Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


older | 1 | .... | 180 | 181 | (Page 182) | 183 | 184 | .... | 281 | newer

    0 0

    Ante cumbres como la del G7, el tratamiento de la prensa suele ser un bien termómetro del “climax” de eso que los marxistas califican como “contradicciones interimperialistas”, o sea, el estado de las mutuas relaciones entre las grandes potencias, sus acuerdos y desacuerdos.

    En la reciente que se ha celebrado en Sicilia, la atmósfera no ha podido ser peor, algo característico desde la llegada de Trump a la Casa Blanca. Ni siquiera han logrado ponerse de acuerdo para redactar un comunicado conjunto sobre todos los puntos del orden día. Un periódico alemán dice que se reunieron “para nada” y que más valdría haber dedicado sus esfuerzos a otros asuntos.

    Desde los tiempos de los movimientos “altermundialistas”, este tipo de situaciones se describen con una terminología confusa, que es propia de los grandes centros imperialistas y que se irradian por los medios pequeño burgueses. Así, el Washington Post habla de que las diferencias proceden de que Europa sigue defendiendo la globalización, mientras que Trump está en contra.

    Los pro-globalización se oponen a las nuevas corrientes que siguen defendiendo viejas concepciones como los Estados, las fronteras y poco menos que una política económica autárquica, una resurreción de Keynes para hacer frente al neoliberalismo, etc.

    En estas ocasiones, mejor que la verborrea seudoanalítica es recurrir a las palabras de los protagonistas, políticos pragmáticos, como Angela Merkel quien, inmediatamente después de regresar a Alemania, hizo unas declaraciones en Munich en las que ponía fin de manera solemne a los tiempos pasados, es decir, al mundo tal y como se configuró en 1945.

    “La época en la que podíamos contar al cien por cien los unos con los otros, casi ha terminado”, sentenciaba. “Evidentemente debemos seguir siendo amigos de Estados Unidos y Reino Unidos, como buenos vecinos, siempre que sea posible, y también de Rusia. Pero tenemos que darnos cuenta de ello: tenemos que luchar por nosotros mismos, como europeos, por nuestro porvenir y nuestro destino”, concluyó la canciller.

    Si no la interpretamos mal, de lo que Merkel habla es de hegemonía y de dirección del capitalismo como sistema económico mundial y lo que dice es extraño para los que estamos habituados a una lectura literal de lo que Lenin decía hace cien años. Da la impresión de que no hay una lucha por le hegemonía sino —más bien— un vacío porque el capitán —Estados Unidos— ha abandonado el barco, dejando huérfanos a los marineros.

    Es como si los europeos —pero también los canadienses y japoneses— desearan que Estados Unidos siguiera llevando “la voz cantante” en los asuntos mundiales, mientras que Trump y los suyos no quisieran asumir ese papel. Éstos parecen volcados en sus propios asuntos internos (“América primero”) y en la reunión se han encontrado completamente aislados del resto de potencias mundiales.

    Es aún más confuso deducir de lo expuesto que hay un acuerdo en tre las grandes potencias. Es todo lo contrario y Merkel no lo ha podido decir más claro: la alianza transatlántica se ha acabado. El artículo 5 del Tratado de la OTAN que garantiza la ayuda mutua en caso de agresión se ha puesto en cuestión.

    En su lenguaje demágogico y cutre, como en el caso del muro con México, Trump lo ha expresado diciendo que los europeos no pagan a la OTAN lo que deberían, pero los europeos no pueden pagar por algo que se escapa de sus manos, es decir, no pueden subvencionar indirectamente a Estados Unidos y su industria militar, que es lo que Trump pretende: reforzar aún más la presencia de su país en el mercado mundial de armamento, que es uno de los pocos en el que aún son competitivos.

    Por el precio que exige Trump, los europeos pueden tener sus propia industria militar. Si resumimos la hegemonía del imperialismo estadounidense desde 1945 en términos militares, o sea, en la configuración de la OTAN, hay que volver a las palabras de su primer secretario general, Hastings Ismay, según el cual su objetivo consistía en “mantener a los rusos fuera, a los americanos dentro y a los alemanes bajo control”.

    Si eso es lo que ha cambiado, entonces esta nueva etapa se resume simétricamente diciendo que “los rusos dentro, los americanos fuera y los alemanes sin control”.

    En términos económicos —que son los únicos que Trump es capaz de atisbar— se expresa en un tuit de los suyos: “¿Ven Ustedes todos los vehículos que los alemanes venden en Estados Unidos? Pues hay que acabar con eso”. Sería tanto como acabar con la potencia industrial de los monopolios alemanes, algo imposible para Trump y para Estados Unidos.

    Esa fuerza económica es la que permite que Alemania —y por lo tanto Europa— sea capaz de escapar del control que hasta ahora ha ejercido Estados Unidos. En Francia algunos medios le pintan a Macron como un delegado comercial procedente del otro lado del Atlántico, pero se equivocan. Es un sujeto de la factoría Merkel, que ha puesto toda la carne en el asador para lograrlo. El dúo Merkel-Macron se ha impuesto tarea volver a impulsar la Unión Europea, tras el fiasco del Brexit.

    La prensa alemana no habla de otra cosa, mientras critica acerbamente a Trump, como nunca se había visto con un Presidente de los Estados Unidos. Al mismo tiempo hablan de atar Europa central a la Ruta de la Seda que llega del Extremo Oriente como el nuevo maná. En la medida en que eso alcanza a los rusos, éstos ya se pueden considerar “dentro”, por lo que sólo queda que “los americanos” se vayan fuera (de Alemania), lo que se traducirá en reducciones de tropas en Ramstein o en la liquidación de la propia base militar.

    0 0

    Durante décadas la CIA fue tejiendo una importante red de informadores al más alto nivel en el gobierno de China y, sobre todo, en sus fuerzas armadas, aprovechando el fango de corrupción que envuelve el funcionamiento de aparato administrativo en el país asiático.

    A partir de 2010 los miembros de la red fueron cayendo con cuentagotas, hasta que la semana pasada la operación se dio por terminada con la ejecución de al menos una docena de espías y el encarcelamiento de unos seis u ocho más, un golpe del que —como siempre— sólo conocemos la versión estadounidense, que esta vez procede del New York Times (*).

    “Es uno de los mayores fracasos de la inteligencia en las últimas décadas”, reconoce el periódico, y la CIA no sabe de dónde ha llegado el golpe que les ha dejado sordos, por lo que ha abierto una investigación interna, en colaboración con la división de contraespionaje del FBI, con el nombre clave de “Honey Badger” para averiguar el origen de la filtración.

    La investigación ha repasado al milímetro las biografías de los funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Pekín para averiguar si en ella había un topo del contraespionaje chino.

    También revisaron la posibilidad de que China fuera capaz de descifrar las comunciaciones entre Langley y Pekín y, finalmente, que el topo de los chinos estuviera dentro de la propias filas de la CIA.

    Entre 2008 y 2011 nada menos que 57 residentes en Estados Unidos fueron juzgados por enviar a China información clasificada a cambio de dinero, lo que sumaba a los casos de Aldrich Ames y Robert Hanssen, dos de los casos más sonados de infiltración de China en los aparatos de inteligencia de Estados Unidos.

    Las sospechas se concentraron luego sobre un antiguo analista, especializado en China, pero las pistas no condujeron a ninguna parte. También repasaron las reuniones de los espías de la CIA con sus fuentes sobre el terreno, que no reunían todos los requisitos de seguridad, ya que solían quedar en restaurantes en los que los chinos habían puesto aparatos de escucha, e incluso los camareros eran miembros de la inteligencia china.

    En fin, la CIA no sabe de dónde les ha llegado el golpe, pero el hecho es que ya no pueden disfrutar de la información privilegiada de que gozaban antes.

    (*) https://www.nytimes.com/2017/05/20/world/asia/china-cia-spies-espionage.html

    0 0


    Resultado de imagen de mercy corpsLa ONG Mercy Corps está siendo investigada por el gobierno griego a partir de varias denuncias realizadas por personas refugiadas en los campos del país heleno.

    Por el momento dos miembros esta organización están siendo investigados, aunque no han entrado en los detalles del abuso. Esta es una de las ONG's beneficiarias de las ayudas de la Unión Europea hacia los refugiados, según el diario austríaco Kurier.

    Los dos miembros en cuestión han sido relevados de sus funciones, mientras que la investigación se lleva a cabo. Mercy Corps también agregó que habían llevado a cabo su propia investigación interna sobre las acusaciones de abuso sexual.

    Según su propia página web, Mercy Corps es una entidad "socia corporativa" de la Open Society Foundations de George Soros.

    El comisario de la UE para Asuntos Humanitarios Christos Stylianides había ya informado a los miembros del bloque sobre estas acusaciones, pero se negó a revelar el nombre de la ONG involucrada. Stylianides también dijo que ésta estaba siendo investigado por el mal uso de fondos de la UE. Por otro lado, el ministro de Inmigración griego Ioannis Mouzalas entregó los archivos del caso al Fiscal del Tribunal Supremo Xeni Dimitriou el pasado lunes.

    Tanto la Unión Europea y varios países dentro del bloque político son cada vez más escépticos sobre el papel de las ONG's en la crisis migratoria. Muchas de estas ONG's que recogen a los inmigrantes en el Mediterráneo han sido objeto de investigación ya que muchas de ellas han sido acusadas de trabajar con redes de trata de personas.

