, que se encuentra activado desde junio de 2015 e indica un riesgo alto de ataque. Se sitúa solo un escalón por debajo del máximo nivel, el 5, reservado para escenarios de ataque inminente. Con todo, los expertos de la lucha antiterrorista han decidido incorporar otras medidas para reforzar la seguridad de la población y de los intereses nacionales, dentro y fuera de las fronteras españolas.

    La Secretaría de Estado de Seguridad emitió una circular ese mismo sábado para que se establezcan mayores controles en sitios con elevada “concentración de personas”, especialmente en lugares turísticos; se realicen más inspecciones aleatorias en “plazas, paseos marítimos y calles peatonales”; se intensifiquen los controles en la frontera con Francia, y se aumente la colaboración con las policías locales para detectar zonas de riesgo en las que se puedan instalar “medidas pasivas de seguridad” como bolardos y maceteros. También se ha aumentado la vigilancia de infraestructuras críticas.

    https://www.elconfidencial.com/espana/2017-08-28/geo-abatir-patrulla-operacion-madrid_1434118/

    0 0

    En Estados Unidos los atentados terroristas con un componente yihadista se cifran en el 12,4 por ciento, pero obtienen el 41,4 por ciento de la cobertura mediática, según un estudio de la Universidad de Georgia que analiza los atentados terroristas cometidos en aquel país entre 2011 y 1015 según la confesión religiosa del autor de los mismos.

    Un único atentado, el cometido durante el maratón de Bostón, acaparó el 20 por ciento de toda la cobertura mediática dedicada a los atentados terroristas en Estados Unidos entre 2011 y 2015, a pesar de que “sólo” fallecieron tres personas.

    En abierto contraste, un ataque a un templo sij en 2012 que causó seis víctimas mortales acaparó únicamente un 3,8 por ciento de las noticias porque fue cometido por Wade Michael Page, un “hombre blanco”.

    Otro atentado de un “hombre blanco”, Dylann Roof, en la iglesia afroamericana de Charleston en el que murieron nueve personas sólo recibió el 7,4 por ciento de cobertura mediática.

    El atentado de 2014 cometido por Frazier Glenn Miller contra una sinagoga de Kansas con tres víctimas sólo alcanzó un 3,3 por ciento de cobertura.

    La conclusión de los investigadores es que los ataques atribuidos a los yihadistas reciben cinco veces más cobertura mediática que los perpetrados por los demás.

    Cuando los medios atribuyen un atentado a los yihadistas, la atención informativa crece un 449 por ciento. De esa manera, aseguran los autores del estudio, se esparce un pánico generalizado contra un determinado tipo de religión.

    Para llegar a sus conclusiones, los autores han recopilado las noticias aparecidas en la prensa en el periodo cinco años comprendido entre 2011 y 2015 relativas a cada uno de los atentados que se han producido.

    Como consecuencia de esta desigualdad de tratamiento informátivo, la islamofobia se ha disparado, algo que no sucede con las demás confesiones religiosas. Los medios de comunicación han forjado así un cliché falso que ha arraigado entre la población.

    Todas las religiones parecen algo muy distinto y contrapuesto al islam.

    (*) http://www.independent.co.uk/news/world-0/terror-attacks-media-coverage-muslim-islamist-white-racism-islamophobia-study-georgia-state-a7820726.html

    0 0
  • 08/28/17--02:28: El tiro por la culata
  • Darío Herchhoren

    Desde hace quizá cientos de años, los USA vienen sancionando al mundo entero. Algunas de esas sanciones se han traducido en guerras o invasiones, tales como la invasión de Japón en la década de 1870; o la invasión de la isla de Granada, luego del desastre de Vietnam, y para levantar la moral de las tropas USA, que pretextaron la construcción de una pista de aterrizaje en la isla por trabajadores cubanos y la construcción de hornos de pan, que según dijeron eran una amenaza para los USA.

    Otras veces esas sanciones se tradujeron en tratar de ahogar la economía de algunos países que no aceptaban la tutela de los USA, y otras simplemente consistían en no reconocer la legitimidad de las autoridades de algún país o su legalidad. Un caso paradigmático fue lo que sucedió con la República Popular China, luego del triunfo de la revolución en 1949. El ejército popular de liberación chino había conquistado todo el territorio continental chino, y las tropas fugitivas del ejército de Chiang Kay Check, se refugiaron en la isla de Formosa (Taiwan), y en algunas islas menores. En el territorio continental habitaban 800 millones de habitantes, y en Formosa alrededor de 17 millones. Sin embargo la tradicional torpeza de la diplomacia yanqui dispuso que la “verdadera” China era la de Formosa, y que en el Consejo de Seguridad de la ONU, que estaba compuesta por los cinco “grandes” que habían ganado la guerra, la representación china era la de Formosa que “representaba a todo el pueblo chino”.

    Con mayor sensatez, muchos países fueron aceptando al gobierno chino representado por Mao Zedong y comenzaron a comerciar con la República Popular de China, a la cual los imperialistas seguían llamando “China Comunista”, en oposición a la “China Nacionalista”, según los imperialistas la verdadera China. Esta situación se hizo tan ridícula que fue el presidente Richard Nixon quien viajó a China y se entrevistó con Mao Zedong, y en esa ocasión las cosas se pusieron en su lugar. La República Popular China recuperó el sillón en el Consejo de Seguridad de la ONU, y el mundo entero aceptó esa situación. Se reconoció que solo había una China, y algunos, como los USA siguieron manteniendo relaciones no diplomáticas con Taiwan, a la cual convirtieron en una inmensa base militar y fuente de provocaciones hacia la verdadera China, pero les salió el tiro por la culata. China se convirtió en la principal potencia industrializada del mundo, y navíos mercantes chinos están en todos los puertos del mundo descargando los productos manufacturados chinos. ¿De qué sirvió esa política del imperio? De nada.

    Estamos en 2017 y el imperio parece no haber aprendido nada de las lecciones de la historia. Ahora intenta sancionar a China, a Rusia, a la República Popular de Corea y a Irán. Pero el tiempo ha pasado, y la hegemonía ha sido perdida definitivamente por los USA. Los paìses sancionados han elaborado una estrategia consistente en no utilizar más el dólar como moneda de mensuración de su comercio y utilizar sus monedas nacionales además de desligarse del sistema SWIFT, que consiste en la posibilidad de utilizar el dólar USA, y fijar unos medios de compensación bancarios controlados por los USA, que obliga a sus usuarios a que todas las operaciones de su comercio exterior pasen por bancos USA, por los cuales cobran jugosas comisiones. Esto está a punto de acabarse, ya que los sancionados, acaban de crear su propio sistema de compensación en sus monedas nacionales, y parece que los países BRICS (Brasil, Rusia, China y Sudáfrica) adherirán a él. Se trata de un tráfico comercial de cien mil millones de dólares anuales (no es moco de pavo) que los bancos USA dejarán de pasar por sus ventanillas. Esto es una herida de muerte para el imperio; que seguirá recibiendo tiros por la culata. Con Trump o sin él, el imperio se hunde. Tenía razón Mao, cuando decía que el imperialismo era un tigre de papel. Ahora, ese tigre ha perdido sus dientes.

older | 1 | .... | 195 | 196 | (Page 197) | 198 | 199 | .... | 281 | newer