    Uno de los mayores críticos de estas ONG's ha sido el fiscal italiano Carmelo Zuccaro quien ha afirmado que tiene pruebas de que los miembros de estas entidades se comunican directamente con los traficantes de personas en Libia.

    Las acusaciones han llevado al Fiscal Ambrogio Cartosio a investigar también a los miembros de algunas organizaciones no gubernamentales por su posible relación con los traficantes de personas, aunque Cartosio hizo hincapié en que las investigaciones están dirigidas a personas particulares y no a las propias organizaciones.

    0 0

    Un oficial de los Estados Unidos hablando con un luchador YPG el 25 de abril (AFP)
    Tropas de las YPG y de EEUU
    Turquía tiene la intención de formar un “Ejército Nacional” en el norte de Siria, que reúna a las facciones del Ejército Sirio Libre que lucharon junto a las tropas turcas el año pasado en la llamada Operación Escudo del Éufrates, así como a desertores del ejército regular sirio. El objetivo de aquella operación, que comenzó 24 de agosto del año pasado y terminó el pasado 29 de marzo, era combatir tanto al ISIS como a las tropas kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG), según la televisión estatal.

    Turquía terminó aquella operación bajo la presión de Rusia, pero el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan afirmó que las operaciones militares continuarían si el ISIS o las YPG pretendian recuperar el control de la zona liberada por el ejército turco.

    Ahora, el objetivo adicional de este nuevo “Ejército Nacional Sirio” es crear una zona de amortiguación o zona segura para los sirios que huyen del conflicto, y así crear un espacio de influencia turco en este área.

    Según los medios turcos, casi un millón de personas hasta ahora han regresado a la zona despejada del ISIS y las YPG, o se han trasladado allí desde otras zonas de conflicto.

    El papel de las YPG es el factor más importante de la ruptura entre Turquía y los EE.UU. Las YPG son aliadas de las fuerzas armadas de Estados Unidos que los considera la fuerza más efectiva en la lucha anti-ISIS en la región. Sin embargo, debido a los vínculos del YPG con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Erdogan considera que este movimiento de EEUU con sus socios kurdos es el primer paso para reactivar la guerra en el kurdistán turco y desestabilizar a su gobierno. Se cree que hay cientos de oficiales estadounidenses entre las tropas kurdas, que ya han protagonizado disparos de fuego amigo contra los efectivos turcos.

    0 0

    Resultado de imagen de guardia civil narcotraficoLa Fiscalía de Granada ha pedido una pena de nueve años y tres meses de prisión por supuestos delitos de cohecho cometido por funcionario público y contra la salud pública para el coronel de la Guardia Civil F.G.S., como parte de una presunta organización criminal dedicada al tráfico de drogas y al blanqueo de capitales.

    El investigado era comandante de la Guardia Civil y jefe de la Jefatura de Policía Judicial e Información de Granada mientras sucedieron los hechos, en el año 2006, y tenía "mando en todas las operaciones antidrogas a efectuar en la provincia", según hace constar en su escrito de acusación provisional el Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, el cual también pide penas de cinco años y tres meses de prisión para R.Z. y D.G.M. por supuestos delitos de cohecho cometido por particulares, y contra la salud pública, aplicándoles la atenuante de confesión.

    La petición de pena fiscal, de la que informa este jueves el diario 'Ideal', también incorpora el pago de una multa de 6,3 millones de euros para el coronel de la Guardia Civil, mientras que, se interesan multas de 6,1 millones a cada uno de los otros dos acusados.

    En enero de 2006, el principal acusado se entrevistó con parte de su equipo, según el relato de los hechos del fiscal, con dos confidentes, y acordó con uno de ellos, en un aparte, la entrada de dos alijos de hachís y otro de droga de escasa calidad en territorio nacional por las playas de Motril, procedente de Marruecos, "a cambio de una cantidad monetaria" fijada en 120.000 euros de la que se le debía hacer entrega tras cada operación de entrada.

    De la droga de menos calidad "se permitiría su aprehensión por la Guarida Civil para justificar las dos operaciones impunes". A sus subordinados, el coronel les indicó que, en las dos primeras operaciones, "se permitiría el acceso de la droga" en las playas granadinas como "entregas controladas" que deberían depositarse en una "guardería" controlada de forma exclusiva por él.

    La colaboración entre los acusados se extendió supuestamente hasta mayo de 2006 pese a que el alto mando se encontraba "acuciado por las sospechas de los agentes a sus órdenes", según continúa el fiscal en su escrito de acusación provisional.

    Los servicios jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), personada como acusación popular en este caso, trabajan en estos días en este caso antes de presentar su calificación provisional de los hechos. El portavoz nacional de la AUGC, Juan Fernández, ha asegurado que se plantean pedir penas mayores que las que solicita el fiscal, a la par que ha criticado "la carencia de personal" en unidades como la UCO que ha afectado al desarrollo de estas diligencias en las que se investigó también un supuesto delito de blanqueo de capitales.

    Así, el Juzgado de Instrucción 2 de Granada dictó a finales del pasado mes de diciembre auto de procedimiento abreviado contra estas personas investigadas por integrar una presunta organización criminal dedicada al tráfico de drogas y al blanqueo de capitales, poniendo fin a las diligencias previas incoadas el 21 de noviembre de 2014.

    Además de sobre el mencionado mando de la Guardia Civil, y R.Z. y D.G.M., las actuaciones judiciales también se habían dirigido contra J D.P. por los supuestos delitos de revelación de secretos, cohecho, contra la salud pública, organización criminal y blanqueo de capitales.

    Además, en el auto aparecían como investigados el teniente coronel de la Guardia Civil F.O.C., por un delito de encubrimiento, y A. D.A. por un delito de blanqueo de capitales.


    0 0

    Según la cadena arabófona iraní Al-Alam, el ejército regular sirio acaba de emplazar misiles Golam 400 al sur del país, lo que dicho medio interpreta como el preludio de una inminente ofensiva en la provincia de Deraa.

    El sitio Shaam Times ha confirmado la noticia, anunciando que el despliegue de los misiles refuerza al IV Batallón del ejército regular que custodia la zona sur de Siria.

    Las noticias indican la posibilidad de una inminente ofensiva de amplio alcance en Deraa, una región en la que últimamente se han observado importantes movimientos de tropas, tanto del Pentágono como jordanas y yihadistas.

    El Golan 400 es un misil poderoso de corto alcance concebido por el ejército sirio para destruir las fortificaciones y trincheras levantadas por los yihadistas. Ya fueron utilizados para desalojar a los yihadistas de los túneles subterráneos que habían construido en Qabun, una localidad en la periferia occidental de Damasco.

    La zona sur de Siria es fronteriza con Jordania e Israel y ciertos medios árabes difundieron que Rusia había llegado a un acuerdo con Estados Unidos para instalar allá una de las “zonas tampón” previstas en la última conferencia de Astana.

    Sin embargo, DebkaFiles, el portal cercano a la inteligencia militar israelí, sostiene todo lo contrario: que las negociaciones entre rusos y estadounidenses sobre la creación de una zona tampón en el sur han fracasado.

    Según DebkaFiles, dichas negociaciones tuvieron lugar en Amán, la capital de Jordania, y en ella hubo presencia de militares jordanos e iraníes. Las delegaciones presentes en la reunión se separaron sin alcanzar ningún acuerdo y sin ninguna previsión de continuar las conversaciones para volverlo a intentar.

    El sitio se muestraba decepcionado por la ausencia de Israel en dichas negociaciones, a pesar de que el sur de Siria limita con los altos del Golán, una zona estratégica para la seguridad israelí.

    0 0

    Este fin de semana la Sociedad de Ciencias Aranzadi ha exhumado los restos de cinco republicanos en una fosa común en Urtasun, que se enmarca en el Programa de exhumaciones de gobierno de Navarra.

    Los cinco cuerpos recuperados corresponden a otros tantos presos de la fuga de Ezkaba que fueron apresados y asesinados en su intento de huir a Francia. Fueron fusilados el sábado 28 de mayo de 1938, tras ser capturados tres de ellos en el paraje de Zotolar (Eugi) y los otros dos formaban parte de un grupo que fue interceptado en Bardegi (Iragi).

    El gobierno de Navarra ha puesto en marcha el Proyecto Ezkaba para localizar, exhumar e identificar a los más de 200 presos que, tras huir de las inhumanas condiciones en las que estuvieron recluidos en la prisión de San Cristóbal, fueron nuevamente apresados y brutalmente asesinados y enterrados en fosas comunes a lo largo de la ruta de huida a Francia.

    La exhumación de Urtasun se suma a la que hace escasas semanas se llevó a cabo en Burutain y a las que ya el año pasado se realizaron en Usetxi y Olabe. Previamente, las asociaciones memorialistas ya habían impulsado otras exhumaciones en Berriozar, Elía y otros lugares.

    Sin embargo, son muchos todavía los cuerpos que faltan por localizar y exhumar para, en caso de poder ser identificados, devolverlos a sus familiares, que llevan casi 80 años esperando a conocer el paradero de sus antepasados.

    El gobierno de Navarra ha hecho un llamamiento para que le haga llegar cualquier información que puedan tener sobre el paradero de nuevas fosas, ya sean de la fuga de Ezkaba o de los miles de navarros que sufrieron el terror franquista.

    Más información:
    — Aparece la mayor fosa común de la guerra con presos antifascistas fugados de la cárcel

    0 0

    Como venimos anunciando desde el año pasado, el futuro de los trabajadores del Banco Popular es de color negro. El 30 de junio se cierra el ERE (Expendiente de Regulación de Empleo) que el banco aprobó el pasado mes de noviembre y que ha supuesto la salida de 2.592 trabajadores, cerca del 20 por ciento de la plantilla.

    La reestructuración que el banco llevó a cabo a finales del año pasado conllevó el cierre de 300 oficinas y supuso para la entidad el desembolso de 375 millones de euros. Con este recorte, el banco ahorra entre 175 y 200 millones de euros anuales.

    La absorción del banco por otro supondrá el despido de entre 4.500 y 5.000 trabajadores más, equivalente a prácticamente la mitad de la plantilla actual, compuesta por unos 11.000 trabajadores.

    Los 2.500 trabajadores que trabajan en los servicios centrales corren un alto riesgo, mientras que de la red de oficinas saldrían otros 2.000 ó 2.500 más.

    Tras el último plan de prejubilaciones, la fuerza de trabajo se ha rejuvenecido sustancialmente. Por tanto, las bajas que se den como consecuencia de la absorción del banco por otro, afectará a los trabajadores jóvenes y mediana edad, que se quedarán en una situación muy comprometida.

    Actualmente, de una plantilla de 11.000 trabajadores, sólo 300 tienen más de 55 años y 1.200 más de 50. Es decir, 9.500 trabajadores tienen menos de 50 años.

    Además, dado que la operación de compraventa se justifica porque el banco está en quiebra total, el banco indemnizará a quienes salgan“voluntariamente” con el mínimo que marca la reforma laboral, de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

    Más información:

    0 0

    Ayer Arabia saudí, Egipto, Barein y Emiratos Árabes Unidos anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas con Qatar, país al que acusan de apoyar a grupos terroristas incluyendo a la Hermandad Musulmana y de crear inestabilidad en la región.

    El anuncio se producen en medio de las crecientes tensiones en la región desde un supuesto pirateo a la agencia de noticias oficial de Qatar, el mes pasado.

    La agencia de noticias pública saudí SPA dijo que Riad, la capital de Arabia saudí, había cerrado sus fronteras, cortando el contacto terrestre, marítimo y aéreo.

    El medio citó a funcionarios respaldando la media porque es para “proteger la seguridad nacional contra los peligros del terrorismo y el extremismo”.

    Egipto también cerró su espacio aéreo y puertos para todo el transporte de Qatar, señaló en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores egipcio.

    Por su parte, Emiratos Árabes Unidos dio a los diplomáticos qataríes 48 horas para abandonar el país.

    Abu Dabi acusa a Doha de “apoyar, financiar y alentar el terrorismo, el extremismo y las organizaciones sectarias”, dijo la agencia pública de noticias WAM.

    La agencia pública de noticias de Barein dijo que el país también cortaba lazos con Qatar por “agitar la seguridad y la estabilidad de Baréin y entrometerse en sus asuntos”.

    La coalición árabe dirigida por Arabia saudí, que ha agredido a Yemen, también expulsó a Qatar de su alianza debido a las “prácticas que fortalecen el terrorismo” de Doha y su apoyo a grupos como “Al-Qaeda y Califato Islámico, así como tratar con las milicias rebeldes”, según SPA, en referencia a las fuerzas hutis.

    Esta mañana la nómina de países que han roto con Qatar se ha ampliado con Maldivas, Libia y Yemen. Ya sólo queda que también el Barcelona C.F. rompa relaciones con Qatar y deje de publicitar a las líneas aéreas de un país que financia el yihadismo en todo el mundo.

    0 0

    Yves Chandelon, auditor de la OTAN
    El 16 de diciembre apareció muerto cerca de las Ardenas, en Bélgica, el auditor general de la OTAN Yves Chandelon, que tenía 62 años de edad. Apareció muerto dentro de su vehículo con un disparo en la cabeza y una pistola en la guantera del vehículo.

    Su muerte se produjo en fechas cercanas a la batalla de Alepo, la matanza de Berlín y el asesinato de dos diplomáticos rusos, uno de ellos el embajador en Turquía, Andrei Karlov, lo que facilitó que los grandes medios de comunicación lograran eludir la publicación de la noticia.

    El lugar en el que fue localizado el cadáver está alejado a 140 kilómetros de distancia, tanto de su oficina como de su vivienda, que estaban en Luxemburgo. El auditor era titular de tres pistolas, pero ninguna de ellas es la que apareció en la guantera del vehículo, aseguró Belg24. El disparo lo tenía en la zona derecha de la cabeza, pero Chandelon era zurdo...

    Las circunstancias en las que fue hallado el cadáver han conducido a la familia a sospechar que no se trata de un suicidio, según manifestaron al diario SudInfo (1). Poco antes del fallecimiento realizó una serie de llamadas en las que afirmó que se sentía amenazado.

    El general investigaba las vías de financiación del terrorismo. Trabajaba en la sede de la NSPA en Capellen, donde analizaba tanto la contabilidad interna de la OTAN como la financiación del terrorismo internacional, entre ellas las fuentes por las que el Califato Islámico obtenía sus ingresos.

    El diario Luxemburger Wort (2) dijo que se habría trasladado a Bélgica para visitar a un hermano. La policía belga investiga si el general había recibido amenazas relacionadas con su trabajo en la OTAN y sigue el rastro de la pistola que apareció en su vehículo.

    La muerte de Chandelon es paralela al asesinato del comisario francés de policía de Limoges, Helric Fredou, que había descubierto las conexiones del servicio secreto francés y el Mossad israelí con el atentado contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo ocurrido en 2015.

    En los datos contables de la OTAN hay un “agujero negro” de 250.000 millones de euros, incluidos los fondos reservados, una parte de los cuales han ido a parar a los yihadistas. Desde los tiempos de Gladio y la Guerría Fría, es decir, desde hace 40 años, la financiación del terrorismo por parte de la OTAN alcanza tanto a Oriente Medio (Siria, Irak, Libia, Egipto, Yemen, Palestina), como a Turquía y Europa.

    (1) http://www.sudinfo.be/1746355/article/2016-12-21/yves-chandelon-haut-fonctionnaire-de-l-otan-retrouve-une-balle-dans-la-tete-sa-f
    (2) http://www.wort.lu/de/lokales/raetselhafte-umstaende-nato-beamter-aus-capellen-tot-aufgefunden-585b8ea853590682caf1697a


     

    0 0

    B.

    Dimite Moix, Fiscal Anticorrupción por su offshore en Panamá con lo cual se demuestra, una vez más, la fortaleza del Estado de Derecho que el pueblo español se ha dado a sí mismo, igual que la democracia que disfrutamos: el que la hace la paga, señores.

    ¿Se le abrirá expediente disciplinario a Moix, como exige la ordenanza reglamentaria de la carrera fiscal?

    Pues no, volverá a la Sala del Tribunal Supremo cobrando, además, un sueldo que sobrepasa al de Mariano lo que demuestra, una vez más, por si hacía falta, la generosidad y longanimidad y nulo rencor vengativo y justiciero de la democracia española que asombra al mundo mundial y entero y que no nos merecemos.

    Seguiremos informando.

    Arrivederci.

    0 0


    En octubre de 1934, obreros y mineros de Aller a Mieres, de Langreo a La Güeria, salieron de la mina en dirección a Oviedo. Secundaban un movimiento huelguístico auspiciado por los grandes sindicatos, pero su ánimo de subversión tenía un cariz mucho más revolucionario. En Asturias el valor de una vida humana era ya una moneda demasiado devaluada, así que si se dirigían a la capital no lo harían sin armas.

    Oviedo no esconde las cicatrices de la revolución que vivió entonces. En algunas de sus calles, aún pueden verse fachadas con agujeros de bala que parecen recién hechos. Sus gentes todavía discuten sobre quién voló la Cámara Santa de la Catedral, quién incendió el teatro Campoamor y quién disparó primero. El debate de una memoria histórica aún viva y con infinidad de lecturas se palpa de forma natural.

    En esta ciudad desarrolla Alfonso Zapico la mayor parte del segundo tomo de su trilogía “La balada del norte” que acaba de publicar Astiberri. Esta serie de novelas gráficas parece funcionar como una sola por su solidez narrativa y su complejidad temática, aunque las obras se componen de pequeñas vidas cruzadas .

    Alfonso Zapico nace en Blimea y aprende el pasado minero desde su más tierna infancia. Los años lo han llevado ya por muchos sitios, y hoy vive en esa amazonía moderna del cómic y el diseño gráfico que es la ciudad francesa de Angulema. Su obra, además, le ha hecho merecedor de reconocimientos como el Premio Nacional del Cómic 2012 por la estimulante Dublinés. Pero todo el mundo mira su pasado en algún momento.

    Él lo ha hecho sobre uno de los episodios históricos más convulsos de su tierra: la Revolución del 34, sangrienta insurrección obrera que para muchos tiene su epítome en tierras asturianas. “Los sucesos de Asturias supusieron en realidad el inicio de la Guerra Civil”, describe el periodista Enric González en el prólogo del libro. Según él, “tanto la insurrección como la brutal represión imprimieron en la Segunda República el clima feroz que dos años más tarde desembocó en una guerra”.

    Ese gen de la Guerra Civil es el que nace en el primer tomo de La balada del norte, una novela de una profundidad dramática indeleble. En ella, la historia de Tristán e Isolina, el hijo de un marqués y la hija de minero enamorados en el peor momento, es también la de una Asturias en lucha consigo misma.

    Su corte de novela clásica se impregna también en su arquitectura interna: páginas de nueve viñetas, sin apenas juegos formales y con disimulado reciclaje visual. Es una estructura sencilla para un estilo que solo obedece a su narrativa. “Lo que más me importa cuando hago un cómic”, confiesa Zapico, “no es tanto el dibujo como saber lo que quiero contar y saberlo contar bien”.

    De ahí que el primer tomo de “La balada del norte” funcione tan bien como novela. Las tensiones obreras y las durísimas condiciones laborales de la minería son el marco en el que, poco a poco, conocemos a personajes que forman parte indisoluble de una revolución en ciernes. Unos por vivir sin mirar y otros por estar hartos de morir. “De fondo siempre está la gran historia”, nos cuenta el autor. “Aquí es la Revolución del 34, pero esta me sirve para hablar de una sociedad y de una forma de vida que no son otra que la de Asturias y su gente”, explica.

    Alfonso Zapico asume todas las contradicciones de la revolución en su retrato de la lucha de clases vivida a un nivel muy palpable en la minería asturiana. Como si de una novela dickensiana se tratase, la clase obrera sufre los avatares de un destino que no tiene más remedio que afrontar y que, muchas veces, termina con alguien con las manos manchadas de sangre.

    La segunda parte de “La balada del norte” sucede en Oviedo, ciudad que casi terminó arrasada en el 34. Esta vez, la guerra y la acción sustituyen el fuego lento que había hecho hervir la primera parte. Aquí ya no hay medias tintas: la gente muere en las calles de la capital asturiana. Y, sin embargo, son varios sus envites. El más obvio es un aumento considerable de la experimentación en su dibujo, que cada vez juega más con sus viñetas, con las formas que lo componen y con el poder visual de una revolución.

    La experimentación también crece a nivel narrativo, abordando con elegancia la guerra vivida a muchos niveles.“Quería retratar dos frentes: el que se da en exteriores o campos de batalla, y el que vemos en interiores, entre las paredes de una casa”, nos cuenta Zapico. “En el primero hay gente que se dispara y se mata mutuamente, pero en el segundo se da otra lucha muy distinta y muchas veces más visceral”, asegura.

    Así, Zapico no se queda en la epidermis del conflicto y aborda algunos de los temas que llevaron al fracaso de la revolución. La falta de cohesión de la clase obrera fue una de ellas, pero no la esencial. El socialista discutía con el anarquista y el minero con el operario ferroviario, pero también había conflictos que superaban lo político: el vecino de San Martín no se hablaba con el de Mieres, el de El Entrego miraba por encima del hombro al de La Güeria. E incluso en la casa de cada uno, el seminarista se llevaba a matar con su hermano comunista.

    “Esto de la Revolución es una milonga, porque nos dijeron que era el sueño de todos”, confiesa uno de los personajes, “pero era mentira. Era el sueño de cada uno”.

    A la espera de la tercera y última parte, no sería descabellado decir que “La balada del norte” es la gran novela gráfica asturiana de nuestro tiempo y el de Alfonso Zapico, pues si su obra destila emoción es por que viene de dentro.

    “La gente que emigra quiere tener siempre un sitio al que volver, un suelo que pisar”, explica el autor. “Antes de hacer La balada, me di cuenta de que todo lo que yo consideraba que era mi sitio, se me esfumaba debajo de mis pies. Por eso la hice, para tener algo a lo que agarrarme: una identidad y una memoria”, cuenta.

    Para él, “la mirada hacia atrás siempre es interesante y suele partir de una voluntad que se despierta en determinado momento“. “Yo no lo busqué. No hago ‘La balada del norte’ con ninguna utilidad práctica definida”, asegura. Aunque añade que“de repente” tuvo “la necesidad de hurgar en el pasado, porque al final uno es de donde viene”.

    Alfonso Zapico forma parte imprescindible, desde ya, de una estimulante etapa de la novela gráfica española que se atreve a mirar atrás y a presentar batalla al olvido. Una que engloba el trabajo de autores de varias generaciones, desde Sento Llobell a Paco Roca pasando por  Jaime Martínez y Jose Pablo García. Todos dibujan su pasado para intentar entenderse. De paso, dibujan también el nuestro.

    http://www.eldiario.es/cultura/comics/balada-norte-entranas-Revolucion-Asturias_0_649885013.html



    0 0

    El verdadero motivo de la crisis de los países del Golfo no es el apoyo de Qatar al yihadismo, sino su acercamiento a Irán, un tema tabú para Arabia saudí... y también para Israel, que es la mano que mece la cuna.

    El cierto que Qatar ha apoyado y financiado el yihadismo y la desestabilización de Oriente Medio, en la misma medida en que también lo ha hecho Arabia saudí, por lo que no puede ser esa la razón de la ruptura entre ambos. Hay que buscar en otra parte: en Irán.

    Ciertos medios de comunicación del Gofo han llegado a decir que Qatar se ha convertido en la puerta de entrada de Irán (1) porque es el único país que mantiene relaciones diplomáticas normales con Teherán, lo cual es es crimen en esa región.

    Hoy mismo, como consecuencia de las presiones estadounidenses e israelíes, Qatar ha tenido que expulsar a la delegación de Hamas que había acogido en su territorio.

    La reciente visita de Trump a Riad no tenía por objeto exclusivo la venta de armas a la familia real saudí, sino la creación de una especie de OTAN arábiga para estrechar el cerco a la República Islámica (2).

    Recientemente el Instituto de Asuntos del Golfo, un equipo estadounidense de análisis, aseguraba que la nacionalidad más extendida entre los miembros del Califato Islámico es la saudí. Sólo en Estados màs de 400 estudiantes saudíes se han incorporado a las filas de dicha organización terrorista (3), con la complicidad tanto de Estados Unidos como de Arabia saudí.

    Las invasión de Irak, el yihadismo, la destrucción de Libia y la Guerra de Siria son expresiones diversas de la confluencia estratégica del imperialismo estadounidense y europeo con Israel y la familia real saudí, y su objetivo primordial es siempre el mismo: Irán y el llamado “eje de la resistencia” en Oriente Medio, a saber, el gobierno de Damasco y Hezbollah.

    (1) http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2015/11/iran-qatar-rapprochement-middle-east.html
    (2) https://fr.sputniknews.com/international/201705251031531865-qatar-iran-arabie-saoudite/
    (3) https://www.gulfinstitute.org/investigation100s-left-american-college-campuses-to-join-isis-camps/

    0 0

    El embajador emiratí Yusef Al-Otaiba
    Los piratas informáticos han penetrado en los servidores de un equipo de análisis de la política exterior de Washington, llamado “Foundation for Defense of Democracies”, que está estrechamente vinculado a Israel, mostrando que Emiratos Árabes Unidos coordina su política exterior con los sionistas.

    Los piratas lograron interceptar los correos de Yusef Al-Otaiba, embajador de Emiratos Árabes Unidos en Washington, que acabaron finalmente en poder de The Intercept (1), el Huffington Post y el Daily Beast, que autentificaron la dirección de correo como perteneciente al referido embajador, así como su contenido.

    Siguiendo con el culebrón del momento, los piratas utilizaron una cuenta con la extensión ru, es decir, un dominio perteneciente a Rusia, enviándoselos a DCLeaks que, según denuncian los expertos “made in USA”, es un sitio vinculado al espionaje ruso.

    Los mensajes intercambiados ponen manifiesto un estrecho vínculo entre Emiratos Árabes Unidos y la “Foundation for Defense of Democracies”, que es muy sorprendente porque Emiratos no mantiene relaciones diplomáticas con Israel. Sin embargo, en los últimos años ambos países han estrechado relaciones para hacer frente a Irán, según publicó “The National Interest” (2).

    Los correos muestran el punto al que han llegado esas relaciones. El 10 de marzo de este año Mark Dubowitz, el capataz de la Fundación, se dirigía al embajador emiratí para entregarle un listado de grandes empresas multinacionales que invierten en Irán, Arabia saudí y Emiratos, así como la nacionalidad de cada una de ellas.

    El listado procede de una previa discusión entre ambos para imponer un chantaje, un ultimátum o un embargo de facto a dichas empresas: o trabajan con Irán o con los países del Golfo. Entre dichas empresas se cuentan France Airbus y la rusa Lukoil.

    En 2012 Emiratos firmó un contrato con AGT Internacional, una empresa de seguridad ligada al Mosad, para instalar cámaras de vigilancia, vallas electrónicas y sensores de control, tanto sobre las infraestructuras estratégicas petroleras, como sobre la ciudad de Abu Dhabi, la capital de Emiratos Árabes Unidos.

    La normalización de relaciones entre Irán y las potencias imperialistas de primera línea está cambiando los vectores tradicionales que han regido en Golfo desde hace casi 40 años. Si Estados Unidos se ha visto obligado a cambiar, los países de Gofo se resisten a ello, con consecuencias dramáticas, como las que está viviendo Yemen, o como la reciente ruptura en entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo, que han expulsado a Qatar.

    La torpeza de un diario como “La Vanguardia” queda ahora de manifiesto cuando el mes pasado publicó titulares como “Los árabes se acercan a Israel” o “Por temor a Irán, los países suníes pactan en secreto con su viejo enemigo” (3). Ni eran los árabes, ni eran los suníes. Desde hace un siglo el secreto de la dominación imperialista es el viejo “divide y vencerás” y las religiones son el mejor factor para implementar esa división.

    (1) https://theintercept.com/2017/06/03/hacked-emails-show-top-uae-diplomat-coordinating-with-pro-israel-neocon-think-tank-against-iran/
    (2) http://nationalinterest.org/feature/what-does-israel-want-the-uae-14802
    (3) http://www.lavanguardia.com/internacional/20160509/401662572146/paises-arabes-sunies-acercamiento-israel.html

    0 0

    En el sur de China, una isla fue convertida en un megacentro de alta educación que alberga 10 universidades en las que estudian 120.000 alumnos. Fue construida en un año y medio y cuenta con una línea directa de metro con la ciudad de Cantón (Guangzhou). Fue dotada con la más avanzada tecnología de la información, con laboratorios de última generación, con espléndidas bibliotecas y con un estadio olímpico para practicar deporte. Además, da cabida a 50 centros de investigación dedicados a áreas punteras del “management”, las tecnologías de la información, la medicina o la ingeniería. Y no es más que uno de los ejemplos, señalaba en 2011 Phillip Brown, profesor de Ciencias Sociales en la Universidad de Cardiff, y coautor, junto con Hugh Lauder y David Ashton, de “The Global Auction” (Oxford), de cómo China invirtió gran parte de su superávit en formar profesionales muy cualificados.

    No era un intento de ascender en los “rankings” educativos, sino la expresión de un plan para dotar a China de aquello de lo que carecía: trabajadores cualificados, mandos intermedios y directivos globales. La potencia asiática no solo está tratando, mediante planes como “One Belt, One Road” [la nueva Ruta de la Seda], de dotar de recursos que asienten a un país demasiado dependiente de la globalización, sino que en él se deja sentir un deseo de reconquista, de volver a ser quien siempre ha sido. Como asegura Lourdes S. Casanova, la española que dirige el Instituto de Mercados Emergentes de la Universidad de Cornell, “China pretende restablecer el poder comercial perdido, ese que tuvo hasta hace 200 años. Considera que estos dos siglos no son más que un paréntesis. Y ahora trata de recuperar su presencia mundial a través del ‘soft power’, como hizo EEUU antes”.

    Según Casanova, basta con mirar la lista “Fortune”—en la que se incluyen las 500 mayores empresas del mundo— para encontrarnos con pruebas de su éxito. “Hace 10 años, había en el ‘ranking’ 180 empresas estadounidenses. Hoy son 130 por 103 chinas”.

    Este desarrollo tiene que ver con un cambio de mentalidad sustancial: el país asiático basaba su crecimiento en la mano de obra barata y en la copia de productos de éxito. Pero, además de sacar partido de esa posición, como bien aseguraba Jack Ma, ahora están innovando. “State Grid, la segunda mayor empresa del mundo en ventas detrás de Wal Mart, ha conseguido triunfar gracias al desarrollo de un sistema en los electrodomésticos que permite paliar los problemas de transmisión de electricidad, y firmas como Tencent, Alibaba o We Chat son muy importantes en su sector por su tecnología”.

    El momento es crucial, porque coincide con el paso atrás global de EEUU, y China está ocupando los espacios que ha dejado vacíos. El país asiático está invirtiendo (por orden de importancia) en Asia, Latinoamérica, Europa, EEUU y África. “Pero si miramos los datos de fusiones y adquisiciones”, señala Casanova, “Europa es la región en que más está invirtiendo, ya que aquí consigue tecnología y logística”. El Mediterráneo es una zona de especial interés para los chinos, “que adquirieron puertos griegos, ya que al entrar por el canal de Suez pueden llevar mejor sus productos a Europa del Este, y ahora los están comprando en España para tener una buena entrada hacia Europa desde el sur, lo que iría en detrimento del puerto de Róterdam. Además, China está invirtiendo muchísimo en infraestructuras”.

    El plan “One Belt, One Road” prevé una inversión global de 900.000 millones de euros para reconstruir la Ruta de la Seda. Además, el país asiático está planeando otros proyectos de gran envergadura, como el tren transoceánico que iría desde Santos (Brasil) hasta el Pacífico. Ha creado el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras para evitar que el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional intervengan en sus áreas prioritarias. Pero todos estos planes se diferencian en un punto básico de la actividad estadounidense y de su Plan Marshall: “China es ahora el mayor socio comercial de 100 países, pero no hay correspondencia con muchos de ellos, ya que los chinos no compran sus productos ni reciben inversión”.

    Esta recreación del imperio es posible por muchos factores, pero hay dos en los que no se suele insistir lo suficiente. El primero es el relacionado con su mano de obra: “China es un país con una diáspora tremenda y a partir de 2008, consciente de sus déficits, incentivó mucho la vuelta del talento científico, innovador y de gestión que le faltaba. En muchos casos, si miras a las empresas chinas y sus fundadores, casi siempre te encuentras con algún expatriado que ha vuelto. A la hora de regresar, la compensación económica era importante, pero también el orgullo de poder participar en el crecimiento de su país, ya que los chinos son muy nacionalistas”.

    En segundo lugar, su régimen político le facilita orientar a todo un país en la misma dirección. Como señala Georgina Higueras en “El nuevo orden chino”, los dirigentes asiáticos están convencidos de que su sistema meritocrático no tiene nada que envidiar al democrático, y se ajusta más a los países en vías de desarrollo. China no pretende exportar su modelo, pero no tiene reparos en colocarse al frente de un “nuevo orden internacional más justo y razonable”, como afirmó Xi Jinping. Ese régimen centralizado le permite muchas ventajas a la hora de implantar su estrategia, de desarrollarla y de mantener cohesionados a actores públicos y privados. “En China, todos trabajan a una: la universidad, las empresas, el Estado y sus funcionarios”, asegura Casanova.

    Pero las intenciones chinas, que son bien vistas desde Europa (no es extraño que, por primera vez, el discurso inaugural de Davos fuese pronunciado por el presidente chino, mientras que apenas hubo rastro de Trump y de los suyos), también pueden constituir una amenaza. El país asiático cuenta con recursos, iniciativa y cohesión. Puede presentar debilidades, pero su papel en el contexto global cada vez es más importante, justo al mismo tiempo que el de la UE se hace más pequeño. Y en esta guerra por situarse en el nuevo mapa geopolítico global que se está librando, la debilidad europea (notables diferencias internas, falta de acciones coordinadas, endeblez militar y una política económica y monetaria que beneficia principalmente a Alemania) es notable. En ese contexto, China puede ser un socio o un problema.

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-06-06/por-que-china-compra-puertos-espanoles_1394330/

    0 0

    El 11 de junio se celebran en Kosovo las primeras elecciones y los sondeos dan como vencedores a los fascistas de “Autodeterminación”, en cuyo programa está el inicio de negociaciones con Albania para completar la tarea de destrucción iniciada por la OTAN en los Balcanes hace 25 años: la creación de la Gran Albania.

    Está previsto que el criminal de guerra Ramush Haradinaj, presidente de la Alianza por el Futuro de Kosovo, asuma las más elevadas funciones dentro de la nueva Albania unificada con Kosovo, previa convocatoria de un referéndum. Los imperialistas apoyan el plan fascista de los kosovares, lo mismo que apoyan los albaneses: en 2014 Bruselas confirmó la candidatura de Albania para ingresar en la Unión Europea.

    El plan es debilitar a los países de la región que pretenden mantener una posición independiente, especialmente Serbia, que se niega a incorporarse a la OTAN.

    La Gran Albania no sólo estaría formada por la “pequeña” Albania y el actual engendro kosovar, sino que al nuevo Estado se incorporarían localidades enclavadas actualmente en Servia y pobladas mayoritariamente por albaneses. Se trataría de una nueva “limpieza étnica”. Jonuz Musliu, alcalde de Presevo, en Serbia, poblada de los albaneses, destacó la necesidad de unir las zonas del sur de Serbia —Presevo, Bujanovac, Medvedja— a los territorios de Albania y Kosovo y el ministro de Trabajo de Serbia, Alexander Vulin, calificó su declaración de llamamiento abierto al inicio de la Tercera Guerra de los Balcanes.

    Es la terminología propia de la región desde hace mucho tiempo. En abril de este año el diario Informer decía que Erdogan era partidario de la Gran Albania y que estaba preparando militarmente a los gobiernos de Tirana y Pristina para ello. Agentes del servicio secreto turco entrenan a los albaneses para una nueva guerra, se compran armas, cohetes antitanques y se diseñan planes para ocupar el norte de Kosovo ciertas partes de Macedonia.

    La preocupación condujo el mes pasado a una reunión entre Putin y el serbio Aleksandar Vucic en Pekín. La Constitución albanesa otorga al gobierno de Tirana un supuesto “derecho” a proteger los intereses de sus ciudadanos en el extranjero, un llamamiento puro y simple a la anexión de las regiones vecinas.

    La idea de la Gran Albania apareció en el siglo XIX por los miembros de origen albanés de la masonería europea, que contaban con el apoyo del colonialismo. No es diferente del pangermanismo o el panturquismo. Consistía en la reunificación de todos los territorios donde la mayor parte de la población era de origen albanés. Son varias regiones en el noreste de Macedonia, el sur de Montenegro y de Serbia, partes de Kosovo y el norte de Grecia.

    Por cierto, hablando de Grecia... el que siembra vientos recoge tempestades. Aproximadamente un tres por ciento, unos 58.000 habitantes de Albania, son de origen griegos y cuentan con varios representantes en el Parlamento, uno de ellos vinculado al partido nazi Amanecer Dorado. Entre los griegos de Albania ha aparecido el Movimiento por la Independencia del Epiro del Norte, zona fronteriza entre los dos países, de mayoría griega, donde ya han empezado las escaramuzas a tiros entre unos (griegos) y otros (albaneses).

    La Gran Albania no es ninguna quimera. En 1941 Kosovo ya formó parte de Albania, que en aquel momento estaba bajo el protectorado de la Italia fascista. Con uno u otro nombre, lo que la Unión Europea promociona en los Balcanes es exactamente eso: el fascismo de siempre.

    Lo mismo promociona la OTAN, naturalmente. La foto de octubre de 1999 muestra al general estadounidense y comandante supremo de la OTAN Wesley Clark (a la derecha) saludando al jefe de la misión de la ONU en Kosovo, el francés Bernard Kouchner (de civil), y al capataz de UÇK, Hasim Thaçi (a la izquierda).

    Un informe de la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa acusa a Thaçi, primer ministro de Kosovo, de participar en el tráfico de órganos, provenientes sobre todo de prisioneros serbios, uno de tantos negocios organizado por los mercenarios albano-kosovares de UÇK.


    El criminal Thaçi, con el delegado de la ONU y el capo de la OTAN

    0 0

    Gisèle Littman-Orebi, alias Bat Ye’or
    Juan Manuel Olarieta

    La intoxicación mediática funciona por inundación, según una conocida frase de Goebbels cuyo origen, sin embargo, estuvo en Estados Unidos. Es como cualquier otro abuso, de alcohol o de drogas: una pequeña dosis, una información sesgada, conduce a la pérdida del sentido de la realidad y a asociaciones de ideas que operan automáticamente en las neuronas de millones de personas en todo el mundo.

    Así, por más que los medios asocien las matanzas terroristas al islam, es falso. La inmensa mayoría de ellas no tienen que ver con el islam, ni con los musulmanes, como demuestra la base de datos que desde 1970 la Universidad de Maryland mantiene sobre la violencia política y religiosa en el mundo.

    Es posible concretar mucho más. Por ejemplo, en 2011 un nazi noruego, Anders Behring Breivik, mató él solito a 76 personas y nadie explicó el motivo de tal masacre: su gobierno se disponía a reconocer al Estado palestino en la inminente Asamblea General de la ONU que estaba a punto de reunirse.

    Más que un atentado del islam se trataba de un atentado contra el islam o, por lo menos, contra los palestinos, o contra el conjunto del mundo árabe.

    También es posible acercar aún más la lupa a aquella orgía de sangre, cuantitativamente mucho mayor que la que ha padecido Reino Unido en los últimos días. En su manifiesto, al que casi nadie prestó atención, a pesar de que lo puso en internet antes de cometer su crimen, el nazi cita repetidamente a Bat Ye’or, el seudónimo con el que Gisèle Littman-Orebi escribió en 1981 su obra “Le Dhimmi.

    Littman-Orebi ha lamentado que el nazi utilizara su obra como justificación del crimen, porque se produce una asociación de ideas, otra más, que choca con las muchas que ya inundan nuestra cabeza: aunque nacida en El Cairo, la escritora es judía. El seudónimo Bat Ye’or es hebreo y significa “La Hija del Nilo”. ¿Se inspiran los nazis en escritos de los judíos?

    Incluso para aquellos que aborrezcan a los nazis, es apasionante adentrarse en esa y otras obras de “La Hija del Nilo” porque encontrará muchas reminiscencias de la islamofobia que hoy se pueden leer en cualquier medio de comunicación de gran tirada, o en las tertulias, o en las redes sociales.

    Aunque la autora se suele declarar “apátrida”, es mentira: tiene nacionalidad británica y vive en Suiza. En la obra que inspiró la masacre de Oslo, denuncia la esencia de la paranoia islamofóbica, esa supuesta absorción progresiva de Europa por el mundo árabe que engendrará una entelequia a la que denomina “eurabia”. Para ser más exactos todavía: incluso en el título de sus obras, Littman-Orebi utiliza continuamente el neologismo “dhimmitud” que significa la sumisión de los no musulmanes al islam.

    La autora atribuye el término al político libanés Bashir Gemayel, asesinado  casi al mismo tiempo que aparecía aquel libro. Pero Gemayel reunía en su figura dos condimentos que tienen poco que ver con la “dhimmitud”: primero, que no era musulmán sino cristiano, y segundo, que fue Presidente del Gobierno de su país, un cargo nada propicio a la sumisión. En plena guerra civil libanesa, Gemayel más bien representaba todo lo contrario: no la sumisión al islam sino la sumisión del islam dentro del mismo mundo árabe.

    ¿O he entendido mal y Gemayel y su partido falangista a quien eran sumisos era al imperialismo y al sionismo?

    Sigamos tratando de esclarecer un poco las cosas: la muerte de Gemayel fue el magnicidio de un cristiano (libanés) cometido por otro cristiano (también libanés), es decir, que nada tenía que ver con su religión porque, aunque se empeñen en decir lo contrario, las religiones tienen muy poco que ver con este tipo de asuntos.

    En internet existen dos nombres de dominio, http://www.dhimmi.org/ y http://www.dhimmitude.org, en los que uno se entera de que el neologismoprocede del árabe, donde significa “proteger” o, más bien, “protectorado” si le queremos dar un significado un poco más preciso, jurídico. Durante los mil años de expansión árabe (638-1683), los conquistadores (árabes, musulmanes) imponían tratados, naturalmente inicuos, a las poblaciones sometidas (que no eran árabes, ni musulmanas) que, lo mismo que la mafia, otorgaban protección (“dhimma”) a cambio del pago de un precio (un impuesto llamado “yizia” en árabe).

    Resumiendo: eso es feudalismo puro y duro, algo que a lo largo de la historia han impuesto todos los conquistadores a sus víctimas, cualesquiera que fuera la religión de unos o de otros (y si opinan lo contrario, pregunten a los americanos).

    Lo mismo que todas las tendencias islamófobas que corren por los medios, “eurabia” pretende enfrentar a las dos orillas del Mediterráneo, naturalmente con el objetivo de preservar al Estado de Israel y la criminal política imperialista en Oriente Medio.

    Es inútil que el lector busque en internet alguna información en castellano sobre tan vidrioso asunto, pero todo se originó en 1973 con la guerra que los israelíes llaman del Yom Kippur y los árabes del Ramadán, cuando se acabó la era del petróleo barato y los países europeos se vieron obligados a iniciar una nueva política de acercamiento a los países árabes (para sacudirse la tutela de Estados Unidos, entre otras razones).

    Para “La Hija del Nilo” aquello era una claudicación en toda regla por parte de Europa: a cambio de petróleo barato, los europeos estaban dispuestos a abrir las puertas a los árabes y, por lo tanto, al islam, una religión que es sinónimo de fanatismo, que no conoce la moderación ni la tolerancia (a diferencia de los judíos o los cristianos). Los que opinamos lo contrario, somos unos ingenuos, ignorantes o incluso algo peor: traidores.

    Nosotros —los traidores— somos los continuadores de otra traición, la del mito del Conde Don Julián, el de la batalla de Guadalete que en el año 711 abrió las puertas de España a los “moros” para que nos invadieran. El romancero está lleno de canciones sobre aquella “desgracia” que, durante siglos, ha recorrido los pueblos de la península de boca en boca. La España rancia, inquisitorial y fascista es la antiyihad; vivimos rodeados de“matamoros” por todas partes.

    Puntualmente, desde 2007 los nazis convocan todos los años concentraciones en Aarhus, un pueblo de Dinamarca, con la excusa de la defensa de una supuesta identidad europea. Nunca ha habido nadie más europeo que los nazis, aunque en Aarhus apenas agrupen a 200 matones. Frente a ellos, los antifascistas convocan a 4.000, veinte veces más, en el mismo sitio a la misma hora, pero los primeros tienen a la prensa a su lado y de los segundos no habla nadie.

    Además de Aarhus, los nazis europeos han convertido a Israel en su “Meca” particular. Desde 2011 también han iniciado sus propias peregrinaciones a Jerusalén (Al-Quds en árabe). El primero de ellos, Louis Aliot, número dos del Frente Nacional francés, se justificaba ante sus fieles diciendo que no es posible luchar contra la islamización de Europa y, al mismo tiempo, tomar partido por los árabes en Oriente Medio.

    Aparentemente, los nazis, los fascistas, e incluso nuestros franquistas, siempre fueron antisemitas. No obstante, ahora parece que quieren expiar sus culpas por el “holocausto” congraciándose con “los judíos”. Pero no nos dejemos confundir de nuevo: aquí no hay moros, ni judíos, ni cristianos. No hay otra cosa que imperialismo y una tortuosa manera de justificar sus crímenes (los de antes, los de ahora y los de siempre).

    En 2005 Bat Ye’or publicó su última obra “Eurabia: el eje euro-árabe” en la que sigue empeñada en convertir el Mediterráneo en un lodazal y en un mar de sangre. “Bat Ye’or escribe artículos en revistas de todo el mundo y concede entrevistas a la radio y a la televisión, además de haber pronunciado conferencias en el Congreso de los Estados Unidos y en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, afirma la Wikipedia.

    Nada de eso me sorprende en absoluto. Como no podía ser de otra forma, todos beben de las mismas fuentes (aunque el agua no sea potable). La obra de Bat Ye’or no sólo ha conseguido un renombre mundial entre los nazis, sino que “sus obras son ampliamente citadas y muy valoradas entre los medios de la lucha contra el terrorismo”, o sea, entre la policía, los servicios secretos, la inteligencia y el espionaje, confiesa la Wikipedia.

    Tampoco eso me sorprende.

    0 0

    El bloqueo contra Qatar ha roto la unidad entre los países del Golfo, profundizando la crisis del imperialismo en Oriente Medio y redistribuyendo de nuevo los naipes. La conclusión es obvia: quienes desde la Primavera Árabe de 2011 han sembrado vientos, recogen ahora tempestades. La desestabilización se vuelve contra sus patrocinadores, poniendo a todos ellos contra las cuerdas.

    Es la crisis diplomática más grave que ha registrado el mundo árabe en los últimos 40 años, una región donde las crisis se suceden unas a otras. Ha bastado una visita de Trump a Riad para que se rompan todas las costuras sólo 15 días después.

    En la prensa árabe hablan sin tapujos de una “nueva Guerra del Golfo”, de que los saudíes están dispuestos a invadir militarmente Qatar, de una forma parecida a como Irak lo kizo con Kuwait en 1990. Lo que no cabe duda es que los sátrapas saudíes persiguen la destitución de sus vecinos, los Al-Thani. En las redes sociales ha aparecido un fantasmagórico “Frente de Liberación de Qatar”.

    Pero en una superproducción taquillera los actores de reparto no pueden velar al protagonista principal, Trump, que ha puesto en marcha la liquidación de la política de su antecesor, Obama, de apretar las clavijas a los saudíes y, al mismo tiempo, tender la mano a Teherán.

    Las prioridades de Trump son las contrarias. En Washington han cometido la torpeza de poner los huevos en una única cesta, Riad, que está a punto de romperse. La economía saudí no se sostiene y el contrato de compraventa de armas tiene cifras tan mareantes que es difícil saber cómo van a pagar la factura los jeques.

    Los únicos beneficiarios del contrato son los traficantes de armas, gracias a los cuales Trump pretende salvaguardar la única industria en la que Estados Unidos es pionera: la bélica.

    Precisamente por eso, los tuits de Trump tienen un escollo importante que salvar: su base aérea regional está en Al-Ueid, o sea, en Qatar, y alberga a 10.000 soldados que no pueden ir a niguna otra parte, por más que Emiratos Árabes Unidos lleve tiempo proponiéndolo desde hace años, y es que esto se veía venir.

    La Guerra de Siria ha supuesto un punto de viraje en Oriente Medio. Con el apoyo de Rusia, el “eje de la resistencia” ha desbaratado los planes del imperialismo y todo se desmorona como un castillo de naipes. Querían aislar a Irán y han quedado aislados. Sus proyectos no les van a ir mejor en otros países, como Siria o Yemen, donde tienen las guerras perdidas.

    Turquía no rompe con Qatar; Argelia tampoco. Egipto es un caso singular. Es un país que vive traumatizado por la Primavera de 2011, el triunfo electoral de la Hermandad Musulmana (propiciado por Qatar), el posterior golpe de Estado militar y la ola de yihadismo que sacude al país, especialmente en el Sinaí, casi se puede decir que aplaudida por Al-Yazira, el portavoz oficial de la familia Al-Thani.

    A Egipto le ha llegado la hora de la venganza, a pesar de que 300.000 egipcios trabajen en Qatar. Lo mismo que otros países árabes que siempre estuvieron en la primera línea (Irak, Siria), Egipto ya no es lo que era. El imperialismo ha logrado destruir a los países árabes que desempeñaron un papel más importante en la segunda mitad del siglo pasado.

    Si a ellos añadimos la Libia de Gadafi, obtenemos un panorama más completo de la manera en que el protagonismo árabe ha pasado de los países más avanzados (Egipto, Irak, Libia, Siria) a los más retrógrados, monarquías del Golfo Pérsico como Arabia saudí o Emiratos Árabes Unidos. El yihadismo no es más que una consecuencia de ese cambio, propiciado por las grandes potencias imperialistas, naturalmente.

    Sin embargo, la Guerra de Siria es su gran fracaso y el acontecimiento que en el futuro seguirá marcando el rumbo de los acontecimientos en Oriente Medio.

    0 0

    La limpieza étnica en los Balcanes
    Un lector comenta nuestro artículo sobre la creación de la Gran Albania, que nosotros calificamos como “anexión” y no como autodeterminación. Para suplir nuestra ignorancia nos recomienda que leamos una obra de Lenin sobre la autodeterminación y lanza al aire varias preguntas retóricas. Para nosotros la principal de ellas es la que compara a Kosovo con Crimea. Consideramos que es errónea, lo mismo que las demás, y vamos a centrarnos en ella exclusivamente.

    El derecho de autodeterminación concierne a todas las naciones y ni Kosovo ni Crimea lo son. A partir de aquí, no hay similitudes entre un caso y otro, por lo que las comparaciones históricas son verdaderas piruetas intelectuales que conducen a complicar un análisis, como la cuestión nacional, que ya es complicada de por sí, al intervenir factores históricos, culturales, económicos, jurídicos, políticos, etc.

    Es, pues, el típico debate que conduce al infinito desde el primer momento, sobre todo cuando no se aborda el fondo de la cuestión y, como consecuencia de ello, no hay un posicionamiento de cada cual que, como decía Stalin, en la época actual, la imperialista, para un revolucionario sólo puede conducir a entender el movimiento de liberación nacional, en cualquier parte del mundo, como una lucha contra el imperialismo y no como parte de un nuevo reparto del mundo.

    La autodeterminación significa que las naciones y las colonias dejan de ser objetos para convertirse en sujetos, protagonistas de sus propias decisiones. No significa que dejan de ser objetos de unos (imperialistas) para convertirse en objetos de otros (igualmente imperialistas). Dicho con otras palabras: si los movimientos de liberación nacional no se enfrentan al imperialismo acaban siendo un juguete de los cambalaches entre los imperialistas por trocear y repartirse el mundo, y eso por más justa que sea su causa. Los marxistas estamos a favor de lo primero y en contra de lo segundo.

    Pero ni en Kosovo ni en Crimea hay ninguna nación ni, por lo tanto, derecho de autodeterminación. Pero ese no es el peor de los errores. Lo realmente importante es que la Guerra de los Balcanes, lo mismo que la de Ucrania, no tuvo su origen en la autodeterminación de nadie, de que ningún país, tuviera o no tuviera derecho a ello.

    Hay que tener mucho cuidado en este tipo de análisis porque si no se elaboran correctamente, conducen a ponerse a favor del imperialismo en nombre del marxismo, de la revolución o del derecho de autodeterminación de las naciones, que es lo que vemos con tanta frecuencia en la actualidad en ciertos círculos políticos de los que cabía esperar otra cosa.

    La Guerra de los Balcanes es un ejemplo, como otros, de las agresiones que el imperialismo viene poniendo en marcha desde la caída del Telón de Acero en 1990 contra determinados países, y lo más curioso es constatar que ante tales hechos hay quien pone el foco de su atención en dichos países, escamoteando la intervención del imperialismo que, como es fácil comprender, es la fuerza fundamental sobre el escenario.

    No sabemos si los lectores estarán de acuerdo o no con esto, pero nosotros pensamos que así es, por lo que consideramos que Yugoeslavia y luego Serbia fueron víctimas de una agresión imperialista y no los agresores. Nos parece inaudito que después de una guerra criminal que ha destruido un país, sigamos poniendo nuestro dedo acusador sobre dicho país, juzgándole y poniendo en primer plano sus defectos, sus crímenes o los de sus dirigentes. Nos parece más inaudito aún cuando los efectos de dicha guerra permanecen y Serbia sigue siendo un país tratado como paria, especialmente por la Unión Europea, a pesar de todas las pruebas de sumisión que viene mostrando desde hace muchos años.

    Cualquier marxista debería poner los aspectos fundamentales de una situación en primer plano. Ahora bien, cuando se empieza alegando por el final, cuando se mezcla el pasado con la actualidad, se traen a colación los mil y un agravios cometidos por los titistas contra Kosovo y contra Albania o cuando se afirma que también los serbios practicaron la limpieza étnica, es porque hay un desenfoque total, por más ciertas que sean, y sus consecuencias prácticas son nefastas, ya que conducen a lavar la cara al imperialismo.

    El vicio es siempre el mismo y aquí lo sabemos desde la guerra civil, en donde los estrábicos ponen en el primer plano a “unos y otros” pasando por alto que los unos eran fascistas mientras que los otros eran todo lo contrario, y también cometieron errores, no eran puros y no siempre actuaron de manera ideal, correcta y acertada.

    Lo que diferencia a los marxistas es que no tienen una concepción metafísica de las guerras, no ponen a todas las guerras en el mismo plano, sino todo lo contrario. No entienden de “unos y otros”, del “todos ellos cometieron crímenes”, “son todos iguales” y demás.

    En todas las agresiones imperialistas que se vienen produciendo desde la caída de la URSS, como en el caso de los Balcanes, o en el de Ucrania, o en el de Siria, nuestro punto de vista nos conduce a ser tildados de proserbios, o prorrusos, o assadistas, porque defendemos a los países que son víctimas de una agresión, y los que viven de poner etiquetas a los demás quieren sacar el foco de la atención del imperialismo y de sus crímenes, lo que —desde nuestro punto de vista— les convierte en sus cómplices.

    Otras veces nuestros puntos de vista y posicionamientos se tachan de geopolíticos o geoestratégicos, a pesar de que son términos que nosotros no empleamos. Al parecer pretenden que pongamos el acento en Kosovo, en Crimea o en Kurdistán, y que esa sea la vara de medir. Es un vicio introducido como consecuencia de la desaparición de la Internacional Comunista y, con ella, de la manera correcta en la que se debe analizar cualquier problema en la época actual, que es la imperialista, a pesar de que los comunistas deberían saber que su propia historia, empezando por la Revolución de 1917, no se puede entender fuera de ella. Quizá lo que nos quieren aconsejar es que, a la manera usual, nos enfanguemos en el lodazal de la Púnica, la Gürtel o la Operación Lezo, es decir, en el fango de la politiquería, que es la misma en Prístina que en Madrid.

    En una entrada posterior seguiremos con otro capítulo relativo a la incorporación de Crimea a Rusia.

    0 0

    La lucha por la autodeterminación está enfilada contra el imperialismo (2)

    Si el punto de vista del que nosotros arrancamos es correcto, deberíamos pasar acto seguido al “análisis concreto de la situación concreta”, a hablar del desmantelamiento de la URSS, de la creación de 16 Estados distintos en donde antes sólo había uno y de la manera en que los imperialistas han asentado sus reales en todos y cada uno de ellos, instalando bases militares y cañones que no apuntan al azar, a todas partes: apuntan a Rusia.

    Lo mismo ha ocurrido en los Balcanes, donde recientemente Montenegro se ha incorporado a la OTAN. La antigua Yugoeslavia no sólo ha sido despedazada sino que con ella ha acabado su política de no alineamiento. Después de una guerra feroz, sus pedacitos han sido engullidos uno a uno y ya solo queda Serbia por doblegar.

    Ucrania es un calco de lo mismo. Históricamente es un país inconcebible sin la Revolución de Octubre. Todo se lo debe a la URSS, por lo que sus “nacionalistas” huelen a podrido ya que jamás han enfilado su lucha contra el imperialismo sino en la dirección contraria, lo que debería hacer pensar a más de un estrábico.

    Dentro de la URSS Ucrania tuvo, además, un trato privilegiado en muchísimos aspectos, desde el trazado de las fronteras hasta su integración en la ONU en 1945 como miembro de pleno derecho. Formaron parte de Ucrania numerosas poblaciones que no eran ucranianas, un proceso que culminó en 1954 con la incorporación de Crimea a la República Socialista Soviética de Ucrania que, dicho sea paso, violaba las leyes de la URSS. A pesar de ello, a nadie le cupo ninguna duda nunca de que Crimea no era Ucrania, pero la URSS era un Estado creado para la protección de las minorías y en la Ucrania socialista la mayoría rusa de Crimea (y del Donbas) era una minoría y jamás tuvo ningún problema a causa de ello.

    La situación cambió radicalmente con la desaparición de la URSS y el espectáculo de una Rusia deprimida y deprimente a la que los imperialistas se aprestaron a dar un gran bocado. En aquel momento, que conviene contrastar con el actual, lo más lógico era que todos quisieran darse a la fuga, empezando por Crimea, donde se han convocado tres referéndums desde 1991 para establecer su estatuto político. Los tres ilustran mejor que nada el rápido giro de los acontecimientos históricos provocados por la caída de la URSS.

    En 1991, en las condiciones de la época de Yeltsin, Crimea no quiso formar parte de Rusia. Aquel primer referéndum se celebró el 20 de enero de 1991 cuando aún Ucrania no era un Estado independiente. Con una participación electoral del 94,3 por ciento de la población, la voluntad de Crimea era la de independencia, algo que una vez aparecido como Estado independiente, Ucrania no admitió. En aquel momento Ucrania se anexionó Crimea y aunque el parlamento ruso se opuso, la situación era tan penosa que no tenía capacidad más que para lamentarse de ello.

    Lo interesante es, una vez más, comprobar la posición de Crimea, que en aquel momento tampoco planteó batalla contra la anexión por dos motivos. El primero es que Crimea entró en Ucrania como Estado autónomo; incluso al año siguiente aprobó su propia Constitución, cuyo primer artículo decía que sólo el Parlamento (el de Crimea) podía abolirla.

    El segundo es que creyó que en Kiev iban a respectar ese estatuto y que la situación no iba a cambiar mucho con respecto a lo que había sido hasta entonces la Ucrania soviética. Al fin y al cabo, a pesar de la independencia, Ucrania empezó formando parte con Rusia de la llamada “Comunidad de Estados Independientes”. Según el Memorándum de Budapest firmado el 5 de diciembre de 1994, Rusia asumió la responsabilidad de garantizar de la soberanía y la independencia de Ucrania.

    Para situarnos en la situación del momento podemos seguir apuntando datos, como el acuerdo de 1997 para que la flota rusa del Mar Negro (dotada de armas nucleares) pudiese permanecer en el puerto de Sebastopol, radicado en Crimea, prorrogado después de las elecciones presidenciales de 2010 en Ucrania por 25 años más.

    Obviamente, no sólo pecaron de ingenuidad en Crimea, lo cual es fácil decir a posteriori. Nadie podía prever el deterioro posterior de las relaciones entre ambos países, Ucrania y Rusia, provocado por el imperialismo.

    El segundo referéndum de Crimea se celebró el 27 de marzo de 1994. A pesar de que Ucrania ya era un Estado independiente, en la consulta sólo participó la población de la península, que se pronunció sobre tres cuestiones:

    a) la ampliación de la autonomía de Crimea dentro de Ucrania
    b) la posibilidad de la población tuviera la doble nacionalidad (ucraniana y rusa)
    c) la ampliación de los poderes del Presidente del Gobierno autonómico

    Los tres aspectos fueron aprobados por la mayoría de votos, lo que el gobierno de Kiev no admitió, enviando al ejército, que destituyó al Presidente Yuri Mechkov y tomó el control del gobierno local. Se trató de otra anexión forzosa, la segunda, pero lo cierto es que tampoco se produjeron grandes protestas en la península a causa de ello. La ingenuidad aún tenía su recorrido.

    Los problemas se agudizaron cuando los imperialistas, lo mismo que en el Cáucaso, empezaron a enfrentar a Rusia con sus vecinos a lo largo de todas y cada una de las fronteras, incluida Ucrania, una situación que en 2004 desemboca en la llamada “revolución naranja”, un anticipo de lo que sería Maidan diez años después. Los gobiernos que no entran en el juego padecen campañas de desestabilización. Se les califica —a la manera usual— como prorrusos, mientras promocionan a esos que son calificados de“nacionalistas” y que no son otra cosa que fascistas, aupados a ejercer de marionetas de la OTAN, de Estados Unidos, del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea.

    El fascismo trae consigo el chovinismo y la xenofobia, lo que se puso de manifiesto de manera dramática diez años después, con el golpe de Estado iniciado en la Plaza Maidan que ha convertido a Ucrania en un Estado pelele de los imperialistas como pocas veces se ha visto.

    En un Estado frágil, como Ucrania, el fascismo conduce a las políticas brutales de asimilación de todas y cada una de las minorías que viven en su seno que, en muchos casos, caen en el ridículo más espantoso, como la prohibición del idioma ruso por decreto, el cierre de las escuelas y otras medidas que condujeron al levantamiento de la población del Donbas.

    Para pedir la incorporación a Rusia, Crimea podría haber invocado la vulneración de su estatuto autonómico dentro de Ucrania desde hacía dos décadas, algo tan legítimo como el propio golpe de Estado veinte años después. En cualquier caso, tiene todos los argumentos para querer salir del infierno en el que los fascistas han convertido a Ucrania.

    La responsabilidad de ello incumbe exclusivamente al gobierno de Kiev porque la situación, tanto en Crimea como en el Donbas, hubiera sido muy distinta si los imperialistas no hubieran clavado sus zarpas en el país.

    Ucrania había cambiado las reglas del juego con Crimea y nadie puede jugar con dos barajas. Por 61 de los 64 diputados presentes, el 27 de febrero de 2014 el Parlamento autónomo de Crimea, aprobó la convocatoria una consulta para integrarse en Rusia. La ciudad de Sebastopol, que era autónoma dentro de la autonomía, tuvo su propio referéndum y el 6 de marzo, antes que el resto de Crimea, también aprobó la incorporación a Rusia.

    Si se analizan los resultados electorales (participación del 80 por ciento y voto favorable del 97 por ciento), sólo cabe una conclusión: incluso los ucranianos de Crimea prefirieron estar dentro de Rusia, lo cual es un pálido reflejo de lo que estaba ocurriendo porque en casi todas las regiones de Ucrania crecieron movimientos del mismo tipo por parte de las minorías, lo que se puso de manifiesto cuando numerosos residentes ucranianos pidieron la nacionalidad rusa. A mayor abundancia, lo que inicialmente quería el parlamento autónomo no era la incorporación sino la defensa de su régimen administrativo frente al gobierno central, algo que pronto se dieron cuenta de que era imposible. Al final no cabía más que volver al sitio del que habían salido en 1954.

    Si cabe hablar de anexión es, pues, para concluir que Crimea estuvo anexionada a Ucrania en los 60 años transcurridos entre 1954 y 2014.

older | 1 | .... | 180 | 181 | (Page 182) | 183 | 184 | .... | 281 | newer